LE­TI­ZIA Y LAS MU­JE­RES DE SU GE­NE­RA­CIÓN

TIEM­PO pro­pu­so a la en­ton­ces Prin­ce­sa de As­tu­rias ce­le­brar su cua­ren­ta cum­plea­ños de una for­ma muy es­pe­cial y la pe­rio­dis­ta Ce­lia Lorente reunió en La Zar­zue­la a do­ce mu­je­res de su ge­ne­ra­ción, de di­ver­sos cam­pos pro­fe­sio­na­les, pa­ra que la Prin­ce­sa com­part

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Es un día ca­lu­ro­so, el mi­cro­bús que nos lle­va a La Zar­zue­la pa­sa el con­trol de se­gu­ri­dad y se des­li­za por una pe­que­ña ca­rre­te­ra ro­dea­da de en­ci­nas, en­tre las que apa­re­cen al­gu­nos cier­vos. Se pro­du­ce una ex­cla­ma­ción ge­ne­ral de sor­pre­sa. Lle­ga­mos al edi­fi­cio prin­ci­pal y allí nos in­vi­tan a pa­sar a una pe­que­ña sa­li­ta con có­mo­dos si­llo­nes don­de nos sen­ta­mos a es­pe­rar a do­ña Le­ti­zia. La Prin­ce­sa no se de­mo­ra. A los po­cos mi­nu­tos apa­re­ce con una gran son­ri­sa en el ros­tro, ves­ti­da con un sen­ci­llo con­jun­to blan­co de pan­ta­lón y blu­sa de ins­pi­ra­ción grie­ga. Aca­ba de cum­plir los 40 y ha­ce un tiem­po, a tra­vés de la Ca­sa del Rey, le pro­pu­si­mos ce­le­brar­lo de es­ta ma­ne­ra, reunien­do a mu­je­res de su ge­ne­ra­ción de dis­tin­tas pro­fe­sio­nes y com­par­tien­do con ellas su en­tra­da en los 40. La pro­pues­ta fue acep­ta­da. Así, el se­ma­na­rio Tiem­po ha po­di­do or­ga­ni­zar es­te ex­cep­cio­nal en­cuen­tro, que se ce­le­bró a fi­na­les de ju­lio, y con­tár­se­lo. A la prin­ce­sa Le­ti­zia, que no sue­le par­ti­ci­par en es­te ti­po de re­por­ta­jes, se la ve fe­liz y en­can­ta­da. Na­da más apa­re­cer ella, el gru­po rom­pe el hie­lo: “Po­día­mos ha­ber que­da­do en Gran Vía, por ejem­plo”, bro­mean y se ríen.

Son do­ce las mu­je­res que asis­ten a la ci­ta y to­das han he­cho un gran es­fuer­zo por es­tar es­te día con la Prin­ce­sa. Unas es­ta­ban de va­ca­cio­nes por es­tas fe­chas, otras te­nían com­pro­mi­sos im­por­tan­tes que han pos­pues­to e in­clu­so al­gu­nas se en­con­tra­ban fue­ra de Es­pa­ña. Le­ti­zia les agra­de­ce es­te es­fuer­zo y les co­mu­ni­ca que se sien­te fe­liz de que ha­yan acu­di­do a es­te en­cuen­tro. Co­mien­zan las pre­sen­ta­cio­nes: In­ma Sha­ra, di­rec­to­ra de or­ques­ta; Noelia Fer­nán­dez, vi­ce­pre­si­den­ta edi­to­rial de Yahoo pa­ra Eu­ro­pa, Orien­te Me­dio y Áfri­ca; Laia Ma­rull, ac­triz; Eu­ge­nia Ri­co, es­cri­to­ra; Con­cha Bui­ka, can­tan­te; Con­chi­ta Martínez, te­nis­ta; Car­men Be­lén Mo­li­na Ca­ba­lle­ro, pro­fe­so­ra de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid; Mon­tse­rrat Mar­tí Ca­ba­llé, so­prano; Ge­ma Ga­llar­do, pre­si­den­ta de la ONG Eu­ro­pean An­ti Po­verty Net­work Ma­drid; Te­re­sa San­jur­jo, di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Prín­ci­pe de As­tu­rias; y las se­na­do­ras Ma­ría Ele­na Die­go Cas­te­lla­nos, del PSOE, y Ju­lia­na Fer­nán­dez Cue­va Lo­min­char, del Par­ti­do Po­pu­lar.

Ex­pE­riEn­cias com­par­ti­das

¿Qué tie­nen en co­mún es­tas mu­je­res y por qué Le­ti­zia ha ac­ce­di­do a re­unir­se con ellas? Apar­te de que to­das han ce­le­bra­do o es­tán a pun­to de ce­le­brar su en­tra­da en los 40 –co­mo la Prin­ce­sa–, com­par­ten otras mu­chas co­sas. To­das han lo­gra­do triun­far con es­fuer­zo en sus res­pec­ti­vas pro­fe­sio­nes y, aun­que ten­gan dis­tin­tas ideo­lo­gías –in­clu­so hay al­gu­na que se con­fie­sa abier­ta­men­te re­pu­bli­ca­na–, en lo fun­da­men­tal po­seen una for­ma muy si­mi­lar de ver la vi­da. Lo que a do­ña Le­ti­zia le gus­ta de es­te gru­po es que no ve en él un per­fil fi­jo, sino más bien un gru­po he­te­ro­gé­neo de mu­je­res de to­das las pro­fe­sio­nes y va­lo­res. La vi­da en pa­la­cio no ha bo­rra­do el ins­tin­to pe­rio­dís­ti­co de la Prin­ce­sa, que sien­te ver­da­de­ro in­te­rés por to­mar­le el pul­so a su ge­ne­ra­ción. Re­unir a es­tas pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos cam­pos del ar­te, la mú­si­ca, la

em­pre­sa, el de­por­te, la cien­cia, el ci­ne o la po­lí­ti­ca es una bue­na for­ma de po­der con­tras­tar sus reali­da­des. La Prin­ce­sa de As­tu­rias opi­na ade­más que es­tas per­so­nas trans­mi­ten al­go po­si­ti­vo, es­tán en el si­tio en el que es­tán por su es­fuer­zo y aun­que vie­nen de mun­dos muy di­ver­sos, to­das son es­pe­cia­les en lo que ha­cen.

Es­tas mu­je­res per­te­ne­cen a una ge­ne­ra­ción, la del 72, que ha vi­vi­do en de­mo­cra­cia y se no­ta en ellas un cam­bio en la for­ma en la que se per­ci­ben co­mo mu­je­res sin com­ple­jos. ¿Y có­mo afron­tan los 40? Noelia Fer­nán­dez, de Yahoo, ase­gu­ra que los 40 son un buen mo­men­to: “Pro­por­cio­nan una sen­sa­ción de que si has lle­ga­do don­de es­tás es por­que tie­nes ta­len­to. Me agra­da ver que es­te gru­po de­mues­tra que hay mu­chas mu­je­res de nues­tra ge­ne­ra­ción ha­cien­do co­sas y es­to te es­ti­mu­la pa­ra con­se­guir lo que te pro­po­nes. Lo bueno de es­ta edad es que tie­nes más cla­ro lo que quie­res ha­cer y te has qui­ta­do de en­ci­ma mu­chas in­se­gu­ri­da­des”. Car­men Be­lén Mo­li­na es­tá de acuer­do: “Pa­ra una mu­jer es uno de los me­jo­res mo­men­tos de la vi­da, en el que se po­see una ca­pa­ci­dad de de­ci­sión que an­te­rior­men­te, por ju­ven­tud e inex­pe­rien­cia, no se po­seía. Las co­sas aho­ra se ven más cla­ras y se dis­cier­ne fá­cil­men­te lo que es o no im­por­tan­te en la vi­da”.

Le­ti­zia apun­ta que otra cir­cuns­tan­cia que les une es que la ma­yo­ría son ma­dres. Aquí se en­ta­bla una ani­ma­da con­ver­sa­ción so­bre sus ex­pe­rien­cias per­so­na­les. Ge­ma Ga­llar­do cree que cuan­do “eres ma­dre re­la­ti­vi­zas mu­chas co­sas que an­tes se te ha­cían un mun­do y te ge­ne­ra so­cial­men­te una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial”. Las que no tie­nen hi­jos se que­jan de que aun­que las mu­je­res han con­se­gui­do mu­chas me­tas en la so­cie­dad “to­da­vía te mi­ran co­mo si fue­ras ra­ra si no tie­nes ni­ños”, apun­ta la ac­triz Laia Ma­rull.

La can­tan­te Con­cha Bui­ka in­ter­vie­ne di­cien­do que no hay que ob­se­sio­nar­se con la ma­ter­ni­dad. “Ser ma­dre es lo más na­tu­ral y a los hi­jos les he­mos da­do el ma­yor regalo que se les pue­de dar, que

es la vi­da. Los hi­jos te ven tra­ba­jar y se con­vier­ten en tus alia­dos, y quie­ren for­mar par­te de ello. Yo es­toy so­la y he te­ni­do que cam­biar va­rias ve­ces de re­si­den­cia y des­arrai­gar a mi hi­jo, que aho­ra tie­ne 12 años, de su en­torno y de sus ami­gui­tos y lle­var­lo por to­do el mun­do con­mi­go de gi­ra. Y a ve­ces me he di­cho a mí mis­ma: ‘¿Pe­ro qué es­toy ha­cien­do con es­te po­bre ni­ño?’. Aun­que él al fi­nal no so­lo no me lo re­pro­cha, sino que me apo­ya en to­do”.

La so­prano Mon­tse­rrat Mar­tí Ca­ba­llé tam­bién ha vi­vi­do es­ta ex­pe­rien­cia: “Mi ma­dre –Mon­tse­rrat Ca­ba­llé–, por ejem­plo, cuan­do yo era pe­que­ña es­ta­ba ca­si siem­pre de gi­ra y la veía muy po­co. Me hu­bie­ra gus­ta­do po­der dis­fru­tar de ella más, pe­ro aun­que era pe­que­ña des­pués pen­sa­ba: ‘Ten­go la suer­te de te­ner una ma­dre que ha­ce al­go que a la gen­te le gus­ta’, así que me ale­gra­ba”. Le­ti­zia se mues­tra de acuer­do: “Eso es muy bo­ni­to, es lo que di­je­ron las hi­jas de Ros­tro­po­vich cuan­do mu­rió su pa­dre, que de pe­que­ñas echa­ban de me­nos no ha­ber po­di­do es­tar con él más tiem­po, pe­ro que tam­bién en­ten­dían que te­nían un pa­dre con un don pa­ra la mú­si­ca y que eso era al­go que te­nían que com­par­tir con el mun­do”.

To­das coin­ci­den en que “en el fon­do es el sen­ti­mien­to de cul­pa que las mu­je­res te­ne­mos per­ma­nen­te­men­te, que­re­mos lle­gar a to­do y a ve­ces si no po­de­mos nos cul­pa­mos por ello”, ex­pre­sa Te­re­sa San­jur­jo, y Noelia Fer­nán­dez opi­na que es­to es al­go que, por el con­tra­rio, no les ocu­rre a los hom­bres. “En mi tra­ba­jo si les en­car­gan un pro­yec­to por el que ten­gan que au­sen­tar­se de sus ca­sas ni se lo pien­san, ni se plan­tean re­cha­zar­lo”, di­ce. La es­cri­to­ra Eu­ge­nia Ri­co asien­te: “Sí, creo que eso es cier­to, esa di­fe­ren­cia hom­bre-mu­jer si­gue exis­tien­do”.

Pa­sa­mos del pa­la­cio a los jar­di­nes de La Zar­zue­la, don­de es­tá pro­gra­ma­da la se­sión fo­to­grá­fi­ca, y ellas si­guen ha­blan­do ani­ma­da­men­te, a la som­bra de los enor­mes pi­nos y abe­tos, en­tre los que se di­vi­sa un hó­rreo as­tu­riano y una zo­na con co­lum­pios. La Prin­ce­sa ha­bla de ci­ne con la ac­triz Laia Ma­rull y com­par­ten

im­pre­sio­nes so­bre los úl­ti­mos es­tre­nos. De la con­ver­sa­ción se de­du­ce que Le­ti­zia do­mi­na real­men­te el te­ma. Le co­men­ta a la ac­triz que le en­can­ta el ci­ne y que in­ten­ta ir con Felipe tan a me­nu­do co­mo sus obli­ga­cio­nes les per­mi­ten. Tam­bién le cuen­ta que una de las diez pe­lí­cu­las de su vi­da es Te doy mis ojos, de la que Laia es pro­ta­go­nis­ta. Otro de los as­pec­tos en el que coin­ci­den to­das es­tas mu­je­res es en que los 40 les apor­tan se­gu­ri­dad. “Es­ta edad me ha da­do la lla­ve pa­ra di­fe­ren­ciar lo im­por­tan­te de lo que no lo es. Ya no ma­xi­ma­li­zas ni las crí­ti­cas ni las ala­ban­zas. Vi­ves me­nos a ex­pen­sas de la opi­nión de los de­más y te cen­tras en ha­cer tu tra­ba­jo lo me­jor po­si­ble”, ex­pli­ca In­ma Sha­ra. La di­rec­to­ra de or­ques­ta cree que una cua­li­dad de las mu­je­res es que son “em­pá­ti­cas”: “Te­ne­mos más ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner­nos en la piel del otro. Eso pa­ra mí es una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra que las co­sas fun­cio­nen. En una or­ques­ta hay gen­te muy jo­ven, gen­te ma­yor, hom­bres y mu­je­res, un gru­po que tie­ne que fun­cio­nar y la em­pa­tía es al­go que me ha ayu­da­do mu­cho pa­ra po­der lle­gar don­de es­toy”.

Con­chi­ta Martínez opi­na que aun­que pa­ra una de­por­tis­ta los 40 son una edad en la que pa­re­ce que ya lo has he­cho to­do en la vi­da, pa­ra ella “en el fon­do es una li­be­ra­ción”. “Nun­ca me ha gus­ta­do ser el cen­tro de aten­ción y me sien­to más có­mo­da, me si­go de­di­can­do pro­fe­sio­nal­men­te al tenis, pe­ro sin la pre­sión de com­pe­tir. Aho­ra, por ejem­plo, cuan­do via­jo dis­fru­to de las ciu­da­des a las que voy. Cuan­do com­pe­tía iba a un mon­tón de ciu­da­des y ni las veía”, di­ce.

Las se­na­do­ras del PP y del PSOE ha­blan en­tre ellas y es­tán de acuer­do “sin que sien­te pre­ce­den­te”, bro­mean, en un pun­to: “A las mu­je­res nos afec­ta to­do mu­cho más, y la cri­sis que vi­vi­mos no es una ex­cep­ción”. Ju­lia­na Fer­nán­dez Cue­va di­ce que le preo­cu­pa mu­cho el desafec­to que sien­te la gen­te aho­ra ha­cia la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos. “A ve­ces te en­tran du­das de si tie­nes que ol­vi­dar­te de tu vo­ca­ción po­lí­ti­ca o se­guir con ella. Ten­go la te­rra­za de un bar de­ba­jo de mi ca­sa y es­cu­cho a ve­ces a la gen­te jo­ven de­cir que to­dos los po­lí­ti­cos so­mos igua­les y yo for­mo par­te de eso y cla­ro, me due­le pro­fun­da­men­te”.

El gru­po es­tá tan ani­ma­do con­ver­san­do que el fo­tó­gra­fo de Tiem­po, Paco Lla­ta, se im­pa­cien­ta y pi­de un po­co de aten­ción: “Es ho­ra de po­sar pa­ra las fo­tos”. Cuan­do con­si­gue por fin te­ner­las a to­das en el ob­je­ti­vo de su cá­ma­ra y em­pie­za a dis­pa­rar, apa­re­ce por sor­pre­sa el prín­ci­pe Felipe. “¿Qué tal va to­do?”, se in­tere­sa. Le­ti­zia le de­vuel­ve el sa­lu­do, le cuen­ta que es­tán dis­fru­tan­do y le ani­ma pa­ra que se una al gru­po. Don Felipe, muy aten­to, se acer­ca y sa­lu­da a ca­da una de las asis­ten­tes a la reunión es­tre­chan­do sus ma­nos. Fue­ra de guión y an­te las in­sis­ten­tes pe­ti­cio­nes, po­sa pa­ra ha­cer­se una fo­to con ellas. “Qué bien, así me su­mo a los 40”, bro­mea (el Prín­ci­pe ya cum­plió los 44). Lue­go, cor­tés, se re­ti­ra: “Las pro­ta­go­nis­tas hoy sois vo­so­tras, a mí me to­ca aho­ra es­tar de­trás de los fo­cos”.

Des­pués de la se­sión fo­to­grá­fi­ca el gru­po se des­pi­de e in­ter­cam­bia sus con­tac­tos, la es­cri­to­ra Eu­ge­nia Ri­co re­ga­la a do­ña Le­ti­zia al­gu­nos ejem­pla­res de sus li­bros de­di­ca­dos y la Prin­ce­sa las acom­pa­ña al au­to­bús de vuel­ta. “Hay que re­pe­tir cuan­do cum­pla­mos los 50”, le di­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.