3 MUÉVETE TO­DO LO QUE PUEDAS. El con­su­mo ca­ló­ri­co de las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas (NEAT) es más im­por­tan­te de lo que cree­mos.

Por­que no só­lo que­ma­mos gra­sa ni ne­ce­si­ta­mos glu­co­sa pa­ra fun­cio­nar

Sportlife - - CONTENTS - Por YO­LAN­DA VÁZ­QUEZ MA­ZA­RIE­GO

¿DE DÓN­DE OBTENEMOS LA ENER­GÍA PA­RA HA­CER EJER­CI­CIO?

Se­gu­ro que has oí­do mil ve­ces que la ener­gía pa­ra mo­ver tu cuer­po pro­vie­ne de la glu­co­sa, y pue­de que has­ta si­gas pen­sa­do que pa­ra ali­men­tar a las cé­lu­las de tus múscu­los tie­nes que to­mar pas­ta, arroz, ge­les de glu­co­sa, o si­gas to­man­do azú­ca­res en for­ma de pas­te­li­tos o go­lo­si­nas co­mo ex­cu­sa pa­ra re­car­gar tus de­pó­si­tos de ener­gía pa­ra los en­tre­na­mien­tos.

Lo cier­to es que los múscu­los ob­tie­nen la ener­gía a par­tir del ATP (Ade­no­si­na TriFos­fa­to), no de la glu­co­sa. El ATP es la ‘mo­ne­da ener­gé­ti­ca’, y el metabolism­o ener­gé­ti­co uti­li­za 3 vías me­ta­bó­li­cas: dos anae­ró­bi­cas y una ae­ró­bi­ca.

“En reali­dad, no ha­ce fal­ta to­mar car­bohi­dra­tos, azú­ca­res o dul­ces pa­ra te­ner azú­car o glu­co­sa en nues­tras cé­lu­las. Nues­tro cuer­po es una má­qui­na per­fec­ta pa­ra con­se­guir ener­gía en for­ma de ATP, a par­tir de ca­si to­do lo que co­me­mos y guar­da­mos en di­fe­ren­tes te­ji­dos co­mo la gra­sa, nues­tra prin­ci­pal re­ser­va ener­gé­ti­ca.”

Nues­tro cuer­po no só­lo ‘que­ma’ ca­lo­rías du­ran­te el ejer­ci­cio, es una de las 3 vías prin­ci­pa­les jun­to al metabolism­o ba­sal y la ter­mo­gé­ne­sis. Va­mos a ver la pri­me­ra par­te, de dón­de obtenemos la ener­gía pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca gra­cias al metabolism­o ener­gé­ti­co anaeróbico y ae­ró­bi­co.

Ca­da vez va­mos a oír ha­blar más de es­te acró­ni­mo NEAT, que son las si­glas en in­glés de 'Non Exer­ci­se Ac­ti­vity Ther­mo­ge­ne­sis', o 'Ac­ti­vi­dad Ter­mo­gé­ni­ca Sin Ejer­ci­cio'. NEAT co­rres­pon­de a las ca­lo­rías que que­ma­mos al mo­ver­nos a lo lar­go del día, sin ha­cer ‘de­por­te’, cuan­do subimos es­ca­le­ras, an­da­mos ha­cia el tra­ba­jo, lim­pia­mos la ca­sa, nos le­van­ta­mos del so­fá pa­ra ir al ba­ño e in­clu­so cuan­do es­ta­mos es­cri­bien­do en el or­de­na­dor o lla­man­do por te­lé­fono. Es­te gas­to ener­gé­ti­co es muy va­ria­ble y es­tá re­gu­la­do por nues­tro pro­pio cuer­po, se­gún las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas in­di­vi­dua­les.

El NEAT ex­pli­ca­ría por qué al­gu­nas per­so­nas pue­den que­mar más de 1.000 ca­lo­rías dia­rias sin ser de­por­tis­tas ni ir al gim­na­sio, y en cam­bio otras acu­mu­lan gra­sa aun­que en­tre­nen una ho­ra, 5 días por se­ma­na. Aun­que en am­bos ca­sos la in­ges­ta de ca­lo­rías sea la mis­ma o pro­por­cio­nal a su pe­so, sexo, edad, al­tu­ra, etc., su gas­to en inac­ti­vi­dad es di­fe­ren­te. El NEAT tie­ne una par­te ge­né­ti­ca o he­re­da­da y otra am­bien­tal que es­tá in­flui­da

´¿QUÉ ES EL NEAT?

por lo que ha­ce­mos ca­da día, pa­re­ce que in­clu­so lo que hi­cie­ron nues­tras ma­dres du­ran­te nues­tro em­ba­ra­zo pue­de va­riar el gas­to NEAT.

Si eres del ti­po que las abue­las lla­ma­ban 'ra­bo de la­gar­ti­ja’, se­gu­ra­men­te tie­nes un gas­to NEAT al­to y te man­ten­gas en tu pe­so sin en­gor­dar, aun­que no ha­gas mu­cho ejer­ci­cio o co­mas lo que te ape­te­ce den­tro de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Si eres del ti­po que las abue­las lla­ma­ban ‘pa­cho­rro’, tu gas­to NEAT pro­ba­ble­men­te sea muy ba­jo y te cues­te man­te­ner­te en un pe­so sa­lu­da­ble aun­que vi­vas ‘a die­ta’ y ha­gas una ho­ra de ejer­ci­cio al día.

El ti­po de vi­da ac­tual es muy se­den­ta­rio y pro­du­ce un gas­to NEAT ba­jo, ya que so­le­mos pa­sar mu­chas ho­ras inac­ti­vos, sen­ta­dos tra­ba­jan­do o de ocio, ge­ne­ral­men­te fren­te a una pan­ta­lla que nos man­tie­ne in­mó­vi­les. An­ti­gua­men­te ha­bía que mo­ver­se pa­ra tra­ba­jar, ir a por la co­mi­da, co­ci­nar, lim­piar, cui­dar a los ni­ños, etc., y el gas­to NEAT era mu­cho más al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.