Ayuno In­ter­mi­ten­te en el De­por­tis­ta de Éli­te

Sportlife - - NUTRICIÓN -

Al ha­blar de nu­tri­ción, el de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to, de­be cui­dar dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les: La in­ges­ta de ener­gía to­tal: que sea la ade­cua­da pa­ra afron­tar con ga­ran­tía el al­to vo­lu­men de en­tre­na­mien­to y per­mi­ta una re­cu­pe­ra­ción óp­ti­ma.

La dis­tri­bu­ción y el ti­ming de ma­cro­nu­trien­tes: al­go que pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas es irre­le­van­te, en el atle­ta de al­to ren­di­mien­to pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre el pri­mer y el se­gun­do pues­to del pó­dium.

A día de hoy, la ISSN (In­ter­na­tio­nal So­ciety Of Sports Nu­tri­tion), en su po­si­cio­na­mien­to pu­bli­ca­do en agos­to de 2017, con­clu­ye, en su re­vi­sión so­bre el ‘ti­ming’ de nu­trien­tes que: “pa­ra la ma­yo­ria de las per­so­nas, lo im­por­tan­te es la in­ges­ta de nu­trien­tes y ener­gía to­tal”.

Cuan­do ha­bla­mos de atle­tas de al­to ren­di­mien­to, el ayuno in­ter­mi­ten­te pue­de pre­sen­tar al­gu­nos in­con­ve­nien­tes:

Da­da la me­nor ven­ta­na ho­ra­ria, pue­de ser di­fí­cil, por la sa­cie­dad que ge­ne­ra, con­su­mir una die­ta al­ta en ca­lo­rías en dos co­mi­das (si su ven­ta­na de ali­men­ta­ción es de, por ejem­plo, 8 ho­ras).

La in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que, in­clu­so cuan­do los deportista­s no tie­nen res­tric­ción ho­ra­ria de co­mi­das es­ta­ble­ci­das, es­tos no con­su­men la su­fi­cien­te ener­gía dia­ria pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des in­cre­men­ta­das. Con una ven­ta­na ho­ra­ria re­du­ci­da, es­te he­cho po­dría ver­se au­men­ta­do, da­do los ma­yo­res vo­lu­me­nes de co­mi­da re­que­ri­dos.

Si el atle­ta tie­ne más de una se­sión de en­tre­na­mien­to por día, in­cluir pro­to­co­los de ayuno in­ter­mi­ten­te po­dría di­fi­cul­tar la in­ges­ta de nu­trien­tes en­tre dos en­tre­na­mien­tos que po­ten­cien la re­cu­pe­ra­ción y el ren­di­mien­to. Aun­que es al­go que pue­de mo­du­lar­se con una bue­na pla­ni­fi­ca­ción y pe­rio­di­za­ción nu­tri­cio­nal.

Cuan­do ha­bla­mos de in­ges­ta de pro­teí­nas pa­ra ma­xi­mi­zar la sín­te­sis pro­tei­ca mus­cu­lar, pa­re­ce ser que el re­par­to de for­ma uni­for­me del to­tal dia­rio da me­jo­res re­sul­ta­dos que in­cluir gran­des do­sis de pro­teí­na en só­lo 2 co­mi­das. Un pro­to­co­lo de ayuno in­ter­mi­ten­te po­dría di­fi­cul­tar es­ta ta­rea.

El im­pac­to del ayuno en el ren­di­mien­to del de­por­tis­ta de­pen­de­rá de mu­chos fac­to­res co­mo, por ejem­plo, el ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca que reali­ce, la du­ra­ción del ayuno y su adap­ta­ción al mis­mo. En atle­tas adap­ta­dos a pro­to­co­los de ayuno no pa­re­ce ma­te­ria­li­zar­se una pér­di­da en el ren­di­mien­to.

Uno de los pro­to­co­los de ayuno más es­tu­dia­dos ha si­do el ca­rac­te­rís­ti­co Ra­ma­dán en la po­bla­ción mu­sul­ma­na. En atle­tas en

Ra­ma­dán, los re­sul­ta­dos son con­tra­dic­to­rios. Mien­tras que en de­por­tes de fuer­za no pa­re­ce que las in­ter­fe­ren­cias sean sig­ni­fi­ca­ti­vas, sí que pue­den ser­lo en de­por­tes de re­sis­ten­cia. Ade­más, pa­re­ce ser que la ca­li­dad del sue­ño pue­de ver­se afec­ta­da du­ran­te es­te pe­río­do afec­tan­do ne­ga­ti­va­men­te el ren­di­mien­to del de­por­tis­ta.

En de­por­tes de fuer­za, co­mo se apre­cia en es­te es­tu­dio, se ob­ser­va que una es­tra­te­gia de ayuno in­ter­mi­ten­te no só­lo man­tie­ne el ren­di­mien­to y las ga­nan­cias mus­cu­la­res, sino que es más efec­ti­vo cuan­do el ob­je­ti­vo es la pér­di­da de gra­sa. Al­go si­mi­lar se con­clu­ye en otro es­tu­dio de Tins­ley y col. Sa­be­mos tam­bién que gran par­te de los be­ne­fi­cios del ayuno in­ter­mi­ten­te en la pér­di­da de gra­sa, se de­ben a la res­tric­ción ca­ló­ri­ca no vo­lun­ta­ria. Al re­du­cir la ven­ta­na ho­ra­ria de in­ges­ta de ali­men­tos es pro­ba­ble que se co­ma me­nos can­ti­dad de co­mi­da, lo que pue­de ser un in­con­ve­nien­te pa­ra los atle­tas que ne­ce­si­ten una al­ta can­ti­dad de ca­lo­rías al día. Al li­mi­tar la ven­ta­na de ali­men­ta­ción a un es­pa­cio de 8 ho­ras, es po­si­ble que los ni­ve­les de sa­cie­dad sean ele­va­dos en ca­da co­mi­da y no se lle­gue al to­tal ca­ló­ri­co dia­rio. Es­to de­be­rá ser va­lo­ra­do en ca­da ca­so de for­ma par­ti­cu­lar. Cuan­do ha­bla­mos de ma­sa mus­cu­lar, en el es­tu­dio de Tra­bel­si y col. en cul­tu­ris­tas mu­sul­ma­nes, se ob­ser­va que ayu­nar du­ran­te el mes de Ra­ma­dán no ge­ne­ra pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar. En el es­tu­dio de Tins­let y col, mu­je­res que en­tre­na­ban fuer­za con un pro­to­co­lo de ayuno in­ter­mi­ten­te (16/8) ga­na­ron la mis­ma can­ti­dad de múscu­lo que las que rea­li­za­ban más co­mi­das, pe­ro per­die­ron al­go más de gra­sa.

Co­mo da­to cu­rio­so, el 4 ve­ces cam­peón de los Cross­fit Ga­mes, Rich Fro­ning, ha co­men­ta­do que ha prac­ti­ca­do un en­fo­que de ayuno in­ter­mi­ten­te 16/8, con la pri­me­ra co­mi­da al­re­de­dor de las 13:00 p.m. y la úl­ti­ma so­bre las 21:00 p.m.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.