Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - CONTENTS - na­ti­vel pre­cia­do @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

a los 18 años fui víc­ti­ma de aco­so se­xual en una redacción, al­go im­po­si­ble de de­nun­ciar en aque­llos tiem­pos

Es­te año que ter­mi­na, en el que mi­les de mu­je­res se han ani­ma­do a pu­bli­car en la Red epi­so­dios de vio­len­cia de los que fue­ron víc­ti­mas, la re­vis­ta Ti­me ha ele­gi­do

Per­so­na del año 2017 a to­das las que han de­nun­cia­do el aco­so se­xual. Coin­ci­de con va­rios ca­sos si­mi­la­res en España, don­de los jue­ces, tras la acu­sa­ción de las dam­ni­fi­ca­das, han de­cre­ta­do pri­sión in­con­di­cio­nal pa­ra los de­pre­da­do­res de La Ma­na­da y los fut­bo­lis­tas que pre­sun­ta­men­te vio­la­ron a una me­nor. Ami­gas fe­mi­nis­tas me pi­den apo­yo pa­ra el mo­vi­mien­to de de­nun­cia #MeToo (#YoTam­bién), sur­gi­do en EEUU ha raíz del ca­so Har­vey Weins­tein, el po­de­ro­so pro­duc­tor de Holly­wood que lle­va dé­ca­das abu­san­do de las ac­tri­ces que aho­ra le de­nun­cian pú­bli­ca­men­te. Fui de las pri­me­ras en di­fun­dir la pro­tes­ta con­tra es­te in­di­vi­duo que las obli­ga­ba a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les a cam­bio de con­tra­tos. Mu­chos pre­gun­tan ma­li­cio­sa­men­te por qué ca­lla­ron en su mo­men­to y, aho­ra, al ca­bo de los años, se apun­tan a es­ta ca­ce­ría del hom­bre.

Lo he ex­pli­ca­do en reite­ra­das oca­sio­nes, la más re­cien­te en uno de mis li­bros, Ha­ga­mos memoria, don­de cuen­to que a los 18 años, la úni­ca mu­jer en la redacción, fui víc­ti­ma de aco­so se­xual y la­bo­ral que en aque­llos tiem­pos era im­po­si­ble de­nun­ciar. Lo pa­sé mal por­que la se­de del pe­rió­di­co es­ta­ba en las afue­ras de Ma­drid y cuan­do sa­lía, ya ano­che­ci­do, al­gu­nos com­pa­ñe­ros se ofre­cían a lle­var­me en su co­che has­ta el cen­tro de la ciu­dad. In­ge­nua de mí, acep­té la in­vi­ta­ción un par de ve­ces y tu­ve que en­fren­tar­me a aque­llos cer­dos que me lle­va­ron a un des­cam­pa­do y se me echa­ron en­ci­ma. Se lo con­té a uno de los pe­rio­dis­tas que me re­sul­ta­ba más fia­ble y, des­pués de echar­me una bron­ca por mi tor­pe­za, me acon­se­jó que no acep­ta­se la ofer­ta de nin­gún “com­pa­ñe­ro” y que vol­vie­ra a mi ca­sa de día. Gra­cias a es­te hom­bre sa­lí in­dem­ne de los aco­sa­do­res, pe­ro pron­to aban­do­né el tra­ba­jo, por­que la si­tua­ción era insostenible. He­chos si­mi­la­res se re­pi­tie­ron más ve­ces a lo lar­go de mi ca­rre­ra. Uno de los más gro­tes­cos me su­ce­dió cuan­do me que­dé en pa­ro tras el cie­rre del dia­rio don­de tra­ba­ja­ba y tu­ve que bus­car­me la vi­da. Lo úni­co que me ofre­cie­ron fue co­la­bo­rar en una agen­cia de no­ti­cias que me pa­ga­ba una mi­se­ria por ca­da pie­za que en­tre­ga­ba al je­fe, que re­sul­tó ser otro aco­sa­dor. Un día lle­gué a la agen­cia pa­ra en­tre­gar mi re­por­ta­je y el ti­po ce­rró la puer­ta del des­pa­cho y me aga­rró por un bra­zo mien­tras me de­cía: “Si tú qui­sie­ras, po­días ga­nar mu­cho di­ne­ro”. Lo­gré es­ca­par, y tras sa­lir de allí, di por fi­na­li­za­da mi co­la­bo­ra­ción y me que­dé sin tra­ba­jo otra vez.

Es­tos he­chos, que vuel­vo a con­tar pa­ra que no se ol­vi­den, los han pa­de­ci­do, en ma­yor o me­nor gra­do, la ma­yo­ría de mis com­pa­ñe­ras. Al­gu­nas guar­da­ron si­len­cio, co­mo las ac­tri­ces, por mie­do a que­dar­se en pa­ro o a ser di­fa­ma­das. La pa­la­bra de una mu­jer fren­te a la de un hom­bre in­flu­yen­te no va­lía na­da. Aho­ra pa­re­ce que se ha re­va­lo­ri­za­do gra­cias al aluvión de de­nun­cias co­lec­ti­vas. Mu­chos creen que es­ta­mos an­te el prin­ci­pio del fin de los aco­sa­do­res im­pu­nes. No quie­ro ser ago­re­ra, pe­ro no se avan­za­rá has­ta que las de­nun­cias sean in­ce­san­tes. Oja­lá el #MeToo no sea un es­pe­jis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.