EL PATRIMONIO OCUL­TO DEL CE­RE­BRO DE GÜR­TEL

Uno de los ca­sos de co­rrup­ción más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos años ha si­do, sin du­da, la tra­ma Gür­tel, lla­ma­da así por ser el nombre en ale­mán del ce­re­bro de la mis­ma, Fran­cis­co Co­rrea, que con­se­guía im­por­tan­tes con­tra­tos con ad­mi­nis­tra­cio­nes del Par­ti­do

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Fran­cis­co Co­rrea, el ce­re­bro de la ban­da de El Es­co­rial, encarcelado por el juez Bal­ta­sar Gar­zón en la

ope­ra­ción Gür­tel con­tra la tra­ma que se ha be­ne­fi­cia­do de sus con­tac­tos en el Par­ti­do Po­pu­lar pa­ra ha­cer di­ne­ro, ha acu­mu­la­do un patrimonio in­mo­bi­lia­rio im­por­tan­tí­si­mo co­mo fru­to de sus ne­go­cios. El grue­so de es­te patrimonio lo for­man una trein­te­na de fin­cas de lu­jo en So­to­gran­de, Ta­ri­fa, Mar­be­lla, Las Ro­zas e Ibi­za, que es­tán a nombre de las em­pre­sas usa­das por Co­rrea a tra­vés de hom­bres de su con­fian­za y que, se­gún cons­ta en los re­gis­tros de la pro­pie­dad, han si­do blo­quea­das por un man­da­mien­to del juez Bal­ta­sar Gar­zón.

Al­gu­nas de ellas son au­tén­ti­cos ca­so­plo­nes. Por ejem­plo, en­tre las fin­cas de Co­rrea en la ur­ba­ni­za­ción So­to­gran­de, en Cá­diz, se pue­de en­con­trar un dú­plex de 622 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos. En el mer­ca­do, un dú­plex de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en es­ta ur­ba­ni­za­ción se ven­de por un mí­ni­mo de dos mi­llo­nes de eu­ros. Co­rrea tie­ne ade­más atra­ques en la ma­ri­na de la mis­ma ur­ba­ni­za­ción, que, co­mo es sa­bi­do, es lu­gar de ci­ta de los ma­yo­res pa­tri­mo­nios de Es­pa­ña y cuen­ta con uno de los cam­pos de golf de más pres­ti­gio del mun­do, don­de se ce­le­bró la Ry­der’s Cup. El ca­be­ci­lla de la tra­ma man­tu­vo allí a buen re­cau­do su di­ne­ro.

Se­gún los da­tos en po­der de es­ta re­vis­ta, no co­no­ci­dos has­ta aho­ra, a las 12.12 de la ma­ña­na del 6 de fe­bre­ro, los re­gis­tros de la pro­pie­dad re­ci­bie­ron un man­da­mien­to ju­di­cial de la Au­dien­cia Na­cio­nal en el que el juez Gar­zón es­ta­ble­cía la prohi­bi­ción de dis­po­ner de las pro­pie­da­des de los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos en la tra­ma. Era el día en que el juez Gar­zón or­de­nó la de­ten­ción de los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de la mis­ma y los pri­me­ros re­gis­tros. Al día si­guien­te, 7 de fe­bre­ro, Co­rrea te­nía pen­sa­do po­ner pies en pol­vo­ro­sa, se­gún re­la­ta Gar­zón una se­ma­na más tar­de en el au­to ju­di­cial que los man­da a pri­sión.

La Uni­dad de De­lin­cuen­cia Eco­nó­mi­ca y Fis­cal-Bri­ga­da de Blan­queo de

Edi­fi­cio Ri­be­ra del Ar­que­ro (So­to­gran­de), don­de Co­rrea tie­ne pro­pie­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.