21-D: Ca­ta­lu­ña, di­vi­di­da

Tiempo - - CONTENTS - por An­to­nio Fer­nán­dez

Por pri­me­ra vez des­de el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia, un par­ti­do no na­cio­na­lis­ta ga­nó las elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña con una ma­yo­ría de es­ca­ños y vo­tos. Ciu­da­da­nos, una for­ma­ción jo­ven, que ape­nas ha­ce una dé­ca­da era ca­si mar­gi­nal, se hi­zo con la vic­to­ria en las elec­cio­nes más atí­pi­cas que han te­ni­do lu­gar en es­ta co­mu­ni­dad. La lí­der del par­ti­do na­ran­ja, Inés Arri­ma­das, se lle­vó más de 1.100.000 vo­tos y 37 es­ca­ños, pe­ro quien can­ta vic­to­ria es el expresidente de la Ge­ne­ra­li­tat hui­do en Bél­gi­ca, Car­les Puig­de­mont, que par­tía con to­dos los pro­nós­ti­cos en con­tra pe­ro que aca­bó se­gun­do, con 940.000 su­fra­gios y 34 dipu­tados, se­gui­do muy de cer­ca por ERC, con 929.000 vo­tos y 32 re­pre­sen­tan­tes.

Es­tas han si­do unas elec­cio­nes úni­cas. Ex­tra­ñas y úni­cas. El vo­to útil cons­ti­tu­cio­na­lis­ta hun­dió al PP, que aca­bó per­dien­do ocho es­ca­ños y gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio. Quien se be­ne­fi­ció fue Ciu­da­da­nos, que ara­ñó al mis­mo tiem­po mu­cho vo­to en el cin­tu­rón ro­jo y las­tró el cre­ci­mien­to del PSC de Mi­quel Ice­ta. Y el vo­to útil in­de­pen­den­tis­ta de­rro­tó a ERC, que par­tía co­mo fa­vo­ri­ta, a fa­vor de Puig­de­mont. Ade­más, dos de las prin­ci­pa­les fuer­zas que con­cu­rrían no con­ta­ban con sus ca­be­zas de lis­ta: uno (Puig­de­mont) se en­cuen­tra hui­do en Bél­gi­ca y su se­gun­do, Jor­di Sánchez, expresidente de la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC), en la cár­cel. El otro par­ti­do, ERC, tie­ne a su lí­der, Oriol Jun­que­ras, tam­bién en la cár­cel y a su se­gun­da, Mar­ta Ro­vi­ra, nú­me­ro dos de la can­di­da­tu­ra, a pun­to de ser impu­tada en el su­ma­rio so­bre el 1-O.

“El Es­tA­do Es­pA­ñol hA si­do dE­rro­tA­do”

Cu­rio­sa­men­te, los in­de­pen­den­tis­tas lle­van se­ma­nas ad­vir­tien­do que es­tas eran unas elec­cio­nes ile­gí­ti­mas, pe­ro tras co­no­cer los re­sul­ta­dos se con­si­de­ran le­gi­ti­ma­dos, qui­zá por­que les son fa­vo­ra­bles. Puig­de­mont ad­vir­tió des­de Bru­se­las que “la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na ha ga­na­do a la mo­nar­quía del 155. Que lo en­tien­dan bien, que to­men no­ta. El Es­ta­do es­pa­ñol ha si­do de­rro­ta­do”. La re­pu­bli­ca­na Mar­ta Ro­vi­ra tam­bién se pro­nun­ció en tér­mi­nos idén­ti­cos: “La Re­pú­bli­ca ha ga­na­do al ar­tícu­lo 155. El in­de­pen­den­tis­mo ha vuel­to a ga­nar las elec­cio­nes y las ha per­di­do Ra­joy. Las plan­teó co­mo un ple­bis­ci­to y ha ga­na­do la Re­pú­bli­ca”. Su com­pa­ñe­ra de par­ti­do y ex­por­ta­voz, An­na Si­mó, fue in­clu­so más du­ra: “El in­de­pen­den­tis­mo se ha con­so­li­da­do con una mano ata­da a la es­pal­da y con jue­go po­co lim­pio del Go­bierno es­pa­ñol por apli­car el 155”. In­clu­so el por­ta­voz de la ANC, Agus­tí Al­co­be­rro, se pro­nun­ció de ma­ne­ra similar: “Los re­sul­ta­dos re­vo­can el ar­tícu­lo 155 y ra­ti­fi­can la Re­pú­bli­ca que se vo­tó en el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre”.

La se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Es­que­rra ad­mi­tió que su for­ma­ción es­pe­ra­ba que­dar co­mo pri­me­ra fuer­za, pe­ro an­te los re­sul­ta­dos ob­je­ti­vos, el par­ti­do re­pu­bli­cano “tra­ba­ja­rá co­mo ha he­cho siem­pre, a fa­vor del man­da­to de­mo­crá­ti­co de los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña”. Ello im­pli­ca que Puig­de­mont tie­ne ga­ran­ti­za­do el apo­yo de ERC a su in­ves­ti­du­ra, por­que no hay du­da de que el ex­con­ver­gen­te le ga­nó el pul­so al re­pu­bli­cano Oriol Jun­que­ras, que era el fa­vo­ri­to de los son­deos y que so­lo pu­do ara­ñar un ter­cer pues­to, a pe­sar de po­ner en va­lor su pri­sión pre­ven­ti­va y pre­sen­tar­se co­mo la ver­da­de­ra víc­ti­ma de la aco­me­ti­da del Es­ta­do es­pa­ñol. Con es­te re­sul­ta­do elec­to­ral, pues, Puig­de­mont as­pi­ra a go­ber­nar de nue­vo. Pe­ro ha de te­jer una red de com­pli­ci­da­des con otras fuer­zas, ya que en­tre Junts per Ca­ta­lun­ya (JxCat) y ERC su­man so­lo 66 es­ca­ños y la ma­yo­ría ab­so­lu­ta es­tá si­tua­da en los 68 dipu­tados.

De mo­men­to, que­da prác­ti­ca­men­te des­car­ta­do un Go­bierno pre­si­di­do por Inés Arri­ma­das. Los 17 es­ca­ños del so­cia­lis­ta Mi­quel Ice­ta y los tres del po­pu­lar Xa­vier Gar­cía Al­biol no le lle­gan pa­ra ocu­par el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat, a pe­sar de que en­tre los tres su­men cin­co dipu­tados más que en la an­te-

rior le­gis­la­tu­ra. La gran pa­ra­do­ja es que Inés Arri­ma­das, que ha si­do la ven­ce­do­ra en las elec­cio­nes, no po­drá go­ber­nar nun­ca. Si el blo­que in­de­pen­den­tis­ta vo­ta en su con­tra, es im­po­si­ble que pue­da ser in­ves­ti­da, por­que a los 66 es­ca­ños de JxCat y ERC hay que aña­dir cua­tro dipu­tados más de la CUP. La arit­mé­ti­ca, pues, vuel­ve a di­vi­dir a la so­cie­dad ca­ta­la­na y las dos Ca­ta­lu­ñas re­apa­re­cen tras el re­cuen­to elec­to­ral: el blo­que in­de­pen­den­tis­ta (JxCat, ERC y la CUP) aca­pa­ra 2.063.000 su­fra­gios, el 48,25% del to­tal, y 70 es­ca­ños; el res­to de fuer­zas (Ciu­da­da­nos, PSC, Ca­ta­lun­ya En Co­mú-Po­dem y PP) lle­ga a 2.212.000 vo­tos y el 51,75% del cen­so, pe­ro so­lo tie­ne 65 es­ca­ños. En la an­te­rior le­gis­la­tu­ra, el blo­que se­ce­sio­nis­ta te­nía 72 y el blo­que cons­ti­tu­cio­na­lis­ta lle­ga­ba a los 63. Las po­si­cio­nes, pues, han cam­bia­do muy po­co, aun­que la lec­tu­ra que se ha­ce es muy di­fe­ren­te, por­que por pri­me­ra vez un par­ti­do no na­cio­na­lis­ta ga­na unos co­mi­cios au­to­nó­mi­cos.

An­te la con­ti­nui­dad de los blo­ques y la com­po­si­ción del nue­vo Par­la­men­to, so­lo que­da la po­si­bi­li­dad de un Go­bierno pre­si­di­do por Car­les Puig­de­mont, que en­ca­be­za la lis­ta más vo­ta­da del blo­que se­ce­sio­nis­ta. No le va a ser fá­cil, por­que

Inés Arri­ma­das, tras co­no­cer su vic­to­ria. fo­to: ERIC GAILLARD/ REutERS

fuen­te: Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya. * En por­cen­ta­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.