Eeuu se olía la aso­na­da

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Los GEo de la Po­li­cía es­ta­ban en­car­ga­dos de rea­li­zar un asal­to al con­gre­so pa­ra li­be­rar a los dipu­tados

era una de las pre­gun­tas que los his­to­ria­do­res aún se ha­cían so­bre el 23-F. Mien­tras que al ideó­lo­go de la aso­na­da, el ge­ne­ral al­fon­so ar­ma­da, se le ce­rra­ron las puer­tas de la Zar­zue­la so­lo 15 mi­nu­tos des­pués de que an­to­nio Te­je­ro hu­bie­se en­tra­do en el Con­gre­so, hu­bo otra per­so­na que unas ho­ras más tar­de sí que pu­do en­trar en el re­cin­to pa­la­cie­go: el en­ton­ces em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en Ma­drid, Terence Tod­man, se­gún ha re­ve­la­do a Tiem­po un mi­li­tar, ex­miem­bro de la Guar­dia Real, que pa­só en la Zar­zue­la aque­llas ho­ras de ten­sión, frío e in­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca. se sa­bía que Tod­man aban­do­nó la em­ba­ja­da aquel 23-F ya de no­che ce­rra­da en su co­che ofi­cial de cris­ta­les tin­ta­dos, fuer­te­men­te es­col­ta­do y con la ban­de­ra de eeuu on­dean­do en el fron­tal del vehícu­lo co­mo sal­vo­con­duc­to pa­ra cru­zar los con­tro­les mi­li­ta­res que se pu­die­se en­con­trar por las ca­lles de Ma­drid. Pe­ro has­ta aho­ra era un mis­te­rio el lu­gar al que se di­ri­gió. la ac­ti­tud de es­ta­dos uni­dos du­ran­te el 23-F ha si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­da por aque­llos que han ana­li­za­do el gol­pe de es­ta­do, ya que Was­hing­ton man­tu­vo una sos­pe­cho­sa ac­ti­tud neu­tral des­de que el te­nien­te co­ro­nel Te­je­ro en­tró por las bra­vas en el Par­la­men­to. ¿Por qué? Bá­si­ca­men­te, por­que la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se de Ro­nald Rea­gan co­no­cía mu­chos de­ta­lles. de Laí­na a acep­tar la vía “an­ti­cons­ti­tu­cio­nal” su­ge­ri­da por Ar­ma­da, quien en ese mo­men­to “com­pren­de que no hay la me­nor es­pe­ran­za de que su pro­pues­ta a Te­je­ro pa­ra cons­ti­tuir un Go­bierno de emer­gen­cia pre­si­di­do por él pros­pe­re”. Ha­cia las 05.00 de la ma­ña­na se pro­du­ce otro de los mo­men­tos más con­tro­ver­ti­dos de la no­che, cuan­do en el equi­po de Laí­na se plan­tea la po­si­bi­li­dad de un asal­to al Con­gre­so pa­ra li­be­rar por la fuer­za a los dipu­tados re­te­ni­dos. A te­nor de las pa­la­bras de Oliart, la in­ter­ven­ción tu­vo vi­sos de reali­dad ya que el mi­nis­tro pre­ci­sa que aque­lla no­che “se de­ci­dió que, en ca­so de una in­ter­ven­ción vio­len­ta, fue­sen los GEO de la Po­li­cía Na­cio­nal quie­nes lo rea­li­za­ran con el fin de evi­tar el en­fren­ta­mien­to en­tre com­pa­ñe­ros de la mis­ma Guar­dia Ci­vil”.

Por úl­ti­mo, el en­ton­ces mi­nis­tro de De­fen­sa re­la­tó quié­nes es­ta­ban sien­do in­ves­ti­ga­dos en aquel mo­men­to: 114 per­so­nas apa­re­cían ci­ta­das en con­ver­sa­cio­nes que ha­bían si­do gra­ba­das por el Go­bierno de Fran­cis­co Laí­na, a las que se su­ma­ban 127 miem­bros de los Cuer­pos y Fuer­zas de Se­gu­ri­dad y 23 ci­vi­les. En el pos­te­rior ma­cro­jui­cio so­lo se en­cau­só a 33 res­pon­sa­bles.

El em­ba­ja­dor Tod­man era el re­pre­sen­tan­te de EEUU du­ran­te el 23-F.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.