En­tre­vis­ta con Eva Gra­na­dos

La por­Ta­voz deL gru­po so­cia­Lis­Ta en eL par­la­ment y nú­me­ro dos del PSC cree que Ca­ta­lu­ña ha op­ta­do por la ra­bia fren­te a la re­con­ci­lia­ción. Los so­cia­lis­tas se­gui­rán de­fen­dien­do la ter­ce­ra vía.

Tiempo - - CONTENTS - por Luis cal­vo lcal­[email protected]­po­ze­ta.es

Eva Gra­na­dos no ocul­ta la de­cep­ción por unos re­sul­ta­dos que se ale­jan mu­cho de lo que es­pe­ra­ba su par­ti­do. A ella le ha to­ca­do li­diar de pri­me­ra mano con los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas du­ran­te la úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra. Aho­ra se pre­pa­ra pa­ra un Par­la­men­to in­go­ber­na­ble don­de los dos blo­ques en­fren­ta­dos pa­re­cen des­pla­zar cual­quier so­lu­ción in­ter­me­dia.

¿Qué ha fa­lla­do en cam­pa­ña del PSC?

Pen­sá­ba­mos que el con­jun­to de la ciu­da­da­nía es­ta­ba en una fa­se más cons­truc­ti­va, de re­con­ci­lia­ción. No­so­tros hi­ci­mos una cam­pa­ña muy en po­si­ti­vo, in­ten­tan­do pa­sar pan­ta­lla del cho­que. Y el re­sul­ta­do es que hay con­tra­cho­que.

¿Es­tos re­sul­ta­dos en­tie­rran de­fi­ni­ti­va­men­te la ter­ce­ra vía?

No, pa­ra na­da. Tie­ne más sen­ti­do que nun­ca. Aho­ra lo que te­ne­mos son dos fren­tes ar­ma­dos, con po­cas ga­nas de ne­go­ciar y ne­gán­do­se el uno al otro. Lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra sa­lir de es­te con­flic­to es pre­ci­sa­men­te el reco­noci­mien­to de las par­tes, ha­llar un mí­ni­mo co­mún de­no­mi­na­dor. Mi­quel [Ice­ta] pe­día una re­for­ma de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, Arri­ma­das la ne­ga­ba y Puig­de­mont no ha que­ri­do ni sen­tar­se a ne­go­ciar­la a pe­sar de que es una vía que es­ta­ba abier­ta. Pa­re­ce que va­mos a te­ner que ha­cer po­lí­ti­ca con un Par­la­men­to com­ple­ta­men­te frag­men­ta­do, pe­ro pa­ra no­so­tros si­gue te­nien­do ple­na vi­gen­cia lo que he­mos es­ta­do di­cien­do.

¿Les ha per­ju­di­ca­do sa­lir en la fo­to con el PP y Ciu­da­da­nos?

Yo creo que se ha po­la­ri­za­do tan­to la cam­pa­ña, la si­tua­ción ha si­do tan ex­tre­ma, de lle­gar has­ta la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia (DUI), con unos fu­ga­dos, otros en pri­sión pro­vi­sio­nal, to­do ello a nues­tro en­ten­der, des­pro­por­cio­na­do... que ha pro­vo­ca­do una si­tua­ción de blan­cos y ne­gros. Y el PSC, igual que los co­mu­nes, so­mos una zo­na de gri­ses. Que­re­mos más au­to­go­bierno, un me­jor en­ca­je de Ca­ta­lu­ña en el con­jun­to de España. Y es­tá cla­ro que aún no es el mo­men­to de eso. No­so­tros se­gui­re­mos in­sis­tien­do. Yo creo que apa­re­cer al la­do del Go­bierno de España, que no del PP... No­so­tros so­mos la al­ter­na­ti­va al PP en España, Pe­dro Sánchez es la al­ter­na­ti­va a Ra­joy, no quien le acom­pa­ña. Lo que se ha­bía pro­du­ci­do aquí en Ca­ta­lu­ña era una rup­tu­ra de la le­ga­li­dad, una de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia que, en el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea, ha ter­mi­na­do por de­jar so­lo a Puig­de­mont. No­so­tros es­ta­mos con­ven­ci­dos de que he­mos he­cho lo que te­nía­mos que ha­cer, es de­cir, apo­yar al Go­bierno y el 155.

Ciu­da­da­nos tam­bién lo apo­yó y los vo­tan­tes lo han pre­mia­do.

Yo creo que an­te un golpe in­de­pen­den­tis­ta, mu­cha gen­te ha que­ri­do un con­tra­gol­pe. La gen­te se sin­tió agra­via­da y creo que esa ra­bia, ha­cia las car­gas policiales o el ce­se del Go­bierno por un la­do y la DUI por el otro, es lo que ha pri­ma­do. Y en esas emo­cio­nes, el PSC tie­ne po­co hue­co. Nues­tra cam­pa­ña era de so­lu­cio­nes, no de en­fren­ta­mien­to.

¿De­be se­guir Ice­ta al fren­te del PSC?

Sí, cla­ro que sí. Mi­quel Ice­ta ha he­cho una gran cam­pa­ña con un gran pro­gra­ma elec­to­ral y un tono cons­truc­ti­vo, que es lo que ne­ce­si­ta­ba el país. No­so­tros nos re­afir­ma­mos en ese men­sa­je. Si fué­se­mos res­pon­sa­bles es­te Par­la­men­to frag­men­ta­do de­be­ría ca­mi­nar ha­cia eso: me­jo­rar la fi­nan­cia­ción, cla­ri­fi­car com­pe­ten­cias y ha­cer po­lí­ti­cas so­cia­les, por­que al final Ca­ta­lu­ña ha si­do la co­mu­ni­dad que más ha su­fri­do los re­cor­tes. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te lo que te­ne­mos es la de­re­cha na­cio­na­lis­ta es­pa­ño­la y la de­re­cha na­cio­na­lis­ta ca­ta­la­na co­mo los par­ti­dos más vo­ta­dos. Esa es la reali­dad.

¿Có­mo van a li­de­rar la re­for­ma de las Cons­ti­tu­ción unos par­ti­dos na­cio­na­les que son mi­no­ri­ta­rios en Ca­ta­lu­ña?

La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de­be im­pli­car­nos a to­dos, a los par­ti­dos na­cio­na­les, por su­pues­to, pe­ro tam­bién a los par­ti­dos que es­tán aquí, en Ca­ta­lu­ña, re­pre­sen­ta­dos. In­clu­so ellos, des­de la ló­gi­ca in­de­pen­den­tis­ta es­tán ha­blan­do de diá­lo­go. Va­mos a ver has­ta dón­de pue­den lle­gar. Yo ten­go la sen­sa­ción de que la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal es el pun­to de en­cuen­tro pa­ra la ne­go­cia­ción. Por­que eso aca­ba con un re­fe­rén­dum, que al fin y al ca­bo es lo que ellos quie­ren. Hay que ser ca­pa­ces de pac­tar una ofer­ta que ofre­cer­le al con­jun­to de la ciu­da­da­nía.

¿Cree que esa ofer­ta de diá­lo­go de los in­de­pen­den­tis­tas es sin­ce­ra?

Yo no lo pue­do sa­ber. Lo que sí sa­be­mos es que en 2015, du­ran­te la úl­ti­ma no­che elec­to­ral, los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas hi­cie­ron una lec­tu­ra equi­vo­ca­da de los re­sul­ta­dos. En­ton­ces di­je­ron que te­nían un man­da­to ciu­da­dano. Des­pués de la DUI, en cam­bio, fue­ron au­to­crí­ti­cos y di­je­ron que no exis­tía una ma­yo­ría so­cial. En es­tas elec­cio­nes ha que­da­do cla­ro que si­gue sin exis­tir esa ma­yo­ría so­cial. Yo es­pe­ro que no se re­pi­tan los mis­mos erro­res y ha­ya la re­fle­xión en­tre los in­de­pen­den­tis­tas de que no se pue­de man­te­ner es­ta de­ri­va. Al final lo que nos in­tere­sa y lo que nos im­por­ta son las con­di­cio­nes de vi­da de los ca­ta­la­nes. Y he­mos vis­to que la DUI lo que ha sig­ni­fi­ca­do es un au­men­to del pa­ro, y la fu­ga de las em­pre­sas y los aho­rros de los ca­ta­la­nes a otras co­mu­ni­da­des... Yo quie­ro pen­sar que quien sea el pró­xi­mo pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña go­ber­na­rá pa­ra el con­jun­to de la ciu­da­da­nía y no so­lo pa­ra su pro­yec­to po­lí­ti­co.

¿Es­tá Puig­de­mont le­gi­ti­ma­do pa­ra ser pre­si­dent a pe­sar de su impu­tación?

Ellos tie­nen una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que les per­mi­te for­mar Go­bierno, pe­ro si­guen sin te­ner la le­gi­ti­mi­dad pa­ra sal­tar­se la ley. Y aque­llos que tie­nen cues­tio­nes pen­dien­tes con la Jus­ti­cia ten­drán que va­lo­rar si quie­ren sa­cri­fi­car su pro­yec­to po­lí­ti­co a las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les. Si Puig­de­mont es un in­de­pen­den­tis­ta que quie­re la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, yo en­tien­do que eso de­be pa­sar por de­lan­te de su si­tua­ción per­so­nal. Si co­me­tió el error de ha­cer una de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia y eso tie­ne con­se­cuen­cias ju­di­cia­les, ten­drá que po­ner en una ba­lan­za qué es más im­por­tan­te, si in­ves­tir un pre­si­den­te in­de­pen­den­tis­ta o es­tar él al fren­te sa­bien­do cuá­les son sus cir­cuns­tan­cias.

¿Es­tá Ca­ta­lu­ña más cer­ca o más le­jos de la so­lu­ción que el día 21?

¡Qué pre­gun­ta más di­fí­cil! Yo creo que so­lo tras la re­fle­xión de los lí­de­res po­lí­ti­cos sa­bre­mos si es­ta­mos más cer­ca o más le­jos. Yo lo que veo es un Par­la­men­to muy frag­men­ta­do, de di­fí­cil go­bierno, que vuel­ve a de­cir­nos lo mis­mo que el an­te­rior: no hay un ma­yo­ría so­cial in­de­pen­den­tis­ta, hay una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que les ha­bi­li­ta pa­ra go­ber­nar, pe­ro no pa­ra sal­tar­se la ley. Sal­tar­se la ley ya he­mos vis­to a dón­de nos lle­va.

«LoS re­SuL­ta­doS Le­gi­ti­man a JxCat y erC Pa­ra for­mar go­bierno, no Pa­ra SaL­tar­Se La Ley»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.