Suárez rom­pe Su Si­len­cio

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

El ex­pre­si­den­te del Go­bierno Adolfo Suárez rom­pió su si­len­cio tras los co­mi­cios de 1986 con una en­tre­vis­ta en TIEM­PO, en la que car­gó du­ra­men­te con­tra Felipe Gon­zá­lez, je­fe del Eje­cu­ti­vo por en­ton­ces. Suárez que­ría vol­ver co­mo fue­ra al pa­la­cio de la Mon­cloa, pe­ro nun­ca más lo con­si­guió. La pe­rio­dis­ta Na­ti­vel Pre­cia­do fir­mó la con­ver­sa­ción.

Adolfo Suárez, pa­ra no ser pri­sio­ne­ro de sus pa­la­bras, quie­re ser due­ño de su si­len­cio. Es­tas son las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes en ex­clu­si­va que rea­li­za tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 1986. Cua­tro lar­gas ho­ras en su des­pa­cho de la ca­lle An­to­nio Mau­ra. El lí­der del CDS re­mon­ta el vue­lo. Se sien­te me­jor que en sus me­jo­res tiem­pos. A sus 54 años es­tá dis­pues­to a co­mer­se el mun­do. Las en­cues­tas le son fa­vo­ra­bles. Su par­ti­do cre­ce y los so­cia­lis­tas em­pie­zan a con­si­de­rar­le un pe­li­gro.

P_ ¿Le gus­ta que le lla­men “du­que”?

R_ Es un tí­tu­lo que lle­vo con or­gu­llo por la per­so­na que me lo otor­gó y por los mo­ti­vos por los cua­les lo hi­zo, pe­ro des­de muy pe­que­ño es­toy acos­tum­bra­do a que me lla­men Adolfo o, en to­do ca­so, se­ñor Suárez. P_ ¿No es al­go utó­pi­co so­ñar con vol­ver a La Mon­cloa? R_ Pue­de que en­cie­rre una do­sis de uto­pía, pe­ro a es­tas al­tu­ras lo veo co­mo una po­si­bi­li­dad muy real y, so­bre to­do, ne­ce­sa­ria pa­ra la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la.

P_ ¿Se pue­de cons­truir un par­ti­do con­tra los es­ta­dou­ni­den­ses, la ban­ca y el res­to de los po­de­res fác­ti­cos?

R_ Yo no es­toy con­tra to­do; lo que no es­toy es de ro­di­llas an­te na­die. Ni an­te la ban­ca ni an­te los ame­ri­ca­nos. Lle­var a la prác­ti­ca los prin­ci­pios de la li­ber­tad, la igual­dad y la so­li­da­ri­dad que fi­gu­ran en nues­tra Cons­ti­tu­ción im­pli­ca, mu­chas ve­ces, en­fren­tar­se con sec­to­res po­de­ro­sos.

P_ ¿Cuán­do se dio cuen­ta de que era us­ted de iz­quier­das?

R_ No, yo soy de cen­tro. Yo as­pi­ro a que el cen­tro exis­ta ideo­ló­gi­ca­men­te, que sea una de­fi­ni­ción fi­lo­só­fi­ca del hom­bre, la so­cie­dad y el Es­ta­do. Se nos lle­na la bo­ca de li­ber­tad, jus­ti­cia y so­li­da­ri­dad. Vi­vi­mos en una so­cie­dad in­jus­ta y eso hay que cam­biar­lo. P_ ¿Le hu­bie­ra gus­ta­do ser Felipe?

R_ No, en ab­so­lu­to. Felipe es Felipe. Yo soy yo. Ca­da uno tie­ne su pro­pia his­to­ria.

P_ Si hu­bie­ra na­ci­do en Se­vi­lla, en vez de en Ávi­la, y fue­ra hi­jo de un va­que­ro y no de un procurador de los tri­bu­na­les...

R_ Los na­ci­mien­tos mar­can y na­cer en una ciu­dad de pro­fun­da tra­di­ción cul­tu­ral es una ven­ta­ja. Sin em­bar­go, na­cer en un pueblo, don­de el pri­mer im­pac­to cul­tu­ral que re­ci­bes es un pa­so­do­ble to­ca­do por la ban­da mu­ni­ci­pal, su­po­ne una li­mi­ta­ción. Ten­go muy po­cos pun­tos de con­tac­to ideo­ló­gi­cos y de ca­rác­ter con Felipe Gon­zá­lez.

P_ Us­ted pa­re­ce más un pro­fe­sio­nal del po­der que de la po­lí­ti­ca.

R_ No. Soy una per­so­na que sa­be ejer­cer el po­der; pe­ro el po­der es pa­ra go­ber­nar, no pa­ra man­dar.

P_ ¿Felipe man­da más que go­bier­na?

R_ Él tam­bién es pro­duc­to de una bio­gra­fía per­so­nal mu­cho más de­mo­crá­ti­ca que la mía, pe­ro yo soy el pre­si­den­te que tra­jo las li­ber­ta­des a es­te país y ja­más arrin­co­né a na­die. Con to­do, creo que Felipe Gon­zá­lez man­da más que go­bier­na. Yo de­mos­tré ser más com­pren­si­vo, más to­le­ran­te, más dia­lo­gan­te. Nun­ca me sien­to en po­se­sión de la ver­dad y mu­cho me­nos de la ver­dad po­lí­ti­ca. P_ ¿Qué ha he­cho Felipe Gon­zá­lez pa­ra de­frau­dar­le tan­to? R_ Du­ran­te al­gún tiem­po, en mi eta­pa de pre­si­den­te del Go­bierno, fui cons­cien­te de que de­bía cons­truir los ci­mien­tos de una de­mo­cra­cia só­li­da. Aque­llo del pue­do pro­me­ter y pro­me­to, ¿lo re­cuer­da?

P_ Na­tu­ral­men­te.

R_ En­tre mis obli­ga­cio­nes es­ta­ba la de ha­cer po­si­bles las al­ter­na­ti­vas de po­der. Fui ob­je­to de una opo­si­ción muy du­ra, hu­bie­ra ne­ce­si­ta­do más con­sen­so. Pa­sa­das las pe­ri­pe­cias de la mo­ción de cen­su­ra, el año 80, y con el triun­fo so­cia­lis­ta del 82, el pro­gra­ma de Felipe Gon­zá­lez lle­gó a ilu­sio­nar a mu­chos es­pa­ño­les, por eso en­ten­dí que era bueno apo­yar­lo y no de­frau­dar las ex­pec­ta­ti­vas que ha­bía en el cam­bio po­lí­ti­co. P_ ¿Le ofre­cie­ron al­gu­na vez los so­cia­lis­tas un car­go ins­ti­tu­cio­nal? R_ Ja­más. Yo nun­ca hu­bie­ra for­ma­do par­te de un Go­bierno so­cia­lis­ta. P_ Felipe Gon­zá­lez se en­ten­dió me­jor con Cal­vo-So­te­lo que con us­ted, le ha re­ci­bi­do mu­cho más en La Mon­cloa. No sé cuán­tas ve­ces ha­brá ido Cal­vo-So­te­lo. En la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra fui a ver­le en bas­tan­tes oca­sio­nes, pe­ro eso se rom­pió ha­ce más de un año, por un mo­ti­vo muy con­cre­to: el re­fe­rén­dum de la OTAN. Des­de en­ton­ces no he vuel­to a ha­blar con él. P_ ¿Por qué no se ma­ni­fes­tó abier­ta­men­te con­tra la OTAN? R_ Por sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad, yo no po­día en­ca­be­zar la ma­ni­fes­ta­ción del No. Des­pués de ser pre­si­den­te del Go­bierno, uno no vuel­ve a ser el que era an­tes.

P_ ¿Le ha pu­ri­fi­ca­do la tra­ve­sía del de­sier­to?

R_ Creo que sí. Las li­mi­ta­cio­nes del po­der te ha­cen ver con más res­pon­sa­bi­li­dad los te­mas im­por­tan­tes, co­mo es la po­lí­ti­ca de paz y se­gu­ri­dad, que de­be te­ner el má­xi­mo con­sen­so.

P_ ¿No qui­so ir con­tra­co­rrien­te?

R_ Eso es. La ma­yo­ría del Par­la­men­to era fa­vo­ra­ble a la per­ma­nen­cia de Es­pa­ña en la Alian­za Atlán­ti­ca, con ma­ti­ces. Por tan­to, una opo­si­ción a esa po­lí­ti­ca era ir con­tra­co­rrien­te. Le man­dé una car­ta al pre­si­den­te Gon­zá­lez di­cién­do­le que nun­ca en­ca­be­za­ría la ma­ni­fes­ta­ción del No. P_ Eso creó gran con­fu­sión. R_ No de­jé li­ber­tad de vo­to. Lo ló­gi­co es que el pre­si­den­te del Go­bierno no hu­bie- ra con­vo­ca­do el re­fe­rén­dum, que hu­bie­ra di­suel­to las Cá­ma­ras y que con­vo­ca­ra elec­cio­nes. La ne­go­cia­ción se hi­zo mal y eso creó un sen­ti­mien­to an­ti-OTAN. Aho­ra es­ta­mos pa­gán­do­lo en la ne­go­cia­ción del tra­ta­do con Es­ta­dos Uni­dos.

P_ ¿Por qué es tan an­ti­es­ta­dou­ni­den­se?

R_ No soy ni an­ti­es­ta­dou­ni­den­se ni an­ti-OTAN. Tam­po­co soy un proame­ri­cano in­sen­sa­to y glo­rio­so. Creo que los in­tere­ses es­tra­té­gi­cos de Es­ta­dos Uni­dos, apo­ya­dos des­de las ba­ses ins­ta­la­das en te­rri­to­rio es­pa­ñol, pue­den ser con­tra­rios a nues­tros pro­pios in­tere­ses. P_ ¿Si vuel­ve a la pre­si­den­cia, se cree ca-

“na­cer en un pueblo don­de el pri­mer im­pac­to que re­ci­bes es un pa­so­do­ble su­po­ne una li­mi­ta­ción” “Yo nun­ca hu­bie­ra for­ma­do par­te de un Go­bierno so­cia­lis­ta y na­die ja­más me lo ofre­ció”

“A Felipe se le re­ga­la­ron mu­chas co­sas im­por­tan­tes. Ten­go la sen­sa­ción de que le mo­les­tan las crí­ti­cas”

paz de ser más in­de­pen­dien­te de los nor­te­ame­ri­ca­nos que Felipe Gon­zá­lez?

R_ No sé el gra­do de de­pen­den­cia que él tie­ne. Mi idea es que la bi­po­la­ri­za­ción exis­ten­te de­be ser sus­ti­tui­da por otros fo­cos de po­der. Eu­ro­pa de­be asu­mir un pro­ta­go­nis­mo que his­tó­ri­ca, cul­tu­ral y mi­li­tar­men­te le co­rres­pon­de.

P_ ¿So­bran las ba­ses en Es­pa­ña?

R_ Evi­den­te­men­te. En te­rri­to­rio es­pa­ñol ya te­ne­mos una ba­se de la OTAN, que es Gi­bral­tar y que es fun­da­men­tal pa­ra de­fi­nir cuál es la con­tri­bu­ción es­pa­ño­la en la de­fen­sa del flan­co Sur.

P_ ¿Sin con­se­cuen­cias ni re­pre­sa­lias?

R_ Pue­de ha­ber­las, pe­ro esas ten­sio­nes se pro­du­cen to­dos los días. Es­tu­vi­mos a pun­to de que se con­ge­la­ran las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las de cal­za­do a Es­ta­dos Uni­dos por la pre­sión de los ex­por­ta­do­res de cal­za­do nor­te­ame­ri­ca­nos. Pe­ro en mo­do al­guno te­ne­mos que ha­cer lo que di­gan los de­más.

P_ ¿Por qué cree que Gon­zá­lez ha lo­gra­do lo que us­ted no lo­gró sien­do pre­si­den­te: tran­qui­li­zar a los mi­li­ta­res, a la ban­ca, a los nor­te­ame­ri­ca­nos...?

R_ No pue­de com­pa­rar ob­je­ti­va­men­te am­bas si­tua­cio­nes. En aquel mo­men­to el pro­ce­so po­lí­ti­co era muy ten­so. To­das aque­llas ten­sio­nes han ser­vi­do pa­ra que las co­sas se tran­qui­li­cen.

P_ ¿Tu­vo us­ted al­gún pro­ble­ma per­so­nal, al­gu­na de­cep­ción con Felipe Gon­zá­lez?

R_ He sen­ti­do una gran frus­tra­ción, no sé si en ella hay al­gún com­po­nen­te per­so­nal. A Felipe se le re­ga­la­ron mu­chas co­sas im­por­tan­tes, las ob­tu­vo sin es­fuer­zo. Da la im­pre­sión de que pien­sa: “¿Có­mo es po­si­ble que exis­tan pro­ble­mas sien­do yo el pre­si­den­te?”. Ten­go la sen­sa­ción de que le mo­les­tan las crí­ti­cas. P_ ¿De qué más le acu­sa? R_ Yo le acu­so, so­bre to­do, de no pres­tar su­fi­cien­te oí­do a las crí­ti­cas.

P_ ¿Le que­dan mu­chas he­ri­das de su pa­so por el Go­bierno?

R_ No, no es­toy con­for­ma­do po­lí­ti­ca­men­te des­de el re­sen­ti­mien­to. No soy de los que creen que la ven­gan­za es un pla­cer de los dio­ses, me pa­re­ce una es­tu­pi­dez, una au­tén­ti­ca es­tu­pi­dez. No quie­ro per­der el tiem­po con la ven­gan­za, por­que no me pro­du­ce pla­cer. Re­ci­bí mu­chas he­ri­das, y su­pon­go que yo tam­bién las cau­sé sin pre­ten­der­lo. Pe­ro es­tán to­das ci­ca­tri­za­das.

P_ Tras el desas­tre de Unión de Cen­tro De­mo­crá­ti­co (UCD) us­ted que­dó re­du­ci­do a ce­ni­zas. ¿Se sien­te aho­ra co­mo el ave fé­nix? R_ No me sien­to co­mo el ave fé­nix, pe­ro hay que va­lo­rar las co­sas con rea­lis­mo y creo que es­ta­mos ha­cien­do una ver­da­de­ra al­ter­na­ti­va de po­der.

P_ ¿Qué ha­ría us­ted si lo­gra una se­gun­da opor­tu­ni­dad?

R_ Co­rre­gir mu­chos de­fec­tos. Es­ta­ré apo­ya­do por una fuer­za po­lí­ti­ca más ho­mo­gé­nea, que es muy im­por­tan­te, y, des­de lue­go, no to­le­ra­ré pri­vi­le­gios de nin­gún sec­tor. Es­toy con­ven­ci­do de que al día si­guien­te de ga­nar las elec­cio­nes el ciu­da­dano del úl­ti­mo rin­cón de Es­pa­ña em­pe­za­rá a per­ci­bir que tie­ne más li­ber­tad, más jus­ti­cia, más so­li­da­ri­dad y que es más pro­ta­go­nis­ta.

P_ ¿Por qué quie­re vol­ver a con­quis­tar la ci­ma? Ya tie­ne un lu­gar en la his­to­ria.

R_ Soy un po­lí­ti­co y quie­ro lle­var a la prác­ti­ca lo que pien­so. Y, ade­más, en mi ca­so hay una frus­tra­ción per­so­nal. Quie­ro ejer­cer el po­der cuan­do ten­ga la con­fian­za del pueblo, pe­ro tam­bién quie­ro ejer­cer la opo­si­ción.

P_ Pues ya le hu­bie­ra gus­ta­do a us­ted go­ber­nar con ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

R_ No sé has­ta qué pun­to hu­bie­ra si­do me­jor. Qui­zá hu­bié­ra­mos te­ni­do ten­ta­cio­nes de ha­cer una Cons­ti­tu­ción me­nos vá­li­da pa­ra to­dos los es­pa­ño­les. P_ ¿Se sien­te más cer­ca de Ni­co­lás Re­don­do que de Felipe Gon­zá­lez? R_ Es­toy más cer­ca de mu­chas de las po­si­cio­nes de Ni­co­lás Re­don­do.

P_ ¿Es­ta Es­pa­ña es más fe­liz o más in­fe­liz que la su­ya?

R_ No soy quién pa­ra ha­blar en nombre de los es­pa­ño­les, pe­ro creo que es­ta Es­pa­ña es­tá me­nos ilu­sio­na­da.

P_ Le veo fe­liz, se­ñor Suárez.

R_ Nun­ca se aca­ba de es­tar con­for­me con uno mis­mo, pe­ro la ver­dad es que me sien­to muy tran­qui­lo. Es­toy muy bien, sin­ce­ra­men­te. En to­dos los che­queos que me ha­go di­cen que doy de li­bro, aun­que no es­tá bien que yo lo di­ga.

Adolfo Suárez y Na­ti­vel Pre­cia­do du­ran­te la en­tre­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.