Ma­rio MOLA

Una de las gran­des es­pe­ran­zas del equi­po olím­pi­co es­pa­ñol es nues­tro tri­cam­peón del mun­do de triatlón. Pe­ro el sue­ño de Ma­rio Mola ten­drá que es­pe­rar a 2021 por cul­pa del co­ro­na­vi­rus. El sue­ño olím­pi­co pue­de es­pe­rar

Sportlife - - A SOLAS CON... - POR FRAN CHICO

P.- Por mu­cho tras­torno que su­pon­ga, to­dos los de­por­tis­tas ha­béis es­ta­do de acuer­do en re­tra­sar un año los Jue­gos de To­kio.

R.- La de­ci­sión ha si­do bien re­ci­bi­da por par­te de to­dos los de­por­tis­tas, te­nien­do en cuen­ta la in­cer­ti­dum­bre y la im­po­si­bi­li­dad que te­ne­mos ac­tual­men­te pa­ra en­tre­nar con nor­ma­li­dad. Era lo más sen­sa­to.

¿Có­mo es­tás viviendo el con­fi­na­mien­to?

Con in­cer­ti­dum­bre y desean­do que to­do vuel­va a arran­car. A ni­vel entrenamie­nto, no me lo he to­ma­do co­mo pa­ra ma­cha­car­me, ha­cer ro­di­llo co­mo si me fue­ra la vi­da en ello. Es­toy in­ten­tan­do no per­der la fuer­za; el tren in­fe­rior si­gues tra­ba­ján­do­lo pe­ro el su­pe­rior hay un dé­fi­cit por­que no ha­ces ni na­ta­ción ni las pa­las. He tra­ba­ja­do con las the­ra-bands, que to­ni­fi­can la mus­cu­la­tu­ra y re­fuer­zan la fle­xi­bi­li­dad pa­ra si­mu­lar la bra­za­da. Por lo de­más, gim­na­sia, ro­di­llo y des­de me­dia­dos de abril, que pu­de con­se­guir una cin­ta tam­bién he po­di­do co­rrer. Pe­ro to­do sin pre­sión, no tie­ne sen­ti­do tra­ba­jar pa­ra es­tar a to­pe cuan­do sien­do rea­lis­tas fal­tan me­ses pa­ra que po­da­mos com­pe­tir.

¿Có­mo fue­ron tus pri­me­ros pa­sos en el de­por­te?

Mis pa­dres que­rían que hi­cie­ra de­por­te, el que fue­ra. Yo ju­ga­ba a to­do, ping pong, vo­lei­bol, bád­min­ton y so­bre to­do iba a na­ta­ción 5 ó 6 ve­ces a la se­ma­na, aun­que nun­ca tu­ve fa­ci­li­dad ni con­di­cio­nes pa­ra ello. Con 14-15 años tu­ve que de­jar un po­co la na­ta­ción por unas mo­les­tias en el hom­bro y es­tu­ve ju­gan­do al fút­bol, más por com­par­tir­lo con los ami­gos que por pa­sión por el ba­lón. Y un día por me­dio del pre­pa­ra­dor fí­si­co que te­nía­mos en na­ta­ción fui­mos a Ibiza a ha­cer un acuatlón. Y allí em­pe­zó to­do. De la mano de Iván Muñoz, pu­de ini­ciar­me en el acuatlón y en la ca­rre­ra a pie. In­tro­du­ji­mos po­co a po­co la ca­rre­ra a pie y la bi­ci. In­ten­té du­ran­te bas­tan­tes años ir a un Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Na­ta­ción y nun­ca fui ca­paz. Y des­pués de unos me­ses co­rrien­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de ir a un Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Atle­tis­mo y de ha­cer­lo de ma­ne­ra de­cen­te. Y eso fue lo que me hi­zo re­to­mar la com­pe­ti­ción y se­guir mo­ti­va­do. Y des­de en­ton­ces es­toy li­ga­do al de­por­te, al triatlón, es­pe­cial­men

te des­de el año 2012, cuan­do nos uni­mos a un gru­po de entrenamie­nto in­ter­na­cio­nal, es­tan­do mu­cho tiem­po fue­ra de ca­sa y cien por cien con­cen­tra­dos en es­to, pe­ro no he­mos des­cui­da­do la for­ma­ción. Así que in­ten­tan­do apro­ve­char es­ta épo­ca que uno no sa­be cuán­to tiem­po va a po­der vi­vir de es­to.

¿Re­cuer­das tu pri­mer triatlón?

Sí. Fue en Pal­ma, don­de na­cí. Lo re­cuer­do por­que tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de com­par­tir sa­li­da con un triatle­ta olím­pi­co, Xa­vi Llo­bet. Re­cuer­do so­bre­vi­vir a la na­ta­ción, con el mar muy agi­ta­do, des­pués ir en un gru­pi­to en bi­ci... Al fi­nal, no éra­mos tan­tos por aquel en­ton­ces en el triatlón en Ma­llor­ca. To­dos ha­bía­mos en­tre­na­do jun­tos an­tes. Así que no lo sen­tí muy dis­tin­to a un entrenamie­nto. Sí re­cuer­do, des­pués, co­rrer a to­pe por las ca­lles de Pal­ma. Una ex­pe­rien­cia bo­ni­ta y que re­cuer­do con mu­cho ca­ri­ño. No re­cuer­do có­mo ter­mi­né, pe­ro re­cuer­do que aca­bé y me lo pa­sé bien.

¿Cuán­do te dis­te cuen­ta de que po­días ser pro­fe­sio­nal del triatlón?

En mi se­gun­do año de ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. Has­ta en­ton­ces los es­tu­dios eran lo im­por­tan­te. Ha­bía em­pe­za­do In­ge­nie­ría de Ca­mi­nos y era de­ma­sia­do pa­ra mí tra­tan­do de com­pa­gi­nar­lo con el triatlón por lo que me cam­bié a Obras Pú­bli­cas que era la di­plo­ma­tu­ra. Ese año ga­né el Mun­dial ju­nior de triatlón y me vi­ne a Ma­drid pa­ra en­tre­nar. Fue en­ton­ces cuan­do me pen­sé que si tra­ba­ja­ba du­ro po­día sa­lir ade­lan­te co­mo triatle­ta de eli­te. Y en­ton­ces em­pe­cé a es­tu­diar a dis­tan­cia Di­rec­ción de Ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas.

Y lle­gas a ser tri­cam­peón del mun­do... ¿Có­mo se sien­te uno al lle­gar a ser el me­jor y a re­pe­tir­lo en el tiem­po?

He te­ni­do la suer­te du­ran­te mi ca­rre­ra de es­tar ase­so­ra­do por gen­te que se ha ase­gu­ra­do de que es­tu­vie­se ha­cien­do en ca­da mo­men­to lo que te­nía que ha­cer. Al prin­ci­pio, dis­fru­tar del de­por­te y no pa­sar­me, no que­mar eta­pas, no ir de­ma­sia­do de­pri­sa. Y eso me ha per­mi­ti­do lle­var una pro­gre­sión. Tam­bién he te­ni­do la suer­te de coin­ci­dir du­ran­te mi ca­rre­ra con al­guien co­mo Ja­vier Gó­mez No­ya, que nos ha he­cho creer a to­dos que ha­cer co­sas ex­tra­or­di­na­rias era lo nor­mal. Y de eso nos he­mos con­ta­gia­do to­dos. Y eso tam­bién me ha he­cho en­ten­der que los re­sul­ta­dos van sa­lien­do, por­que lo he vis­to y he vi­vi­do con Ja­vi. Y es lo que aho­ra in­ten­tas emu­lar.

Si pu­die­ras 'ro­bar­le' al­gu­na cua­li­dad a Ja­vier Gó­mez No­ya, ¿cuál se­ría?

¡Qué no se que­da­ría uno de Ja­vi! De­por­ti­va­men­te, es un mons­truo, es un fue­ra de se­rie, tie­ne una ca­be­za pri­vi­le­gia­da. Ha si­do di­se­ña­do pa­ra un de­por­te de re­sis­ten­cia co­mo el nues­tro. Me que­do con cual­quie­ra de sus cua­li­da­des de­por­ti­vas y con su for­ta­le­za men­tal.

¿Aho­ra mis­mo fir­ma­rías una me­da­lla en los Jue­gos aun­que no fue­ra de oro?

An­tes de sa­lir, no. Hoy no fir­ma­ría una me­da­lla sin sa­ber de qué me­tal es, por­que ya es­ta­ría re­ga­lan­do la po­si­bi­li­dad de que fue­ra de oro. Pa­sa­da la ca­rre­ra, ¿es­ta­ría sa­tis­fe­cho con una me­da­lla in­de­pen­dien­te­men­te del me­tal? Sí. A día de hoy, ¿re­nun­cia­ría al oro por te­ner la pla­ta? No.

¿Có­mo es tu car­ga de entrenamie­nto en una se­ma­na “nor­mal”?

En ge­ne­ral, en­tre­na­mos en torno a las 25, 28, 30 ho­ras se­ma­na­les. Eso su­po­ne en­tre­nar to­dos los días de la se­ma­na. Por lo ge­ne­ral, tres se­sio­nes. Ha­bi­tual­men­te, na­ta­ción, bi­ci y ca­rre­ra. Pe­ro hay días en los que do­bla­mos al­gu­na dis­ci­pli­na: na­da­mos dos ve­ces o co­rre­mos dos ve­ces. Se tra­ta de ir acu­mu­lan­do se­sio­nes. No to­das las se­sio­nes las ha­ce­mos a to­pe, ni mu­cho me­nos. Ca­da día hay una se­sión prin­ci­pal y otras se­cun­da­rias. Pe­ro es un de­por­te, por su na­tu­ra­le­za, de mu­cha exi­gen­cia, de mu­cha de­di­ca­ción, vi­vir por y pa­ra el de­por­te du­ran­te las 24 ho­ras del día... los 7 días de la se­ma­na.

¿Al­gún cui­da­do es­pe­cial con la ali­men­ta­ción?

No. A la nu­tri­ción no le he pres­ta­do es­pe­cial aten­ción en el pa­sa­do. Cier­to que soy cons­cien­te de que es el car­bu­ran­te que uti­li­za­mos pa­ra com­pe­tir. En nues­tra mano es­tá ali­men­tar­nos lo me­jor po­si­ble pa­ra ren­dir bien. Pe­ro, más allá de eso, in­ten­to man­te­ner una die­ta equi­li­bra­da, co­mer de to­do, in­ge­rir la can­ti­dad ade­cua­da de pro­teí­na des­pués del entrenamie­nto, con el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar y po­der se­guir en­tre­nan­do. Ha­cer las co­sas lo más sim­ples po­si­ble pa­ra que sean re­pe­ti­bles y sea lle­va­de­ro.

Ya has di­cho que el IRON­MAN no te lla­ma la aten­ción pa­ra el fu­tu­ro. ¿Y la me­dia dis­tan­cia?

En la ac­tua­li­dad es­toy cen­tra­do en la dis­tan­cia cor­ta. No sé si en un fu­tu­ro más pró­xi­mo, a me­dio pla­zo dispu­taré al­gu­na ca­rre­ra de me­dia dis­tan­cia. Es cier­to que lo veo más ase­qui­ble, a día de hoy, que un IRON­MAN, con mu­cha di­fe­ren­cia. Pe­ro aho­ra es mi obli­ga­ción es­tar cen­tra­do en mi dis­tan­cia y no te­ner otras co­sas en la ca­be­za. Y ya ve­re­mos qué pa­sa en los pró­xi­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.