ACU­PRE­SIÓN

Sportlife - - FITNESS -

1. ¿Qué es?

La Acu­pre­sión es una téc­ni­ca mi­le­na­ria orien­tal, si­mi­lar a la Di­gi­to­pun­tu­ra o Shiat­su (ma­sa­je ja­po­nés en me­ri­dia­nos o pun­tos de Acu­pun­tu­ra con de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos, di­rec­ción y re­glas que aho­ra no nos ocu­pan) del cual pa­re­ce pro­ve­nir. Tra­ta de ob­te­ner el mis­mo re­sul­ta­do en el tra­ta­mien­to y pre­ven­ción de pa­to­lo­gías que la Acu­pun­tu­ra tra­di­cio­nal, ejer­cien­do pre­sión con los de­dos, pal­mas o co­dos en de­ter­mi­na­dos pun­tos del cuer­po en lu­gar de las agu­jas de Acu­pun­tu­ra. Es una téc­ni­ca fá­cil de rea­li­zar uno mis­mo con al­gu­nas di­rec­tri­ces que re­sol­ve­re­mos a con­ti­nua­ción.

2. Efec­ti­vi­dad de la Acu­pre­sión

La agu­ja de Acu­pun­tu­ra se in­ser­ta en de­ter­mi­na­dos pun­tos del cuer­po apro­xi­ma­da­men­te has­ta 3 cm de pro­fun­di­dad de­pen­dien­do del lu­gar de in­ser­ción (al me­nos en la téc­ni­ca que usa­mos en BGG ACU­PUN­TU­RA. Hay nu­me­ro­sas téc­ni­cas y no to­das fun­cio­nan igual, pe­ro es­te aho­ra no es nues­tro te­ma). Al in­ser­tar las agu­jas, ejer­ce­mos una po­ten­te es­ti­mu­la­ción en el sis­te­ma nervioso, que reac­cio­na “de­fen­dién­do­se” de es­ta “agre­sión”. Así, se des­en­ca­de­nan las di­fe­ren­tes fa­ses de in­fla­ma­ción. El pro­ce­so in­fla­ma­to­rio es una si­tua­ción anor­mal y que, por lo tan­to, el cuer­po tra­ta de re­du­cir li­be­ran­do me­dia­do­res an­ti­in­fla­ma­to­rios y anal­gé­si­cos en­dó­ge­nos: Las en­dor­fi­nas (en­ce­fa­li­nas, be­ta en­dor­fi­nas y di­nor­fi­nas). Ade­más, se pro­du­cen cam­bios vas­cu­la­res que se tra­du­cen en un au­men­to del flu­jo san­guí­neo en las zo­nas a tra­tar. En fin, que la Acu­pun­tu­ra tie­ne una ac­ción muy po­ten­te y fi­sio­ló­gi­ca en el or­ga­nis­mo. No es ma­gia, no es ener­gía; es fi­sio­lo­gía.

Con la Acu­pre­sión se pre­ten­de un efec­to si­mi­lar, pe­ro se pue­de uno ima­gi­nar des­pués de es­ta bre­ve ex­pli­ca­ción, que nun­ca se­rá tan po­ten­te. Evi­den­te: La es­ti­mu­la­ción al sis­te­ma nervioso no es tan fuer­te. Pe­ro sí po­de­mos con­se­guir un efec­to in­tere­san­te sin lle­gar a ser el mis­mo que con las agu­jas.

¿Có­mo? Con una fuer­te pre­sión en los pun­tos co­rrec­tos (en nues­tro ca­so en con­cre­to, pa­ra lo­grar esa re­la­ja­ción, bie­nes­tar, sue­ño y des­can­so).

3. ¿Có­mo se ha­ce?

Se tra­ta de ejer­cer una fuer­te pre­sión man­te­ni­da en los pun­tos que de­ta­lla­re­mos a con­ti­nua­ción a la vez que un pe­que­ño mo­vi­mien­to cir­cu­lar.

Tra­di­cio­nal­men­te en el Shiat­su se ha­cen ma­sa­jes con los pul­ga­res y en de­ter­mi­na­dos pun­tos, con los co­dos y pal­mas y re­quie­re un entrenamie­nto es­pe­cí­fi­co.

En nues­tro ca­so, lo va­mos a sim­pli­fi­car pa­ra que pue­da ser un automasaje o pre­sión lo más sen­ci­llo po­si­ble.

En los pun­tos de la ca­be­za uti­li­za­re­mos el 2º y 3º de­do.

En los pun­tos del res­to del cuer­po, po­de­mos usar el 1º de­do o pul­gar.

Pre­sio­na­re­mos es­tos pun­tos a la vez que rea­li­za­mos un su­til mo­vi­mien­to cir­cu­lar con fuer­za pro­gre­si­va de me­dia has­ta má­xi­ma pa­ra des­pués dis­mi­nuir esa fuer­za va­rias ve­ces con­se­cu­ti­vas, pe­ro siem­pre man­te­nien­do el con­tac­to con el pun­to, sin se­pa­rar el de­do de la piel. Po­de­mos ha­cer 3 re­pe­ti­cio­nes de 5 pre­sio­nes y des­pués man­te­ner la pre­sión má­xi­ma du­ran­te 10 se­gun­dos. Así, en ca­da pun­to.

En es­te ca­so, pue­des co­men­zar des­de la ca­be­za has­ta los to­bi­llos a ma­sa­jear, con­si­guien­do una re­la­ja­ción pro­gre­si­va siem­pre man­te­nien­do es­pe­cial aten­ción en nues­tra res­pi­ra­ción, que de­be ser pro­fun­da y len­ta.

4. Pun­tos pa­ra des­can­sar y re­la­jar la men­te. ¿Dón­de pre­siono?

YINTANG. Se si­túa en el en­tre­ce­jo, jus­to en el cen­tro.

Es un pun­to Ex­tra­or­di­na­rio pa­ra cal­mar el Shen (la men­te).

TAIYANG.

Se si­túa en las sie­nes, a am­bos la­dos de la ca­be­za.

Es un pun­to pa­ra cal­mar la men­te, ce­fa­leas, tin­ni­tus. En nues­tro ca­so, lo usa­mos por su pri­me­ra pro­pie­dad. Sue­le do­ler al pre­sio­nar, do­lor que va dis­mi­nu­yen­do pro­gre­si­va­men­te al con­ti­nuar con la pre­sión.

Hay va­rios pun­tos pa­ra con­se­guir es­te efec­to “Re­lax”, pe­ro es­tos son mis pre­fe­ri­dos:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.