Des­cu­brir El Hie­rro, la is­la in­te­rior

Es­te pe­que­ño pa­raí­so ca­na­rio de pai­sa­jes vol­cá­ni­cos, fron­do­sos bos­ques y ca­las de agua cris­ta­li­na nos in­vi­ta a la úl­ti­ma es­ca­pa­da del frío.

SuperTele - - Contents -

El Hie­rro, la más pe­que­ña y oc­ci­den­tal de las is­las Ca­na­rias, de­cla­ra­da Re­ser­va de la Bios­fe­ra, es un des­tino per­fec­to pa­ra dis­fru­tar del buen tiem­po en los me­ses de oto­ño.

Con una abrup­ta cos­ta que di­bu­jan al­tí­si­mos acan­ti­la­dos, co­mo el de Pun­ta Gran­de, con el ho­tel más pe­que­ño del mun­do, y la Fu­ga de Go­rre­ta, y con po­cas pla­yas, so­lo ca­las de ne­gra pie­dra vol­cá­ni­ca, es­tá con­si­de­ra­da co­mo una is­la in­te­rior con pai­sa­jes úni­cos.

Al­gu­nos de ellos son el enig­má­ti­co La­jial de La Res­tin­ga, un pa­raí­so pa­ra el sub­ma­ri­nis­mo; los ris­cos de Ti­ba­ta­je, en la lo­ca­li­dad de Fron­te­ra, don­de ha­bi­ta el la­gar­to gi­gan­te, una es­pe­cie au­tóc­to­na de unos 60 cm, y la Dehe­sa, un bos­que de sa­bi­nas cen­te­na­rias, de for­mas im­po­si­bles tra­za­das por los vien­tos ali­sios, que ro­dea la er­mi­ta de la Vir­gen de los Re­yes, don­de ca­da cua­tro años lle­gan los he­rre­ros en ro­me­ría con la ima­gen de la pa­tro­na.

El fin del mun­do

De aquí par­te un sen­de­ro ha­cia el fa­ro de Or­chi­lla, en el ex­tre­mo más oc­ci­den­tal de la is­la. Se con­si­de­ra­ba el fin del mun­do has­ta el des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca y lu­gar por don­de pa­sa­ba el meridiano ce­ro, se­gún el as­tró­no­mo Clau­dio Pto­lomeo en el siglo II, has­ta que en 1885 los in­gle­ses lo tras­la­da­ron a Green­wich.

Val­ver­de es su ca­pi­tal, si­tua­da en una la­de­ra a 700 m, la úni­ca in­te­rior del ar­chi­pié­la­go con sus ca­si­tas co­lo­nia­les en em­pi­na­das ca­lles y la des­ta­ca­da igle­sia de San­ta Ma­ría de la Con­cep­ción. En­tre es­ta ciu­dad y Fron­te­ra – con La Ma­ce­ta, una char­ca de gran­des di­men­sio­nes, el lu­gar pre­fe­ri­do de los ve­ci­nos pa­ra el ba­ño jun­to al Char­co Azul–, es­tá Mal­pa­so, la ci­ma de la is­la, a 1.501 m.

Otros te­so­ros de la is­la son el bal­nea­rio de Po­zo de la Sa­lud; el Ro­que de la Bo­nan­za; el Po­zo de las Cal­co­sas, un pue­blo pes­que­ro des­ha­bi­ta­do que con­ser­va su es­ta­do ori­gi­nal con ca­sas de pie­dra se­ca y te­ja­dos de pa­ja; el par­que na­tu­ral de El Ju­lán, don­de se pue­de vi­si­tar un ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co, y el Ár­bol Ga­roé, con­si­de­ra­do sa­gra­do por los bim­ba­ches –ha­bi­tan­tes de la is­la has­ta la co­lo­ni­za­ción de Jean IV de Bét­hen­court–, ya que sus ho­jas re­co­gían el agua de la llu­via, abas­te­cién­do­les. El ori­gi­nal fue des­trui­do en 1604 por una tor­men­ta, sien­do sus­ti­tui­do por otro en 1949.

Dis­po­ne ade­más de mi­ra­do­res pa­ra ob­ser­var to­do el pai­sa­je vol­cá­ni­co, co­mo el de las pla­yas, con el Pa­ra­dor Na­cio­nal, el de Bas­cos, y el de la Pe­ña, el más po­pu­lar, obra del lan­za­ro­te­ño Cé­sar Man­ri­que que siem­pre man­tu­vo sus raí­ces en su obra.

MI­RA­DOR DE LA PE­ÑASA­BI­NACHAR­CO AZUL El fa­ro deOr­chi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.