SON­SO­LES QUIE­RE DE­JAR LA MON­CLOA

En mi­tad de la se­gun­da le­gis­la­tu­ra de Za­pa­te­ro, TIEM­PO pu­bli­có una ex­clu­si­va que con­vul­sio­nó la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca. Ba­jo el tí­tu­lo “Son­so­les no aguan­ta más”, el pe­rio­dis­ta An­to­nio Ro­drí­guez con­tó có­mo la es­po­sa del pre­si­den­te del Go­bierno le ha­bía pe­di­do

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Ella ha es­ta­do de­trás de su ma­ri­do en ca­da de­ci­sión im­por­tan­te que ha to­ma­do y es­ta vez no se­rá una ex­cep­ción. De ahí que en Fe­rraz se­pan que Son­so­les Espinosa es cla­ve pa­ra sa­ber si el pre­si­den­te se pos­tu­la­rá pa­ra un ter­cer man­da­to en 2012. En la pri­ma­ve­ra de 2000 pa­só al­go pa­re­ci­do, cuan­do va­rios jó­ve­nes del apa­ra­to so­cia­lis­ta em­pe­za­ron a or­ga­ni­zar el asal­to a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE des­de la co­rrien­te Nue­va Vía. Lle­ga­do el mo­men­to, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro te­nía cla­ro que de­bía dar un pa­so, pe­ro ad­vir­tió a sus com­pa­ñe­ros. “Por mí, ya sa­béis que no hay pro­ble­ma. To­do de­pen­de de Son­so­les. Si ella di­ce que no... pues es que no”. Za­pa­te­ro le pro­me­tió a su es­po­sa que el día que de­ja­se de ser pre­si­den­te via­ja­rían por el mun­do pa­ra co­no­cer los lu­ga­res que se han per­di­do des­de co­mien­zos de la dé­ca­da. Des­pués de ca­si seis años de una vi­da re­ple­ta de res­tric­cio­nes, Son­so­les se ha can­sa­do de las li­mi­ta­cio­nes que le im­po­ne el car­go de su ma­ri­do y an­he­la que lle­guen esos via­jes. Quie­re que es­ta sea la úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra de am­bos en La Mon­cloa.

Lo más di­fí­cil de so­bre­lle­var pa­ra es­ta so­prano de ca­rre­ra son las me­di­das de se­gu­ri­dad y la es­col­ta que so­por­tan ella y sus hi­jas la ma­yor par­te del día. Su­ma­do a que en po­cos años –Laura tie­ne 15 en la ac­tua­li­dad– las dos pe­que­ñas que­rrán te­ner una vi­da nor­mal y asis­tir a la uni­ver­si­dad sin es­col­tas a sus es­pal­das.

NO QUIE­RE TES­TI­GOS EX­TRA­ÑOS

En cuan­to a la pri­va­ci­dad den­tro de La Mon­cloa, Son­so­les se en­car­gó per­so­nal­men­te de es­ta­ble­cer las prin­ci­pa­les di­rec­tri­ces. Su­ya fue la de­ci­sión, en los pri­me­ros me­ses de Za­pa­te­ro en el po­der, de ce­rrar una puer­ta que co­mu­ni­ca­ba el edi­fi­cio de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Co­mu­ni­ca­ción con di­cho re­cin­to y que re­du­cía el tra­yec­to a pie has­ta el lu­gar de los Con­se­jos de Mi­nis­tros. Tras va­rias in­da­ga­cio­nes del per­so­nal que tra­ba­ja­ba en la Por­ta­vo­cía del Go­bierno, se su­po que la es­po­sa del je­fe del Eje­cu­ti­vo no con­sen­tía que fun­cio­na­rios, al­tos car­gos o pe­rio­dis­tas pu­die­ran acer­car­se a po­ca dis­tan­cia del pa­la­ce­te en el que vi­ve el pre­si­den­te con su fa­mi­lia.

Ya en es­ta le­gis­la­tu­ra su­ce­dió al­go pa­re­ci­do con otra puer­ta, la que se­pa­ra el nue­vo edi­fi­cio Se­mi­llas (lu­gar de tra­ba­jo de la vi­ce­pre­si­den­ta pri­me­ra, Ma­ría Te­re­sa Fer­nán­dez de la Ve­ga) del re­cin­to pre­si­den­cial. Des­de ha­ce unos

no desea que Za­pa­te­ro op­te a un ter­cer man­da­to. Sue­ña con te­ner tiem­po pa­ra via­jar no so­por­ta los ac­tos y re­cep­cio­nes ofi­cia­les por el tra­ba­jo del pre­si­den­te. Su pre­sen­cia es es­ca­sí­si­ma

me­ses el pa­so es­tá muy res­trin­gi­do y en la puer­ta siem­pre es­tá apos­ta­do al­gún miem­bro de se­gu­ri­dad.

El tras­la­do a Ma­drid ha­ce nue­ve años fue el tra­go más du­ro que ha afron­ta­do Son­so­les des­de que co­no­ció a Za­pa­te­ro en 1981. Les cos­tó mu­cho po­ner­se de acuer­do y pa­sa­ron un tiem­po de di­fi­cul­ta­des en el ma­tri­mo­nio, des­de su elec­ción en el 35º Con­gre­so del PSOE, en 2000, has­ta fi­na­les de 2001. Ella no que­ría de­jar su tra­ba­jo de pro­fe­so­ra de mú­si­ca en el co­le­gio Leo­nés ni le se­du­cía la idea de con­ver­tir­se en Ma­drid en la mu­jer de un lí­der que to­dos an­sia­ban co­no­cer. De aque­llos me­ses vi­vi­dos en la dis­tan­cia –Za­pa­te­ro so­lo iba a León du­ran­te los fi­nes de se­ma­na o las va­ca­cio­nes par­la­men­ta­rias–, el en­ton­ces lí­der del PSOE apren­dió la im­por­tan­cia de es­tar cer­ca de su fa­mi­lia. Una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes que to­mó fue que los des­pla­za­mien­tos den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal o al ex­tran­je­ro no se pro­lon­ga­ran más allá de lo ne­ce­sa­rio. El pre­si­den­te de­ci­dió que desa­yu­na­ría o ce­na­ría ca­da día con su es­po­sa y sus hi­jas, una nor­ma tan es­tric­ta de­ses­pe­ró a más de uno de sus co­la­bo­ra­do­res a la ho­ra de fi­jar la agen­da dia­ria de tra­ba­jo.

Son­so­les ape­nas se ha pro­di­ga­do en via­jes o mí­ti­nes del par­ti­do. Cuan­do ha sa­li­do al ex­tran­je­ro, los que la acom­pa­ña­ban la re­cuer­dan un par de fi­las de­trás de su ma­ri­do, es­cu­chan­do mú­si­ca con los cas­cos o es­tu­dian­do par­ti­tu­ras.

Pa­ra Son­so­les la par­te ama­ble de Ma­drid es­tá li­ga­da a su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. Su­po apro­ve­char las ven­ta­jas de la ca­pi­tal pa­ra pro­gre­sar en su ca­rre­ra mu­si­cal y ha con­se­gui­do no en­ca­si­llar­se con las ac­tua­cio­nes en el Tea­tro Real.

DE­BA­TE SO­BRE LOS TIEM­POS

En Fe­rraz se pre­gun­tan cuán­do to­ma­rá Za­pa­te­ro la de­ci­sión de pre­sen­tar­se o no en 2012. Va­rios res­pon­sa­bles del par­ti­do han in­ten­ta­do es­tas úl­ti­mas se­ma­nas cal­mar a las ba­ses y apar­tar la aten­ción de los me­dios con dos ase­ve­ra­cio­nes: que no hay de­ba­te in­terno so­bre el can­di­da­to del PSOE pa­ra 2012 y que el li­de­raz­go de Za­pa­te­ro es in­dis­cu­ti­ble. Sin em­bar­go, fuen­tes so­cia­lis­tas re­co­no­cen a Tiem­po que el he­cho de que el pro­pio Za­pa­te­ro guar­de si­len­cio es un re­co­no­ci­mien­to im­plí­ci­to de que no ha ma­du­ra­do la de­ci­sión o de que no las tie­ne to­das con­si­go.

Hay dos co­rrien­tes en el PSOE al abor­dar el fu­tu­ro de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. En pri­mer lu­gar, hay quie­nes creen que se tie­ne que pre­sen­tar a un ter­cer man­da­to, al no ha­ber un re­cam­bio con ga­ran­tías de éxi­to. Ca­da vez es­tá más asen­ta­da la idea de que la re­cu­pe­ra­ción se­rá más len­ta que lo es­pe­ra­do. “Que sea él el que las pier­da”, di­cen al­gu­nos cuan­do se les plan­tea ese es­ce­na­rio.

Una de­rro­ta se ve­ría co­mo el me­jor ini­cio pa­ra la tra­ve­sía del de­sier­to. Tras una opor­tu­na di­mi­sión, se ce­le­bra­rían pri­ma­rias y el su­ce­sor o la su­ce­so­ra es­ta­ría li­bre de tu­te­las pa­ra in­ten­tar el asal­to a La Mon­cloa en 2016. Se­ría bus­car una re­edi­ción del exi­to­so pre­ce­den­te de Za­pa­te­ro en 2000, cuan­do se con­vir­tió en se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE con­tra to­do pro­nós­ti­co.

La otra co­rrien­te pre­fie­re que el pre­si­den­te anun­cie en oto­ño que no se pre­sen­ta­rá. Así, po­dría con­cluir su se- gun­do man­da­to de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble y con la ca­be­za bien al­ta. Si es­ta per­cep­ción se va ins­ta­lan­do en la men­te de Za­pa­te­ro, bue­na cul­pa de ello la ten­drá su es­po­sa Son­so­les. Una vez le­jos de La Mon­cloa, po­drán com­par­tir su pa­sión por el ci­ne y los li­bros, aun­que sus pre­fe­ren­cias no son siem­pre coin­ci­den­tes. Za­pa­te­ro es un em­pe­der­ni­do lec­tor de Jor­ge Luis Bor­ges o del poe­ta An­to­nio Ga­mo­ne­da y ella pre­fie­re au­to­res con­tem­po­rá­neos, co­mo Javier Ma­rías.

Pa­ra Son­so­les, la sa­li­da de La Mon­cloa se­ría el ini­cio de una nue­va vi­da con me­nos res­tric­cio­nes y en bus­ca del ano­ni­ma­to de an­ta­ño. Aho­ra in­ten­ta­rá con­ven­cer a su ma­ri­do.

Son­so­les Espinosa (de­re­cha), abu­rri­da en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.