VEN­TA­JAS Y DES­VEN­TA­JAS DEL EN­TRE­NA­MIEN­TO EN SUS­PEN­SIÓN

Sportlife - - FITNESS -

PROS

Fa­ci­li­dad de uso y an­cla­je. No ne­ce­si­tas una ba­rra o un so­por­te es­pe­cí­fi­co. Pue­des usar tu sis­te­ma de en­tre­na­mien­to en sus­pen­sión su­je­tán­do­lo en cual­quier puer­ta gra­cias al so­por­te es­pe­cí­fi­co pa­ra ello. Gran va­rie­dad de ejer­ci­cios y mo­vi­mien­tos. Fá­cil de com­bi­nar y com­pa­gi­nar con otros ele­men­tos, co­mo por ejem­plo go­mas elás­ti­cas o man­cuer­nas. Por­tá­til. Su re­du­ci­do ta­ma­ño ha­ce que su transporte sea muy sen­ci­llo. In­ten­si­dad mo­du­la­ble. Con pe­que­ñas va­ria­cio­nes po­drás au­men­tar y dis­mi­nuir la in­ten­si­dad del en­tre­na­mien­to a tu me­di­da. Pa­ra lo­grar­lo debes te­ner en cuenta lo si­guien­te: Po­si­ción del cuer­po: la po­si­ción res­pec­to al sue­lo de­ter­mi­na en gran me­di­da la re­sis­ten­cia que nos ofre­ce nues­tro pro­pio pe­so cor­po­ral. Cuan­to más pa­ra­le­lo y ale­ja­do de los aga­rres se si­túe el cuer­po, ma­yor se­rá la di­fi­cul­tad y la sen­sa­ción de au­men­to de car­ga y vi­ce­ver­sa. Apo­yos: si res­ta­mos apo­yos (ma­nos o pies) au­men­ta­mos la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.