El te­le­adic­to

SuperTele - - Si Te Lo Perdiste… -

Echo un vis­ta­zo a la se­ma­na te­le­vi­si­va y veo có­mo Sal­va­dos ba­ja a las al­can­ta­ri­llas de lo que su­ce­dió ha­ce un año en Ca­ta­lu­ña; Pa­blo Casado se re­tra­ta en El ob­je­ti­vo, y Car­men Al­borch pa­sea son­rien­te por el pa­seo ma­rí­ti­mo de su Va­len­cia. Gra­cias a los Gi­gan­tes de La 2 por ho­me­na­jear a una mu­jer úni­ca y por re­cor­dar­nos que la po­lí­ti­ca tam­bién pue­de ser lu­mi­no­sa. El mal ro­llo, la agre­si­vi­dad y la in­de­cen­cia son una op­ción, des­gra­cia­da­men­te ma­yo­ri­ta­ria y ja­lea­da a ni­vel me­diá­ti­co, pe­ro hay al­ter­na­ti­va. Hay otra mi­ra­da. Oja­lá nos acor­de­mos al sa­lir del ta­na­to­rio. Ha­blan­do de per­so­na­jes que­ri­dos, veo con cu­rio­si­dad la for­ma en que la au­dien­cia de Cuén­ta­me se im­pli­ca a ni­vel per­so­nal, di­ría que fa­mi­liar, con la despedida ca­pí­tu­lo a ca­pí­tu­lo, y se­cuen­cia a se­cuen­cia, de Car­los Al­cán­ta­ra. Per­ci­bo te­mor a que la tra­ma de su caí­da en las dro­gas en­tur­bie la tra­yec­to­ria de al­guien al que han vis­to cre­cer, pe­ro que na­die se preo­cu­pe: es­tos co­le­ta­zos psi­co­tró­pi­cos me pa­re­cen más bien un re­ga­lo in­ter­pre­ta­ti­vo a Ri­car­do Gó­mez, co­mo un bo­nus track que le es­tá per­mi­tien­do ma­du­rar y lu­cir su po­ten­cial co­mo ac­tor, pa­ra que ter­mi­ne de rom­per el hue­vo a lo gran­de an­tes de sal­tar del ni­do. En reali­dad ese pro­ce­so se es­tá vi­vien­do en es­té­reo, por­que el po­lli­to ya agi­ta su nue­vo plu­ma­je en Vi­vir sin per­mi­so, en Te­le­cin­co. Más allá de que sea un pa­pe­lón o no, lo va­lio­so, ca­si mi­la­gro­so, es que des­de la pri­me­ra es­ce­na se di­fu­mi­nan las re­fe­ren­cias con el pro­ta­go­nis­ta de la se­rie de La 1. No hay Car­li­tos por nin­gu­na par­te, y eso so­lo sig­ni­fi­ca una co­sa: que lo que hay aho­ra es un ac­tor de ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.