SACALE MAS PAR­TI­DO AL TRX

¿Quie­res con­se­guir la me­jor ver­sión de ti mis­mo? ¡Sí­gue­me!

Sportlife - - CONTENTS - Por Sa­ra Ro­zas. Ins­ta­gram @sa­ri­ta_­trai­ne­r_

Te con­ta­mos los ejer­ci­cios que pue­des ha­cer pa­ra me­jo­rar co­mo co­rre­dor.

Hoy en día, es mu­cha la gen­te que ha­bla de có­mo con­se­guir un cuer­po mol­dea­do y de­fi­ni­do de una for­ma sú­per sen­ci­lla y ac­ce­si­ble.Pe­ro es­ta no es la reali­dad ab­so­lu­ta, ya que no nos pa­ra­mos a pen­sar en las cir­cuns­tan­cias y si­tua­cio­nes per­so­na­les del día a día.Exis­ten mu­chos fac­to­res que con­di­cio­nan a nues­tro cuer­po y men­te, dan­do co­mo re­sul­ta­do en la gran ma­yo­ría de los ca­sos,el aban­dono y frus­tra­ción a esa prác­ti­ca de­por­ti­va.

Por eso quie­ro com­par­tir, mi ex­pe­rien­cia y mi co­no­ci­mien­to so­bre el apa­sio­na­do mun­do del de­por­te y el­fit­ness.

Mi nom­bre es Sa­ra Ro­zas. Soy Gra­dua­da en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del De­por­te, ex com­pe­ti­do­ra en Bi­ki­niFit­ness, en­tre­na­do­ra per­so­nal es­pe­cia­li­za­da en mu­je­res, aman­te ple­na de mi pro­fe­sión y di­vul­ga­do­ra con co­no­ci­mien­to prác­ti­co y téc­ni­co de las ca­rac­te­rís­ti­cas, be­ne­fi­cios y me­jo­ras en el en­tre­na­mien­to de la mu­jer.

Por es­tos mo­ti­vos en­tre otros es­toy aquí, pa­ra ex­pli­ca­rosy ayu­da­ro­sa con­se­guir el éxi­to per­so­nal de VUES­TRO CUER­PO FIT­NESS.

AHO­RA SÍ, ¡¡NOS PO­NE­MOS MA­NOS A LA OBRA!!

Co­mo no­ta per­so­nal y por­que quie­ro que el re­sul­ta­do sea com­ple­ta­men­te exi­to­so, es acon­se­ja­ble ol­vi­dar ese cuer­po per­fec­to e idea­li­za­do que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, dan­do pa­so al nues­tro. Arran­ca­mos con los pri­me­ros con­se­jos bá­si­cos que de­be­mos te­ner muy cla­ros pa­ra co­men­zar con buen pie, nues­tro re­to al cam­bio fí­si­co.

A DES­CAN­SAR

Lo pri­me­ro de lo que os vo­yaha­blar, es del DES­CAN­SO. Sí, ha­béis leí­do bien, el sue­ño es un fac­tor muy im­por­tan­te pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios y re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Es re­co­men­da­ble un des­can­so mí­ni­mo de 8 ho­ras, pe­ro es ra­zo­na­ble que por el rit­mo de vi­da ac­tual en mu­chas oca­sio­nes sea com­pli­ca­do lle­ga­ra esa ci­fra. Sien­do así, de­be­mos acer­car­nos el má­xi­mo po­si­ble, com­pen­san­do el des­can­so ex­tra con la sies­ta. Ten­go que ha­bla­ros ade­más de la im­por­tan­cia que tie­ne la ca­li­dad del sue­ño, ya que en gran me­di­da in­ter­fie­re laúl­ti­main­ges­ta an­tes de acos­tar­se. Prin­ci­pa­les in­con­ve­nien­tes de la fal­ta de des­can­so: El cor ti sol del or­ga­nis­mo, hor­mo­na del es­trés, se dis­pa­ra ha­cien­do que se cree áci­do enél, in­clu­so lle­gan­do a ge­ne­rar mo­les­tias es­to­ma­ca­les.Se va a ge­ne­rar una in­fla­ma­ción cró­ni­ca de ba­jo gra­do, lo que va ha­cer que nos vea­mos y sin­ta­mos más hin­cha­dos.Es­ta hin­cha­zón es la pre­cur­so­ra de mu­chas de las en­fer­me­da­des cró­ni­cas ac­tua­les. Tam­bién se va a te­ner ma­yor ape­ti­to, co­mo signo de­pro­tes­ta del cuer­po pa­ra ge­ne­rar y pro­por­cio­nar ener­gía, con­tra­rres­tan­do otros be­ne­fi­cios que se van ga­nan­do, co­mo por ejem­plo, el se­gui­mien­to de una die­ta o el pro­pio en­tre­na­mien­to.

CO­ME, PE­RO BIEN

El si­guien­te pun­to a re­vi­sar es la CO­MI­DA. La ali­men­ta­ción en un pro­gra­ma de en­tre­na­mien­to es el por­cen­ta­je más al­to.

Es re­co­men­da­ble rea­li­zar cin­co co­mi­das al día, co­men­zan­do por un desa­yuno fuer­te, ri­co en pro­teí­na, fru­ta e hi­dra­tos de car­bono y aca­ban­do por una ce­na ri­ca en pro­teí­na con ba­ja car­ga de car­bohi­dra­tos.

Re­cuer­da que es im­por­tan­te co­mer en­tre ho­ras pa­ra evi­tar no pa­sar un ex­ce­so de tiem­po sin nin­gu­na in ges­ta, evi­tan­do lle­gar ala co­mi­da prin­ci­pal arra­san­do por esa­ca­ren­cia. En es­te “break”, de­bes to­mar al­go li­viano que sa­cie el ape­ti­to y que es­té com­pues­to por pro­teí­na ycar­bo hi­dra­to, co­mo, por ejem­plo, una man­za­na y un po­co de pa­vo al na­tu­ral. La ali­men­ta­ción de­be ser lo más­sa­lu­da­bley va­ria­da­po­si­ble. Evi­ta los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y en­va­sa­dos, bus­can­do la al­ter­na­ti­va más na­tu­ral po­si­ble. Al igual que ocu­rre con el des­can­so, una ali­men­ta­ción in­co­rrec­ta, va a pro­du­cir una in­fla­ma­ción en el cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.