DO­PA­JE, RESOLVEMOS TUS DU­DAS

…Y CU­RIO­SI­DA­DES SO­BRE SU HIS­TO­RIA Y DE­TEC­CIÓN

Sportlife - - LA VIDA ES -

El mé­di­co Juan Gar­cía-Nie­to des­ve­la cu­rio­si­da­des so­bre es­ta ma­la práctica

Por LI­DIA CAS­TI­LLO Fuen­te mé­di­ca: DOC­TOR JUAN GAR­CÍA-NIE­TO PORTABELLA, fun­da­dor y di­rec­tor mé­di­co en Imes­port, uni­dad de me­di­ci­na del de­por­te del Cen­tro Mé­di­co Tek­non de Bar­ce­lo­na, cen­tro miem­bro de Top Doc­tor, em­pre­sa lí­der mun­dial en lo­ca­li­za­ción de doc­to­res y cen­tros mé­di­cos. En www. top­doc­tors.es pue­des en­con­trar una se­lec­ción de 2.700 pres­ti­gio­sos mé­di­cos es­pa­ño­les.

El doc­tor es­pe­cia­li­za­do en Me­di­ci­na Deportiva Juan Gar­cía-Nie­to Portabella, ha­bla de los efec­tos per­ju­di­cia­les que el do­pa­je pue­de te­ner pa­ra la sa­lud y de otras cu­rio­si­da­des so­bre es­ta práctica que tan­ta tin­ta, po­lé­mi­cas y de­cep­cio­nes ha ge­ne­ra­do al mun­do del de­por­te.

¿Qué es el do­pa­je?

El do­pa­je es el uso de sus­tan­cias prohi­bi­das o de la ma­ni­pu­la­ción san­guí­nea pa­ra au­men­tar el ren­di­mien­to fí­si­co del de­por­tis­ta.

For­mas de do­pa­je

Las for­mas más ha­bi­tua­les de do­pa­je son la ma­ni­pu­la­ción de la san­gre tan­to con trans­fu­sio­nes pro­pias co­mo aje­nas pa­ra con­se­guir una me­jo­ra ar­ti­fi­cial de la cap­ta­ción de oxí­geno, o a tra­vés de la in­yec­ción de sus­tan­cia co­mo la EPO con el fin de au­men­tar tam­bién el ren­di­mien­to ae­ró­bi­co; y el do­pa­je an­dro­gé­ni­co pa­ra con­se­guir el au­men­to ar­ti­fi­cial de la ma­sa mus­cu­lar a tra­vés de la in­yec­ción de hor­mo­nas co­mo la Hor­mo­na del Cre­ci­mien­to.

Otros mé­to­dos no tan ha­bi­tua­les de do­pa­je son aque­llos en los que el de­por­tis­ta bus­ca me­jo­rar su ex­ci­ta­ción; o p or el con­tra­rio ba­jar pul­sa­cio­nes, al­go muy ven­ta­jo­so en dis­ci­pli­nas co­mo el ti­ro con ar­co, el golf o l as com­pe­ti­cio­nes au­to­mo­vi­lís­ti­cas.

¿Cuál fue el ori­gen del do­pa­je?

El do­pa­je ha exis­ti­do ca­si des­de que el hom­bre es hom­bre, ya en la An­ti­gua Gre­cia sus atle­tas uti­li­za­ban la efe­dri­na pa­ra me­jo­rar su ren­di­mien­to de­por­ti­vo, así co­mo la ca­feí­na y la co­caí­na en Amé­ri­ca. Pe­ro lo que se con­si­de­ra co­mo “pro­fe­sio­na­li­za­ción” del do­pa­je em­pe­zó más o me­nos ha­rá unos 50 años, con­for­me la le­gi­ti­ma­ción so­cial del de­por­tis­ta iba cre­cien­do así co­mo el di­ne­ro en jue­go, mu­chos vie­ron el do­pa­je co­mo una for­ma vá­li­da de acor­tar el ca­mino pa­ra con­se­guir ese pres­ti­gio so­cial y no per­der los ele­va­dos pre­mios eco­nó­mi­cos que po­drían en­con­trar de­trás de me­jo­rar sus mar­cas.

¿Por qué es­tá prohi­bi­do?

Pa­ra en­ten­der su prohi­bi­ción de­be­mos aten­der a dos cues­tio­nes: en pri­mer lu­gar un te­ma éti­co re­la­cio­na­do con la igual­dad com­pe­ti­ti­va, el de­por­te bus­ca al me­jor que sea ca­paz de ga­nar sin sal­tar­se las re­glas, que ini­cie el ca­mino a la vic­to­ria des­de con­di­cio­nes de par­ti­da si­mi­la­res. Uti­li­zar mé­to­dos que acor­tan tiem­pos en la con­se­cu­ción de ob­je­ti­vos de for­ma tram­po­sa y os­cu­ran­tis­ta va to­tal­men­te con­tra la éti­ca deportiva, no es lí­ci­to con­se­guir en me­ses por una “ayu­da quí­mi­ca” lo que tu con­trin­can­te ha tar­da­do años en lo­grar, mo­ral­men­te esa me­da­lla nun­ca po­dría va­ler lo mis­mo que la de otro que la ha con­se­gui­do de for­ma lim­pia.

Por otro la­do, ca­da vez hay más in­ves­ti­ga­cio­nes que mues­tran que un do­pa­je hor­mo­nal sis­te­má­ti­co y pro­lon­ga­do en el tiem­po po­dría acor­tar la vi­da de mu­chos de­por­tis­tas sa­nos. Es bas­tan­te co­mún en­con­trar bio­gra­fías de gran­des cam­peo­nes de, por ejem­plo, el ci­clis­mo que han fa­lle­ci­do pre­ma­tu­ra­men­te con so­lo 60 años, de­ma­sia­do pron­to pa­ra ser per­so­nas que han go­za­do de una for­ma fí­si­ca so­bre­sa­lien­te to­da su vi­da.

¿Exis­ten in­di­cios ex­ter­nos pa­ra sa­ber si un de­por­tis­ta se do­pa?

No, de­be­mos pre­su­po­ner siem­pre la inocen­cia del de­por­tis­ta. El do­pa­je no per­mi­te ver mo­di­fi­ca­cio­nes cor­po­ra­les que pu­die­ran ser di­fe­ren­tes a las que se po­drían con­se­guir con un buen tra­ba­jo de mus­cu­la­ción. Por ello la úni­ca for­ma de de­ter­mi­nar si un de­por­tis­ta se do­pa es a par­tir de aná­li­sis de san­gre u ori­na.

¿Se tar­da mu­cho en de­ter­mi­nar si ha ha­bi­do do­pa­je?

Des­de la pers­pec­ti­va mé­di­ca o clí­ni­ca eva­luar un ca­so de do­pa­je es bas­tan­te sen­ci­llo, en cues­tión de ho­ras o po­cos días po­de­mos te­ner los re­sul­ta­dos. Lo que ocu­rre es que la si­tua­ción pue­de com­pli­car­se por to­do el en­tra­ma­do le­gal que de­be es­ta­ble­cer­se al­re­de­dor. El pro­to­co­lo pa­ra eva­luar el do­pa­je con­sis­ten en ex­traer siem­pre dos mues­tras al de­por­tis­tas (mues­tra A y mues­tra B), si la mues­tra A die­ra po­si­ti­vo se avi­sa­ría al de­por­tis­ta pa­ra que es­te se per­so­na­ra con su re­pre­sen­tan­te pa­ra pa­sar a eva­luar la mues­tra B (am­bas to­ma­das el mis­mo día). El re­pre­sen­tan­te ten­drían que de­li­mi­tar en pri­mer lu­gar que no ha ha­bi­do in­ter­fe­ren­cias en la ca­de­na de cus­to­dia, en ca­so de que pu­die­ran pro­bar­se esas in­ter­fe­ren­cias, tan­to mues­tra A co­mo B po­drían que­dar in­va­li­da­das. Los tiem­pos le­ga­les son los que pue­den ha­cer re­tra­sar el pro­ce­so, y no los tiem­pos del aná­li­sis.

¿Hay dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas que tien­dan más al do­pa­je que otras?

Por lo ge­ne­ral los de­por­tes in­di­vi­dua­les sue­len ser más pro­pi­cios a ello que los de equi­po. En un de­por­te de equi­po, o se do­pan to­dos, o no es tan de­ter­mi­nan­te la in­fluen­cia del de­por­tis­ta do­pa­do en los re­sul­ta­dos de la com­pe­ti­ción, en cam­bio en los in­di­vi­dua­les el con­se­guir una mar­ca o no ha­cer­lo sí que pue­de de­ber­se de un mo­do más de­ter­mi­nan­te al em­pleo o no de es­tas prác­ti­cas.

¿Tie­nen los de­por­tis­tas prohi­bi­dos mu­chos me­di­ca­men­tos?

No, de he­cho los me­di­ca­men­tos prohi­bi­dos en el de­por­te de éli­te son po­quí­si­mos, es di­fí­cil que en la ac­tua­li­dad un mé­di­co ten­ga pro­ble­mas a la ho­ra de pres­cri­bir me­di­ca­ción a al­gún de­por­tis­ta por­que es­ta pu­die­ra sal­tar en un con­trol de do­pa­je. Tam­bién es cier­to que pue­de ha­ber una de­ter­mi­na­da me­di­ca­ción que pa­ra una dis­ci­pli­na deportiva pu­die­ra con­si­de­rar­se do­pa­je, al­gu­na me­di­ca­ción re­la­jan­te en de­por­tes co­mo golf o ti­ro con ar­co, y que pa­ra otras don­de pri­ma la ex­ci­ta­ción fren­te a la cal­ma es­tas sus­tan­cia no lo sean.

¿Se­rá eterno el do­pa­je?

Mien­tras ha­ya com­pe­ti­ción y es­ta pon­ga en jue­go con­cep­tos tan re­le­van­tes pa­ra el ser hu­mano co­mo el pres­ti­gio so­cial y las ga­nan­cias eco­nó­mi­cas, el de­por­tis­ta siem­pre es­ta­rá ten­ta­do a acor­tar ca­mino de la mano de pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na que se pres­ten a es­tas prác­ti­cas po­co éti­cas. Pe­ro lo cier­to es que en los úl­ti­mos años los con­tro­les an­ti­do­pa­je han ido en au­men­to y lo tie­nen ca­da vez más di­fí­cil.

¿Es po­si­ble ade­lan­tar­se a las nue­vas téc­ni­cas de do­pa­je?

Por des­gra­cia, des­de los con­tro­les an­ti­do­pa­je so­lo so­mos ca­pa­ces de co­no­cer una nue­va tram­pa cuan­do co­men­za­mos a de­tec­tar­la, pe­ro sí es cier­to que aho­ra exis­te una ba­se de da­tos in­ter­na­cio­nal con to­dos los con­tro­les que se ha­cen a los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les. Una téc­ni­ca muy efec­ti­va se lla­ma Tar­get Test, con­sis­te en eva­luar de for­ma ex­haus­ti­va a un de­por­tis­ta pa­ra po­der te­ner los má­xi­mos da­tos po­si­bles de su per­fil bio­ló­gi­co. Es­to se rea­li­za con un im­por­tan­te nú­me­ro de de­por­tis­tas por to­do el mun­do. Así cuan­do en un de­ter­mi­na­do sec­tor del mun­do em­pie­zan a de­tec­tar­se pa­rá­me­tros ele­va­dos a los que sue­len ser­les ha­bi­tua­les, es pro­ba­ble sos­pe­char que hay una nue­va for­ma de do­pa­je hor­mo­nal cu­yo “mo­dus ope­ran­di” en el cuer­po con­sis­ta en elevar un de­ter­mi­na­do va­lor, co­mo pu­die­ra ser por ejem­plo, el cal­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.