Jo­sé One­to

Tiempo - - CONTENTS - Jo­sé one­to @one­to_p

el úni­co pro­gra­ma que ha pre­sen­ta­do Puig­de­mont ha si­do in­sis­tir en que tie­ne que vol­ver a ser pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, mien­tras ju­ga­ba al ra­tón y al ga­to

Inés Arri­ma­das, la can­di­da­ta de Ciu­da­da­nos, ha si­do la ga­na­do­ra de las elec­cio­nes del pa­sa­do jue­ves con­vo­ca­das por el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol tras la in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía ca­ta­la­na, des­pués de la celebración de un re­fe­rén­dum ile­gal y de la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. El triun­fo es­pec­ta­cu­lar de Arri­ma­das, que le ha sa­ca­do tres es­ca­ños y más de 160.000 vo­tos a la lis­ta del expresidente Puig­de­mont, ha si­do un triun­fo agri­dul­ce, por­que el in­de­pen­den­tis­mo ha vuel­to a con­se­guir ma­yo­ría ab­so­lu­ta y se­rá in­ves­ti­do pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat quien se fue ha­ce unas se­ma­nas a Bél­gi­ca co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na en el exi­lio.

Ese pre­si­den­te, Car­les Puig­de­mont, que en su pri­me­ra in­ter­ven­ción tras los re­sul­ta­dos ofi­cia­les in­sis­tió en que ha­bía ven­ci­do a la mo­nar­quía del ar­tícu­lo 155, ha ve­ni­do ha­cien­do una cam­pa­ña a tra­vés de un plas­ma de te­le­vi­sión y ha con­se­gui­do im­po­ner­se a Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC), con lo que lo más pro­ba­ble es que sea re­ele­gi­do con el apo­yo de los an­ti­sis­te­ma de la CUP. Así, es po­si­ble que se pre­sen­te en Bar­ce­lo­na a la to­ma de po­se­sión, se­gún ha ve­ni­do pro­me­tien­do du­ran­te la cam­pa­ña.

El Par­ti­do Po­pu­lar de Ca­ta­lu­ña se ha vis­to re­le­ga­do co­mo úl­ti­ma fuer­za po­lí­ti­ca, con so­lo tres dipu­tados. Un au­tén­ti­co desas­tre no so­lo pa­ra Xa­vier

Gar­cía Al­biol, sino pa­ra el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, que ha­bría si­do el gran de­rro­ta­do de es­ta his­to­ria que pa­re­ce in­ter­mi­na­ble.

Las elec­cio­nes de es­te jue­ves han si­do, sin du­da, unas elec­cio­nes his­tó­ri­cas en las que, por pri­me­ra vez, los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas han he­cho to­do lo po­si­ble por ter­mi­nar con el lla­ma­do pro­cés ini­cia­do en 2015. En es­ta oca­sión la ma­yo­ría de in­de­pen­den­tis­tas han te­ni­do que ele­gir, es­ta vez por se­pa­ra­do, a di­fe­ren­cia de las an­te­rio­res elec­cio­nes, en­tre dos par­ti­dos que, prác­ti­ca­men­te, de­fien­den lo mis­mo. Sin em­bar­go, en es­ta oca­sión, el más ra­di­cal, ERC, es el que pú­bli­ca­men­te ha re­nun­cia­do a la uni­la­te­ra­li­dad y ha apos­ta­do por un diá­lo­go con el Es­ta­do; mien­tras el más mo­de­ra­do, el que tie­ne co­mo can­di­da­to al expresidente Puig­de­mont, es el que de­fien­de el desa­rro­llo de la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na de­cla­ra­da el 27 de oc­tu­bre. Sor­pren­den­te­men­te, y en con­tra de to­das las en­cues­tas, ha si­do el ver­da­de­ro ga­na­dor, ya que pro­ba­ble­men­te se­rá el que, con el apo­yo de la CUP, vuel­va a ser ele­gi­do pre­si­den­te de una Ge­ne­ra­li­tat que, en es­tos mo­men­tos, no se sa­be si la di­ri­gi­rá des­de el exi­lio de Bru­se­las o si, por el con­tra­rio, vol­ve­rá a Ca­ta­lu­ña (co­mo ha pro­me­ti­do) a to­mar po­se­sión y se­rá de­te­ni­do, ya que exis­te or­den con­tra él.

Las di­fe­ren­cias en­tre los an­ti­guos alia­dos de Junts pel Sí se han pro­du­ci­do, en­tre otras co­sas, por una pro­gre­si­va ra­di­ca­li­za­ción de Puig­de­mont, que siem­pre ha man­te­ni­do unas ma­las re­la­cio­nes con su vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras. A lo lar­go de la cam­pa­ña, los dos han ex­plo­ta­do sus si­tua­cio­nes per­so­na­les. Uno, su exi­lio do­ra­do en Bru­se­las. El otro, su en­car­ce­la­mien­to en la pri­sión de Es­tre­me­ra, des­de don­de se ha di­ri­gi­do a sus par­ti­da­rios re­cor­dan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.