Ten­den­cias. Ro­jo pa­sión

Es­ta tem­po­ra­da es el rey y en es­tas fe­chas aún más por es­tar aso­cia­do a la fies­ta y a las na­vi­da­des

Tiempo - - CONTENTS - Por ce­lia Lo­ren­te clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Exis­ten unos 105 to­nos de ro­jo, así que no to­dos com­bi­nan ni fa­vo­re­cen igual

El ro­jo sim­bo­li­za el po­der, la ac­ción, un co­lor que se aso­cia con la vi­ta­li­dad y la pa­sión. Un tono que apor­ta una ac­ti­tud op­ti­mis­ta an­te la vi­da. Se­gún un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por la Uni­ver­si­dad de Dur­ham (In­gla­te­rra), las per­so­nas que vis­ten con ro­pa de co­lor ro­jo son per­ci­bi­das por los otros co­mo do­mi­nan­tes y con es­pí­ri­tu lí­der. Ade­más, el ro­jo tie­ne un fuer­te sig­ni­fi­ca­do de riqueza, lu­jo y po­der. An­ti­gua­men­te era el co­lor de la gen­te adi­ne­ra­da, ya que re­sul­ta­ba muy di­fí­cil de con­se­guir y ha­bía que re­cu­rrir a los tin­tes que se ad­qui­rían por im­por­ta­ción. En la épo­ca del Im­pe­rio Ro­mano, so­lo los em­pe­ra­do­res y sus fa­mi­lias po­dían usar el co­lor ro­jo pa­ra ves­tir. Es­ta re­le­van­cia se man­tie­ne has­ta hoy en día, ve­mos es­te co­lor aso­cia­do a gran­des even­tos que se sig­ni­fi­can con una gran al­fom­bra ro­ja por la que des­fi­lan dig­na­ta­rios y ce­le­bri­ties, o en los tea­tros y en la ópe­ra, co­mo signo de dis­tin­ción.

Y es­ta tem­po­ra­da es el rey. Eso sí, hay que de­jar to­tal­men­te la ti­mi­dez a un la­do pa­ra lucir es­te co­lor. Ch­ris­tian Dior, Balmain, Nina Ricci, Dolce&Gabbana y –có­mo no– Va­len­tino son so­lo al­gu­nos de los crea­do­res que en­cien­den al ro­jo vi­vo sus pro­pues­tas. Los gu­rús de la moda apues­tan por el to­tal look en ro­jo, aun­que una per­so­na que va ves­ti­da de los pies a la ca­be­za de es­te co­lor pue­de re­sul­tar “in­ti­mi­dan­te” pa­ra el res­to. Así que me­jor com­bi­nar­lo que lle­var­lo en so­bre­do­sis. Y al ser un tono de gran im­pac­to vi­sual, una de las du­das fre­cuen­tes es có­mo com­bi­nar­lo. El blan­co es una gran pa­re­ja de bai­le pa­ra el ro­jo, pe­ro es una com­bi­na­ción que re­sul­ta me­jor pa­ra el ve­rano. Pa­ra el in­vierno fun­cio­na muy bien con to­da la ga­ma de los nu­de y ca­mel; con el ne­gro re­sal­ta su la­do más “dra­má­ti­co”; y el de­nim es su eterno alia­do. Lo úl­ti­mo de lo úl­ti­mo es com­bi­nar­lo con burdeos y fuc­sia, al­go a lo que no es­ta­mos muy ha­bi­tua­dos, pe­ro que pue­de fun­cio­nar. Hay que te­ner en cuen­ta que exis­ten unos 105 to­nos de ro­jo re­co­no­ci­dos por los ex­per­tos, así que no to­dos los ro­jos son igua­les ni fa­vo­re­cen de la mis­ma ma­ne­ra, ni por su­pues­to com­bi­nan igual. No tie­ne na­da que ver un co­ral con un ce­re­za, un car­me­sí, un fram­bue­sa, un ber­me­llón o un en­car­na­do. En la va­rie­dad es­tá el gus­to...

Un abri­go, un ves­ti­do, un pan­ta­lón, unos bue­nos ac­ce­so­rios en ro­jo o in­clu­so un bo­ni­to rou­ge en los la­bios son los me­jo­res alia­dos pa­ra des­ta­car. Y no hay que ol­vi­dar que el ro­jo es un co­lor aso­cia­do a la fies­ta y a las na­vi­da­des. Así que en es­tas fe­chas un in­ten­so look de no­che en ro­jo con unos com­ple­men­tos en pla­ta u oro re­sul­ta­rá muy se­xi. Ves­ti­dos cor­tos o lar­gos pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia de ve­la­das inol­vi­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.