Per­fil: Jo­sé Ma­ría Ma­rín Que­ma­da

Jo­sé Ma­ría Ma­rín Que­ma­da PRE­SI­DEN­TE DE LA CO­MI­SIÓN NA­CIO­NAL DE LOS MER­CA­DOS Y LA COM­PE­TEN­CIA

Tiempo - - CONTENTS - ILuS­TRA­CIÓN: LuIS gRA­ñE­NA por Her­nan­do f. Ca­lle­ja

Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da, Jo­sé Ma­ría Ma­rín Que­ma­da (Ma­drid, 1948), lla­ma­ría diant­hus car­yophy­llus a lo que los de­más lla­ma­mos cla­vel, pe­ro al pan lo lla­ma pan y al vino, vino, so­bre to­do si de­trás hay un mo­no­po­lio, un oli­go­po­lio un car­tel o un trust. Aho­ra, y por se­gun­da vez des­de que es pre­si­den­te de la CNMC, se ha ido al Su­pre­mo a con­ten­der con­tra el mis­mí­si­mo Go­bierno de la Na­ción por­que con­si­de­ra que el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria se apo­de­ra de com­pe­ten­cias que no le son pro­pias. To­da su ener­gía (di­cho lo de ener­gía con do­ble in­ten­ción) se ha vol­ca­do en des­mon­tar las al­te­ra­cio­nes ile­gí­ti­mas o sim­ple­men­te in­com­pa­ti­bles con la li­bre com­pe­ten­cia en los mer­ca­dos.

El vi­gi­lan­te del jue­go lim­pio es fiel a su man­da­to y es jar­di­ne­ro en ra­tos li­bres. Con ello es­ta­mos di­cien­do que no des­en­to­na­ría en un cot­ta­ge de la cam­pi­ña in­gle­sa, tran­qui­lo y fle­má­ti­co co­mo es; edu­ca­do y res­pe­tuo­so co­mo nos lo pre­sen­tan y fir­me de con­vic­cio­nes, a pe­sar del Go­bierno. Don­de se de­ja lle­var es en las cla­ses de la uni­ver­si­dad, allí el en­tu­sias­mo di­si­pa la con­ten­ción. Lo sa­ben sus alum­nos, que lo han si­do en Va­len­cia, Na­va­rra y Ma­drid.

El lar­go bra­zo del Go­bierno y las ar­tes de los lob­bies no lo­gran con­mo­ver su in­de­pen­den­cia. A los po­lí­ti­cos les gus­ta­ría más dúc­til; a las em­pre­sas, más cie­go. Pe­ro en la CNMC es co­mo era y na­die pue­de sor­pren­der­se. Su dis­ci­pli­na, aca­so ad­qui­ri­da de un pa­dre mi­li­tar, le lle­va a jor­na­das la­bo­ra­les tem­pra­ne­ras y pro­lon­ga­das, ya prac­ti­ca­das cuan­do se ini­ció la­bo­ral­men­te en Ibe­ria y si­guió en Cep­sa. Ya con nie­tos en las ro­di­llas, aún le que­dan ca­si dos años de man­da­to, pa­ra in­quie­tud

cuan­tos.— de unos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.