POR QUÉ TIE­NES QUE HA­CER PE­SAS DESCALZO

Tra­ba­jar con car­gas en el gim­na­sio sin cal­za­do po­dría ser cla­ve pa­ra ga­nar fuer­za ex­tra

Sportlife - - 30 DÍAS... -

El cal­za­do cum­ple una fun­ción de pro­tec­ción im­por­tan­te, evi­ta que te pue­das cla­var al­gún ele­men­to pun­zan­te o que te ha­gas da­ño si cho­cas tus pies con al­gún ele­men­to de la sa­la, sin em­bar­go ir descalzo o con unos cal­ce­ti­nes es­pe­cia­les te per­mi­te con­se­guir al­gu­nas adap­ta­cio­nes que un ex­ce­so de pro­tec­ción im­pi­de. El cal­za­do pue­de al­te­rar la po­si­ción de tus pies y la me­cá­ni­ca de su fun­cio­na­mien­to, se­gún se des­pren­de del es­tu­dio ‘Gait & Pos­tu­re’ pu­bli­ca­do en Scien­ce­di­rect.com, qui­tar­te las za­pa­ti­llas mien­tras ha­ces pe­sas te per­mi­te:

ME­JO­RAR LA FUER­ZA DE TUS PIES

El cal­za­do su­ple par­te del tra­ba­jo que ha­rían tus pies en con­di­cio­nes nor­ma­les, 20 múscu­los que in­ter­vie­nen de­ci­si­va­men­te en mul­ti­tud de ta­reas y que se van de­bi­li­tan­do si no los fuer­zas a mo­vi­li­zar­se. Ha­cer pe­sas descalzo au­men­ta la ac­ti­vi­dad mus­cu­lar de tus pies dán­do­les a es­tos múscu­los ol­vi­da­dos el mo­vi­mien­to que ne­ce­si­tan pa­ra man­te­ner­se sa­nos y en for­ma.

ME­JO­RAR EL EQUI­LI­BRIO

Es­pe­cial­men­te im­por­tan­te a par­tir de cier­ta edad avan­za­da, cuan­do una caí­da pue­de pro­du­cir le­sio­nes im­por­tan­tes, aun­que la me­jo­ra se da a to­das las eda­des. Los ni­ños son un buen ejem­plo, así lo de­mues­tran es­tu­dios co­mo el de Fron­tiers in Pe­dia­trics, 2008, en el que los cha­va­les que jue­gan o es­tán más tiem­po des­cal­zos tie­nen me­jor equi­li­brio que los que per­ma­ne­cen más ho­ras cal­za­dos.

GA­NAR TONO MUS­CU­LAR Y PO­TEN­CIA

Ha­cer pe­sas descalzo o con cal­ce­ti­nes te ha­ce sen­tir más co­nec­ta­do con el te­rreno, per­mi­tién­do­te in­vo­lu­crar más múscu­los. Es­to es es­pe­cial­men­te útil con mo­vi­mien­tos com­pues­tos co­mo el pe­so muer­to o las sen­ta­di­llas, cuan­do el pe­so que se mue­ve es en ge­ne­ral más al­to.

El ma­yor ni­vel de in­ter­ven­ción mus­cu­lar que ex­pe­ri­men­tas descalzo me­jo­ra la ca­li­dad de tus mo­vi­mien­tos y le­van­ta­mien­tos, “el ce­re­bro con­si­gue un me­jor feed­back sen­so­rial del sue­lo a tra­vés de tus pies”, es­pe­cial­men­te no­ta­ble cuan­do la for­ma fí­si­ca se es­tan­ca ya que pe­que­ños cam­bios de es­te ti­po pue­den ser lo que ne­ce­si­tas pa­ra se­guir pro­gre­san­do y po­der le­van­tar car­gas ma­yo­res.

¿PUE­DE EN­TRE­NAR EN EL GIM­NA­SIO DESCALZO TO­DO EL MUN­DO?

Hay ex­cep­cio­nes, co­mo los afec­ta­dos por os­teo­pe­nia u os­te­po­ro­sis, en los que la ba­ja den­si­dad ósea ha­ce que no sea acon­se­ja­ble que en­tre­nen des­cal­zos. Igual­men­te, si has te­ni­do una frac­tu­ra de ti­bia, fé­mur o pe­ro­né re­cien­tes, es pre­fe­ri­ble que te lo to­mes con cal­ma has­ta qui­tar­te las za­pa­ti­llas.

Ten en cuen­ta el ti­po de tra­ba­jo de gim­na­sio a la ho­ra de des­cal­zar­te, si es una ru­ti­na de plio­me­tría so­bre un te­rreno du­ro, me­jor no te qui­tes las za­pa­ti­llas.

Has de te­ner pre­cau­ción tam­bién con los en­tre­na­mien­tos al ai­re li­bre que im­pli­quen te­rre­nos irre­gu­la­res, don­de po­dría ha­ber res­tos de cris­ta­les o al­gún ti­po de car­do o es­pi­na ve­ge­tal.

ASÍ SE EM­PIE­ZA A EN­TRE­NAR DESCALZO.

Co­mo en to­das las ac­ti­vi­da­des nue­vas la cla­ve es que se ha­ga una tran­si­ción gra­dual, fí­ja­te más en el tiem­po que pa­sas descalzo que en el pe­so que le­van­tas. Tu pri­mer día de­be­ría ser de no más de 10 mi­nu­tos sin cal­za­do du­ran­te tu se­sión nor­mal de en­tre­na­mien­to en sa­la. Aña­de 5 mi­nu­tos a ca­da se­sión de en­tre­na­mien­to por se­ma­na. Pue­de pa­re­cer una pro­gre­sión muy len­ta y se­gu­ro que te da la im­pre­sión de que pue­des con mu­cho más tiem­po, pe­ro es la pro­gre­sión ideal pa­ra que tu cuer­po res­pon­da y se adap­te to­tal­men­te sin le­sio­nar­se, ob­te­nien­do to­dos los be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.