LA ÚNI­CA EN­TRE­VIS­TA CON­CE­DI­DA POR LA REI­NA SO­FÍA

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

La rei­na So­fía eli­gió en 1986 la re­vis­ta TIEM­PO pa­ra con­ce­der su pri­me­ra y úni­ca en­tre­vis­ta a una pu­bli­ca­ción es­pa­ño­la. Se tra­ta de un do­cu­men­to ex­cep­cio­nal pa­ra en­ten­der el pen­sa­mien­to de la mu­jer más pró­xi­ma al rey Juan Carlos. La en­tre­vis­ta fue rea­li­za­da en La Zar­zue­la por el di­rec­tor de la pu­bli­ca­ción en aquel en­ton­ces, Julián La­go.

Su ma­jes­tad re­ci­be a TIEM­PO en el pa­la­cio de La Zar­zue­la el 4 de ju­nio pa­ra una en­tre­vis­ta pe­rio­dís­ti­ca, la pri­me­ra que con­ce­de en to­da su vi­da a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción es­pa­ñol. Sen­ta­da en su an­te­des­pa­cho, su ma­jes­tad cru­za las ma­nos y ha­bla pau­sa­da­men­te. So­bria­men­te ma­qui­lla­da, vis­te con se­re­na sen­ci­llez.

P_ ¿Ser rei­na me­re­ce la pe­na?

R_ Ser rei­na no se eli­ge. Se acep­ta o no. Y, por su­pues­to, es un mo­do de vi­da y en la vi­da hay pe­nas y ale­grías, y unas y otras com­pen­san y enseñan siem­pre. Ca­da ofi­cio tie­ne ven­ta­jas y des­ven­ta­jas. Creo que ten­go suer­te y me com­pen­sa ser rei­na, si ello su­po­ne po­der ayu­dar a los de­más. Por eso no lo con­si­de­ro un sa­cri­fi­cio.

P_ ¿Le ha cos­ta­do adap­tar­se a nues­tra idio­sin­cra­sia?

R_ Una de las me­jo­res cua­li­da­des del es­pa­ñol es la de juz­gar a los de­más por lo que son, no por cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas. De ahí que no sea di­fí­cil co­nec­tar con él, pues no hay que re­pre­sen­tar o adap­tar­se, sino sen­ci­lla­men­te ser uno mis­mo. Ad­mi­ro mu­chí­si­mo el ca­rác­ter es­pa­ñol.

P_ ¿Có­mo cree que la ven los es­pa­ño­les?

R_ Creo que nos com­pren­de­mos a un ni­vel pro­fun­do. Pe­ro, cla­ro, esa es mi im­pre­sión. Ha­bría que ha­cer la mis­ma pre­gun­ta a otros. Yo desea­ría que el pueblo es­pa­ñol me vie­se co­mo muy su­ya. Me sien­to ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­da con él.

P_ ¿Cuál es el pe­ca­do ca­pi­tal del es­pa­ñol? ¿Y nues­tra prin­ci­pal vir­tud?

R_ Creo que nues­tra prin­ci­pal vir­tud es la ge­ne­ro­si­dad, y nues­tro prin­ci­pal de­fec­to, la im­pa­cien­cia.

P_ ¿Dón­de es­tá la cla­ve del éxi­to de una mo­nar­quía co­mo la es­pa­ño­la?

R_ Creo que el Rey, que se es­for­zó des­de el prin­ci­pio en ha­cer su­ya la ex­pre­sión “Rey de to­dos los es­pa­ño­les”, acer­tó en co­nec­tar con las ne­ce­si­da­des y de­seos de su pueblo. Y sus es­fuer­zos en cum­plir con lo que en ca­da mo­men­to cre­yó su de­ber han da­do un re­sul­ta­do muy po­si­ti­vo. Siem­pre man­te­nién­do­se por en­ci­ma de lo que po­dría­mos lla­mar “po­lí­ti­ca co­ti­dia­na”.

P_ ¿Cuál ha si­do el día más tris­te de su rei­na­do? ¿Y el más fe­liz?

R_ Las pa­la­bras fe­liz o tris­te son re­la­ti­vas e in­de­fi­ni­bles. Así pues, no creo ha­ber te­ni­do un día que no sea el más fe­liz. Ha ha­bi­do mu­chos y no sa­bría ele­gir.

P_ ¿Con qué fa­ce­tas de la per­so­na­li­dad del Rey se sien­te más iden­ti­fi­ca­da y con cuá­les más ale­ja­da?

R_ Me gus­ta mu­cho su dis­ci­pli­na in­ter­na, su se­rie­dad pa­ra afron­tar los pro­ble­mas y su ale­gría y ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­se con los de­más. Qui­zá es­té más ale­ja­da de su es­pon­ta­nei­dad, al ser yo per­so­nal­men­te más re­ser­va­da.

P_ ¿Los Re­yes se en­fa­dan co­mo un ma­tri­mo­nio nor­mal?

R_ Los Re­yes so­mos un ma­tri­mo­nio nor­mal, si eso es lo que me pre­gun­ta. ¿Por qué he­mos de ser di­fe­ren­tes de los de­más? Si no hay con­tras­tes y al­ti­ba­jos, no

“pre­fie­ro pa­ra mis hi­jas per­so­nas in­te­li­gen­tes y ho­nes­tas, sean prín­ci­pes o no. Sa­brán ele­gir lo me­jor” “Las ca­rac­te­rís­ti­cas más des­ta­ca­das de mi hi­jo felipe son su fuer­za de vo­lun­tad y su es­pon­ta­nei­dad”

hay vi­da. Aun que­rién­do­se mu­cho, de vez en cuan­do hay con­tra­dic­cio­nes. La ver­dad es que po­cas.

P_ ¿Tie­ne el Prín­ci­pe más con­fian­za con el Rey o con la Rei­na?

R_ La con­fian­za es la mis­ma con los dos, los te­mas y las oca­sio­nes pue­den ser dis­tin­tos, co­mo su­ce­de en cual­quier otra fa­mi­lia.

P_ ¿Có­mo le ha­bla el Prín­ci­pe: co­mo a una ma­dre, co­mo a una rei­na, co­mo a una ami­ga, co­mo a una con­fi­den­te?

R_ Yo creo que co­mo a una ma­dre que en oca­sio­nes pue­de ser ami­ga o con­fi­den­te. Tan­to su pa­dre co­mo yo he­mos tra­ta­do, con to­do nues­tro ca­ri­ño, de com­pren­der a nues­tros hi­jos y orien­tar­les en sus mo­men­tos más di­fí­ci­les, pe­ro nun­ca im­po­nién­do­nos, sino edu­cán­do­les con lo que he­mos creí­do eran bue­nos con­se­jos.

P_ ¿Qué sen­ti­mien­tos le in­va­die­ron, co­mo ma­dre, cuan­do el prín­ci­pe Felipe, al al­can­zar la ma­yo­ría de edad, ju­ró la Cons­ti­tu­ción?

R_ Emo­ción al ver­le ale­jar­se de la ado­les­cen­cia pa­ra co­men­zar la edad adul­ta con to­das sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Y un cier­to or­gu­llo al com­pro­bar la lu­ci­dez y la se­rie­dad de que es­tá dan­do prue­bas en su pre­pa­ra­ción pa­ra la ta­rea que le es­pe­ra y su vo­lun­tad de ser­vir a Es­pa­ña y de ser digno su­ce­sor de su pa­dre.

P_ ¿Le dio al­gún con­se­jo aquel día?

R_ Le re­cor­dé la res­pon­sa­bi­li­dad que re­caía en él al cum­plir la ma­yo­ría de edad y al ju­rar la Cons­ti­tu­ción, así co­mo la gran sig­ni­fi­ca­ción de la he­ren­cia de la Co­ro­na.

P_ ¿So­bre qué prin­ci­pios, éti­cos y po­lí­ti­cos, ha gi­ra­do la for­ma­ción del Prín­ci­pe, de cu­ya edu­ca­ción se ha ocu­pa­do us­ted tan per­so­nal­men­te?

R_ A lo lar­go de su vi­da siem­pre he­mos pro­cu­ra­do acon­se­jar a los hi­jos de acuer­do con su edad. He­mos in­ten­tan­do di­ri­gir­les sin pre­sio­nar mien­tras eran ni­ños. Y, más tar­de, fo­men­tar sus ap­ti­tu­des en co­la­bo­ra­ción con ellos. Siem­pre creí que lo esen­cial era in­cul­car­les el sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad, que yo creo abar­ca mu- chas co­sas: rec­ti­tud in­te­lec­tual, mo­ral y pro­fe­sio­nal, vo­lun­tad, ge­ne­ro­si­dad, ho­nes­ti­dad y ma­du­rez.

P_ ¿Ha si­do el Prín­ci­pe lo que se co­no­ce por un “chi­co di­fí­cil”?

R_ No es­pe­cial­men­te. Ha atra­ve­sa­do las eta­pas de un ni­ño equi­li­bra­do, de un ado­les­cen­te nor­mal y sano, pe­ro, re­pi­to, no ha si­do di­fí­cil. P_ De­fi­na las ca­rac­te­rís­ti­cas más des­ta­ca­das de la per­so­na­li­dad de su hi­jo. R_ Su fuer­za de vo­lun­tad, su es­pon­ta­nei­dad y su ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción. P_ ¿En qué me­di­da se ha mo­di­fi­ca­do

el ca­rác­ter del Prín­ci­pe con el pa­so del tiem­po?

R_ Más que de mo­di­fi­ca­ción, yo ha­bla­ría de una evo­lu­ción na­tu­ral. Hoy es más pro­fun­do, más per­so­nal y más rea­lis­ta que cuan­do era un ni­ño, y tam­bién es muy re­fle­xi­vo pa­ra la edad que tie­ne.

P_ ¿Con­si­de­ra a don Felipe co­mo un jo­ven in­quie­to?

R_ Tie­ne la in­quie­tud na­tu­ral y po­si­ti­va que na­ce de su edad y de su in­te­rés y cu­rio­si­dad por el mun­do en que vi­ve. P_ ¿Cuá­les han si­do sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes? R_ Na­tu­ral­men­te han ido cam­bian­do con la edad. Hoy, en­tre sus preo­cu­pa­cio­nes más im­por­tan­tes, fi­gu­ra la de for­mar­se ade­cua­da­men­te pa­ra el pa­pel que le co­rres­pon­de.

P_ ¿El Prín­ci­pe es un ser sen­si­ble al do­lor ajeno, a la mi­se­ria, a las in­jus­ti­cias?

R_ Sí, lo es. Una de las co­sas que más me ha preo­cu­pa­do en re­la­ción con su edu­ca­ción ha si­do evi­tar el ais­la­mien­to, pro­cu­rar el con­tac­to con los chi­cos de su edad, con las reali­da­des de la vi­da, en la me­di­da de lo po­si­ble.

P_ ¿Su par­ti­cu­lar con­di­ción co­mo he­re­de­ro no le ha obli­ga­do a es­tar ais­la­do de la reali­dad so­cial?

R_ Más bien, por el con­tra­rio, su con­di­ción le obli­ga a es­tar muy al tan­to de la reali­dad so­cial, co­sa que al mis­mo tiem­po sa­tis­fa­ce sus gus­tos.

P_ ¿Có­mo ha con­tra­rres­ta­do la res­tric­ción, ló­gi­ca por otra par­te, de su círcu­lo de ami­gos?

R_ El círcu­lo de ami­gos es siem­pre una elec­ción per­so­nal y, por tan­to, li­mi­ta­da pa­ra to­do el mun­do. Pe­ro no ha ha­bi­do res­tric­cio­nes im­pues­tas des­de fue­ra, si es lo que quie­re de­cir. He­mos que­ri­do siem­pre que el Prín­ci­pe ha­ga una vi­da nor­mal en el co­le­gio y en su tiem­po li­bre. Tam­bién, que co­noz­ca otras gen­tes y otros mo­dos de vi­da. Des­de muy pe­que­ño, por ejem­plo, en cam­pa­men­tos de ve­rano du­ran­te sus va­ca­cio­nes es­co­la­res. Es­tos con­tac­tos, siem­pre tan in­tere­san­tes, han con­ti­nua­do du­ran­te el año que el Prín­ci­pe es­tu­dió en Ca­na­dá, y aho­ra mis­mo en la aca­de­mia. Es­toy se­gu­ra de que sus eta­pas de for­ma­ción mi­li­tar y uni­ver­si­ta­ria con­tri­bui­rán a am­pliar y en­ri­que­cer aún más su co­no­ci­mien­to. P_ ¿Co­no­ce nor­mal­men­te a los ami­gos y ami­gas del Prín­ci­pe? R_ Co­noz­co a un buen nú­me­ro de ellos. P_ ¿Qué ca­rac­te­rís­ti­cas le gus­ta­ría, co­mo

rei­na y tam­bién co­mo ma­dre, que reunie­ra la fu­tu­ra rei­na con­sor­te?

R_ Le di­ré lo que di­ría cual­quier ma­dre: de­seo que en­cuen­tre una mu­jer in­te­li­gen­te, ge­ne­ro­sa, que sea cons­cien­te de sus res­pon­sa­bi­li­da­des, que com­par­ta en­te­ra­men­te su vi­da, sus obli­ga­cio­nes... Pe­ro es él quien ten­drá que ele­gir.

P_ ¿Y qué pre­fe­ri­ría pa­ra sus hi­jas: no­vios in­te­li­gen­tes o prín­ci­pes?

R_ Per­so­nas in­te­li­gen­tes y ho­nes­tas, sean prín­ci­pes o no. Es­toy se­gu­ra de que ellas sa­brán ele­gir lo me­jor.

P_ ¿Qué le preo­cu­pa so­bre to­do en la for­ma­ción de las in­fan­tas?

R_ Mis hi­jas es­tán ya ha­cien­do es­tu­dios su­pe­rio­res y, por tan­to, ocu­pán­do­se per­so­nal­men­te de su for­ma­ción. Aho­ra vi­vi­mos la eta­pa, lle­na de sa­tis­fac­cio­nes, de com­par­tir y de in­tere­sar­nos por su vi­da y sus ilu­sio­nes. No me preo­cu­pa su for­ma­ción. Lo que de­seo es que ellas se sien­tan ple­na­men­te rea­li­za­das en lo que han es­tu­dia­do.

P_ ¿Pien­sa que los jó­ve­nes han per­di­do bue­na par­te de los va­lo­res mo­ra­les y cul­tu­ra­les tra­di­cio­na­les?

R_ En un pro­ce­so de cam­bio co­mo el que es­ta­mos vi­vien­do se re­la­ti­vi­zan mu­chos va­lo­res. Pe­ro lo im­por­tan­te es acer­tar a ex­pre­sar lo per­ma­nen­te en la for­ma que re­sul­te más ade­cua­da al pre­sen­te y lo ha­ga más atrac­ti­vo. En esa ta­rea me pa­re­ce que es­tán com­pro­me­ti­dos mu­chos jó­ve­nes y otros que no lo son, aun­que qui­zás en oca­sio­nes pa­rez­ca re­sal­tar más lo ne­ga­ti­vo que lo po­si­ti­vo de es­te pro­ce­so. El ideal se­ría man­te­ner las tra­di­cio­nes que nos sir­van pa­ra pro­gre­sar. Es im­pres­cin­di­ble una ba­se a par­tir de la cual se pue­da ir ma­du­ran­do.

P_ ¿En qué ocu­pa sus ho­ras un día sin com­pro­mi­sos ofi­cia­les?

R_ Las de­di­co so­bre to­do a mi fa­mi­lia, mi ca­sa, mis ami­gos, la lec­tu­ra y a prac­ti­car al­gún de­por­te.

“de­seo que el prín­ci­pe en­cuen­tre una mu­jer in­te­li­gen­te y ge­ne­ro­sa, pe­ro es él el que la ele­gi­rá” “de la te­le­vi­sión me in­tere­san los informativos y los pro­gra­mas cul­tu­ra­les y so­bre la na­tu­ra­le­za”

P_ A la ho­ra de desa­yu­nar: ¿una pie­za mu­si­cal o un in­for­ma­ti­vo de ra­dio?

R_ Más bien em­pe­za­mos el día cam­bian­do im­pre­sio­nes so­bre el pro­gra­ma que nos es­pe­ra y le­yen­do los pe­rió­di­cos. A las ocho y me­dia ya es­ta­mos desa­yu­nan­do, pe­ro buscamos otros mo­men­tos pa­ra es­cu­char la ra­dio.

P_ ¿Qué es lo que más le in­tere­sa de la programación de te­le­vi­sión?

R_ Me in­tere­sa, por su­pues­to, la in­for­ma­ción te­le­vi­sa­da, el enor­me im­pac­to que aña­de la ima­gen a la no­ti­cia. Y los pro­gra­mas cul­tu­ra­les o so­bre la na­tu­ra­le­za.

P_ ¿Con­si­de­ra que la te­le­vi­sión es­pa­ño­la es me­jor, peor o más o me­nos pa­re­ci­da a las te­le­vi­sio­nes de otros paí­ses?

R_ To­dos ten­de­mos a pen­sar que lo nues­tro es lo me­jor, aun­que a ve­ces nos de­di­que­mos a cri­ti­car lo pro­pio. Des­de lue­go, hay per­so­nas y pro­gra­mas de gran va­lía en nues­tra te­le­vi­sión.

P_ ¿Qué sen­sa­ción le pro­du­ce la in­for­ma­ción: le preo­cu­pa, le con­mue­ve o le de­ja in­di­fe­ren­te?

R_ Lo que es se­gu­ro es que no me de­ja in­di­fe­ren­te. No se pue­de ser in­di­fe­ren­te cuan­do se vi­ve in­te­rior­men­te la vi­da de un país con in­ten­si­dad. A ve­ces preo­cu­pa, otras ve­ces con­mue­ve y siem­pre in­tere­sa.

P_ ¿Cree que en Es­pa­ña los pe­rio­dis­tas te­ne­mos mu­cho po­der?

R_ Creo en la in­fluen­cia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo un lu­gar abier­to al con­tras­te de opi­nio­nes, y creo asi­mis­mo que la exis­ten­cia de ese con­tras­te es im­por­tan­te y es ne­ce­sa­ria den­tro de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, por­que ma­du­ra y res­pon­sa­bi­li­za pa­ra to­mar de­ci­sio­nes.

P_ ¿Qué pa­pel asig­na a la pren­sa en el pro­ce­so his­tó­ri­co de la Tran­si­ción?

R_ Me pa­re­ce que lo me­jor que han he­cho, y si­guen ha­cien­do, la pren­sa y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es de­fen­der la prác­ti­ca de la de­mo­cra­cia y la ima­gen de una Es­pa­ña, den­tro de su gran es­pi­ri­tua­li­dad, más ac­ti­va y mo­der­na, más ra­cio­nal y efi­cien­te, re­co­no­ci­da con­si­go mis­ma y con el mun­do.

P_ ¿Qué diag­nós­ti­co ha­ce de la Es­pa­ña de la pró­xi­ma dé­ca­da?

R_ Op­ti­mis­ta. Es­toy se­gu­ra de que el fu­tu­ro nos trae­rá una ma­yor ex­pe­rien­cia de no­so­tros mis­mos y un me­jor do­mi­nio de las si­tua­cio­nes, con­fir­man­do y re­for­zan­do cuan­to de po­si­ti­vo he­mos con­se­gui­do has­ta aho­ra. El pueblo es­pa­ñol tie­ne una gran ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y sa­brá ha­cer fren­te con éxi­to a las gran­des mu­ta­cio­nes que se adi­vi­nan.

P_ ¿Cree que hay vi­da ex­tra­te­rres­tre?

R_ Es una cues­tión di­fí­cil de con­tes­tar con­cre­ta­men­te, in­clu­so pa­ra los es­pe­cia­lis­tas. El te­ma me in­tere­sa.

P_ ¿Le atrae tan­to el mun­do de la pa­ra­psi­co­lo­gía co­mo se di­ce?

R_ Lo que me atrae más es la fi­lo­so­fía. La pa­ra­psi­co­lo­gía, que es una de­ri­va­ción, me pro­du­ce cier­ta cu­rio­si­dad, pe­ro no tan­to co­mo se ha di­cho. P_ ¿Na­cer prin­ce­sa es un pri­vi­le­gio? R_ Ni lo uno ni lo otro. Una reali­dad aje­na a nues­tra vo­lun­tad.

P_ ¿Le gus­ta­ría pa­sar inad­ver­ti­da?

R_ No crea que no lo in­ten­to, aun­que no siem­pre me re­sul­ta fá­cil. Sí que me gus­ta­ría lo­grar­lo.

P_ ¿Qué pre­fe­ri­ría us­ted: que la ad­mi­ren o que la quie­ran?

R_ Per­so­nal­men­te pre­fie­ro que­rer a las per­so­nas, y des­de lue­go ad­mi­ro a mu­chas de las que quie­ro. El que­rer es bá­si­co y la ad­mi­ra­ción, se­cun­da­ria. P_ ¿Per­do­nar o ser per­do­na­da? R_ Per­do­na­mos, pe­ro ne­ce­si­ta­mos ser per­do­na­dos tam­bién.

P_ ¿Qué le gus­ta­ría que di­je­ra la his­to­ria so­bre us­ted?

R_ Más que pa­sar a la his­to­ria me gus­ta­ría ser re­cor­da­da por quie­nes me han co­no­ci­do co­mo al­guien que su­po rea­li­zar su ta­rea y ser útil a los de­más.

La Rei­na y Julián La­go, di­rec­tor de TIEM­PO, du­ran­te la en­tre­vis­ta en La Zar­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.