Al­fon­so Gue­rra

Tiempo - - CONTENTS - al­fon­so gue­rra Ex­vi­cE­prE­si­dEn­tE dEl Go­biErno

Los pro­nun­cia­mien­tos acer­ca de la con­ve­nien­cia de pro­ce­der a una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción de 1978 no son nue­vos. Co­men­za­ron a ha­cer­se fre­cuen­tes al cum­plir­se los 25 años de la nor­ma, pe­ro ha si­do con la su­ble­va­ción con­tra la Cons­ti­tu­ción de los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas de Ca­ta­lu­ña cuan­do las po­si­cio­nes re­for­ma­do­ras han al­can­za­do el es­ta­do de clamor en­tre po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas. Pa­ra unos la re­for­ma es im­pres­cin­di­ble pa­ra man­te­ner la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción, pa­ra otros es ur­gen­te por la gra­ve si­tua­ción a que se ha lle­ga­do res­pec­to al res­pe­to a la ley de le­yes. Sin em­bar­go no es ha­bi­tual que se ex­pli­ci­te el con­te­ni­do de la re­for­ma que se con­si­de­ra tan ne­ce­sa­ria. La ma­yor con­cre­ción, que ca­si no lo es, apun­ta a que la re­for­ma de­be­ría con­du­cir a un Es­ta­do de cor­te fe­de­ral.

En­tre la in­sis­ten­cia por la re­for­ma y la ari­dez de los con­te­ni­dos, un gru­po de ca­te­drá­ti­cos de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal y Ad­mi­nis­tra­ti­vo han pre­sen­ta­do un do­cu­men­to ti­tu­la­do Ideas pa­ra una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción en el que con­cre­tan bas­tan­te más de lo que lo ha­cen las reite­ra­das de­cla­ra­cio­nes de mu­chos opi­nan­tes. Es de agra­de­cer que ha­yan que­ri­do po­ner en cla­ro y en con­jun­to las po­si­cio­nes que pro­ce­den de la Aca­de­mia an­te un asun­to que in­tere­sa a la opinión pú­bli­ca. Es un signo de que los pro­fe­so­res se sien­ten preo­cu­pa­dos y con­cer­ni­dos, y han que­ri­do com­pro­me­ter­se en un do­cu­men­to.

A pe­sar de la bue­na dis­po­si­ción pa­ra aco­ger un do­cu­men­to que fir­man per­so­nas de gran sol­ven­cia ju­rí­di­ca, no ofre­cen gran con­fian­za a quien com­par­te el diag­nós­ti­co pe­ro en­cuen­tra se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra acep­tar al­gu­nas pro­pues­tas e in­clu­so en par­te el mé­to­do se­gui­do por los in­sig­nes pro­fe­so­res. Ini­cial­men­te lla­ma la aten­ción el he­cho de que la com­po­si­ción del gru­po fir­man­te, diez ca­te­drá­ti­cos, sea de cin­co pro­fe­so­res de uni­ver­si­da­des de Ca­ta­lu­ña y otros cin­co del res­to (dos de uni­ver­si­da­des ma­dri­le­ñas, dos de an­da­lu­zas y uno del País Vas­co). ¿Es un ses­go in­ten­cio­nal? ¿Es so­lo un da­to in­vo­lun­ta­rio que sus­ci­ta una sos­pe­cha in­fun­da­da? Se com­pli­ca al­go más cuan­do, tras de­cla­rar que el in­for­me pre­ten­de la re­for­ma del mo­de­lo te­rri­to­rial no li­ga­do obli­ga­da­men­te a lo su­ce­di­do en Ca­ta­lu­ña –lue­go no ten­dría co­mo fi­na­li­dad prin­ci­pal la aco­mo­da­ción de Ca­ta­lu­ña al con­jun­to de España– in­clu­yen un ca­pí­tu­lo ti­tu­la­do “Las re­for­mas en re­la­ción a Ca­ta­lu­ña”. No su­po­ne una pér­di­da de au­to­ri­dad de lo que pro­po­nen, pe­ro sí crea in­se­gu­ri­dad en cuan­to a la in­ten­cio­na­li­dad de la re­for­ma pro­pues­ta. Los pro­fe­so­res afir­man: “Tra­ta­mos de ha­cer un diag­nós­ti­co de la si­tua­ción con pro­pues­tas ge­né­ri­cas so­bre re­for­mas del Es­ta­do au­to­nó­mi­co y la cues­tión ca­ta­la­na”. Y anun­cian que “es­tas pro­pues­tas pue­den con­cre­tar­se en otros do­cu­men­tos fu­tu­ros”. Si los nue­vos do­cu­men­tos re­co­gie­ran las opi­nio­nes que ha pro­vo­ca­do el in­for­me, ayu­da­ría al acier­to de las re­for­mas.

Afir­man los pro­fe­so­res que “la res­pues­ta a la cri­sis no pue­de ser la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum so­bre la in­de­pen­den­cia”, y ello por­que hay ra­zo­nes ju­rí­di­cas cons­ti­tu­cio­na­les que lo im­pi­den y por la di­vi­sión que crea­ría en la so­cie­dad ca­ta­la­na, con­so­li­dan­do la que ya ha pro­vo­ca­do el golpe cons­ti­tu­cio­nal de de­cla­rar la in­de­pen­den­cia en el Par­la­ment. En el in­for­me, los que lo sus­cri­ben de­jan cla­ro que “ha­bla­mos de re­for­ma, no de pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te”. Se po­dría ex­pre­sar más grá­fi­ca­men­te: no se tra­ta de re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, sino de

el in­for­me so­bre la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de un gru­po de ca­te­drá­ti­cos res­pon­de a una de­man­da de par­te de la so­cie­dad, pe­ro no se ve vo­lun­tad po­lí­ti­ca de lle­var­la a ca­bo

re­for­mas en la Cons­ti­tu­ción. Se tra­ta de de­tec­tar los asun­tos en los que pue­de lle­gar­se a un acuer­do am­plio de las fuer­zas po­lí­ti­cas. El pro­ce­di­mien­to de re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción (Tí­tu­lo X) lo exi­ge nu­mé­ri­ca­men­te, tres quin­tos o dos ter­cios de los dipu­tados pa­ra mo­di­fi­car los ar­tícu­los, se­gún cuá­les sean es­tos. Es de­cir, que más allá de las pro­cla­mas se ha de con­ci­tar el acuer­do de 210 o bien 233 dipu­tados se­gún se apli­que el ar­tícu­lo 167 o el 168 de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la. EL ob­je­ti­vo no pue­de ser dar satisfacción al na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán, el apa­ci­gua­mien­to de su im­pul­so in­de­pen­den­tis­ta, y ello por dos ra­zo­nes igual de po­de­ro­sas: por­que los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas es­tán fa­na­ti­za­dos y no acep­ta­rían nin­gu­na re­for­ma que “so­lo” les am­plia­se el po­der au­to­nó­mi­co; y por­que el men­sa­je que se man­da­ría a las éli­tes po­lí­ti­cas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas se­ría le­tal pa­ra el Es­ta­do au­to­nó­mi­co: “Si quie­ren mo­di­fi­car el re­par­to de po­der en­tre el Es­ta­do y las co­mu­ni­da­des, re­bé­len­se con­tra la Cons­ti­tu­ción, ten­drán pre­mio”. Ven­cer al in­de­pen­den­tis­mo so­lo se pro­du­ci­rá arre­ba­tán­do­les pa­ra la cau­sa cons­ti­tu­cio­nal el mi­llón de per­so­nas que, con bue­na in­ten­ción, han se­gui­do las in­sen­sa­tas pro­cla­mas de los an­ti­de­mó­cra­tas que han ocu­pa­do la Ge­ne­ra­li­tat. Lo han he­cho a tra­vés del adoc­tri­na­mien­to an­ti­es­pa­ñol en la es­cue­la, en la te­le­vi­sión y ra­dio pú­bli­cas y en al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pri­va­dos.

La re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción de­be es­tar guia­da por las ac­tua­li­za­cio­nes que se con­si­de­ren ne­ce­sa­rias, en­tre ellas el re­par­to te­rri­to­rial del po­der, to­man­do en con­si­de­ra­ción el ca­so ca­ta­lán co­mo una ano­ma­lía del sis­te­ma y le­gis­lan­do pa­ra to­das las co­mu­ni­da­des. Los ca­te­drá­ti­cos que han ela­bo­ra­do el in­for­me sos­tie­nen que hay que “des­te­rrar del idea­rio co­lec­ti­vo el mie­do a la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal”. Y afir­man que el pro­ce­di­mien­to agra­va­do del ar­tícu­lo 168 pue­de ser su­pe­ra­do, ad­vir­tien­do de la con­ve­nien­cia de ha­cer­lo al final de una le­gis­la­tu­ra pa­ra ori­llar la exi­gen­cia de di­so­lu­ción de las Cá­ma­ras. Una pro­pues­ta efi­caz po­dría ser la de in­cluir en el mo­men­to de la re­for­ma la su­pre­sión del ar­tícu­lo 168, con la com­pen­sa­ción del es­ta­ble­ci­mien­to de una cláu­su­la de in­tan­gi­bi­li­dad co­mo fi­gu­ra en las cons­ti­tu­cio­nes de Ale­ma­nia, Fran­cia e Ita­lia, pa­ra la pre­ser­va­ción de la uni­dad te­rri­to­rial.

Men­cio­nan los pro­fe­so­res la Cons­ti­tu­ción te­rri­to­rial, un con­cep­to am­bi­guo que tie­ne pre­ce­den­te en el lla­ma­do blo­que de cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Pre­ten­den atri­buir la con­di­ción de Cons­ti­tu­ción a los Es­ta­tu­tos de au­to­no­mía. Ellos de­ben sa­ber bien que el he­cho es­ta­tu­yen­te no po­see ca­pa­ci­dad cons­ti­tu­yen­te, da­do que los Par­la­men­tos re­gio­na­les no re­pre­sen­tan la so­be­ra­nía po­pu­lar. Es acon­se­ja­ble no va­ler­se de in­ge­nie­ría ju­rí­di­ca que alien­ta reivin­di­ca­cio­nes im­po­si­bles.

Sin po­der aden­trar­nos, por la fal­ta de es­pa­cio en es­te ar­tícu­lo, en las mu­chas cues­tio­nes con­cre­tas con las que nos ilus­tran los sa­bios de la Aca­de­mia, no es po­si­ble de­jar sin co­men­ta­rio una cier­ta in­ge­nui­dad de los pro­fe­so­res. Des­pués de ha­ber asis­ti­do a una sis­te­má­ti­ca bur­la de las le­yes y de las sen­ten­cias de los tri­bu­na­les por los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes, pro­po­nen que pue­dan ela­bo­rar un Es­ta­tu­to que no ten­ga que pa­sar por la apro­ba­ción de las Cor­tes Ge­ne­ra­les. Al­guno ha­brá que opine que no acep­tar es­ta pro­pues­ta es signo de mie­do a la de­mo­cra­cia. Más pa­re­ce pru­den­cia an­te la ca­ta­ra­ta de de­li­tos co­me­ti­dos por quie­nes no se sien­ten su­je­tos a la ley, quie­nes ac­túan con ins­tin­to de su­pre­ma­cía so­bre go­ber­nan­tes y go­ber­na­dos, quie­nes se han con­ver­ti­do en una ca­ma­ri­lla pa­ra de­lin­quir. ¿Y se le va a de­cir que ha­gan el Es­ta­tu­to que quie­ran, que na­die lo re­vi­sa­rá? Eso, tra­tán­do­se del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán, se lla­ma pa­ten­te de cor­so.

En re­su­men, el in­for­me de los pro­fe­so­res plan­tea mu­chos asun­tos que me­re­cen ser con­si­de­ra­dos al mo­men­to de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro ha­brán de acla­rar en los do­cu­men­tos fu­tu­ros anun­cia­dos que la ba­se de la re­for­ma se asien­ta so­bre la ga­ran­tía de la igual­dad, co­mo reite­ra­da­men­te exi­ge el tex­to de la Cons­ti­tu­ción. La re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción es­tá plan­tea­da, aun­que no se apre­cia una vo­lun­tad po­lí­ti­ca de lle­var­la a puer­to. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos no mues­tran una de­ci­sión de­ter­mi­nan­te. El par­ti­do con­ser­va­dor pa­re­ce re­sis­tir­se a abrir el de­ba­te, los so­cia­lis­tas sí mues­tran vo­lun­tad de ha­cer­lo, los na­cio­na­lis­tas no quie­ren par­ti­ci­par y a los po­pu­lis­tas les mue­ve la in­ten­ción no de re­for­mar­la sino de des­truir la Cons­ti­tu­ción. No pa­re­cen exis­tir unos pre­su­pues­tos fa­vo­ra­bles pa­ra la re­for­ma, aun­que son mu­chos los que des­de la po­lí­ti­ca y, so­bre to­do, des­de la so­cie­dad la pro­po­nen. En to­do ca­so, las fuer­zas po­lí­ti­cas de­be­rían co­men­zar a ha­blar, a ex­po­ner en se­de par­la­men­ta­ria sus ar­gu­men­tos co­mo úni­co mé­to­do de des­bro­zar el ca­mino. Des­pués re­sul­ta­rá lo que pue­da dar de sí el diá­lo­go.

El gru­po de ca­te­drá­ti­cos que ha ela­bo­ra­do el in­for­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.