El bit­coin rei­na en el sal­va­je Oes­te

La crip­to­mo­ne­da que na­ció en 2009, aún po­bre­men­te re­gu­la­da, se ha re­va­lo­ri­za­do un 1.600% en un año

Tiempo - - CONTENTS - Juan Car­los F. Ga­lin­do

Qué tie­nen en co­mún Joan La­por­ta, expresidente del FC Bar­ce­lo­na; Ni­co­lás Ma­du­ro, pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la; y Car­les Puig­de­mont, expresidente de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña? Sí, lo han adi­vi­na­do. Los tres son afi­cio­na­dos, y qui­zá al­go más, a crip­to­mo­ne­das co­mo el bit­coin y al block­chain, la tec­no­lo­gía que lo sus­ten­ta y que al­gu­nos di­cen que va a re­vo­lu­cio­nar y ha­cer ¿más se­gu­ro? In­ter­net. Lo de afi­cio­na­dos es un de­cir, por­que los tres han de­mos­tra­do y de­mues­tran su des­tre­za pa­ra mo­ver­se por el eco­sis­te­ma de las mo­ne­das vir­tua­les que tie­ne hoy en vi­lo y al pie del ca­ñón a ban­cos, Go­bier­nos, re­gu­la­do­res, cuer­pos y fuer­zas de se­gu­ri­dad y a los bus­ca­do­res de te­so­ros y de di­ne­ro fá­cil gra­cias a su al­ta vo­la­ti­li­dad. El bit­coin es con­si­de­ra­do la pri­me­ra mo­ne­da di­gi­tal des­cen­tra­li­za­da del mun­do, sin que nin­gu­na com­pa­ñía o en­ti­dad la con­tro­le, y block­chain es la tec­no­lo­gía sub­ya­cen­te que la sus­ten­ta.

Pe­ro el bit­coin no es la úni­ca mo­ne­da di­gi­tal. Tie­ne al me­nos 600 ri­va­les en la ac­tua­li­dad, co­mo Et­he­reum, Rip­ple o Li­te­co­in, por ejem­plo. Se di­fe­ren­cian

por su cos­te o la tec­no­lo­gía que hay en­tre sus bam­ba­li­nas. Aun así, y a pe­sar de su cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial des­de el na­ci­mien­to del bit­coin en 2009, to­das las crip­to­mo­ne­das jun­tas so­lo cons­ti­tu­yen el 0,2% del di­ne­ro en cir­cu­la­ción en el pla­ne­ta en 2017, se­gún Stra­tegy Analy­tics.

Co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra

La gran ven­ta­ja del bit­coin res­pec­to de la mo­ne­da de cur­so tra­di­cio­nal, se­ña­la la mis­ma con­sul­to­ra, es que es más ba­ra­ta, más rá­pi­da, pri­va­da y se­gu­ra. Y las des­ven­ta­jas son su pre­cio al­ta­men­te vo­lá­til, el su­mi­nis­tro res­trin­gi­do y una inexis­ten­te pro­tec­ción del con­su­mi­dor. En es­te mo­men­to, di­ce Stra­tegy Analy­tics, “las crip­to­mo­ne­das son muy pa­re­ci­das al sal­va­je Oes­te: es­tán po­bre­men­te re­gu­la­das y el caos cam­pa a sus an­chas”. Sin em­bar­go, la de­man­da de di­ne­ro vir­tual se es­tá ex­ten­dien­do co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra. In­clu­so el bit­coin y las otras crip­to­mo­ne­das se es­tán ex­ten­dien­do a los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes.

Es aquí don­de en­con­tra­mos co­mo pro­ta­go­nis­ta al expresidente del FC Bar­ce­lo­na, Joan La­por­ta. Es uno de los prin­ci­pa­les ase­so­res, y así apa­re­ce en su pá­gi­na web, de la em­pre­sa sui­za Si­rin Labs, que es­tá desa­rro­llan­do el pri­mer te­lé­fono in­te­li­gen­te block­chain del mun­do, lla­ma­do Fin­ney en ho­me­na­je al pri­mer re­cep­tor de una transac­ción con bit­coins, Hal Fin­ney. El smartp­ho­ne Fin­ney es un dis­po­si­ti­vo 4G ul­tra­se­gu­ro y

pre­mium, que es­tá op­ti­mi­za­do pre­ci­sa­men­te pa­ra la co­mu­ni­dad crip­to­grá­fi­ca. El te­lé­fono eje­cu­ta­rá el sis­te­ma ope­ra­ti­vo Shield, es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra ad­mi­tir apli­ca­cio­nes block­chain co­mo

cry­pto­wa­llets y ac­ce­so de in­ter­cam­bio se­gu­ro. Su­po­nien­do que no ha­ya pro­ble­mas fi­nan­cie­ros o téc­ni­cos, Fin­ney de­be­ría lan­zar­se en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, Amé­ri­ca del Nor­te o Asia en 2018.

La ex­pe­rien­cia con crip­to­mo­ne­das de Ni­co­lás Ma­du­ro es bien dis­tin­ta a la de Joan La­por­ta. El di­ri­gen­te ve­ne­zo­lano no ha te­ni­do más re­me­dio que anun­ciar el do­min­go 3 de di­ciem­bre su pro­pia mo­ne­da vir­tual pa­ra in­ten­tar sa­car al país de la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca en la que es­tá su­mi­da con una mo­ne­da, el bo­lí­var, por los sue­los. El cam­bio bo­lí­var-eu­ro se pa­ga hoy a 100.000 bo­lí­va­res por me­nos de un dó­lar. El mis­mo Ni­co­lás Ma­du­ro se­ña­ló en el anun­cio de su crip­to­mo­ne­da Pe­tro: “He es­tu­dia­do a fon­do es­te te­ma, y Ve­ne­zue­la va a im­ple­men­tar un nue­vo sis­te­ma de fi­nan­cia­ción a par­tir de nues­tras re­ser­vas de pe­tró­leo, oro, gas y dia­man­tes”. Los ex­per­tos, no obs­tan­te, se­ña­lan que un país que no sa­be ges­tio­nar una mo­ne­da tra­di­cio­nal tam­po­co sa­brá ges­tio­nar una di­gi­tal.

La ex­pe­rien­cia de Car­les Puig­de­mont y su Go­bierno con las mo­ne­das vir­tua­les ha si­do bas­tan­te me­nos trans­pa­ren­te que in­clu­so la que pre­ten­de lle- var a ca­bo el man­da­ta­rio de Ve­ne­zue­la. Se­gún in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das en al­gu­nos dia­rios co­mo El Mun­do y Voz Po­pu­li, los di­ri­gen­tes ca­ta­la­nes des­ti­tui­dos uti­li­za­ron la mo­ne­da vir­tual Et­he­reum pa­ra or­ga­ni­zar el re­fe­rén­dum ile­gal de Ca­ta­lu­ña del 1 de oc­tu­bre. Se­gún las fuen­tes ci­ta­das, el Go­bierno de Puig­de­mont uti­li­zó es­ta crip­to­di­vi­sa pa­ra pa­gar 140 do­mi­nios web que pos­te­rior­men­te fue­ron uti­li­za­dos pa­ra la con­sul­ta ile­gal.

Pa­ra Car­los Do­min­go, ex CEO de Te­le­fó­ni­ca y hoy fun­da­dor y so­cio de Spi­ce VC, “las crip­to­mo­ne­das se­rán be­ne­fi­cio­sas pa­ra la so­cie­dad y el pú­bli­co en ge­ne­ral, por­que ayu­da­rán a ban­ca­ri­zar a los 4.000 mi­llo­nes de per­so­nas to­da­vía sin ban­ca­ri­zar en el mun­do; a re­du­cir los 1.600 mi­llo­nes de dó­la­res (1.352 mi­llo­nes de euros) anua­les que nos gas­ta­mos en co­mi­sio­nes ban­ca­rias a ni­vel mun­dial; a re­ba­jar de for­ma ma­si­va los cos­tes de las re­me­sas, que ade­más sue­len afec­tar a la gen­te con me­nos di­ne­ro; a ace­le­rar el co­mer­cio glo­bal ace­le­ran­do y aba­ra­tan­do las transac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les; a pro­veer a la gen­te de una mo­ne­da que no se pue­de in­fla­cio­nar de for­ma ar­bi­tra­ria por un ban­co cen­tral; o a pro­veer de li­qui­dez a ac­ti­vos no lí­qui­dos, co­mo ha­ce­mos en un fon­do co­mo el nues­tro. Hay mu­chí­si­mas apli­ca­cio­nes, y es­to no ha he­cho más que em­pe­zar”.

Es­pe­cu­la­ción y frau­de

En cual­quier ca­so, ana­lis­tas co­mo Fo­rres­ter o la mis­ma Stra­tegy Anly­tics ex­pli­can có­mo la crip­to­mo­ne­da no so­lo se usa pa­ra pa­gos, sino que tam­bién es uti­li­za­da am­plia­men­te pa­ra la es­pe­cu­la­ción y el frau­de. Si bien, se­ña­lan los ana­lis­tas, hay al­gu­nos paí­ses, co­mo Ja­pón, que res­pal­dan ac­ti­va­men­te y con los ojos ce­rra­dos es­te ti­po de tec­no­lo­gías, hay otros co­mo Chi­na que las es­tán prohi­bien­do. En cual­quie­ra de los ca­sos, y a pe­sar de las du­das y el caos que exis­te en el sal­va­je Oes­te de las crip­to­mo­ne­das, a es­ta ho­ra un so­lo bit­coin tie­ne un va­lor, se­gún la web de Plus500, de 16.000 dó­la­res, al cam­bio ca­si 14.000 euros, ha­bién­do­se in­cre­men­ta­do su va­lor un 1.600% des­de que en enero al­can­za­ra los 1.000 dó­la­res u 852 euros.

La mo­ne­da vir­tual tie­ne al me­nos 600 ri­va­les en la ac­tua­li­dad: et­he­reum, rip­ple, li­te­co­in...

fo­tos: f, sEN­DRA y ChE­sNot

Una mu­jer pa­sa de­lan­te del ban­co de bit­coins en Pa­rís. Arri­ba a la de­re­cha, el Go­vern de Puig­de­mont. De­ba­jo, Ma­du­ro en Caracas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.