His­to­ria. El enig­ma del fuer­te La Na­vi­dad

La na­ve ca­pi­ta­na de Co­lón en­ca­lla. Con sus res­tos se cons­tru­ye La Na­vi­dad, pri­me­ra po­bla­ción eu­ro­pea del Nue­vo Mun­do

Tiempo - - CONTENTS - Luis Re­yes

39 hom­bres se que­da­ron en La Na­vi­dad por no ca­ber en la Ni­ña, la úni­ca na­ve que que­da­ba

In­faus­ta No­che­bue­na pa­ra los es­pa­ño­les fue aque­lla del 92, la pri­me­ra que pa­sa­ban en el Nue­vo Mun­do. Jus­to a la me­dia­no­che, la nao ca­pi­ta­na de Cris­tó­bal Co­lón, la San­ta Ma­ría, en­ca­lló en la cos­ta Nor­te de La Es­pa­ño­la, y la tri­pu­la­ción tu­vo que aban­do­nar la na­ve a la ca­rre­ra, lle­van­do ca­da cual lo que pu­do sal­var del nau­fra­gio. Gri­tos y mal­di­cio­nes, esos fue­ron sus vi­llan­ci­cos, y to­do por las pri­sas del Al­mi­ran­te.

Ha­cía ya más de dos me­ses que Ro­dri­go de Tria­na gri­ta­se ¡tie­rra! en el his­tó­ri­co 12 de oc­tu­bre de 1492. La pri­me­ra is­la que to­pa­ron, Gua­na­ní, la lla­ma­ron San Sal­va­dor, por­que les sal­va­ba la vi­da. Era una is­la sin im­por­tan­cia, Co­lón bus­ca­ba las fa­bu­lo­sas In­dias, los ri­quí­si­mos paí­ses de Ci­pan­go y Ca­tay (Ja­pón y Chi­na) de los que ha­bla­ra Mar­co Polo, dan­do por bue­nas las no­ti­cias del aven­tu­re­ro ve­ne­ciano, de fá­cil ver­bo, pe­ro que nun­ca apor­tó prue­bas de lo que con­ta­ba.

Los na­ti­vos, a los que ge­né­ri­ca­men­te lla­mó in­dios, le en­via­ban de una is­la a otra. En Col­ba (Cu­ba), que bau­ti­zó Jua­na en ho­nor al he­re­de­ro de los Re­yes Ca­tó­li­cos, no ha­lló ras­tros de lo que bus­ca­ba, pe­ro en La Es­pa­ño­la (hoy San­to Do­min­go) re­na­cie­ron las es­pe­ran­zas. Man­dó a tie­rra a un gru­po de ex­plo­ra­do­res ca­pi­ta­nea­dos por el es­cri­bano Ro­dri­go de Es­co­be­do, y re­gre­sa­ron con bue­nas no­ti­cias y me­jo­res evi­den­cias ma­te­ria­les. Ha­bían co­no­ci­do al ca­ci­que taíno Gua­ca­na­ga­rí, el más po­de­ro­so de la is­la, que se ha­bía mos­tra­do amis­to­so y les ha­bló de las re­gio­nes ve­ci­nas; una se lla­ma­ba Ba­be­que, que que­ría de­cir “tie­rras de oro”, y otra Ci­bao, o sea, Ci­pan­go... ¡ha­bían lle­ga­do al Ja­pón!

Y so­bre las pa­la­bras, las prue­bas: ¡traían oro! Gua­ca­na­ga­rí es­ta­ba en gue­rra con un bár­ba­ro ve­cino an­tro­pó­fa­go, y desea­ba la alian­za de los cas­te­lla­nos, por eso les ha­bía da­do re­ga­los di­plo­má­ti­cos pa­ra el Al­mi­ran­te, en­tre los que ha­bía pie­zas de oro.

Es com­pren­si­ble que a Co­lón le en­tra­sen las pri­sas. Ha­bía na­ve­ga­do 6.500 ki­ló­me­tros has­ta al­can­zar San Sal­va­dor, pro­lon­gán­do­se el via­je 70 días, con el con­si­guien­te pe­li­gro de ago­ta­mien­to de pro­vi­sio­nes y ru­mor de amo­ti­na­mien­to. Y cuan­do creía te­ner Ci­pan­go a su al­can­ce, aún ha­bían pa­sa­do dos me­ses sin ras­tro del fa­bu­lo­so reino, no en­con­tran­do más que is­las ha­bi­ta­das por sal­va­jes. Por eso qui­so ir en­se­gui­da al en­cuen­tro del ca­ci­que Gua­ca­na­ga­rí, y zar­pó al al­ba del 24 de di­ciem­bre.

Na­ve­ga­ron to­do el día con ma­la mar, cos­tean­do la is­la, de la que fue tra­zan­do el Al­mi­ran­te el ma­pa que pue­de ver­se en es­tas pá­gi­nas. Cuan­do lo os­cu­ro de la no­che no per­mi­tió ver, Co­lón, ago­ta­do, de­ci­dió es­pe­rar al día si­guien­te y se re­ti­ró a des­can­sar, que­dan­do de guar­dia un gru­me­te, que tam­bién se dur­mió y so­lo pu­do gri­tar alar­ma cuan­do una co­rrien­te arras­tró a la San­ta Ma­ría y la em­ba­rran­có. Afor­tu­na­da­men­te fue en tie­rras de Gua­ca­na­ga­rí, que en­vió unas ca­noas pa­ra so­co­rrer a los náu­fra­gos.

Cua­ca­na­ga­rí

Co­lón se en­ten­dió bien con el ca­ci­que taíno, uno de los cin­co que se re­par­tían la is­la. Se con­ver­ti­ría en un alia­do leal fren­te a las otras tri­bus, has­ta el pun­to de mo­rir en los ava­ta­res de aque­llas lu­chas, y en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na se lla­ma “com­ple­jo de Gua­ca­na­ga­rí” la pre­fe­ren­cia por lo ex­tran­je­ro fren­te a lo do­mi­ni­cano. Gua­ca­na­ga­rí dio per­mi­so y pro­por­cio­nó ayuda pa­ra le­van­tar un asen­ta­mien­to es­pa­ñol en la cos­ta. Des­gua­za­ron la San­ta Ma­ría y apro­ve­cha­ron su ma­de­ra y cla­vos pa­ra cons­truir, el día 26, el fuer­te La Na­vi­dad, tam­bién lla­ma­da Vi­lla Na­vi­dad.

Co­lón de­ci­dió re­gre­sar a España pa­ra traer a las In­dias una au­tén­ti­ca flo­ta y mu­cha más gen­te, pa­ra ase­gu­rar el do­mi­nio de la co­ro­na cas­te­lla­na so­bre el Nue­vo Mun­do. Pe­ro al con­ver­tir­se en ca­sa y cas­ti­llo la San­ta Ma­ría ha­bía crea­do un pro­ble­ma. A Co­lón so­lo le que­da­ba la más pe­que­ña de sus ca­ra­be­las pa­ra el via­je de vuel­ta, la Ni­ña, por­que la Pin­ta se ha­bía se­pa­ra­do. No ca­bía en la Ni­ña la tri­pu­la­ción de la San­ta Ma­ría, de mo­do que 39 de ellos cons­ti­tui­rían la pri­me­ra po­bla­ción es­pa­ño­la en Amé­ri­ca. Si La

Na­vi­dad se hi­zo con ma­de­ra de una nao, los hom­bres que la po­bla­rían eran de una ma­de­ra que ya no se fa­bri­ca; la ma­yor ha­za­ña que pu­dié­ra­mos ha­cer hoy, el via­je a Mar­te, es­ta­ría per­fec­ta­men­te mo­ni­to­ri­za­do, pe­ro aque­llos cas­te­lla­nos acep­ta­ban el desafío de lo des­co­no­ci­do, que­dar­se aban­do­na­dos qui­zá pa­ra siem­pre en un medio hos­til e ig­no­to.

El Al­mi­ran­te nom­bró al­cai­de de La Na­vi­dad a su hom­bre de con­fian­za, el cor­do­bés Die­go de Arana, al­gua­cil de la Ar­ma­da y pri­mo de Bea­triz En­rí­quez, la mu­jer de Co­lón, aun­que nun­ca se ca­sa­ran. Co­mo lu­gar­te­nien­tes de­sig­nó al se­go­viano Ro­dri­go de Es­co­be­do, es­cri­bano de la Ar­ma­da que ha­bía le­van­ta­do ac­ta de los des­cu­bri­mien­tos, por lo que se le con­si­de­ra el “pri­mer no­ta­rio de Amé­ri­ca”; y a Pe­ro Gu­tié­rrez, que ha­bía si­do cria­do de Fer­nan­do el Ca­tó­li­co.

No va­mos a tra­tar de la vuel­ta a España de Co­lón y su re­ci­bi­mien­to por los Re­yes Ca­tó­li­cos, to­do re­sul­tó fe­liz, y Co- lón em­pren­dió su se­gun­do via­je a las In­dias con una es­cua­dra de 17 bar­cos y 1.500 hom­bres. El 22 de no­viem­bre de 1493 Co­lón arri­bó a La Es­pa­ño­la, pe­ro en­se­gui­da vie­ron se­ña­les ne­fas­tas, pues unos ex­plo­ra­do­res que en­vió a tie­rra en­con­tra­ron dos ca­dá­ve­res con los bra­zos en cruz ata­dos a un ma­de­ro y so­gas al cue­llo. La pu­tre­fac­ción los ha­cía irre­co­no­ci­bles, pe­ro cua­tro días des­pués ha­lla­ron otros dos cru­ci­fi­ca­dos y es­tos te­nían bar­ba.

No ca­bía du­da de que eran es­pa­ño­les, de mo­do que cuan­do lle­ga­ron fren­te al fuer­te La Na­vi­dad, ya caí­da la no­che, no des­em­bar­ca­ron, sino que dis­pa­ra­ron un ca­ñón pa­ra ad­ver­tir de su pre­sen­cia. No hu­bo res­pues­ta de tie­rra, ni vie­ron lu­ces, ni mo­vi­mien­to.

Al ama­ne­cer lle­gó una ca­noa de taí­nos, que di­je­ron que los del fuer­te es­ta­ban bien, pe­ro Co­lón te­mió una em­bos­ca­da, pues to­do in­di­ca­ba lo con­tra­rio. Cuan­do al fin des­em­bar­ca­ron tu­vie­ron con­cien­cia de la tra­ge­dia: la for­ta­le­za ha­bía si­do in­cen­dia­da y es­ta­ba lle­na de res­tos hu­ma­nos, a los que so­lo pu­die­ron dar se­pul­tu­ra.

Gua­ca­na­ga­rí le ase­gu­ró a Co­lón que ha­bían su­fri­do un ata­que de su enemi­go, el bár­ba­ro ca­ní­bal, pe­ro el Al­mi­ran­te siem­pre re­ce­ló que hu­bie­ra si­do el pro­pio Gua­ca­na­ga­rí el au­tor de la matanza, pa­ra echar la cul­pa a su ad­ver­sa­rio. Así se ase­gu­ra­ría de que los es­pa­ño­les le hi­cie­sen la gue­rra a los ca­ní­ba­les.

Nun­ca se ave­ri­guó qué ha­bía pa­sa­do de ver­dad a los pri­me­ros co­lo­nos del Nue­vo Mun­do.

Nin­guno de los pri­me­ros ha­bi­tan­tes es­pa­ño­les de Amé­ri­ca se­guía vi­vo cuan­do Co­lón re­gre­só allí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.