VA­LO­RA­CIÓN EXTREMIDAD­ES TREN SU­PE­RIOR

Sportlife - - CORRER -

Pa­ra ver­lo más cla­ro ha­re­mos un ca­so prác­ti­co real. Va­mos a rea­li­zar la va­lo­ra­ción con el di­rec­tor de la re­vis­ta, Juan­ma Mon­te­ro, cu­ya es­pe­cia­li­dad de­por­ti­va es la bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña. Me pro­pon­go que ex­pe­ri­men­te lo que es la oscilación del cuer­po.

Lo pri­me­ro a ana­li­zar son los mo­vi­mien­tos de los an­te­bra­zos y de las ca­de­nas de tor­sión de las ma­nos (ra­dio y cú­bi­to) ya que des­de la pe­ri­fe­ria el aga­rre in­ci­de di­rec­ta­men­te en el com­por­ta­mien­to os­ci­la­to­rio de los hom­bros. De­tec­ta­mos una se­pa­ra­ción en­tre co­dos que no le per­mi­te re­po­sar el pe­so de los bra­zos (ima­gen 1). Ac­ce­de­re­mos a una se­rie de ejer­ci­cios con­for­me se van re­la­jan­do los hom­bros (imá­ge­nes 2, 3, 4, 5, 6 y 7). Al re­du­cir las fuer­zas an­ti­gra­vi­ta­to­rias axia­les se des­ta­ca más la tor­sión del an­te­bra­zo de­re­cho (Ima­gen 8) y la fuer­za por man­te­ner el equi­li­brio del tra­pe­cio iz­quier­do (ima­gen 4).

En di­na­mis­mo, la ca­de­ra y el hom­bro iz­quier­dos in­sis­ten en man­te­ner una lí­nea ver­ti­cal axial (los múscu­los an­ti­gra­vi­ta­to­rios no re­la­jan el tono mus­cu­lar). Pa­ra que Juan­ma pue­da sen­tir di­cha in­te­rrup­ción le ha­ce­mos ca­mi­nar ha­cia de­lan­te y ha­cia atrás 6 pa­sos man­te­nien­do la dis­tan­cia en­tre pies de 23,5 cm. (Se de­be ter­mi­nar el úl­ti­mo pa­so con los dos pies en pa­ra­le­lo pa­ra vi­sua­li­zar su des­ace­le­ra­ción), (1). Cuan­do Juan­ma ca­mi­na ha­cia atrás se fre­na e in­te­rrum­pe su iner­cia cor­po­ral en el apo­yo del ta­lón iz­quier­do pa­ra no per­der el equi­li­brio, lo que pro­vo­ca una ten­sión reac­ti­va en la ca­de­ra iz­quier­da y hom­bro iz­quier­do, es de­cir, “apo­yo mal y no me quie­ro caer” (2). Del mis­mo mo­do cuan­do Juan­ma da un pa­so lar­go con el pie de­re­cho ha­cia de­lan­te el fé­mur se des­cuel­ga ha­cia el in­te­rior y vuel­ve de nue­vo a in­ten­tar es­ta­bi­li­zar­se con la ca­de­ra y hom­bro iz­quier­dos (3), es­to se de­be a que el pie iz­quier­do no in­ter­vie­ne ni se an­ti­ci­pa al des­equi­li­brio. Se de­tec­ta un cie­rre res­pi­ra­to­rio en la par­te de­re­cha an­te­rior (4) que se apre­cia cuan­do Juan­ma de­be apo­yar­se avan­zan­do es­ta vez con el pie iz­quier­do (5,6). Tien­de a se­pa­rar el co­do de­re­cho con la in­ten­ción de com­pen­sar la­te­ral­men­te.

Da­mos pa­so a los rit­mos más glo­ba­les y es­cu­chan­do la mú­si­ca que sue­na de fon­do mar­ca­mos la oscilación des­de los la­te­ra­les de los hom­bros (1). No pa­ro de de­cir­le a Juan­ma que mue­va las ro­di­llas sin­cro­ni­za­das y que sea des­de el apo­yo de los de­dos de los pies y que sien­ta el ins­tan­te de con­tac­to de los ta­lo­nes. Em­pe­za­re­mos muy len­tos pa­ra cap­tar los 8 tiem­pos (4 de­re­cha y 4 iz­quier­da) y di­cha se­cuen­cia de 8 tiem­pos la ire­mos co­nec­tan­do des­de la res­pi­ra­ción to­rá­ci­ca (ins­pi­rar en 3 tiem­pos y es­pi­rar a 1 tiem­po en el ins­tan­te de la im­pul­sión). Pa­ra ac­ti­var la fa­ja ab­do­mi­nal la al­ter­na­re­mos con un ejer­ci­cio de equi­li­brio es­tá­ti­co (2) y di­ná­mi­co (3,4). Res­pi­ra­re­mos siem­pre por la bo­ca y so­pla­re­mos con fuer­za en la es­pi­ra­ción des­de la fa­ja ab­do­mi­nal.

7 8

1 2 3

4 5 6

1 4 2 3 5 6

1 2 3 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.