UNA EX­CE­LEN­TE GUÍA OSCILATORI­A

Bien­ve­ni­dos al ‘mun­do real’ de la bi­ci­cle­ta

Sportlife - - CORRER -

Aho­ra es el mo­men­to de po­ner a prue­ba las cua­li­da­des fí­si­cas de Juan­ma y qué me­jor ma­ne­ra que ir a rea­li­zar una se­sión téc­ni­ca de bi­ci­cle­ta a la mon­ta­ña, ¿Ver­dad?, pa­ra ello cuen­to con un nue­vo con­cep­to de geo­me­tría di­se­ña­da por mi her­mano Mi­quel Muntané que se lla­ma Full Ba­lan­ce Geo­metry y que a con­ti­nua­ción ex­pli­ca­ré su gran apor­ta­ción a la oscilación del ci­clis­ta y de don­de na­ce es­ta idea. La bio­me­cá­ni­ca del ci­clis­mo es mi pa­sión des­de que era un ni­ño y no he pa­ra­do nun­ca de ob­ser­var a los ci­clis­tas. Aho­ra mi de­di­ca­ción es ple­na y he cen­tra­do mi aten­ción es­tos úl­ti­mos 5 años en la oscilación. Ha­ce 20 años es­ta­ba le­yen­do un li­bro so­bre las ca­de­nas res­pi­ra­to­rias en me­dio de un cam­po de tri­go y ob­ser­vé a un pe­lo­tón de ci­clis­tas de ca­rre­te­ra que pa­sa­ban jus­to en fren­te de mí, pe­ro de­bi­do a las es­pi­gas de los tri­gos so­lo po­día ver los cas­cos y los tron­cos. Me que­dé mi­ran­do el li­bro de anato­mía y lo gi­ré 90 gra­dos co­lo­can­do la co­lum­na ver­te­bral en ho­ri­zon­tal y me vino la idea de plan­tear las ca­de­nas mus­cu­la­res res­pi­ra­to­rias en po­si­ción cua­drú­pi­de. Es cu­rio­so có­mo en es­ta po­si­ción to­dos los ner­vios des­li­zan des­com­pri­mi­dos en ca­da uno de sus gi­ros, las ca­ri­llas ar­ti­cu­la­res se aco­mo­dan, la res­pi­ra­ción es ar­mó­ni­ca, e in­clu­so se re­gu­lan las pre­sio­nes ar­te­ria­les y se dre­na el cuer­po, asom­bro­so.

El ci­clis­mo co­lo­ca per­fec­ta­men­te las cua­tro os­ci­la­cio­nes in­cli­na­das des­de la ca­de­ra ha­cia la ca­be­za y nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad de sen­tir los tres pla­nos del es­pa­cio en el tiem­po, es de­cir, la gra­ve­dad (pier­nas: plano sa­gi­tal, bra­zos: plano trans­ver­sal y ca­be­za: plano fron­tal). La oscilación del cuer­po del ci­clis­ta en la moun­tain bi­ke de 29” ac­tual nun­ca me ha aca­ba­do de en­ca­jar en mis es­que­mas de des­equi­li­brio y com­pen­sa­cio­nes de la co­lum­na ver­te­bral os­ci­la­to­rias. A di­fe­ren­cia de las geo­me­trías de las bi­ci­cle­tas de ca­rre­te­ra don­de el ser­pen­teo del cuer­po, la am­pli­tud de los bra­zos y las iner­cias de la ca­be­za son am­plias, y per­mi­ten pro­gre­sar sin in­te­rrup­cio­nes en el es­pa­cio, en­cuen­tro en las bi­cis de mon­ta­ña de 29” ac­tua­les una fal­ta de sin­cro­ni­za­ción en la pe­ri­fe­ria de los an­te­bra­zos y de las ti­bias por fal­ta de am­pli­tud en el ple­gar y des­ple­gar del tron­co, im­pi­dien­do acer­car con fuer­za los co­dos y las ro­di­llas a la­do y la­do de la bi­ci­cle­ta. Se pro­du­ce un mo­men­to de in­te­rrup­ción en la iner­cia cra­neal que coin­ci­de con el pun­to muer­to de los pe­da­les y una ten­den­cia a se­pa­rar­se los co­dos so­bre un ma­ni­llar ca­da vez más an­cho y es­ta­ble (se acen­túa la in­cli­na­ción la­te­ral de la bi­ci­cle­ta, plano fron­tal, sin apor­tar un am­plio gi­ro, plano trans­ver­sal). Tam­po­co se ob­ser­va la oscilación na­tu­ral ni la ca­pa­ci­dad de po­der man­te­ner la fuer­za en los cam­bios sua­ves y pro­gre­si­vos en la tran­si­ción de sen­ta­do a de pie. Del mis­mo mo­do, lo que su­ce­de en los pies y en las ma­nos, se plas­ma tam­bién en la ca­de­ra y en el con­tac­to de los ís­quios so­bre el si­llín afec­tan­do a la par­te pe­ri­neal. Las res­pi­ra­cio­nes no son tan pro­fun­das y de for­ma iso­mé­tri­ca re­tie­nen la fun­ción del dia­frag­ma in­ci­dien­do en el au­men­to de las pre­sio­nes so­bre el sue­lo pél­vi­co. Con­cien­cia­do y preo­cu­pa­do no du­do en in­for­mar a mi her­mano Mi­quel, con el cual siem­pre ana­li­zo a los co­rre­do­res en las prue­bas de la Co­pa del Mun­do de moun­tain bi­ke, y le pi­do que me ex­pli­que por qué su­ce­de lo co­men­ta­do, ya que es­toy con­ven­ci­do de que es un pro­ble­ma de las geo­me­trías ac­tua­les. Ade­más me era im­po­si­ble en mi es­tu­dio de bio­me­cá­ni­ca sin­cro­ni­zar en los ci­clis­tas de mon­ta­ña las cua­tro os­ci­la­cio­nes.

Pa­ra lo­grar­lo le ex­pli­co a Mi­quel que prac­ti­que los ejer­ci­cios de oscilación al ca­mi­nar y que una vez in­te­gra­dos los in­ten­te en­la­zar sua­ve y pro­gre­si­va­men­te so­bre la bi­ci­cle­ta. Mi her­mano no pa­ra has­ta con­se­guir os­ci­lar al ca­mi­nar y ve­ri­fi­ca que le es im­po­si­ble lo­grar es­te efec­to so­bre las moun­tain bi­kes de 29” ac­tua­les. Mi­ran­do los ví­deos a cá­ma­ra len­ta le de­ta­llo dón­de se in­te­rrum­pe el mo­vi­mien­to na­tu­ral y có­mo ca­da ci­clis­ta lu­cha por man­te­ner el equi­li­brio mo­vien­do con fuer­tes pa­lan­cas iso­mé­tri­cas to­rá­ci­cas la bi­ci de la­do a la­do. Em­pe­za­mos a ver caí­das en sa­li­das a cur­vas e in­clu­so un au­men­to de las ro­tu­ras de cla­ví­cu­las por caí­das im­pre­vis­tas. En psi­co­mo­tri­ci­dad se es­tu­dia la reac­ti­va mo­to­ra en res­pues­ta a las vías sen­si­ti­vas que pro­vie­nen del ex­te­rior y es­te cam­po me per­mi­tió de­tec­tar que los co­rre­do­res de­po­si­ta­ban una con­fian­za muy ex­tre­ma so­bre un ma­ni­llar de­ma­sia­do es­ta­ble, fren­te a una sor­pren­den­te fal­ta de do­mi­nio so­bre el eje de­lan­te­ro de la bi­ci en res­pues­ta a cam­bios brus­cos pro­vo­ca­dos por el des­li­zar de las raí­ces, por cur­vas ce­rra­das o des­equi­li­brios ines­pe­ra­dos. Mi her­mano me res­pon­de a los po­cos días y me di­ce que to­do pro­vie­ne de la par­te de­lan­te­ra, me que­dé es­tu­pe­fac­to, y si­gue acla­ran­do que la ten­den­cia ac­tual de al­gu­nas mar­cas es ce­rrar un po­co más el án­gu­lo de la di­rec­ción, que con­si­de­ro co­rrec­to, pe­ro se si­guen uti­li­zan­do avan­ces de hor­qui­lla de­ma­sia­do pe­que­ños, y el “reach” o avan­ce de la hor­qui­lla con­ti­nua sien­do de­ma­sia­do gran­de. Ató­ni­to por lo que me ex­pli­ca­ba e in­quie­to por que­rer sa­ber más, em­pe­za­mos a real­men­te dis­fru­tar de lo que es la bio­me­cá­ni­ca del ci­clis­mo: Es una for­ma de in­ter­ac­tuar en­tre el cuer­po y la bi­ci­cle­ta y des­de el di­na­mis­mo os­ci­la­to­rio y la res­pi­ra­ción se en­la­za y se uni­fi­ca. El 1 de enero de 2020, des­pués de dos años des­de la pri­me­ra con­sul­ta, mi her­mano Mi­quel me pre­sen­ta la Full Ba­lan­ce Geo­metry y gra­cias a ella pu­di­mos vi­vir nue­vas sen­sa­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.