Do­ce me­ses con Trump

To­das las me­di­das de su man­da­to han ge­ne­ra­do ten­sión y po­lé­mi­ca den­tro y fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos

Tiempo - - CONTENTS - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

des­pués de con­se­guir que el Se­na­do apro­ba­ra su re­for­ma fis­cal por 51 vo­tos a fa­vor y 48 en con­tra, Do­nald Trump le­van­tó los bra­zos y co­rrió ha­cia el cen­tro del es­ce­na­rio me­diá­ti­co mun­dial pa­ra re­cla­mar la glo­ria de ese triun­fo de­ci­si­vo. Sin em­bar­go, son mu­chos los ana­lis­tas que con­si­de­ran que pue­de ser un triun­fo de

Trump pa­ra que las éli­tes y las em­pre­sas ri­cas co­se­chen los fru­tos de su po­lí­ti­ca mien­tras el pue­blo ter­mi­na­rá asu­mien­do los cos­tes. Los que tie­nen una ren­ta de más de un mi­llón de dó­la­res son los gran­des be­ne­fi­cia­dos. Es la ma­yor re­ba­ja de im­pues­tos des­de la era Rea­gan, ha­ce trein­ta años. Las so­cie­da­des pa­san de co­ti­zar el 39% al 21%. Las ar­cas pú­bli­cas per­de­rán 1.500 bi­llo­nes de do­la­res (1.265 mi­llo­nes de euros) en diez años, el 1% del PIB. Trump sos­tie­ne que esa pér­di­da no se pro­du­ci­rá por­que cuan­to más ba­ja es la pre­sión fis­cal, más se ani­ma la eco­no­mía y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co com­pen­sa­rá la pér­di­da de in­gre­sos.

En es­te pri­mer año de la era Trump ha ha­bi­do otras mu­chas de­ci­sio­nes to­ma­das por el man­da­ta­rio que han sem­bra­do ten­sio­nes y en­fren­ta­mien­tos en el mun­do. Su le­ma bá­si­co, “Amé­ri­ca pri­me­ro”, es­tá de­ri­van­do en mu­chos en­fren­ta­mien­tos se­cun­da­rios. El re­plie­gue de Es­ta­dos Uni­dos es­tá agrie­tan­do la OTAN y aban­do­nan­do Eu­ro­pa. Uno de los pro­ble­mas más se­rios que le es­tá ocu­rrien­do al pla­ne­ta es el cam­bio cli­má­ti­co, de­nun­cia­do por la ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos, pe­ro pa­ra Trump es una pa­tra­ña y ha re­ti­ra­do a Es­ta­dos Uni­dos de los acuer­dos de Pa­rís.

La paz di­na­mi­ta­da

To­do lo que to­ca es pa­ra au­men­tar la ten­sión o ge­ne­rar­la. Re­cien­te­men­te ha de­cla­ra­do Jerusalén co­mo ca­pi­tal de Is­rael, lo que lle­va­rá al tras­la­do de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se de Tel Aviv a la ciu­dad san­tí­si­ma. La de­ci­sión su­ble­vó a los pa­les­ti­nos y los ins­ta­ló en la ira de las pie­dras y los dis­pa­ros, la ra­bia sal­tó tam­bién a la ma­yor par­te del mun­do mu­sul­mán. Es­ta de­ci­sión di­fi­cul­ta las ne­go­cia­cio­nes pa­ra un nue­vo pro­ce­so de paz, aun­que la aplau­da la de­re­cha ju­día de Es­ta­dos Uni­dos y los más fa­ná­ti­cos gru­pos evan­gé­li­cos. Trump tam­po­co ha que­ri­do pre­sio­nar a Ben­ja­min Ne­tan­yahu pa­ra que de­ten­ga la ex­pan­sión de los asen­ta­mien­tos ju­díos en Cis­jor­da­nia, que de con­ti­nuar ter­mi­na­rá por con­ver­tir en in­via­ble cual­quier pro­ce­so de co­exis­ten­cia de los dos pue­blos.

Oba­ma em­pleó su re­co­no­ci­da pa­cien­cia ne­go­cia­do­ra y su ha­bi­li­dad di­plo­má­ti­ca pa­ra que Irán sus­pen­die­ra el pro- gra­ma pa­ra do­tar­se de ar­mas ató­mi­cas y vol­vie­ra a ar­ti­cu­lar­se en la so­cie­dad in­ter­na­cio­nal, aho­ra Trump ame­na­za con rom­per ese acuer­do y no de­jar que Tehe­rán desa­rro­lle ener­gía nu­clear con fi­nes pa­cí­fi­cos. Al­go análo­go, aun­que dis­tin­to, su­ce­de con Cu­ba. Oba­ma es­ta­ble­ció re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con La Ha­ba­na alla­nan­do el ca­mino pa­ra la tran­si­ción del cas­tris­mo a la de­mo­cra­cia, Trump ame­na­za con de­go­llar el acer­ca­mien­to azu­za­do por los vie­jos exi­la­dos de Mia­mi.

Si­guien­do el es­lo­gan de “Amé­ri­ca pri­me­ro” ha re­su­ci­ta­do el len­gua­je de la Gue­rra Fría de­cla­ran­do a Ru­sia y Chi­na res­pon­sa­bles de ero­sio­nar los va­lo­res e in­tere­ses ame­ri­ca­nos, lo que se con­tra­di­ce con la de­cla­ra­ción de co­la­bo­rar con ellos en el desa­rro­llo co­mún. La ló­gi­ca de la es­qui­zo­fre­nia. A ni­vel in­terno si­gue ame­na­zan­do a los sin pa­pe­les y con la de­ci­sión in­que­bran­ta­ble de le­van­tar el mu­ro con Me­xi­co. Con el neu­ró­ti­co Kim Jong Un man­tie­ne un pul­so ver­bal in­cen­dia­rio que cual­quier día pue­de con­ver­tir­se en lla­mas. En es­te ca­so no se­rá so­lo cul­pa de Trump, el otro lo­coi­de tam­bién se las trae.

Fo­to: P. Mar­tí­nez Mon­si­vais/aFP

Do­nald Trump a bor­do del avión pre­si­den­cial, el Air For­ce One.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.