Los úL­ti­mos se­cre­tos de etA

La re­vis­ta TIEM­Po siem­pre ha se­gui­do de cer­ca los pa­sos de ETA, por eso tam­po­co ha de­ja­do de ocu­par­se del fi­nal del te­rro­ris­mo. Y pre­ci­sa­men­te una de las úl­ti­mas ex­clu­si­vas pu­bli­ca­das por la re­vis­ta so­bre la ban­da, de la mano de An­to­nio Ro­drí­guez, tu­vo co

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

La ban­da te­rro­ris­ta ETA es­tá más cer­ca que nun­ca de su de­sa­pa­ri­ción. Des­de que en oc­tu­bre de 2011 de­cre­tó el ce­se de­fi­ni­ti­vo de su ac­ti­vi­dad ar­ma­da, las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad es­pa­ño­las y fran­ce­sas han com­pro­ba­do que la úl­ti­ma or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta to­da­vía ac­ti­va en Eu­ro­pa no ha in­cum­pli­do ese com­pro­mi­so. Los eta­rras que vi­ven en la clan­des­ti­ni­dad ya no dis­fru­tan de la fi­nan­cia­ción de an­ta­ño, a tra­vés del im­pues­to re­vo­lu­cio­na­rio, han re­du­ci­do al má­xi­mo sus mo­vi­mien­tos y to­dos ellos se en­cuen­tran con la pre­ca­rie­dad de unos me­dios que es­ca­sean por cul­pa de la inac­ti­vi­dad. ¿Quié­nes son y có­mo mal­vi­ven, en es­ta pro­lon­ga­da ago­nía, los úl­ti­mos di­ri­gen­tes y sus ad­lá­te­res?

Las res­pues­tas es­tán en un li­bro al que ha te­ni­do ac­ce­so Tiem­po. Se tra­ta de Se­crets d’ETA, obra de Jean Chal­vi­dant, profesor en el Ins­ti­tu­to de Cri­mi­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Pa­rís II, co­la­bo­ra­dor del dia­rio Le Mon­de y uno de los po­cos ex­per­tos que hay so­bre el te­rro­ris­mo eta­rra en el país ve­cino, don­de la pre­sen­cia de miem­bros de la ban­da y sus ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas siem­pre han te­ni­do po­ca pu­bli­ci­dad. En círcu­los aber­za­les se si­túa a Chal­vi­dant cer­ca de los ser­vi­cios se­cre­tos fran­ce­ses, ya que en los asun­tos de ETA se nu­tre de in­for­ma­ción de es­tos, que a su vez la re­ci­ben de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad de nues­tro país.

El nú­me­ro de efec­ti­vos con los que cuen­ta ETA en la ac­tua­li­dad es una de las ob­se­sio­nes de los Go­bier­nos de Ma­drid y Pa­rís. En un in­for­me ga­lo al que ha te­ni­do ac­ce­so Tiem­po, se in­di­ca que la ci­fra de eta­rras os­ci­la en­tre los 150 y los 200 efec­ti­vos, una ci­fra muy in­fe­rior a la que ha­bía en los años ochen­ta del pa­sa­do si­glo, cuan­do los más de 800 miem­bros ac­ti­vos de la ban­da pu­sie­ron en ja­que a Es­pa­ña.

El Go­bierno de Ni­co­las Sar­kozy con­si­de­ra que los úl­ti­mos miem­bros re­clu­ta­dos por ETA tie­nen una me­dia de edad de 25 años y una for­ma­ción edu­ca­ti­va “re­la­ti­va­men­te ba­ja”, a di­fe­ren­cia de los an­ti­guos je­fes de la ban­da, que se

ca­rac­te­ri­za­ban por te­ner ti­tu­la­ción uni­ver­si­ta­ria.

La pri­me­ra reali­dad es que la caí­da de co­man­dos en los úl­ti­mos años ha de­ja­do exan­güe a la ban­da. Cuan­do se de­tu­vo a Ibon Fer­nán­dez Ira­di, alias Sus­per, en 2002, se le in­cau­ta­ron una se­rie de do­cu­men­tos en pa­pel y en fi­che­ros in­for­má­ti­cos en los que se ha­bla­ba de 1.031 miem­bros, de los cua­les la mi­tad (514) es­tán aho­ra en pri­sión.

Bue­na cul­pa de ello la tie­nen los Go­bier­nos de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, du­ran­te los cua­les se de­tu­vo a 730 miem­bros de ETA, 430 des­pués de la fa­lli­da tre­gua de 2006.

Una san­gría con­ti­nua de di­ri­gen­tes, cu­ya mues­tra más cla­ra es que la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta per­dió en esos años a cua­tro in­te­gran­tes de la cú­pu­la, a seis res­pon­sa­bles del apa­ra­to mi­li­tar y a tres del lo­gís­ti­co. Un ter­cio de es­tas de­ten­cio­nes se pro­du­je­ron en Fran­cia.

Chal­vi­dant ci­fra en 210 el nú­me­ro de eta­rras hui­dos que hay en la ac­tua­li­dad. Me­dio cen­te­nar de ellos for­man el nú­cleo du­ro de la ban­da y es­tán ple­na­men­te ope­ra­ti­vos, por lo que son los más bus­ca­dos por los ser­vi­cios po­li­cia­les de Ma­drid y Pa­rís. Ca­si to­dos ellos se en­cuen­tran, a su jui­cio, en te­rri­to­rio fran­cés y per­ci­ben un suel­do men­sual de 1.500 eu­ros, 600 pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des más pe­ren­to­rias y 900 en con­cep­to de se­gu­ri­dad, pa­ra el ca­so de que pier­dan con­tac­to con la or­ga­ni­za­ción.

otra de las novedades apor­ta­das por Chal­vi­dant es la com­po­si­ción de la zu­ba o co­mi­té eje­cu­ti­vo de la ban­da. En el nue­vo or­ga­ni­gra­ma des­ta­ca la en­tra­da de tres ve­te­ra­nos –Jo­sé Luis Ecio­la­za Ga­lán, alias Dien­tepu­to; Eu­se­bio Ar­za­llus Ta­pia, Pa­ti­cor­to; y Juan Cruz Maiz­te­gui Ben­goa, Pastor– con po­der de man­do so­bre los jó­ve­nes Da­vid Pla, Iratxe Sor­zá­bal e Izas­kun Le­sa­ka, que se hi­cie­ron con el con­trol de la cú­pu­la tras las úl­ti­mas des­ar­ti­cu­la­cio­nes im­por­tan­tes en 2010 y 2011.

Sin em­bar­go, en Se­crets d’ETA no se afir­ma con cla­ri­dad si el triun­vi­ra­to di­ri­ge la or­ga­ni­za­ción des­de Fran­cia o si los tres ve­te­ra­nos se en­cuen­tran en otro país. “Se­rían di­fí­ci­les de de­te­ner, pues­to que al­gu­nos de ellos no se en­con­tra­rían ni en Es­pa­ña ni en Fran­cia, qui­zás más le­jos, en Amé­ri­ca La­ti­na”, afir­ma el au­tor del li­bro en fun­ción de lo que le han con­ta­do res­pon­sa­bles de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta.

Si­tua­ción in­SoS­te­ni­bLe

Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia his­pa­no­fran­ce­ses se han en­con­tra­do en los úl­ti­mos me­ses con el desafío de iden­ti­fi­car a los lí­de­res de una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta en pro­ce­so de des­man­te­la­mien­to, por len­to que pa­rez­ca a ojos de la opi­nión pública, y con unos je­fes mi­li­ta­res y de lo­gís­ti­ca que han per­di­do pe­so en la ban­da en de­tri­men­to del apa­ra­to po­lí­ti­co. Por ello, des­de el Go­bierno es­pa­ñol no se con­fir­ma ni se des­mien­te la in­for­ma­ción del li­bro. La Guar­dia Ci­vil, por ejem­plo, in­clu­ye en su pá­gi­na web una lis­ta con los 20 eta­rras más bus­ca­dos en la que hay dos ve­te­ra­nos co­mo Joseba Iñaki Re­ta de Fru­tos o Carlos Gar­cía Pre­cia­do, pe­ro so­lo apa­re­ce Dien­tepu­to en re­pre­sen­ta­ción de los his­tó­ri­cos. La Po­li­cía Na­cio­nal re­du­ce aún más su pro­pia lis­ta, has­ta de­jar­la en 13 miem­bros.

Chal­vi­dant re­la­ta en su li­bro que las reunio­nes de la zu­ba de ETA se sue­len ce­le­brar una vez al mes ba­jo la ini­cia­ti­va y el con­trol del je­fe del apa­ra­to po­lí­ti­co, en es­te mo­men­to Pastor. Las ci­tas te­rro­ris­tas se desa­rro­llan en un pun­to “del sud­es­te fran­cés”, en un lu­gar que se fi­ja en el en­cuen­tro pre­ce­den­te y pa­ra el que se eli­gen una gran­ja o una ca­sa per­te­ne­cien­te a un sim­pa­ti­zan­te fran­cés.

Al­gu­nas fu­gas tam­bién su­gie­ren que ha ha­bi­do en­cuen­tros en el nor­te de Fran­cia o en la fron­te­ra ga­la con Bél­gi­ca. Se­gún el au­tor del li­bro, el te­lé­fono es­tá “pros­cri­to” en­tre los eta­rras y, pa­ra evi­tar con­tro­les po­li­cia­les, la ban­da des­acon­se­ja de for­ma en­ca­re­ci­da los lar­gos des­pla­za­mien­tos. Así las co­sas, las con­vo­ca­to­rias de reunión y los men­sa­jes ci­fra­dos se ha­cen por In­ter­net o co­rreo pos­tal. Una vez reu­ni­dos, las de­ci­sio­nes de la zu­ba son adop­ta­das a mano al­za­da por ma­yo­ría sim­ple.

El pro­ble­ma más ur­gen­te de la ban­da es la fal­ta de li­qui­dez. En abril de 2011 anun­cia­ron su re­nun­cia al im­pues­to re­vo­lu­cio­na­rio, con el que se ha­bían em­bol­sa­do 3,8 mi­llo­nes de eu­ros en­tre 2007 y 2008. Pe­ro aho­ra ese di­ne­ro se es­tá aca­ban­do. En opi­nión de Chal­vi­dant, ETA de­pon­drá las ar­mas por­que “su si­tua­ción es in­sos­te­ni­ble” o, en su ca­so, las en­te­rra­rá pa­ra evi­tar “de­ma­sia­da hu­mi­lla­ción”.

La Guar­dia Ci­vil tras­la­da al eta­rra de­te­ni­do Juan Ig­na­cio Ota­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.