SAILGP, LA RE­VO­LU­CIÓN DE LA VELA

VE­LO­CI­DAD, TEC­NO­LO­GÍA, EMOCIÓN Y ADRENALINA… ES LA FÓR­MU­LA 1 DE LA VELA

Sportlife - - REPORTERO - POR MARTA GAR­CÍA FO­TOS: SAIL GP

Ima­gi­naos… los bar­cos más ve­lo­ces del pla­ne­ta, al­gu­nos de los puer­tos más icó­ni­cos del mun­do, cam­peo­nes olím­pi­cos que han he­cho -y ha­cen­his­to­ria en el mun­do de la vela… ¿A que Sport Li­fe no po­día per­der­se un even­to así?

¡Pues no lo hi­ci­mos, no nos lo per­di­mos! Nos fui­mos, li­te­ral­men­te, al otro la­do del mun­do, a Síd­ney, a vi­vir en di­rec­to el de­but del equi­po es­pa­ñol en el pri­mer Gran Pre­mio de la tem­po­ra­da de SailGP. Y os pre­gun­ta­reis… ¿qué tal? pues to­da­vía ten­go los pe­los co­mo es­car­pias, no os di­go más.

Son las nue­ve de la ma­ña­na en Síd­ney, aun­que mi cuer­po to­da­vía sien­te que son las 20 ho­ras de Ma­drid… ¡pe­ro del día an­te­rior! Me­nu­do lío… la ver­dad es que des­pués de 24 ho­ras de via­je en dos avio­nes en los que no pe­gué ojo, me pa­re­ce un sue­ño es­tar en Aus­tra­lia.

He lle­ga­do a es­ta ciu­dad con una mi­sión fas­ci­nan­te: asis­tir a una com­pe­ti­ción de SailGP, la fór­mu­la uno del mar, y con­tá­ros­la.

Se prac­ti­ca a bor­do de los ca­ta­ma­ra­nes F50, los ve­le­ros de com­pe­ti­ción más rá­pi­dos y so­fis­ti­ca­dos del mun­do. Es­tos mul­ti­cas­cos lle­gan a vo­lar, li­te­ral­men­te, por en­ci­ma del agua. ¿Có­mo? Gra­cias a unos apén­di­ces es­pe­cia­les que se lla­man “foils” (unas qui­llas cur­va­das) que mi­ni­mi­zan el ro­za­mien­to y les per­mi­ten su­pe­rar los 50 nu­dos de ve­lo­ci­dad, más de 90 ki­ló­me­tros por ho­ra. Ver­los en ac­ción te de­ja sin alien­to.

Un es­pec­tácu­lo úni­co crea­do en 2018 por Larry Elli­son -fun­da­dor de la com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca Ora­cle- y Sir Rus­sell Coutts, cin­co ve­ces cam­peón de la Co­pa Amé­ri­ca, que po­ne a prue­ba la ha­bi­li­dad y re­sis­ten­cia de los com­pe­ti­do­res.

Sie­te equi­pos de éli­te: Aus­tra­lia, Di­na­mar­ca, Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Ja­pón y por pri­me­ra vez Es­pa­ña, se jue­gan un mi­llón de dó­la­res al me­jor del cam­peo­na­to.

Aus­tra­lia, ga­na­dor en 2019, y Gran Bre­ta­ña par­ten co­mo los dos gran­des fa­vo­ri­tos, pe­ro Es­pa­ña ha de­ja­do cla­ro, tras unos ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos en los en­tre­na­mien­tos, que lle­ga con ga­nas de dar ba­ta­lla.

La emoción es­tá más que ase­gu­ra­da.

ES­PA­ÑA EN LA ÉLI­TE MUN­DIAL DE LA VELA

En un ferry lle­go has­ta Coc­ka­too Is­land, una pe­que­ña is­la de Síd­ney muy cer­ca­na al puer­to, don­de es­tá la se­lec­ción es­pa­ño­la de Sail GP ul­ti­man­do los de­ta­lles an­tes de la re­ga­ta.

Un equi­po tan jo­ven co­mo lleno de ga­nas. Al­gu­nos de es­tos re­ga­tis­tas ya han na­ve­ga­do jun­tos en el equi­po “Spa­nish Im­pul­se” de la Co­pa Amé­ri­ca Ju­ve­nil de 2017. Los olím­pi­cos Jor­di Xam­mar y Die­go Bo­tin, los cam­peo­nes del mun­do Flo­rian Trit­tel y Joel Ro­drí­guez y el cam­peón de Es­pa­ña Joan Car­do­na. Phil Ro­ber­tson, Mat­teu J. Bar­ber y Ia­go L. Ma­rra com­ple­tan el equi­po na­cio­nal, en el que rei­na el buen ro­llo y la ca­ma­ra­de­ría.

Son los más jó­ve­nes del cir­cui­to y, a bor­do de su F50, al que han bau­ti­za­do “Victoria”, se en­fren­tan a le­yen­das de la vela co­mo el bri­tá­ni­co Sir Ben Ains­lie, cua­tro ve­ces cam­peón olím­pi­co y el aus­tra­liano Tom Slingsby tam­bién me­da­lla de oro en los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres 2012.

“Es­tar aquí es un sue­ño”, di­ce Flo­rian Trit­tel, co-skip­per y wing trim­mer del equi­po es­pa­ñol. “Las re­ga­tas son muy ajus­ta­das, hay mu­cha adrenalina a bor­do, los F50 son tan es­pec­ta­cu­la­res co­mo exi­gen­tes. Los es­pec­ta­do­res dis­fru­tan mu­chí­si­mo. Hay que to­mar de­ci­sio­nes en cues­tión de se­gun­dos que pue­den de­fi­nir la ca­rre­ra”, aña­de mien­tras me en­se­ña el ca­ta­ma­rán es­pa­ñol.

Es im­pre­sio­nan­te ver­lo. 15 me­tros de es­lo­ra y ve­las rí­gi­das de 24 me­tros de al­tu­ra. Un co­lo­so do­ta­do de lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía e im­pul­sa­do por la na­tu­ra­le­za.

En Sail GP, to­dos los equi­pos dis­po­nen de la mis­ma tec­no­lo­gía, la úni­ca di­fe­ren­cia es­tá en las ca­pa­ci­da­des de la tri­pu­la­ción pa­ra na­ve­gar.

EMOCIÓN EN EL AGUA

La me­jor for­ma de dis­fru­tar de una com­pe­ti­ción de Sail GP es en el agua. Por eso las re­ga­tas se si­guen des­de bar­cos es­tra­té­gi­ca­men­te co­lo­ca­dos en el mis­mo pe­rí­me­tro del cam­po de re­ga­tas. Des­pués de em­ba­dur­nar­me de pro­tec­ción 50, ya es­toy a bor­do del bar­co de pren­sa, li­bre­ta en mano, pa­ra to­mar no­tas de la re­ga­ta y no per­der­me de­ta­lle.

En los ca­ta­ma­ra­nes hay ins­ta­la­das cá­ma­ras y mi­cró­fo­nos cu­ya in­for­ma­ción se te­le­vi­sa: así los es­pec­ta­do­res po­de­mos ver la ac­ción muy de cer­ca.

Una se­rie de sen­so­res trans­mi­ten ins­tan­tá­nea­men­te da­tos so­bre el ren­di­mien­to de ca­da em­bar­ca­ción. La di­vi­sión de tie­rra de ca­da uno de los equi­pos ana­li­za la te­le­me

tría pa­ra to­man de­ci­sio­nes al mo­men­to. Los es­pec­ta­do­res tam­bién te­ne­mos es­tos da­tos por lo que sa­be­mos có­mo va ca­da equi­po, con to­do lu­jo de de­ta­lles. “To­da es­ta in­for­ma­ción en tiem­po real ha­ce de SailGP uno de los even­tos con ma­yor tec­no­lo­gía e in­for­ma­ción re­trans­mi­ti­das has­ta la fe­cha”, me di­ce una de las or­ga­ni­za­do­ras del even­to.

Se da el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da. Em­pie­za la ac­ción.

ASÍ SE VI­VE UNA CA­RRE­RA DE SAIL GP

El vien­to so­pla fuer­te, con ra­chas de has­ta 22 nu­dos, en la bahía de Síd­ney. Es el pri­me­ro de los dos días de com­pe­ti­ción en tie­rras aus­tra­lia­nas y se es­pe­ra una jor­na­da rá­pi­da e in­ten­sa. To­do un desafío pa­ra los re­ga­tis­tas.

No pue­do en­con­trar una ono­ma­to­pe­ya que pue­da des­cri­bir el so­ni­do que es­tos ca­ta­ma­ra­nes ha­cen cuan­do vue­lan a ve­lo­ci­da­des de vér­ti­go. Es una es­pe­cie de sil­bi­do agu­do, ca­si me­tá­li­co, co­mo una me­lo­día. Ca­da equi­po po­ne en mar­cha su es­tra­te­gia pa­ra ser más rá­pi­do y lle­gar, an­tes que sus ri­va­les, a las ba­li­zas del cir­cui­to. Las re­ga­tas son tan ajus­ta­das, que uno de los desafíos es evi­tar las co­li­sio­nes, al­go que no pu­die­ron lo­grar el equi­po fran­cés y es­pa­ñol en la pri­me­ra jor­na­da. Un pe­que­ño ac­ci­den­te que de­jó al equi­po fran­cés fue­ra de jue­go pa­ra el res­to de la jor­na­da, y cos­tó nue­ve pun­tos de pe­na­li­za­ción al equi­po es­pa­ñol.

Gran Bre­ta­ña aca­bó la pri­me­ra jor­na­da co­mo lí­der de la cla­si­fi­ca­ción, po­si­ción que su­po man­te­ner el se­gun­do día de com­pe­ti­ción y se pro­cla­mó cam­peo­na del Gran Pre­mio de Aus­tra­lia. Es­pa­ña, tras un buen de­but, es cuar­ta en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral por de­trás de Aus­tra­lia y Ja­pón. De no ha­ber si­do por esos nue­ve va­lio­sos pun­tos de pe­na­li­za­ción, Es­pa­ña hu­bie­ra ter­mi­na­do en se­gun­da po­si­ción.

A pe­sar de to­do, el equi­po es­pa­ñol ha si­do la gran re­ve­la­ción en es­ta pri­me­ra prue­ba del cam­peo­na­to, de­mos­tran­do es­tar a un al­tí­si­mo ni­vel.

La pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus ha obli­ga­do a can­ce­lar va­rias prue­bas del cir­cui­to. To­da­vía no sa­be­mos cuán­do se po­drá ce­le­brar la pró­xi­ma prue­ba de SailGP es­ta tem­po­ra­da. Lo que sí sa­be­mos es que es­te cam­peo­na­to, SailGP, ha lle­ga­do pi­san­do fuer­te pa­ra re­vo­lu­cio­nar el mun­do de la vela y ha­cer­nos vi­vir fuer­tes emo­cio­nes en el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.