OSCILACIÓN Y MOUN­TAIN BI­KE

Cuan­do la res­pi­ra­ción, la si­me­tría y la sin­cro­ni­za­ción te ha­cen ser mu­cho más efi­cien­te

Sportlife - - CONTENTS - Por LUIS MUNTANÉ Fo­tos: GON­ZA­LO MA­NE­RA

Un no­ve­do­so en­fo­que pro­me­te más efi­cien­cia y se­gu­ri­dad so­bre la bi­ci, des­cu­bre las ven­ta­jas de la oscilación.

La oscilación es el mo­vi­mien­to ar­ti­cu­lar e in­ter­ar­ti­cu­lar más efi­cien­te, be­ne­fi­cio­so y con­for­ta­ble que exis­te. To­dos res­pi­ra­mos y nos mo­ve­mos gra­cias a la gra­ve­dad y a su enor­me in­fluen­cia en su atrac­ción gra­vi­ta­to­ria y pre­sión at­mos­fé­ri­ca.

La gra­ve­dad nos ofre­ce tres pla­nos es­pa­cia­les (fron­tal, sa­gi­tal y trans­ver­sal) y la no­ción del tiem­po, es de­cir, la per­cep­ción de la ve­lo­ci­dad, ace­le­ra­ción y des­ace­le­ra­ción en ca­da plano y en­tre pla­nos, lo que lla­ma­re­mos iner­cias. La ba­se del mo­vi­mien­to se ex­pli­ca en la neu­ro­lo­gía y gra­cias a ella po­de­mos com­pren­der lo que son los múscu­los an­ti­gra­vi­ta­to­rios, el sis­te­ma ves­ti­bu­lar, los re­fle­jos pos­tu­ra­les y las se­ña­les mo­to­ras pos­tu­ra­les en­tre otros. En el mun­do de­por­ti­vo y te­ra­péu­ti­co hay in­fi­ni­dad de pro­fe­sio­na­les que a tra­vés de sus di­fe­ren­tes téc­ni­cas de mo­vi­mien­to in­ci­den por di­fe­ren­tes vías a apor­tar sa­lud. La téc­ni­ca que pro­pon­go y con la que es­tu­dio y ob­ser­vo las do­len­cias, es des­de el com­por­ta­mien­to de los mo­vi­mien­tos pe­ri­fé­ri­cos (ma­nos, pies y ca­be­za) y su in­fluen­cia en su sin­cro­ni­za­ción so­bre los múscu­los ins­pi­ra­do­res y es­pi­ra­do­res.

Os­ci­lar es el mo­vi­mien­to na­tu­ral del ca­mi­nar con los pies en pa­ra­le­lo man­te­nien­do su mis­ma se­pa­ra­ción res­pec­to al apo­yo de las ca­be­zas fe­mo­ra­les y don­de los pies asu­men su fun­ción de dar el pa­so y de guiar el rit­mo coor­di­na­do de la ca­de­ra (oscilación 1). Ca­da pie man­ten­drá en el ca­mi­nar y du­ran­te los ejer­ci­cios los dos pla­nos la­te­ra­les que pa­san exac­ta­men­te por la mi­tad de ca­da pie (plano D (De­re­cho) y plano I (Iz­quier­do)). La am­pli­tud de los bra­zos se sin­cro­ni­za­rá con la ca­de­ra y, des­li­zan­do sua­ve­men­te las su­per­fi­cies de las es­cá­pu­las por las cos­ti­llas, li­be­ra­rá de ten­sión a las cla­ví­cu­las y apor­ta­rá un mo­vi­mien­to com­pen­sa­to­rio (oscilación 2).

Las ti­bias y los an­te­bra­zos se coor­di­nan sin­cro­ni­za­dos y trans­mi­ti­rán des­de su pe­ri­fe­ria una ayu­da iso­ci­né­ti­ca pro­gre­si­va en el des­pla­za­mien­to (pa­lan­cas). El dia­frag­ma se en­car­ga­rá de co­nec­tar las os­ci­la­cio­nes de los hom­bros que se re­ci­ben a tra­vés de la re­gión to­rá­ci­ca con las os­ci­la­cio­nes de la ca­de­ra que se trans­mi­ten por la re­gión sa­cro­lum­bar y apor­ta­rá el tono mus­cu­lar res­pi­ra­to­rio sin ape­nas sen­tir es­fuer­zo (oscilación 3).

La co­lum­na ver­te­bral se en­car­ga­rá de uni­fi­car las tres os­ci­la­cio­nes y de al­ter­nar­las con la iner­cia del pe­so de la ca­be­za que es la prin­ci­pal del cuer­po (oscilación 4). Pa­ra lo­grar es­te efec­to, la co­lum­na guia­da por los múscu­los ins­pi­ra­do­res y es­pi­ra­do­res de­ja­rá que la re­gión del cue­llo y dor­so lum­bar se des­ten­se y se aco­mo­den so­bre el cen­tro res­pi­ra­to­rio ca­da vez más am­plio y abier­to des­de la pe­ri­fe­ria.

El es­fuer­zo por man­te­ner el pe­so de la ca­be­za se va mi­ni­mi­zan­do en ca­da pa­so con­for­me el cuer­po va ad­qui­rien­do equi­li­brio des­de los pies y po­co a po­co po­de­mos sen­tir có­mo la res­pi­ra­ción del tron­co os­ci­la­rá ple­gán­do­se y des­ple­gán­do­se li­ge­ra­men­te a la­do y la­do de la ca­de­ra en ca­da pa­so y bra­ceo, fi­nal­men­te la ca­be­za os­ci­la­rá li­bre­men­te y po­drá ac­ce­der a los pla­nos es­pa­cio­tem­po­ra­les na­tu­ra­les sin in­te­rrup­cio­nes.

Pe­ro, ¿Por qué es­te mo­vi­mien­to no se in­te­gra de for­ma na­tu­ral?, es­to se de­be a la cons­tan­te ex­ci­ta­ción de los múscu­los an­ti­gra­vi­ta­to­rios por que­rer man­te­ner la bi­pe­des­ta­ción y es­for­zar­se en sus­ten­tar, uno so­bre el otro, los cua­tro ejes trans­ver­sa­les del cuer­po de for­ma axial: ca­be­za, hom­bros, dia­frag­ma y ca­de­ra (las 4 os­ci­la­cio­nes). Es­te he­cho ha­ce que la ri­gi­dez se apo­de­re de no­so­tros de for­ma es­tá­ti­ca y la res­pi­ra­ción que­de blo­quea­da. La res­pues­ta re­si­de en la neu­ro­lo­gía y en sus ca­pa­ci­da­des pa­ra apor­tar ha­bi­li­dad, des­tre­za, agi­li­dad, coor­di­na­ción y pre­ci­sión en los mo­vi­mien­tos.

La es­tra­te­gia que se plan­tea es apren­der a mo­ver­nos de for­ma com­pen­sa­da (ago­nis­tas y an­ta­go­nis­tas) a me­di­da que los MÚSCU­LOS RES­PI­RA­TO­RIOS van ad­qui­rien­do pro­ta­go­nis­mo en la fun­ción de re­equi­li­brar­nos pa­ra man­te­ner­nos en equi­li­brio. A me­di­da que se in­hi­ben y se des­ten­san los MÚSCU­LOS AN­TI­GRA­VI­TA­TO­RIOS po­dre­mos ir ac­ce­dien­do a los mo­vi­mien­tos in­ten­cio­na­dos bien di­se­ña­dos, con la fuer­za ade­cua­da, y des­per­tar los re­fle­jos que se an­ti­ci­pan y pre­veen lo que va a su­ce­der de an­te­mano.

Qué me­jor ma­ne­ra que lo­grar­lo a tra­vés de jue­gos di­ná­mi­cos sin ne­ce­si­dad de he­rra­mien­tas ex­ter­nas y con la úni­ca pre­mi­sa de rea­li­zar­los des­cal­zos, la for­ma en que me­jor sen­ti­mos có­mo se re­par­ten y se dis­tri­bu­yen nues­tros pe­sos des­de el con­tac­to de las plan­tas de los pies.

Va­mos a prac­ti­car la oscilación en 7 pa­sos, con ejer­ci­cios que ha­re­mos con mo­vi­mien­tos len­tos, sua­ves y pro­gre­si­vos

pa­ra po­der per­ci­bir los des­equi­li­brios en las di­fe­ren­tes se­cuen­cias y fa­ses.

La oscilación de la ca­de­ra se de­tec­ta con la se­pa­ra­ción de los pies en pa­ra­le­lo se­pa­ra­dos a la mis­ma an­chu­ra que las ca­be­zas fe­mo­ra­les (1). Se apre­cia una fal­ta de aco­mo­da­ción de la ca­de­ra iz­quier­da (2) y una tor­sión des­de el pun­to me­dio me­ta­tar­siano del pie iz­quier­do que se pro­pa­ga a tra­vés del fé­mur ha­cia la ca­de­ra (pe­ro­neo-ti­bia) (3,4).

El fé­mur de­be­ría re­po­sar li­bre de ten­sión a 23,5 cm. (5). La dis­tan­cia de 23,5 m. es la me­di­da exac­ta pa­ra Juan­ma Mon­te­ro, si fue­ra su­pe­rior se re­tie­ne car­ga en el sa­cro y si fue­ra in­fe­rior se aco­mo­da la ca­de­ra so­bre la re­gión lum­bar.

En­tran en ac­ción los múscu­los ins­pi­ra­do­res y es­pi­ra­do­res me­dian­te tres ejer­ci­cios que im­pli­can los mo­vi­mien­tos des­de los bra­zos. La aten­ción siem­pre es­ta­rá en el cam­bio de la pre­sión en el apo­yo de los de­dos y de las ro­di­llas; se pue­de no­tar có­mo os­ci­la el cen­tro de gra­ve­dad de de­lan­te a atrás con­for­me se acom­pa­ña el ejer­ci­cio des­de el con­tac­to de las ma­nos. Des­ta­ca la in­ten­ción de Juan­ma de ti­rar más fuer­te con la mano de­re­cha y de bus­car el equi­li­brio ten­san­do el tra­pe­cio iz­quier­do. Sin ape­nas ha­cer fuer­za y con ges­tos muy sua­ves le va­mos guian­do la pro­gre­sión y cen­tran­do la fuer­za en el dia­frag­ma has­ta no­tar un apo­yo más es­ta­ble den­tro del di­na­mis­mo.

1 4 2 5 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.