La ama­bi­li­dad da un pu­ñe­ta­zo

Tiempo - - ZOOM - Ilus­tra­cIón: luIs gra­ñe­na por Ja­vier ote­ro Ma­nue­la Car­me­na al­cal­de­sa de ma­drId

Cri­sis en el ayun­ta­mien­to. El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, apre­tó las tuer­cas a las cuen­tas del con­sis­to­rio. El con­ce­jal en­car­ga­do de ellas, Car­los Sánchez Ma­to (de Iz­quier­da Uni­da), qui­so ha­cer va­ler que Ma­drid re­du­ce su deu­da más que na­die y con­si­gue su­pe­rá­vit sin que ello im­pi­da un in­cre­men­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo de la in­ver­sión y el gas­to so­cial. La ley que im­pi­de usar ese su­pe­rá­vit, si no es pa­ra amor­ti­zar an­ti­ci­pa­da­men­te más deu­da, ame­na­za­ba con que el mi­nis­te­rio se hi­cie­ra con las rien­das del ayun­ta­mien­to. La al­cal­de­sa op­tó por obe­de­cer. Sánchez Ma­to no qui­so vo­tar a fa­vor de ese plan. Car­me­na, que per­so­ni­fi­ca­ba la ima­gen más ama­ble del cam­bio po­lí­ti­co en ese ayun­ta­mien­to, dio un pu­ñe­ta­zo en­ci­ma de la me­sa y ce­só al con­ce­jal.

El com­pro­mi­so po­lí­ti­co. Ma­nue­la Car­me­na se la­bró una ima­gen res­pe­ta­da por los pro­gre­sis­tas a lo lar­go de to­da su vi­da. Fue mi­li­tan­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de España y su­per­vi­vien­te de la matanza de los abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas de la ca­lle Ato­cha de Ma­drid por par­te de ul­tra­de­re­chis­tas en 1977. En su etapa co­mo jue­za de vi­gi­lan­cia pe­ni­ten­cia­ria se ga­nó el apre­cio de los pre­sos. Los re­clu­sos con­ta­ban có­mo con­tes­ta­ba a sus car­tas y se in­tere­sa­ba sin­ce­ra­men­te por su si­tua­ción. Fue fun­da­do­ra de Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia y vo­cal del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial a pro­pues­ta de Iz­quier­da Uni­da.

La des­ju­bi­la­ción. Car­me­na usa es­te tér­mino pa­ra des­cri­bir su op­ción por vol­ver a la ac­ti­vi­dad. Mon­ta una tien­da que ven­de pro­duc­tos ela­bo­ra­dos por los pre­sos, a los que van a pa­rar los be­ne­fi­cios y es­cri­be el li­bro Por qué las co­sas pue­den

ser di­fe­ren­tes. En las pri­me­ras elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les tras el 15-M, acep­ta en­ca­be­zar la lis­ta de Aho­ra Ma­drid. Tras la cri­sis en su Go­bierno, se­ña­la que no quie­re que los par­ti­dos que lo com­po­nen in­flu­yan en él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.