Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - CONTENTS - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ga­briel Gar­cía Már­quez, el gran ge­nio del rea­lis­mo má­gi­co, vi­vió en Bar­ce­lo­na en­tre 1976 y 1975, cuan­do la Ciu­dad Con­dal era la pun­ta de lan­za de la mo­der­ni­dad en España, el puen­te ha­cia Eu­ro­pa. El es­cri­tor vi­vió en el ba­rrio de Sa­rriá, dis­tri­to en el que en las elec­cio­nes del 21-D ga­nó Ciu­da­da­nos, con un 29,78% de los vo­tos, so­lo con unas dé­ci­mas de ven­ta­ja so­bre Junts per Ca­ta­lun­ya, que ob­tu­vo un 29,41%, con ERC en ter­cer lu­gar, que lo­gró el 12,82%. Gar­cía Már­quez no es­cri­bió de Ca­ta­lu­ña, pe­ro en sus le­gen­da­rios Cien años de so­le­dad sí hay un per­so­na­je ca­ta­lán. Qui­zá por eso, el au­tor co­lom­biano con­si­de­ra­ba an­tes de vi­vir allí que “Bar­ce­lo­na era un re­cuer­do mí­ti­co”. Fran­cesc Cam­bó, ha­ce 110 años, afir­ma­ba en un dis­cur­so en el Con­gre­so de los Dipu­tados, el 8 de no­viem­bre de 1907, que “el se­pa­ra­tis­mo de los pue­blos es co­mo el sui­ci­dio en los in­di­vi­duos: es un ac­to de de­ses­pe­ra­ción, ca­si de irres­pon­sa­bi­li­dad”. Años des­pués, en su li­bro Per la con­còr­dia ad­ver­tía de que el “se­pa­ra­tis­mo es una em­pre­sa im­po­si­ble de lo­grar e im­po­si­ble de man­te­ner aun­que se lo­gra­se”. Jau­me Vi­cens Vi­ves (1910-1960), el gran his­to­ria­dor ca­ta­lán, en su aho­ra más ci­ta­da que leí­da No­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (1954) tam­bién aler­ta­ba de las ten­den­cias sui­ci­das de los ca­ta­la­nes. Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes del 21-D, ana­li­za­dos con más so­sie­go y dis­tan­cia que en la no­che elec­to­ral abo­nan pa­ra

Los éxi­tos de arri­ma­das y Puig­de­mont tie­nen sor­di­na, por­que nin­guno al­can­za­rá sus ver­da­de­ros ob­je­ti­vos y la in­cer­ti­dum­bre se en­quis­ta en Ca­ta­lu­ña

mu­chos la te­sis del au­to­sui­ci­dio po­lí­ti­co, no tan­to por la pu­jan­za del in­de­pen­den­tis­mo co­mo por la di­vi­sión de una so­cie­dad en blo­ques aho­ra irre­con­ci­lia­bles, en un es­ce­na­rio po­lí­ti­co ca­si in­go­ber­na­ble o, co­mo otras ve­ces, con alian­zas con­tra­na­tu­ra po­lí­ti­ca.

Inés Arri­ma­das (Ciu­da­da­nos) y Car­les Puig­de­mont (Junts per Ca­ta­lun­ya) ce­le­bra­ron, con mo­ti­vos y vo­tos, sus res­pec­ti­vos éxi­tos en las ur­nas del 21-D. To­dos los de­más can­di­da­tos y par­ti­dos per­die­ron, des­de Oriol Jun­que­ras (ERC) has­ta Xa­vier

Gar­cía Al­biol, pro­ta­go­nis­ta de un his­tó­ri­co ba­ta­ca­zo elec­to­ral, mien­tras los de­más, Mi­quel Ice­ta (PSC), Do­mè­nech-Co­lauI­gle­sias (Ca­ta­lun­ya en Co­mù-Po­dem) y Car­les Rie­ra (CUP), in­ten­tan po­ner bue­na ca­ra al mal tiem­po, aun­que la pro­ce­sión va por den­tro y lo ha­rá du­ran­te mu­cho tiem­po. Los éxi­tos de Arri­ma­das y Puig­de­mont, que son es­pec­ta­cu­la­res des­de sus res­pec­ti­vas óp­ti­cas, tie­nen sor­di­na o su par­te de vic­to­ria amar­ga. La lí­der de Ciu­da­da­nos ha lo­gra­do al­go his­tó­ri­co. Por pri­me­ra vez un par­ti­do no na­cio­na­lis­ta, sino abier­ta­men­te unio­nis­ta y que pre­su­me de ja­co­bi­nis­mo sin com­ple­jos, ha ga­na­do las elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña en vo­tos y en es­ca­ños. Es, sin em­bar­go, un triun­fo es­té­ril, que in­su­fla ánimos y ali­men­ta es­pe­ran­zas de fu­tu­ro en to­da España, na­da más ni na­da me­nos. Arri­ma­das es la his­to­ria del na­ci­mien­to y con­so­li­da­ción de una lí­der po­lí­ti­ca, que in­clu­so ten­dría re­co­rri­do más allá de Ca­ta­lu­ña si no es­tu­vie­ra allí Al­bert Ri­ve­ra, el hom­bre que alum­bró ini­cial­men­te el mi­la­gro. Ciu­da­da­nos sí, ha he­cho his­to­ria y ga­nó, pe­ro ahí se que­da con su vic­to­ria.

Puig­de­mont ce­le­bró su se­gun­do pues­to co­mo una vic­to­ria per­so­nal y lo es. Su ale­gría ocul­ta que su tra­yec­to­ria ha si­do la que ha per­mi­ti­do el sor­pas­so de Ciu­da­da­nos, to­do un bal­dón pa­ra el na­cio­na­lis­mo-in­de­pen­den­tis­mo más pa­ta ne­gra. Por otra par­te, su con­di­ción de pró­fu­go de la Jus­ti­cia en­som­bre­ce su éxi­to, por­que no po­drá go­ber­nar. Quie­re pac­tar con el Es­ta­do es­pa­ñol que le li­bre de los car­gos ju­di­cia­les, pe­ro des­de Bru­se­las, el co­ra­zón de Eu­ro­pa, olvida la sa­cro­san­ta re­gla de­mo­crá­ti­ca de la se­pa­ra­ción de po­de­res. Jus­to en vís­pe­ras del 21-D, la Unión Eu­ro­pea ini­ció el pro­ce­di­mien­to pa­ra re­ti­rar el vo­to a Po­lo­nia pre­ci­sa­men­te por no res­pe­tar esa se­pa­ra­ción de po­de­res.

Oriol Jun­que­ras, mien­tras tan­to, en la cár­cel de Es­tre­me­ra, co­mo el per­so­na­je de Gar­cía Már­quez, se acor­dó de aquel 26 de oc­tu­bre, cuan­do im­pi­dió que Puig­de­mont con­vo­ca­ra unas elec­cio­nes que, en­ton­ces sí, ERC te­nía ga­na­das. Su tren pa­ra pre­si­dir la Ge­ne­ra­li­tat, con in­de­pen­den­cia o sin in­de­pen­den­cia, pa­só de lar­go pa­ra él de­fi­ni­ti­va­men­te, co­mo tam­bién pa­ra Mar­ta Ro­vi­ra, de­fen­so­ra de una vic­to­ria de la Re­pú­bli­ca el 21-D, que no de­ja de ser una de­cla­ra­ción en ca­lien­te. ERC fra­ca­só el 21-D y Ga­briel Ru­fián qui­zá tam­bién se arre­pien­ta de aquel tuit en el que til­dó de Judas a Puig­de­mont y que tan­to in­flu­yó en el ex Pre­si­dent.

Ice­ta as­pi­ra­ba a ca­si to­do y se que­dó en ca­si na­da. La alian­za con los ex de Jo­sep Antoni Du­ran i

Llei­da, con Es­pa­da­ler a la ca­be­za, ha vuel­to a de­mos­trar que Unió, co­mo tan­tas ve­ces de­cía Jor­di

Pu­jol, ca­re­ce de cual­quier fue­lle elec­to­ral y to­da­vía más si, co­mo aho­ra, los de­mo­cris­tia­nos se ali­nean jun­to al so­cia­lis­mo, por muy ca­ta­la­nis­ta que sea. Los

co­mu­nes en­ca­be­za­dos por Do­mè­nech, que ya se ve pre­si­den­te del Par­la­ment a pe­sar de su im­por­tan­te tras­piés, pue­den sus­ti­tuir a la CUP –que que­da­ría en com­par­sa– a la ho­ra de fa­ci­li­tar un Go­bierno in­de­pen­den­tis­ta que sea me­nos in­de­pen­den­tis­ta, otro su­do­ku im­po­si­ble que po­drá vol­ver a pa­sar fac­tu­ra a Ada Co­lau y Pa­blo Igle­sias, lo acep­ten o no.

Ver­da­des y men­ti­ras pa­ra des­pués de unas elec­cio­nes tras las que vuel­ven a re­so­nar otras pa­la­bras de Cam­bó ca­si cen­te­na­rias: “Ca­ta­lu­ña, con­tra lo que mu­chos creen, es un pue­blo mor­bo­sa­men­te sen­ti­men­tal”, qui­zá atra­pa­do en un rea­lis­mo má­gi­co que le con­de­na a re­pe­tir una y mil ve­ces su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.