EL TES­TA­MEN­TO PO­LÍ­TI­CO DE JO­SEP TA­RRA­DE­LLAS

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Ape­nas diez días des­pués de su muer­te, TIEM­PO pu­bli­có un su­ple­men­to es­pe­cial de 100 pá­gi­nas con las me­mo­rias del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña Jo­sep Ta­rra­de­llas. Un tes­ta­men­to po­lí­ti­co en to­da re­gla es­cri­to de su pu­ño y le­tra pa­ra la re­vis­ta con la úni­ca con­di­ción de que fue­ra pu­bli­ca­do con pos­te­rio­ri­dad a su fa­lle­ci­mien­to.

Al em­pe­zar la drô­le de

gue­rre, co­mo de­cían los fran­ce­ses, las co­sas se os­cu­re­cie­ron. Hitler se adue­ña­ba de Fran­cia, de Eu­ro­pa. En ju­nio de 1940, en pleno des­con­cier­to fran­cés, nos vi­mos en Pa­rís con Com­panys, mi es­po­sa y yo. Le in­sis­ti­mos una y otra vez en que vi­nie­ra con no­so­tros. Él no qui­so se­pa­rar­se de su hi­jo en­fer­mo, que ha­bía te­ni­do que ser eva­cua­do a cau­sa de los bom­bar­deos. Pa­ra no­so­tros era cla­ro que si que­da­ba atra­pa­do en la zo­na de ocu­pa­ción na­zi se­ría cap­tu­ra­do. Pu­do más la ge­ne­ro­si­dad del pa­dre que to­do cuan­to le di­ji­mos. Fue, sin sa­ber­lo, nues­tra úl­ti­ma en­tre­vis­ta. Nos en­te­ra­mos con ho­rror de su se­cues­tro, tras­la­do a Es­pa­ña, pos­te­rior jui­cio y fu­si­la­mien­to. Hi­ce to­do lo que pu­de pa­ra in­ten­tar sal­var­le, so­bre to­do a tra­vés de Mé­xi­co, ya que no te­nía­mos otros alia­dos. Com­panys se cre­ció en el jui­cio, afir­man­do que era la au­to­ri­dad le­gí­ti­ma de Ca­ta­lu­ña y que so­lo da­ría cuen­ta de sus ac­tos al Par­la­men­to ca­ta­lán, de­po­si­ta­rio de la le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca de nues­tro pueblo. La gran­de­za, la ge­ne­ro­si­dad per­so­nal y la va­len­tía de Com­panys cons­ti­tu­yen un ejem­plo pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de ca­ta­la­nes y el re­cuer­do de su vi­da con­sa­gra­da a la li­ber­tad de Ca­ta­lu­ña me emo­cio­na”.

[...] “Me in­te­rro­gó el mis­mo po­li­cía es­pa­ñol que acom­pa­ñó a Com­panys des­de Pa­rís a Ma­drid. Me di­jo que por or­den de Se­rrano Su­ñer a Le­que­ri­ca, em­ba­ja­dor en Pa­rís, Com­panys ha­bía si­do apre­sa­do y lle­va­do a Es­pa­ña. El po­li­cía, que se lla­ma­ba Urra­ca Pastor, me ha­bló de la en­te­re­za de Com­panys des­de el mo­men­to de su de­ten­ción. Ya me veía per­di­do, co­mo el mis­mo Com­panys. Sin em­bar­go, el po­li­cía me tra­tó con ad­mi­ra­ble co­rrec­ción du­ran­te el lar­go in­te­rro­ga­to­rio a que tu­ve que so­me­ter­me. Yo le con­té to­do lo que ha­bía­mos he­cho des­de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra Ca­ta­lu­ña y pa­ra sal­var a la re­pú­bli­ca sin ocul­tar na­da, con or­gu­llo y sa­tis­fac­ción. Al ca­bo de cin­co días me de­ja­ron en li­ber­tad. Cuan­do lle­gué a mi do­mi­ci­lio, en Saint-Rap­haël, mi es­po­sa ape­nas da­ba cré­di­to a sus ojos”.

[...] “En Gre­no­ble vi­vía el hi­jo de un ca­te­drá­ti­co fran­cés de ori­gen ca­ta­lán, Ama­de, con quien tra­bé amis­tad en Mont­pe­llier, al cons­ti­tuir la fun­da­ción Rai­mon Llull. El hi­jo de Ama­de era fun­cio­na­rio, y más tar­de ha lle­ga­do a ser pre­fec­to de Pa­rís. Le pe­dí ayu­da y al ca­bo de unos días me di­jo que to­do es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra que pu­die­ra pa­sar a Sui­za. Los fun­cio­na­rios fran­ce­ses an­ti­fas­cis­tas te­nían una or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na pa­ra ayu­dar a las víc­ti­mas del na­zis­mo. Me con­fié a es­ta red y así pu­de pa­sar clan­des­ti­na­men­te a Sui­za, di­rec­ta­men­te a un cam­po de con­cen­tra­ción. De aquí me sa­có la em­ba­ja­da de Mé­xi­co en Sui­za, al re­cla­mar­me. Tres me­ses más tar­de se reunie­ron con­mi­go mi es­po­sa y mis dos hi­jos. Llo­ré de emo­ción al ver­los. El Go­bierno de Mé­xi­co nos man­tu­vo du­ran­te los 16 me­ses de aquel exi­lio en Lau­san­ne, jus­to don­de aho­ra vi­ven mi hi­jo, mi nue­ra y mis nie­tos. Ven­tu­ra Gas­sol y Mar­tí Fe­ced tam­bién es­ta­ban en Lau­san­ne. Y allí vi­vía, ade­más, la Fa­mi­lia Real es­pa­ño­la. A ve­ces, de pa­seo, nos cru­zá­ba­mos y nos sa­lu­dá­ba­mos. Nues­tro re­pu­bli­ca­nis­mo no nos im­pe­día re­co­no­cer que te­nía­mos en co­mún con la Fa­mi­lia Real la con­di­ción de exi­lia­dos de Fran­co. Don Jai­me, el hi­jo mu­do, era el más sim­pá­ti­co con no­so­tros. ¡Quién te­nía que de­cir­me que más tar­de don Juan Carlos me re­ci­bi­ría co­mo Rey pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de Ca­ta­lu­ña!”.

Di­so­Lu­ción DeL Con­sell

[...] “El pro­ble­ma del Con­sell de Lon­dres era que, jun­to con al­gu­nas co­mu­ni­da­des ca­ta­la­nas de Amé­ri­ca, par­tía del he­cho que el 19 de ju­lio de 1936 ha­bía abier­to pa­ra Ca­ta­lu­ña un pe­rio­do en que las li­ber­ta­des y com­pe­ten­cias de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes ha­bían si­do con­si­de­ra­ble­men­te am­plia­das y, en con­se­cuen­cia, ha­bía que reivin­di­car prio­ri­ta­ria­men­te la su­pera­ción del es­ta­tu­to de 1932. A mí y a otros mu­chos to­do es­to nos pa­re­cía bien, pe­ro de un la­do ha­bía que res­pe­tar al nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Jo­sep Ir­la, y de otro, en unos mo­men­tos en que to­dos creía­mos que la caí­da del fran­quis­mo era in­mi­nen­te, nues­tra po­si­ción po­lí­ti­ca te­nía que ser le­gal. Una co­sa era desear y pro­mo­ver la for­ma de­mo­crá­ti­ca de nues­tro Es­ta­tu­to, y otra muy dis­tin­ta dar­lo por su­pe­ra­do. En ju­nio de 1945, el con­gre­so de ERC, en Tou­lou­se, zan­jó la dis­cu­sión. Carlos Pi i Sun­yer com­pren­dió las ra­zo­nes de la con­ve­nien­cia de la di­so­lu­ción del Con­sell de Lon­dres y se man­tu­vo la uni­dad del par­ti­do. Fui muy cri­ti­ca­do e in­clu­so me acu­sa­ron de que­rer aca­pa­rar la po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal ca­ta­la­na. En­ton­ces, co­mo más tar­de, creí que era mi de­ber no ale­jar­nos más de la le­ga­li­dad que re­pre­sen­tá­ba­mos y com­ba­tí la ten­den­cia tan ca­ta­la­na ha­cia el fol­clo­re po­lí­ti­co, el idea­lis­mo y las uto­pías. Nues­tro de­ber era agru­par­nos en torno a la Ge­ne­ra­li­tat. No fal­ta­ban en­ton­ces quie­nes ana­li­za­ban nues­tra de­rro­ta acha­can­do to­da la cul­pa a la re­pú­bli­ca y pro­po­nían pro­gra­mas más o me­nos in­de­pen­den­tis­tas. Siem­pre me pa­re­ció que es­ta po­lí­ti­ca con­du­cía al fra­ca­so, pues des­pre­cia­ba lo que te­nía­mos –el Es­ta­tu­to de 1932, las ins­ti­tu­cio­nes– y da­ba co­mo po­si­bles los más in­cier­tos acon­te­ci­mien­tos, e in­clu­so ha­bla­ban co­mo si los go­ber­nan­tes de Ma­drid fue­ran me­mos. Mi pun­to de vis­ta ha si­do in­va­ria­ble des­de los tiem­pos de Ma­cià: Ca­ta­lu­ña de­be vi­vir y ob­te­ner sus li­ber­ta­des en el mar­co de Es­pa­ña, sin que ello pre­su­pon­ga que ten­ga­mos que mez­clar­nos en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. En el mar­co del mis­mo Es­ta­do, Ca­ta­lu­ña de­be dia­lo­gar y pac­tar con Ma­drid, de Go­bierno a Go­bierno.

Es­ta ac­ti­tud mía tu­vo otra des­via­ción: las re­la­cio­nes con las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas es­pa­ño­las. Yo nun­ca he creí­do en los Go­bier­nos en el exi­lio, por su di­fi­cul­tad de ser efi­ca­ces. Ade­más, si no son Go­bier­nos aglu­ti­na­do­res de uni­dad, so­lo sir­ven pa­ra ahon­dar to­da­vía más las na­tu­ra­les di­fe­ren­cias en­tre par­ti­dos. Co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de ERC ex­pu­se a Martínez Ba­rrio la ne­ce­si­dad de que el Go­bierno de la Re­pú­bli­ca se abrie­ra a to­das las fuer­zas y, an­te su si­len­cio, pe­día al ca­bo de un mes la di­mi­sión del Go­bierno de Ál­va­ro de Al­bor­noz. Con Llo­pis y Gor­dón Or­dás pa­só lo mis­mo: con­di­cio­na­mos nues­tra co­la­bo­ra­ción a que se rea­li­za­ra la uni­dad sin ex­clu­sio­nes. Las ca­da vez más pro­fun­das di­vi­sio­nes en­tre re­pu­bli­ca­nos, agra­va­das por el cli­ma de la Gue­rra Fría, hi­cie­ron im­po­si­ble nues­tra par­ti­ci­pa­ción en los Go­bier­nos re­pu­bli­ca­nos. Ca­da día me con­ven­cía más de que nues­tra po­lí­ti­ca no de­be mez­clar­se con las fluc­tua­cio­nes de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la y de­be ser es­tric­ta­men­te na­cio­nal y de uni­dad, si que­re­mos triun­far.

En es­te as­pec­to, uno de los epi­so­dios más ne­gros de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na du­ran-

“cuan­do la po­li­cía fran­quis­ta me in­te­rro­gó, con­té con or­gu­llo lo que ha­bía­mos he­cho” “Al prin­ci­pio le tu­ve gran afec­to a pu­jol, pe­ro nues­tra re­la­ción em­peo­ró más tar­de”

“A mí me in­sul­ta­ron, me acu­sa­ron de ser trai­dor, ca­si me per­si­guie­ron por las ca­lles de pa­rís”

te el exi­lio fue nues­tra di­vi­sión en dos or­ga­nis­mos que se que­rían uni­ta­rios: So­li­da­ri­tat Ca­ta­la­na, de la que fui ar­dien­te de­fen­sor, y que agru­pa­ba a ca­si to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas de Ca­ta­lu­ña, y Alia­nça Na­cio­nal Ca­ta­la­na, de ten­den­cia co­mu­nis­ta. Hu­bo unas po­lé­mi­cas te­rri­bles. Eran los años del es­ta­li­nis­mo más in­tran­si­gen­te. A mí me in­sul­ta­ron, me acu­sa­ron de ser trai­dor, ca­si me per­si­guie­ron por las ca­lles de Pa­rís”.

[...] “Con­for­me fue ha­cién­do­se evi­den­te que ha­bía fran­quis­mo pa­ra ra­to y que las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les no ha­rían na­da pa­ra in­ter­ve­nir en Es­pa­ña, co­bró im­por­tan­cia la re­la­ción en­tre el exi­lio y lo que den­tro de Ca­ta­lu­ña cons­ti­tuían mo­vi­mien­tos, uni­ta­rios o no, de lu­cha antifranquista y por nues­tras li­ber­ta­des. En re­la­ción con los que ac­tua­ban en el in­te­rior, nues­tra po­si­ción con­sis­tió en exi­gir a to­do el mun­do que se fi­ja­ra co­mo ob­je­ti­vo pri­mor­dial el es­ta­ble­ci­mien­to de la Ge­ne­ra­li­tat.

Es­tos fue­ron los prin­ci­pios que ins­pi­ra­ron to­da mi po­lí­ti­ca du­ran­te el exi­lio, tan con­tro­ver­ti­da, por­que tu­ve in­nu­me­ra­bles ba­ta­llas. Pe­ro el tiem­po me ha da­do la ra­zón. Y no cri­ti­co to­do lo que des­de la Ca­ta­lu­ña fran­quis­ta se hi­zo a fa­vor de la cul­tu­ra, de la len­gua y, en otro plano dis­tin­to, a fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos y la eman­ci­pa­ción obre­ra. Lo que pa­sa es que no po­día­mos to­le­rar que es­tos mo­vi­mien­tos y em­pre­sas no acep­ta­ran el prin­ci­pio po­lí­ti­co de que el úni­co pro­ble­ma im­por­tan­te era el res­ta­ble­ci­mien­to de la Ge­ne­ra­li­tat, y to­da­vía me­nos cuan­do al­gu­nos, a tra­vés de sus ini­cia­ti­vas fol­cló­ri­cas o cul­tu­ra­les, in­ten­ta­ban arro­gar­se una re­pre­sen­ta­ción que na­die les ha­bía da­do y que iba en de­tri­men­to de la Ge­ne­ra­li­tat. La de­ci­sión de di­sol­ver el Go­bierno de 1948 fue muy jui­cio­sa, por­que evi­tó un dis­tan­cia­mien­to to­da­vía más gra­ve en­tre no­so­tros y los ca­ta­la­nes del in­te­rior. La ins­ti­tu­ción te­nía que que­dar sal­va­guar­da­da pa­ra to­dos, por y so­bre to­dos, co­mo úni­co ca­mino pa­ra que to­dos coin­ci­die­ran en la ne­ce­si­dad de su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y res­ta­ble­ci­mien­to. Es­ta era una ac­ti­tud di­fí­cil de man­te­ner. La re­pú­bli­ca te­nía su Go­bierno, los vas­cos, tam­bién. Ha­bía pre­sio­nes con­ti­nuas, más o me­nos in­ten­sas. No ce­día nun­ca en ese as­pec­to. Y la ra­zón es muy cla­ra. El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, con el acuer­do de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas par­la­men­ta­rias ca­ta­la­nas, pu­do ne­go­ciar con el Go­bierno de Ma­drid.

un pre­si­Den­te por Des­car­te

Un Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat en el exi­lio no lo hu­bie­ra he­cho ja­más. Por tan­to, hu­bie­ra si­do un error for­mar­lo. Ade­más, nues­tra ins­ti­tu­ción, co­mo re­pre­sen­tan- te le­gí­ti­ma de las as­pi­ra­cio­nes de nues­tro pueblo, de­bía que­dar al mar­gen de las fluc­tua­cio­nes y las cri­sis que se pro­du­cen en es­tos Go­bier­nos que no go­bier­nan. La ins­ti­tu­ción, pa­ra ser vi­va, no po­día caer en cier­tos pro­ble­mas”.

[...] “Yo fui pre­si­den­te por­que na­die qui­so ser­lo. Ni Pau Casals, ni Car­les Pi i Sun­yer, ni Lluís Ni­co­lau d’Ol­wer acep­ta­ron esa res­pon­sa­bi­li­dad. Fue en­ton­ces cuan­do yo fui pro­pues­to. Tu­ve que acep­tar. No fal­ta­ron las crí­ti­cas, co­mo siem­pre, pe­ro no hi­ce ca­so al­guno. Pe­ro en ade­lan­te y por ley de vi­da, el exi­lio per­de­ría vi­gor y crea­ti­vi­dad y co­men­za­rían a pe­sar las ini­cia­ti­vas sur­gi­das del in­te­rior de Ca­ta­lu­ña. Ha­bía ha­bi­do mu­chas di­vi­sio­nes y dispu­tas.

Me opu­se de for­ma ro­tun­da a los que pre­ten­dían sos­la­yar la po­lí­ti­ca, y pre­ci­sa­men­te la po­lí­ti­ca de la Ge­ne­ra­li­tat, con el pre­tex­to de la cul­tu­ra, in­clu­so cuan­do se tra­ta­ba de una cul­tu­ra agre­si­va­men­te ca­ta­la­nis­ta. Mi con­flic­to con Mon­tse­rrat ha he­cho co­rrer mu­cha tin­ta. To­da­vía es pron­to pa­ra ex­pli­car to­das sus fa­ses. En ge­ne­ral tu­ve bue­nas re­la­cio­nes con el abad Es­co­rré y con su su­ce­sor, el abad Bra­só. Pe­ro en re­pe­ti­das oca­sio­nes tu­ve que sa­lir al pa­so de la cre­cien­te po­li­ti­za­ción de es­ta co­mu­ni­dad be­ne­dic­ti­na, pues en la me­di­da en que se de­ja­ron in­fluir por de­ter­mi­na­do par­ti­do po­lí­ti­co, se apar­ta­ba de su ver­da­de­ra mi­sión”.

“Mis con­tac­tos con Jor­di Pu­jol han si­do muy di­ver­sos, se­gún las épo­cas. Al prin­ci­pio le tu­ve un gran afec­to: ha­bía desafia­do abier­ta­men­te al fran­quis­mo, era com­ba­ti­vo y pa­re­cía re­suel­to a de­fen­der la Ge­ne­ra­li­tat. Te­nía una gran am­bi­ción po­lí­ti­ca y es­to era bueno pa­ra aque­lla Ca­ta­lu­ña me­dio dor­mi­da de los años cin­cuen­ta y se­sen­ta. Lue­go, a tra­vés de una en­ti­dad cul­tu­ral ca­ta­la­na, qui­so ayu­dar­me en un mo­men­to en que yo pa­sa­ba gran­des apu­ros eco­nó­mi­cos. Sin em­bar­go, yo no qui­se hi­po­te­car mis res­pon­sa­bi­li­da­des ni mi in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca. Nues­tra re­la­ción se tor­nó am­bi­gua, e in­clu­so más ade­lan­te em­peo­ró”.

Ta­rra­de­llas a su lle­ga­da del exi­lio en oc­tu­bre de 1977.

Jo­sep Ta­rra­de­llas jun­to a Adolfo Suárez en una de sus reunio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.