MTB, ¡SUBE ES­CA­LO­NES!

La téc­ni­ca pa­ra su­bir es­ca­lo­nes con tu moun­tain bike

Sportlife - - LA VIDA ES -

Si pien­sas que pa­ra su­bir con la bi­ci de mon­ta­ña so­lo tie­nes que pe­da­lear y que pa­ra ba­jar no hay más que de­jar de ha­cer­lo…yo que tú me em­po­lla­ría es­te ar­tícu­lo. Y de pa­so pue­de que apren­das a su­pe­rar es­ca­lo­nes y a sal­tar­los.

01 VA­MOS ARRI­BA

En es­ta oca­sión no te va­mos a ha­blar de subidas sua­ves, no, por­que en esen­cia en una subida sua­ve la cues­tión no es otra que do­si­fi­car las fuer­zas, aquí lo que pre­ten­de­mos es que me­jo­res tu téc­ni­ca de con­duc­ción y pa­ra eso te va­mos a lle­var a subidas real­men­te po­ten­tes, en las que ten­gas que cam­biar tu po­si­ción sus­tan­cial­men­te res­pec­to de la po­si­ción es­tán­dar de con­duc­ción so­bre la bi­ci de mon­ta­ña. Ade­más ne­ce­si­ta­rás tam­bién una bue­na do­sis de fuer­za, to­do hay que de­cir­lo, y usar el desa­rro­llo apro­pia­do que te per­mi­ta lle­var una ca­den­cia re­la­ti­va­men­te al­ta en la subida.

Cuan­do el des­ni­vel es muy ele­va­do has de bus­car dos ob­je­ti­vos: evi­tar que la rue­da de­lan­te­ra se le­van­te y a la vez im­pe­dir que la tra­se­ra pa­ti­ne y son ob­je­ti­vos con­tra­pues­tos. Si te po­nes en pie y avan­zas el pe­so la rue­da de­lan­te­ra no se le­van­ta­rá, pe­ro pue­de que pa­ti­ne la tra­se­ra al pe­da­lear y si te si­túas muy atra­sa­do me­jo­ras la trac­ción pe­ro la de­lan­te­ra que­da sin pe­so, se le­van­ta y pier­des el con­trol.

❯ Cuan­do la pen­dien­te au­men­ta, acer­ca el pe­cho al ma­ni­llar y per­ma­ne­ce sen­ta­do. Si la in­cli­na­ción es muy im­por­tan­te, sién­ta­te cer­ca de la pun­ta del si­llín.

02 ES­CA­LÓN

En el fon­do un es­ca­lón no de­ja de ser una subida… pe­ro con el cam­bio de al­tu­ra to­do de gol­pe. La téc­ni­ca de subida de un es­ca­lón es real­men­te útil por­que la mon­ta­ña es­tá lle­na de pie­dras, tron­cos, obs­tácu­los… y an­tes de ir a ella po­de­mos prac­ti­car a su­pe­rar­los en la ciu­dad bus­can­do un es­ca­lón.

Su­pe­rar un pe­que­ño bor­di­llo o un tron­co es fá­cil, de he­cho una bi­ci mo­der­na con sus­pen­sión y rue­das de 29” lo pa­sa ro­dan­do sin que ha­gas na­da, tú sim­ple­men­te tie­nes que evi­tar que la de­lan­te­ra im­pac­te brus­ca­men­te co­lo­can­do el tor­so li­ge­ra­men­te atra­sa­do. Em­pie­za con un obs­tácu­lo ba­jo, a la ve­lo­ci­dad del pa­so de una per­so­na y prue­ba a ti­rar del ma­ni­llar un ins­tan­te an­tes. A me­di­da que el obs­tácu­lo au­men­ta de al­tu­ra tu téc­ni­ca ha de ir­se de­pu­ran­do y ha de ir cam­bian­do. Acér­ca­te al obs­tácu­lo en pie so­bre los pe­da­les y ti­ra fuer­te del ma­ni­llar a la vez que atra­sas li­ge­ra­men­te el pe­so pa­ra fa­ci­li­tar es­ta ac­ción. En cuan­to la rue­da de­lan­te­ra lo su­pere pre­pá­ra­te pa­ra qui­tar pe­so de la tra­se­ra, ade­lan­tán­do­te. Sim­ple­men­te con es­te cam­bio de pe­so la tra­se­ra ro­da­rá so­bre el obs­tácu­lo su­perán­do­lo, siem­pre que no sea muy al­to.

A par­tir de cier­ta al­tu­ra ya no sir­ve con de­jar que la rue­da tra­se­ra rue­de, tie­nes que pro­vo­car tú su ele­va­ción y pa­ra ello pue­des ayu­dar­te del freno de­lan­te­ro: jus­to en cuan­to la de­lan­te­ra su­pere la al­tu­ra del es­ca­lón des­pla­za el pe­so ade­lan­te, to­ca un ins­tan­te el freno de­lan­te­ro y a la vez qui­ta tu pe­so de los pe­da­les y em­pu­ja el ma­ni­llar ade­lan­te. Es­ta com­bi­na­ción de ges­tos bien sin­cro­ni­za­da ha­rá que la rue­da tra­se­ra lle­gue has­ta la par­te al­ta del es­ca­lón. Es una de las téc­ni­cas más úti­les en la bi­ci­cle­ta así que no du­des en de­di­car­le tiem­po a asi­mi­lar­la, apro­ve­cha al­guno de esos días en los que es me­jor re­cu­pe­rar­se fí­si­ca­men­te que se­guir ma­cha­can­do.

03 COR­TA­DO

Igual que apren­di­mos a su­pe­rar es­ca­lo­nes de subida tam­bién po­de­mos ha­cer lo pro­pio con los de ba­ja­da, que cuan­do son en án­gu­lo rec­to y de cier­ta en­ti­dad los lla­ma­mos ‘cor­ta­dos’. Si en­cuen­tras uno por el ca­mino y te im­po­ne cier­to res­pe­to fre­na y eva­lúa­lo. Pri­me­ro haz pa­sar la bi­ci ro­dan­do por el es­ca­lón, sin mon­tar­te en ella, y com­prue­ba que el pla­to no cho­ca con­tra el sue­lo, si el pla­to que­da so­lo a uno o dos cen­tí­me­tros ten en cuen­ta que al com­pri­mir­se la sus­pen­sión po­dría ro­zar con el te­rreno. Si la di­fe­ren­cia es al­go ma­yor pue­des ba­jar el es­ca­lón sin pro­ble­mas, sim­ple­men­te echan­do el pe­so un po­co más atrás que en la po­si­ción bá­si­ca es­tán­dar. Prué­ba­lo y re­pi­te va­rias ve­ces pa­ra ga­nar con­fian­za.

Pa­ra al­tu­ras ma­yo­res, en el ca­so de que com­prue­bes que el pla­to ro­za con el es­ca­lón si lo pa­sas ro­dan­do sin más, ten­drás que ha­cer al­go más que echar­te li­ge­ra­men­te atrás que es con­ven­cer­te de que lo pue­des pa­sar y mo­ver­te con de­ci­sión.

Ba­jar un es­ca­lón re­quie­re ca­si más de psi­co­lo­gía que de téc­ni­ca, por­que so­lo tie­nes que des­pla­zar el cuer­po atrás pa­ra que la bi­ci­cle­ta sal­te sin que tú ape­nas te des cuen­ta. La ve­lo­ci­dad te ayu­da, es más fá­cil ba­jar el cor­ta­do rá­pi­do que des­pa­cio, por­que así no le das tiem­po a la rue­da de­lan­te­ra a ba­jar y no sal­drás por de­lan­te del ma­ni­llar. Si no tie­nes la con­fian­za su­fi­cien­te pí­de­le a un par de ayu­dan­tes que se co­lo­quen en la par­te ba­ja del es­ca­lón pa­ra ‘res­ca­tar­te’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.