CRISTOFER CLEMENTE

34 años, La Go­me­ra (Is­las Ca­na­rias), Gra­dua­do en Hos­te­le­ría, tra­ba­ja en el res­tau­ran­te fa­mi­liar ‘La Tas­ca’

Sportlife - - CLUB PÉRDIDA DE PESO -

Pa­só de ser se­den­ta­rio y pe­sar 90 kilos en el 2009, a pe­sar 57,5 kilos y pro­cla­mar­se en 2016 cam­peón de las Sky­run­ner World Se­ries.

Con más de 30 kilos per­di­dos, es­te ca­na­rio de 1,69 m. de al­tu­ra es uno de los me­jo­res co­rre­do­res de ul­tra­trail del mun­do.

Le pue­des en­con­trar en FB e IG co­mo @cris­cle­men­te85

Cristofer Clemente per­te­ne­ce al equi­po Sa­lo­mon Ia­ti de Trail­run, pe­ro ha­ce 11 años era una per­so­na se­den­ta­ria con so­bre­pe­so. Su pro­gre­sión ha si­do in­creí­ble, de no po­der co­rrer ni un mi­nu­to a lle­gar a ser uno de los me­jo­res co­rre­do­res de ul­tra­dis­tan­cia a ni­vel in­ter­na­cio­nal, en 2018 se pro­cla­mó sub­cam­pón del mun­do de trail. Pue­des ver su his­to­ria en el do­cu­men­tal ‘Otro Cristofer’. Tam­bién pue­des oír la en­tre­vis­ta en el pod­cast 8 de SportLife.es: "Co­mer sano, co­mer bien".

He­mos ha­bla­do con Cristofer Clemente en es­ta cua­ren­te­na por CO­VID-19, con­fi­na­do en su ca­sa en la is­la ca­na­ria de La Go­me­ra, y viviendo una di­fí­cil si­tua­ción por­que es­tán en un ERTE con el res­tau­ran­te fa­mi­liar del puer­to de San Se­bas­tián de la Go­me­ra. Es­ta es su his­to­ria, una his­to­ria del Club Pér­di­da de Pe­so Sport Li­fe que de­mues­tra que el de­por­te y una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble es la me­jor ma­ne­ra de adel­ga­zar con sa­lud y lle­gar a me­tas que nun­ca so­ñas­te, co­mo ga­nar ca­rre­ras de ul­tra­dis­tan­cia in­ter­na­cio­na­les.

“Fui un ni­ño nor­mal en el ins­ti­tu­to. Lle­gué a com­pe­tir en prue­bas de atle­tis­mo y se me da­ba bien. Lue­go es­tu­dié Hos­te­le­ría y em­pe­cé a tra­ba­jar en el res­tau­ran­te fa­mi­liar y fui en­gor­dan­do has­ta lle­gar a pe­sar 90 kilos con 23 años. Mis pa­dres, y mi pa­re­ja, aho­ra mi mu­jer, me de­cían que te­nía que adel­ga­zar pe­ro no les ha­cía ca­so. En no­viem­bre de 2009 fui al hos­pi­tal pa­ra una re­vi­sión por he­mo­cro­ma­to­sis fa­mi­liar y me lla­ma­ron por­que los ni­ve­les de fe­rri­ti­na es­ta­ban bien, pe­ro los de co­les­te­rol en san­gre eran tan al­tos que me re­co­men­da­ban to­mar me­di­ca­ción. Pe­dí unos me­ses pa­ra cui­dar­me y adel­ga­zar an­tes de to­mar na­da. Ese fue el mo­men­to en que de­ci­dí adel­ga­zar. Soy muy ca­be­zón, y des­de ese día em­pe­cé a co­mer en­sa­la­das, yo­gu­res na­tu­ra­les y fru­tas. Y lo más im­por­tan­te, de­jé de be­ber los 2-3 li­tros de re­fres­cos azu­ca­ra­dos que to­ma­ba ca­da día, y de co­mer fri­tos, pa­ta­tas fri­tas o bo­lle­ría. Pa­sé 3 se­ma­nas con mu­cha ham­bre, pe­ro aguan­té. Los fi­nes de se­ma­na era ár­bi­tro de fút­bol, con mi so­bre­pe­so se me­tían conmigo, que si no po­día lle­gar a ‘la lí­nea’...no ha­cía na­da de de­por­te. Pe­ro me pu­se los te­nis y de­ci­dí ir al Par­que de La To­rre a co­rrer. No pu­de co­rrer ni 1 mi­nu­to, así que em­pe­cé a ca­mi­nar, y ca­da día ha­cien­do CA-Co (Ca­mi­nar-Co­rrer), fui po­co a po­co pu­dien­do co­rrer 1 mi­nu­to y an­dar 5 mi­nu­tos, has­ta que en 8 me­ses po­día co­rrer ca­si to­da la ho­ra y ha­bía per­di­do 20 kilos. Y es­ta­ba en 72 kilos. Se­guía con mi die­ta es­tric­ta y me pro­pu­se co­rrer una ho­ra con­ti­nua. Cuan­do lo con­se­guí ya me en­con­tra­ba bien, no te­nía ham­bre y mi ami­go Ser­gio Martín me di­jo que por qué no co­rría una ca­rre­ra, y allá me

fui al Ma­ra­tón del Me­ri­diano en la is­la de El Hie­rro, a co­rrer la cor­ta, 18 ki­ló­me­tros de Trail­run, en fe­bre­ro 2011. Me gus­tó tan­to que ya fue un no pa­rar, me en­gan­ché, la mon­ta­ña me fas­ci­nó, me per­mi­tió co­no­cer mi is­la que no co­no­cía. So­lo ha­bía co­rri­do en el par­que o la ave­ni­da del puer­to.

Ahí apa­re­ció mi en­tre­na­dor y ami­go Da­vid Al­cón, que era ami­go de Ser­gio, y le di­jo que te­nía cua­li­da­des y me em­pe­zó a en­tre­nar. Ahí em­pe­cé a me­jo­rar.

Aho­ra mi vi­da ha cam­bia­do, com­pi­to in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo miem­bro del Team Sa­lo­mon Ia­ti, si­go tra­ba­jan­do en el res­tau­ran­te fa­mi­liar, cul­ti­vo agua­ca­tes y dis­fru­to del tiem­po li­bre con mis hi­jos (de 4 años y 7 me­ses, ni­ña y ni­ño), mi mu­jer y fa­mi­lia.”

DIE­TA

En mi ca­so no seguí die­ta nin­gu­na, so­lo de­jé de co­mer ‘gua­rra­das’, ni fri­tos, ni re­fres­cos con azú­car, ni bo­lle­ría, ni pro­ce­sa­dos, ni em­bu­ti­dos. Y aho­ra di­go que soy fruc­tí­vo­ro en bro­ma, por­que co­mo mu­cha fru­ta, tam­bién en­sa­la­das y ali­men­tos pro­tei­cos co­mo hue­vos, le­gum­bres y al­go de que­so de ga­na­de­ros lo­ca­les de ca­bra o de ca­bra y ove­ja. No co­mo mu­cha car­ne, aun­que si hay que co­mer un fi­le­te en una co­mi­da lo dis­fru­to, pe­ro no me lla­ma ni en el res­tau­ran­te. En la is­la en­tra mu­cho atún y al­ba­co­ra, y co­mo al­go en tem­po­ra­da, pe­ro tam­po­co es lo ha­bi­tual.

En Aus­tria com­pe­tí en 2019 y es­tu­vi­mos en una eco­gran­ja. Allí me di cuen­ta de la di­fe­ren­cia de los ali­men­tos na­tu­ra­les a los pro­ce­sa­dos, y los evi­to.

Ejer­ci­cio

POR YOLANDA VÁZ­QUEZ MAZARIEGO El pri­mer día que sa­lí al par­que co­rre­ría 40 se­gun­dos, me sen­tía pe­sa­do y no te­nía ca­pa­ci­dad. Me plan­teé ha­cer CACO y aguan­tar 40 se­gun­dos. lue­go pa­sé a 1 mi­nu­to co­rrien­do y re­cu­pe­rar 3 mi­nu­tos an­dan­do. Po­co a po­co pu­de lle­gar a co­rrer con­ti­nuo a los 9 me­ses.

No hi­ce na­da ex­tra de de­por­te has­ta que em­pe­cé a en­tre­nar con Da­vid, que ya me­ti­mos ci­clis­mo de ca­rre­te­ra pa­ra re­du­cir el im­pac­to, na­ta­ción en el mar pa­ra re­cu­pe­rar la mus­cu­la­tu­ra y gim­na­sio.

Mi en­treno nor­mal pa­ra com­pe­tir en ca­rre­ras de ul­tra trail de 100 o más ki­ló­me­tros, es co­rrer 6 días a la se­ma­na. Una me­dia se­ma­nal de 12-14 ho­ras de ca­rre­ra. Ten­go la suer­te de que en la is­la de La Go­me­ra ha­ce una bue­na tem­pe­ra­tu­ra y pue­do co­rrer por mon­ta­ña to­do el año, aun­que aho­ra es­te­mos en cua­ren­te­na en ca­sa. En pre­tem­po­ra­da ha­go tam­bién mu­cho gim­na­sio, 4-5 ho­ras a la se­ma­na. En tem­po­ra­da, 1-2 ho­ras de fuer­za a la se­ma­na, me­dia ho­ra de pier­na y me­dia de co­re. Tam­bién ci­clis­mo de ca­rre­te­ra y na­do bas­tan­te en el mar pa­ra li­be­rar la ten­sión mus­cu­lar con el agua sa­la­da.

LE­SIO­NES

En mi épo­ca de ár­bi­tro de fút­bol me da­ñé los cal­cá­neos con el so­bre­pe­so y las bo­tas de ta­cos. Ten­go que te­ner cui­da­do con ellos por­que son mi pun­to dé­bil. Es­te año he te­ni­do que pa­sar por ci­ru­gía por ede­mas óseos, y jus­to cuan­do aca­ba­ba el re­po­so, 5 me­ses sin po­ner­me un dor­sal, em­pe­zó la cua­ren­te­na y no he po­di­do co­rrer por la mon­ta­ña, pe­ro ya em­pie­zo a ver la luz.

Con el co­ro­na­vi­rus to­do es­tá pa­ra­do, pe­ro es­toy me­jor. En ca­sa pue­do co­rrer en cin­ta, y ten­go bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca.

MAN­TE­NI­MIEN­TO

Cuan­do de­ci­dí adel­ga­zar tam­bién me cam­bió la men­te, y aho­ra co­mo muy sano, con­tro­lo las in­ges­tas y no co­mo pro­ce­sa­dos ni be­bo re­fres­cos. Mi pe­so va­ría en­tre 1 y 2 kilos, nor­mal­men­te es­toy en 58-59 y afino pa­ra com­pe­tir a 57,5 kilos.

RE­TO

Es­tá di­fí­cil el ca­len­da­rio de com­pe­ti­cio­nes aho­ra, pe­ro ten­go la ilu­sión de es­tar re­cu­pe­ra­do de mis pro­ble­mas de le­sio­nes y cuan­do po­da­mos sa­lir, y sin po­ner en pe­li­gro a na­die, me gus­ta­ría ha­cer un re­to per­so­nal que es muy du­ro: Dar­le la vuel­ta com­ple­ta a la is­la de La Go­me­ra, 130 km, 16.000 m de des­ni­vel. Una ex­pe­rien­cia muy bue­na, al­go per­so­nal.

Me gus­ta­ría ha­cer al­gún triatlón, pe­ro aho­ra mis­mo es­toy cen­tra­do en mis ca­rre­ras de ul­tra­trail con la mar­ca Sa­lo­mon. Pe­ro si lo ha­go lo quie­ro ha­cer bien, en­tre­nan­do los 3 es­pe­cia­li­da­des y las tran­si­cio­nes, y aho­ra no pue­do.

Ade­más, su ca­ri­ño por su tie­rra lo han lle­va­do a con­ver­tir­se, ha­ce so­lo unos días, en em­ba­ja­dor de la Re­ser­va de la Bios­fe­ra de La Go­me­ra, dan­do a co­no­cer la ri­que­za na­tu­ral del lu­gar don­de en­tre­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.