Ya no po­drán ha­blar en nom­bre de Ca­ta­lu­ña

Re­sul­ta­do de­cep­cio­nan­te, pe­ro Ciu­da­da­nos arre­ba­ta al in­de­pen­den­tis­mo uno de los prin­ci­pa­les ejes de su dis­cur­so

Tiempo - - CONTENTS - Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

Son ra­ras las oca­sio­nes en las que unas elec­cio­nes, en tér­mi­nos de ad­ju­di­ca­ción del po­der po­lí­ti­co, de­jan sin re­sol­ver lo esen­cial, es­to es, quién es el en­car­ga­do de ges­tio­nar los asun­tos vin­cu­la­dos al in­te­rés ge­ne­ral. Si en al­gún lu­gar del mun­do ci­vi­li­za­do es­to era po­si­ble, que tras cin­co años de dis­pa­ra­tes y dos de con­vul­sa con­fron­ta­ción par­ti­da­ria y dra­má­ti­ca frac­tu­ra so­cial na­da sus­tan­cial cam­bia­ra; que los res­pon­sa­bles del ma­yor de­te­rio­ro de la con­vi­ven­cia y cau­san­tes fun­da­men­ta­les del de­cli­ve eco­nó­mi­co de un te­rri­to­rio otro­ra ar­que­ti­po de pro­gre­so y em­pren­di­mien­to no su­frie­ran ape­nas des­gas­te a pe­sar de su in­sen­sa­tez; si ha­bía un lu­gar así en el uni­ver­so, ese no po­día ser otro que Ca­ta­lu­ña. Por­que so­lo des­de un aná­li­sis su­fi­cien­te­men­te dis­tan­cia­do de cual­quier aná­li­sis ra­cio­nal se ex­pli­ca lo ocu­rri­do en las elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre. So­lo des­de la cons­ta­ta­ción de que el in­de­pen­den­tis­mo, en tan­to que, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, ma­ni­fes­ta­ción ex­tre­ma del na­cio­na­lis­mo, es en esen­cia más una re­li­gión que una op­ción po­lí­ti­ca que em­pu­ja a los fie­les a obe­de­cer sin ha­cer­se de­ma­sia­das pre­gun­tas cuan­do son lla­ma­dos por los su­mos sa­cer­do­tes, es­ta­re­mos en con­di­cio­nes de ex­pli­car­nos lo ocu­rri­do. No pre­ten­do que lo an­te­rior se en­tien­da co­mo una pro­pues­ta de re­pe­ti­ción elec­to­ral. Es más, a pe­sar del apa­ren­te blo­queo no de­be­ría ser es­ta una va­ria­ble compu­table. En­tre otras ra­zo­nes por­que el vo­to cons­ti­tu­cio­na­lis­ta es, sal­vo ex­cep­cio­nes, más ra­cio­nal, y por tan-

El 21-D no ha re­suel­to na­da, pe­ro ha acla­ra­do mu­cho. Lo esen­cial: que al se­ce­sio­nis­mo se le pue­de ga­nar

to más ex­pues­to al can­san­cio y me­nos in­cli­na­do a ex­pia­cio­nes. Re­pe­tir elec­cio­nes pue­de ser, pa­ra mu­chas de esas per­so­nas que an­te­po­nen la con­vi­ven­cia a la cie­ga ido­la­tría, y la es­ta­bi­li­dad a la mon­ta­ña ru­sa, un cas­ti­go ex­ce­si­vo. Así que con­vie­ne re­sis­tir. El re­sul­ta­do del 21-D no es óp­ti­mo, pe­ro tam­po­co es el peor.

Una in­jus­ta ley elec­to­ral

Re­sul­ta que el blo­que in­de­pen­den­tis­ta ha re­tro­ce­di­do en vo­tos y en es­ca­ños; más re­le­van­te aún: a pe­sar de una ley elec­to­ral que cas­ti­ga co­mo nin­gu­na la pro­por­cio­na­li­dad, do­pan­do el vo­to ru­ral fren­te al ur­bano, por pri­me­ra vez des­de que hay elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas un par­ti­do ní­ti­da­men­te “es­pa­ñol” ga­na de for­ma in­con­tes­ta­ble en am­bos re­cuen­tos, pa­pe­le­tas y asien­tos. Nun­ca ha­bía pa­sa­do. El PSC ga­nó en vo­tos en 1999 y 2003, pe­ro ja­más lo­gró ba­tir a CiU en es­ca­ños. Aho­ra, el se­ce­sio­nis­mo nos con­ta­rá to­das las pe­lí­cu­las que quie­ra con­tar­nos. Ima­gi­na­ción y vo­lun­ta­rios no les fal­tan. Pe­ro hay un es­lo­gan que ten­drán que ar­chi­var: ni ellos son Ca­ta­lu­ña, ni pue­den ha­blar en nom­bre de Ca­ta­lu­ña. Por­que Ciu­da­da­nos no so­lo ha ga­na­do, sino que ha con­se­gui­do una só­li­da im­plan­ta­ción en to­do el te­rri­to­rio. Ha de­ja­do de ser un par­ti­do de pi­jos barceloneses. Y, ca­si tan im­por­tan­te: ha enviado un men­sa­je de tran­qui­li­dad a Eu­ro­pa, a los vie­jos paí­ses que man­dan en el con­ti­nen­te y que con­ce­den mu­cha más im­por­tan­cia que no­so­tros al ven­ce­dor de las elec­cio­nes.

Pe­ro más allá de eso, el 21-D ha con­fir­ma­do la com­ple­ji­dad de una so­cie­dad que, tras la vic­to­ria cla­ra de Inés Arri­ma­das y la for­ta­le­za de­mos­tra­da por el se­ce­sio­nis­mo, es­tá obli­ga­da a pa­rar­se a pen­sar, a pac­tar un ca­tá­lo­go de mí­ni­mos que le de­vuel­van un cier­to so­sie­go, que apar­que du­ran­te un tiem­po la lu­cha fra­tri­ci­da, que de­je a los ciu­da­da­nos ex­haus­tos res­pi­rar. A ca­si na­die con­vie­ne ti­rar más de la cuer­da. El in­de­pen­den­tis­mo ha­ría mal en no ad­ver­tir su des­gas­te, su nu­la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to pe­se a con­tar con in­du­da­bles ven­ta­jas pro­duc­to de los erro­res aje­nos; en no re­co­no­cer que su ma­yo­ría par­la­men­ta­ria es pu­ro ar­ti­fi­cio fren­te a la cons­ta­ta­ción de que la ma­yo­ría de los ca­ta­la­nes no son in­de­pen­den­tis­tas. Y ha­rían mal PP y PSOE en no acep­tar que el pa­pel se­cun­da­rio al que les han con­de­na­do los elec­to­res en Ca­ta­lu­ña y País Vas­co ha­ce tiem­po que se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma de Es­ta­do, con­se­cuen­cia di­rec­ta de su nu­la ca­pa­ci­dad pa­ra abor­dar cam­bios pro­fun­dos en su ma­ne­ra de ha­cer po­lí­ti­ca. Co­mo em­pie­za a ser preo­cu­pan­te el des­gas­te de Po­de­mos, un re­cién lle­ga­do que pa­re­ce dis­pues­to a tro­pe­zar­se, mul­ti­pli­ca­do por 17, en la mis­ma pie­dra que el PSOE.

El 21-D no ha re­suel­to na­da, pe­ro ha acla­ra­do mu­cho. Lo esen­cial: que al se­ce­sio­nis­mo se le pue­de ga­nar, pe­ro con ca­ras y for­mas nue­vas, con cal­ma, tra­ba­jan­do a medio pla­zo, to­mán­do­se en serio la re­ge­ne­ra­ción e in­cre­men­tan­do con na­tu­ra­li­dad la pre­sen­cia y vi­si­bi­li­dad del Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña.

fo­to: PAU BA­RRE­NA

Ciu­da­da­nos ce­le­bra su vic­to­ria la no­che del 21-D.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.