MA­RA­TÓN, SÍ, PE­RO DE AGUA

Una le­sión del pie me lle­vó a pa­sar de pre­pa­rar el Ma­ra­tón de Chica­go a en­tre­nar y pre­pa­rar­me pa­ra com­ple­tar un ma­ra­tón… ¡de na­ta­ción! Es­ta es la cró­ni­ca prác­ti­ca de es­te im­pro­vi­sa­do re­to.

Sportlife - - CONTENTS - Por RA­QUEL HOL­GA­DO Fotos: ARI REX / EDDY AGCAOILI. Imá­ge­nes SU­BA­CUÁ­TI­CAS: AN­DREA FRANCOLINI

La his­to­ria de un ma­ra­tón te­rres­tre frus­tra­do que se con­vir­tió en uno en re­mo­jo.

Ade­más de na­dar toda mi vi­da, aun­que no a ni­vel com­pe­ti­ti­vo ex­cep­to mi par­ti­ci­pa­ción en triatlo­nes, y en­se­ñar a gen­te a na­dar o me­jo­rar con­ti­nua­men­te, por pri­me­ra vez en mi vi­da de­ci­dí pre­pa­rar­me pa­ra com­ple­tar un ma­ra­tón de na­ta­ción.

Lo cier­to es que ese ob­je­ti­vo no lo te­nía pro­gra­ma­do des­de el prin­ci­pio, fue al­go for­tui­to que co­men­zó por una le­sión, una frac­tu­ra de pie al fi­na­li­zar un me­dio ma­ra­tón (1h 38’46”) en abril de 2019. Ne­ce­si­té lle­var du­ran­te un tiem­po una bo­ta pro­tec­to­ra pa­ra el pie y mu­le­tas. De­ci­dí pa­rar de co­rrer, pe­ro nun­ca de en­tre­nar, con el úni­co ob­je­ti­vo de man­te­ner­me en for­ma pa­ra po­der com­ple­tar el ma­ra­tón de Chica­go en oc­tu­bre de 2019. De­di­qué el 80% de mis se­sio­nes de en­tre­na­mien­to, du­ran­te el in­vierno aquí en Aus­tra­lia, a na­dar de­di­cán­do­le al agua ho­ras y ho­ras ca­da se­ma­na. Ade­más la ma­yo­ría de se­sio­nes las tu­ve que ha­cer con un pull buoy de na­ta­ción entre las pier­nas pa­ra no mo­ver ni afec­tar el pie le­sio­na­do.

Des­pués de ca­si 3 me­ses sin co­rrer, el mes de ju­lio re­to­mé la ca­rre­ra y aun­que pa­re­cía que to­do iba bien, re­caí en la mis­ma le­sión de nue­vo tan só­lo unas se­ma­nas más tar­de, ya en agos­to.

La úni­ca ma­ne­ra pa­ra mí de re­cu­pe­rar es­ta le­sión era ya ol­vi­dar­me de la ca­rre­ra pa­ra lo que que­da­ba de año y por su­pues­to can­ce­lar el ma­ra­tón, así que eso hi­ce.

Fue muy des­mo­ti­van­te te­ner que ol­vi­dar­me del ma­ra­tón, es­pe­cial­men­te cuan­do me ha­bía pa­sa­do to­do el in­vierno, in­clu­so los días más fríos, yen­do a na­dar con el úni­co ob­je­ti­vo de po­der co­rrer en Chica­go.

A raíz de to­do es­to de­ci­dí bus­car un nue­vo re­to y em­pe­cé a mi­rar ma­ra­to­nes de na­ta­ción pa­ra man­te­ner la mo­ti­va­ción y el en­treno du­ran­te el res­to del año y ade­más uti­li­zar to­do el acon­di­cio­na­mien­to ya rea­li­za­do an­te­rior­men­te, don­de lle­gué a ha­cer se­sio­nes de has­ta 6 y 7 km na­dan­do.

El re­sul­ta­do es que pu­de com­ple­tar mi pri­mer even­to de na­ta­ción de lar­ga dis­tan­cia el pa­sa­do mes de di­ciem­bre, en 2019, en uno de los la­gos más po­pu­la­res, en la ca­pi­tal de Aus­tra­lia (Can­be­rra). Na­dé los 9 km de lon­gi­tud del La­go Bur­ley Griffin, de un ex­tre­mo al otro del la­go.

“No me gus­tan los ti­bu­ro­nes así que ele­gí un la­go y ade­más ar­ti­fi­cial.” Mi pró­xi­mo ob­je­ti­vo acuá­ti­co es el ma­ra­tón de na­ta­ción de 20 km en el La­go Na­cio­nal Argy­le Kim­berly en Aus­tra­lia. Uno de los even­tos de na­ta­ción más po­pu­la­res a ni­vel mun­dial y en el que se ago­tan las ins­crip­cio­nes a los dos mi­nu­tos des­de que abren los pla­zos de­bi­do a la in­men­sa de­man­da.

Co­mo ex­per­ta en na­ta­ción, ex­pli­co en es­te ar­tícu­lo las con­clu­sio­nes a las que he lle­ga­do des­pués de es­ta gran ex­pe­rien­cia, con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a cual­quier per­so­na in­tere­sa­da en ha­cer al­go pa­re­ci­do.

Ra­quel Hol­ga­do com­ple­tan­do el even­to de 9 km en Can­be­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.