Vi­cen­te Molina Foix

Tiempo - - CONTENTS - vi­cen­te molina Foix

Se si­gue oyen­do por to­das par­tes el au­lli­do de la ma­na­da, aun­que por to­das par­tes tam­bién otras vo­ces se al­zan, y ya no es la voz de la cán­di­da ove­ji­ta del cuen­to, sino el gri­to de la mu­jer he­ri­da. En lo que se si­gue lla­man­do Oc­ci­den­te es­ta­mos a ese res­pec­to en la fa­se de la in­dig­na­ción, del es­cla­re­ci­mien­to, del cas­ti­go. En otros lu­ga­res del mun­do aún que­da por ha­cer lo ele­men­tal, lo que pa­re­cía im­po­si­ble cam­biar y aho­ra al me­nos aso­ma, co­mo aso­ma, aún obli­ga­to­ria­men­te ta­pa­do, el ros­tro de las hu­mi­lla­das que no po­dían sa­lir de ca­sa solas, ni can­tar, ni ves­tir a su mo­do, ni con­du­cir un co­che. Hay que ale­grar­se por es­tas mí­ni­mas re­for­mas, que per­mi­ti­rán a ellas y a ellos, ciu­da­da­nos de esa for­ta­le­za de la in­to­le­ran­cia que es Ara­bia Saudí ver pe­lí­cu­las, aun­que cen­su­ra­das de to­do lo que sea sen­sual y cor­po­ral. Pe­ro hay otros mun­dos lu­chan­do por la li­ber­tad den­tro de esos mis­mos paí­ses mu­sul­ma­nes, y en ellos mu­je­res ar­tis­tas que con­du­cen su pro­pia vi­da y no lle­van ve­lo y se atre­ven a plan­tear que el se­xo no es de Dios, sino de los hom­bres y de las mu­je­res dis­pues­tas a vi­vir­lo.

De mu­chas de ellas se ocu­pa una su­ges­ti­va y muy bien pen­sa­da ex­po­si­ción, En re­bel­día. Na­rra­cio­nes fe­me­ni­nas en el mun­do ára­be, que pu­de ver ha­ce po­cas se­ma­nas en Va­len­cia, don­de se­gui­rá abier­ta en el IVAM has­ta fi­nes de enero. Su co­mi­sa­rio, el his­to­ria­dor y pro­fe­sor de Ar­te Juan Vi­cen­te Alia­ga, acre­di­ta­do co­no­ce­dor de la ma­te­ria en mu­chos de sus plie­gues y con­tex­tos, pre­sen­ta, en las sa­las del IVAM y en el tex­to del im­pres­cin­di­ble ca­tá­lo­go que la acom­pa­ña, un an­tes y un aho­ra, abrien­do, con el re­ce­lo me­lan­có­li­co que la reali­dad nos obli­ga a te­ner, una in­cóg­ni­ta so­bre el ma­ña­na. El an­tes de En re­bel­día plas­ma, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de la fo­to­gra­fía, una cons­truc­ción de la ima­gen de las mu­je­res ára­bes an­te­rio­res a los años 1970, cuan­do el atuen­do eu­ro­peo, el bai­le, el fu­mar en pú­bli­co y el ba­ñar­se en una pis­ci­na sin es­con­der­se eran ges­tos po­si­bles tras los que se ma­ni­fes­ta­ba una li­bre ac­ti­tud. Alia­ga, que ha escrito y co­mi­sa­ria­do im­por­tan­tes mues­tras so­bre el gé­ne­ro en las ar­tes, in­clu­ye, y no es una fan­ta­sía su­ya, ejem­plos de re­pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas que ex­plo­ran, en un pre­sen­te com­ba­ti­vo, la sen­si­bi­li­dad ho­mo­se­xual, gay y les­bia­na, y la in­ter­se­xua­li­dad, co­mo en los tra­ba­jos de las fo­tó­gra­fas Rae­da Saa­deh, Ah­lam Ci­vil y del egip­cio Van Leo, uno de los po­cos re­pre­sen­tan­tes mas­cu­li­nos del con­jun­to. Sus obras for­man par­te de la sec­ción que más lla­ma la aten­ción, ba­jo el epí­gra­fe de “El cuer­po, el de­seo, la se­xua­li­dad”. Pe­ro hay otros as­pec­tos, so­cia­les, po­lí­ti­cos, o pu­ra­men­te ilu­sio­nis­tas (los be­llí­si­mos tram­pan­to­jos de Ner­mi­ne Ham­mam), re­fle­ja­dos en la re­bel­día del tí­tu­lo ge­ne­ral. Des­ta­co aquí las ex­ce­len­tes pie­zas (ví­deo, es­cul­tu­ra, di­bu­jo) de la pa­les­ti­na Mo­na Ha­toum, y los im­pre­sio­nan­tes pa­ne­les en co­lor de Lei­la Alaoui: gran­des fo­to­gra­fías per­te­ne­cien­tes a su me­mo­ra­ble se­rie de 2014 Les Ma­ro­cains, que nos pro­du­cen el do­lor de sa­ber que es­ta gran crea­do­ra ma­rro­quí, ase­si­na­da el año pa­sa­do en un aten­ta­do te­rro­ris­ta en Bur­ki­na Fas­so, no po­drá, con las de­más co­le­gas reuni­das en Va­len­cia, se­guir de­sa­fian­do ar­tís­ti­ca­men­te el incierto fu­tu­ro de las que desean y sue­ñan sin que­rer­se ca­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.