Psi­co. Vol­ver a la ru­ti­na con ilu­sión

El re­torno a ca­sa (y a la ru­ti­na) tam­bién su­po­ne una opor­tu­ni­dad pa­ra cam­biar de ac­ti­tud y cum­plir sue­ños. Si quie­res con­se­guir­lo, no te pier­das es­tos con­se­jos.

SuperTele - - Contents -

Re­gre­sa­mos de las va­ca­cio­nes y pa­re­ce que se nos cae el mun­do en­ci­ma so­lo de pen­sar en las obli­ga­cio­nes: re­cor­da­mos el tra­ba­jo acu­mu­la­do, el ini­cio de cur­so, las co­mi­das y com­pras por ha­cer... Pe­ro exis­te una for­ma de ha­cer más lle­va­de­ra la vuel­ta y es­tá al al­can­ce de tu mano.

La vi­da es un cú­mu­lo de elec­cio­nes y de­ci­dir vi­vir­la con ilu­sión es una ga­ran­tía pa­ra ser un po­co más fe­li­ces. “La ilu­sión es la ca­pa­ci

dad de ima­gi­nar un pro­yec­to per­so­nal en to­da su com­ple­ji­dad y con­ver­tir­lo en reali­dad”, ex­pli­ca Le­ci­na Fer­nán­dez, crea­do­ra y di­rec­to­ra de Lab. Ilu­sion.

Es­te pro­ce­so tie­ne in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios: “Nos apor­ta emo­cio­nes pre­sen­tes po­si­ti­vas y pen­sa­mien­tos que nos acom­pa­ñan ha­cia el fu­tu­ro y nos ani­man a la ac­ción”, aña­de la psi­có­lo­ga. El re­sul­ta­do: sa­ca­mos nues­tra me­jor ver­sión. Tam­bién, nos ayu­da a vi­vir lo que en psi­co­lo­gía se lla­ma una “an­ti­ci­pa­ción po­si­ti­va”. Es­ta an­te­la­ción per­mi­te a la per­so­na pre­pa­ra­se pa­ra lo que es­tá por ve­nir y pla­ni­fi­car la ac­ción desea­da con bue­na ac­ti­tud.

Cam­bia el ‘chip’

Por lo tan­to, el re­gre­so a la ru­ti­na dia­ria me­jo­ra­rá si sus­ti­tui­mos los la­men­tos y pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos por al­gu­nas pre­gun­tas: ¿qué me gus­ta­ría ha­cer el pró­xi­mo mes? ¿Qué me ape­te­ce ex­pe­ri­men­tar? O bien, ¿qué de­seo cam­biar? Otro ejer­ci­cio que po­de­mos po­ner en prác­ti­ca con­sis­te en “ex­plo­rar re­cuer­dos ilu­sio­nan­tes”, ana­li­zan­do có­mo nos sen­ti­mos y có­mo po­de­mos vol­ver a ello.

Se­gún el úl­ti­mo Ba­ró­me­tro Co­fi­dis de la Ilu­sión, pu­bli­ca­do a fi­na­les de 2016, los pro­yec­tos que más ilu­sio­na­ban a los es­pa­ño­les eran: via­jar, ha­cer de­por­te, cui­dar la ali­men­ta­ción y te­ner más tiem­po pa­ra dis­fru­tar con sus se­res que­ri­dos. Co­mo cu­rio­si­dad, el te­ma de los via­jes se co­ro­na­ba co­mo lí­der des­de ha­cía un lus­tro.

Sin em­bar­go, pa­ra ha­cer­lo po­si­ble es ne­ce­sa­rio “un es­fuer­zo pre­vio y du­ran­te el ca­mino”, tan­to pa­ra dis­fru­tar­las co­mo pa­ra lle­var­las a buen puer­to. Si nos plan­tea­mos las va­ca­cio­nes, ¿por qué no pla­near los me­ses si­guien­tes? Por eso Fer­nán­dez re­co­mien­da: “Vol­ver te­nien­do una ilu­sión con­cre­ta que po­da­mos em­pe­zar a cons­truir y con­ver­tir en reali­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.