ASÍ AMASÓ FRAN­CO SU FOR­TU­NA

Nue­vos do­cu­men­tos pu­bli­ca­dos por TIEM­PO des­ve­la­ron las ma­nio­bras fi­nan­cie­ras del dic­ta­dor con los do­na­ti­vos que se re­cau­da­ron pa­ra la Gue­rra Ci­vil, ade­más de destapar sus in­ver­sio­nes y pro­pie­da­des. El re­por­ta­je des­cu­brió do­cu­men­tos iné­di­tos del ar­chi­vo de

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Car­men Polo, la mu­jer del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co, ase­gu­ró sus ca­sas en la fin­ca de La Pi­nie­lla por da­ños pro­du­ci­dos por mo­ti­nes y re­vuel­tas po­pu­la­res dos me­ses an­tes del le­van­ta­mien­to mi­li­tar del 18 de ju­lio de 1936, que iba a pro­ta­go­ni­zar su ma­ri­do. Es una de las lla­ma­ti­vas ma­nio­bras fi­nan­cie­ras de Fran­co y su fa­mi­lia re­la­cio­na­das con la Gue­rra Ci­vil que sa­ca a la luz TIEM­PO. Tam­bién se des­ve­la que Car­men Polo tam­bién te­nía, co­mo su ma­ri­do, una cuen­ta en la que re­ci­bía do­na­ti­vos en la que des­ta­ca que uno de los do­nan­tes fue el “Emi­nen­tí­si­mo Car­de­nal Ar­zo­bis­po de To­le­do”. Tam­bién hay un in­gre­so del ar­zo­bis­po de La Co­ru­ña, Leo­pol­do Sou­sa, de 120 li­bras es­ter­li­nas y 120 es­cu­dos. Es­ta re­vis­ta tam­bién re­pro­du­ce los mo­vi­mien­tos de fon­dos de la cuen­ta más im­por­tan­te que te­nía Fran­co en el Ban­co de Es­pa­ña y la evo­lu­ción de las cuen­tas con fon­dos a su dis­po­si­ción, que lle­ga­ron a los 34 mi­llo­nes de pe­se­tas en 1940. Una car­ta guar­da­da en el Ar­chi­vo Ge­ne­ral del Pa­la­cio Real de Ma­drid re­la­ta lo si­guien­te: “Con fe­cha 14 de ma­yo de 1936 tu­vi­mos el ho­nor de con­tra­tar con la Exc­ma. Sra. Dª Car­men Polo, de Fran­co, la pó­li­za nú­me­ro 71.891, Ries­go de Mo­tín y tu­mul­to po­pu­lar” so­bre dos ca­sas de su pro­pie­dad, pa­ra aña­dir lue­go que “los ci­ta­dos in­mue­bles su­frie­ron per­jui­cios a con­se­cuen­cia de los he­chos ocu­rri­dos en Es­pa­ña du­ran­te el Glo­rio­so Mo­vi­mien­to Na­cio­nal”. La mi­si­va, de la com­pa­ñía de se­gu­ros La Pré­ser­va­tri­ce, fue en­via­da al Je­fe de la Ca­sa Ci­vil de Fran­co y pre­ten­día rea­li­zar el pa­go por el siniestro. El se­gu­ro se fir­mó so­lo dos me­ses an­tes de es­ta­llar la gue­rra y cu­bría un ries­go ex­cep­cio­nal. Se ase­gu­ra­ron “dos ca­sas va­lo­ra­das en 45.000 pe­se­tas” (equi­va­len­tes a al­go más de 500.000 eu­ros en la ac­tua­li­dad) en la fin­ca La Pi­nie­lla, pro­pie­dad de Car­men Polo. No se co­no­ce si el res­to de pro­pie­da­des del ma­tri­mo­nio Fran­co-Polo pu­do con­tar con el mis­mo ase­gu­ra­mien­to.

En una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en los ar­chi­vos del Cen­tro Do­cu­men­tal de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca de Sa­la­man­ca, Ar­chi­vo Ge­ne­ral del Pa­la­cio Real de Ma­drid y el Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Ban­co de Es­pa­ña, es­ta re­vis­ta des­cu­bre nue­vas cla­ves so­bre el di­ne­ro del que dis­pu­so el dic­ta­dor. Así, se pue­de com­pro­bar que las em­pre­sas y pro­pie­da­des pri­va­das de Fran­co fue­ron ad­mi­nis­tra­das con re­cur­sos pú­bli­cos, ya que exis­ten do­cu­men­tos que ates­ti­guan que se rea­li­za­ron ges­tio­nes de la em­pre­sa Ur­sa­ria (pro­pie­dad de la fa­mi­lia Fran­co a tra­vés de tes­ta­fe­rros) y de la ca­sa en la ca­lle Her­ma­nos Béc­quer de Ma­drid, por par­te de los di­rec­ti­vos de Patrimonio Na­cio­nal y por Ri­car­do Ca­toi­ra, se­cre­ta­rio de la se­gun­da je­fa­tu­ra de in­ten­den­cia, a la que Car­men Polo da in­di­ca­cio­nes has­ta so­bre la ad­qui­si­ción de azu­le­jos. Ca­toi­ra lle­gó a ser se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Ca­sa Ci­vil de Fran­co y al­gu­nos lo con­si­de­ra­ban su apo­de­ra­do. Se­gún los do­cu­men­tos en­con­tra­dos por es­ta re­vis­ta, el Ins­ti­tu­to Geo­grá­fi­co y Ca­tas­tral reali­zó tam­bién tra­ba­jos to­po­grá­fi­cos en

la fin­ca del Can­to del Pi­co, un in­mue­ble pro­pie­dad par­ti­cu­lar de Fran­co que le ob­se­quió el con­de de las Al­me­nas. Patrimonio Na­cio­nal tam­bién dio ins­truc­cio­nes pa­ra que el ta­ller de ce­rra­je­ría fa­ci­li­ta­ra 24 aros de hie­rro pa­ra el arre­glo de las co­lum­nas del cam­po de tenis de la mis­ma fin­ca pro­pie­dad de Fran­co. La pa­ga­du­ría de la Ca­sa Ci­vil tam­bién cer­ti­fi­ca obras en La Pi­nie­lla y Ri­car­do Ca­toi­ra lle­va otros asun­tos de las fin­cas de Fran­co. En­tre los do­cu­men­tos se en­cuen­tra tam­bién el pre­su­pues­to del pa­zo de Mei­rás, que era de 166.535 pe­se­tas en 1951. Otro da­to que com­ple­ta el va­lor del patrimonio de Fran­co es el se­gu­ro con­tra­ta­do pa­ra la ca­sa de El Fe­rrol (don­de na­ció Fran­co) que en ese mo­men­to, y tras unas re­for­mas, es­ta­ba va­lo­ra­da en 1.200.000 pe­se­tas en­tre el in­mue­ble en sí y su con­te­ni­do, don­de se ci­ta el mo­bi­lia­rio, cua­dros, ob­je­tos de pla­ta y ob­je­tos de lo­za de Sar­ga­de­los, muy co­ti­za­dos y de la que era gran aman­te Car­men Polo. La Ca­sa Ci­vil, el or­ga­nis­mo pú­bli­co en­car­ga­do de la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do, se en­car­gó tam­bién de pa­gar gra­ti­fi­ca­cio­nes al per­so­nal des­ti­na­do al pa­zo de Mei­rás o La Pi­nie­lla.

SE­CRE­TOS

Uno de los úl­ti­mos se­cre­tos que que­dan por des­en­tra­ñar de Fran­co, 40 años des­pués de su muer­te, es el de cuán­to di­ne­ro te­nía, cuál fue su ori­gen y dón­de fue a pa­rar. Nue­vos da­tos que pro­vie­nen de su ar­chi­vo per­so­nal, que des­ta­pa es­ta re­vis­ta, ha­cen aflo­rar la evo­lu­ción de los fon­dos que te­nían su ori­gen en los do­na­ti­vos de la Gue­rra Ci­vil. Fran­co los ma­ne­jó a su an­to­jo al me­nos du­ran­te vein­te años, no los re­in­te­gró al Te­so­ro Pú­bli­co, co­mo se hi­zo con el res­to de do­na­ti­vos de la gue­rra, y reali­zó con ellos al­gu­nos gas­tos que no te­nían nin­gún ob­je­ti­vo fi­lan­tró­pi­co.

En el ar­chi­vo del Pa­la­cio Real se pue­de com­pro­bar que los do­na­ti­vos que él rea­li­za­ba iban de 25 pe­se­tas a un par­ti­cu­lar a las 500 pe­se­tas do­na­das a un asi­lo de huér­fa­nos de Ge­ta­fe. No to­do fue­ron de­ta­lles de ge­ne­ro­si­dad. Fran­co tam­bién re­cha­zó ayu­dar a los Do­mi­ni­cos de Ajo­fín (To­le­do).

Se­gún los do­cu­men­tos que re­ve­ló TIEM­PO, en 1950 tam­bién se gas­ta 35.853 pe­se­tas en una al­fom­bra pa­ra el Pa­pa y ha­ce do­na­ti­vos pa­ra par­tos tri­ples por 50.000 pe­se­tas. En el Pa­la­cio de Orien­te se pue­de com­pro­bar que, sor­pren­den­te­men­te, una par­te la pa­gó el dic­ta­dor y otra el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res. De he­cho, el Mi­nis­te­rio pi­dió una acla­ra­ción, a lo que el je­fe de la Ca­sa Ci­vil de Fran­co ale­gó que se tra­ta­ba en prin­ci­pio de una so­la al­fom­bra “y al Cau­di­llo se le ocu­rrió di­vi­dir­la en dos” y pa­gar la par­te más ca­ra. Tam­bién pa­ga el aga­sa­jo que dio por su ono­más­ti­ca al Re-

gi­mien­to de su Guar­dia por 20.100 pe­se­tas. Aun­que pe­que­ño, tam­bién es un de­ta­lle de un uso ale­ja­do al de los do­na­ti­vos al que en prin­ci­pio es­ta­ban des­ti­na­das es­tas cuen­tas. Fran­co tam­bién gas­tó 69.230 pe­se­tas por la com­pra de na­da más y na­da me­nos que 1.000 pa­res de za­pa­tos a ca­sa Se­ga­rra. Se­gún una car­ta des­cu­bier­ta por TIEM­PO, el due­ño de es­ta fá­bri­ca en­vió en va­rias oca­sio­nes 25.000 pe­se­tas a Fran­co.

Una for­tU­na

Fran­co te­nía a su dis­po­si­ción una con­si­de­ra­ble for­tu­na, que su­ma­ba en 1940 un to­tal de 34 mi­llo­nes de pe­se­tas de la épo­ca, co­mo ya pu­bli­có TIEM­PO. Es­ta ci­fra se co­rres­pon­de­ría a una can­ti­dad en­tre 388 mi­llo­nes de eu­ros con el mé­to­do de ac­tua­li­za­ción de Jo­sé Án­gel Sán­chez Asiaín y 3.000 mi­llo­nes ac­tua­les, se­gún otras va­lo­ra­cio­nes.

Es­tos fon­dos pro­ve­nían en su ma­yo­ría de do­na­ti­vos re­cau­da­dos en la Gue­rra Ci­vil. Al­gu­nos van di­ri­gi­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra fi­nes co­mo los huér­fa­nos de la con­tien­da pe­ro son en­via­dos a Fran­co pa­ra fi­nan­ciar ge­né­ri­ca­men­te su cau­sa. Apa­re­cen so­lo ba­jo la fór­mu­la “A dis­po­si­ción de Su Ex­ce­len­cia el Je­fe del Es­ta­do Fran­cis­co Fran­co Baha­mon­de”. Ade­más, si en 1940 hay va­rias cuen­tas con do­na­ti­vos que tie­nen su des­tino es­ta­ble­ci­do (re­cons­truc­ción del Al­cá­zar, huér­fa­nos, sol­da­dos in­dí­ge­nas y fon­do de Es­pa­ña), en 1959 de ellas ya so­lo que­da, y ade­más con su sal­do inal­te­ra­do des­de 1940, la cuen­ta lla­ma­da “Fon­do de Es­pa­ña”. Tam­bién se des­cu­bre al­gu­na ma­nio­bra, co­mo que en ese pe­rio­do el sal­do des­ti­na­do a sol­da­dos in­dí­ge­nas se tras­la­da a la cuen­ta en la que so­lo cons­ta que son fon­dos a dis­po­si­ción de Fran­co. Lo mis­mo ocu­rre con una cuen­ta lla­ma­da “Do­na­ti­vos pa­ra el Ejér­ci­to es­pa­ñol” cu­yo sal­do se tras­pa­só a la cuen­ta “Do­na­ti­vos a dis­po­si­ción de su Ex­ce­len­cia el Je­fe del Es­ta­do Fran­cis­co Fran­co Baha­mon­de”.

En la co­rres­pon­den­cia que se con­ser­va en el ar­chi­vo del Pa­la­cio Real apa­re­cen al­gu­nas mi­si­vas cu­rio­sas, co­mo la que ha­ce que se cam­bie el nombre de una cuen­ta con una sus­crip­ción a dis­po­si­ción del “Ge­ne­ral Fran­co”, que pien­san que no es su­fi­cien­te­men­te res­pe­tuo­sa, por “Su Ex­ce­len­cia el Ge­ne­ra­lí­si­mo”. La cuen­ta prin­ci­pal de Fran­co en el Ban­co de Es­pa­ña so­lo tie­ne cal­de­ri­lla el 3 de ju­nio de 1965, en con­cre­to 63.013 pe­se­tas, don­de se pier­de su pis­ta.

En 1942 fal­tan 7,8 mi­llo­nes de pe­se­tas en esa mis­ma cuen­ta, se­gún los da­tos en­con­tra­dos en el Ar­chi­vo Ge­ne­ral de Pa­la­cio. El des­tino de es­tos fon­dos es un mis­te­rio. En 1946 ya so­lo que­dan 1,7 mi­llo­nes de los 17,7 mi­llo­nes de pe­se­tas que lle­gó a te­ner. Es­te des­cen­so no se co­rres­pon­de con el rit­mo ha­bi­tual de do­na­ti­vos que rea­li­za­ba Fran­co. La su­ma de los sal­dos de la for­tu­na que el dic­ta­dor te­nía a su dis­po­si­ción no vuel­ve a ba­jar has­ta que se le pier­de la pis­ta a fi­na­les de 1959.

TIEM­PO re­pro­du­ce los mo­vi­mien­tos de la que fue la prin­ci­pal cuen­ta con fon­dos a dis­po­si­ción de Fran­co en el Ban­co de Es­pa­ña. Se con­ser­van los que se pro­du­je­ron en­tre di­ciem­bre de 1945 y ju­nio de 1965. La ma­yor ac­ti­vi­dad en es­te pe­rio­do se pro­du­ce has­ta 1951, don­de Fran­co re­ti­ra unos 4,1 mi­llo­nes de pe­se­tas. La cuen­ta ha­bía lle­ga­do a te­ner 17,7 mi­llo­nes de pe­se­tas en 1940 y en 1951 se que­dó con un sal­do de so­lo 89.000 pe­se­tas. Por el ca­mino fue ali­men­ta­da con al­gu­nos in­gre­sos, pe­ro el más re­le­van­te fue uno por 1,6 mi­llo­nes de pe­se­tas en oc­tu­bre de 1946. En es­ta cuen­ta del Ban­co de Es­pa­ña tam­bién se in­gre­san los in­tere­ses de otros va­lo­res, co­mo los que pro­vie­nen del Ban­co His­pano Ame­ri­cano.

En el ar­chi­vo del Pa­la­cio Real, don­de tam­bién se en­cuen­tra do­cu­men­ta­ción de las mis­mas, que­dan de­ce­nas de car­tas re­mi­ti­das por los ban­cos en los que es­ta­ban es­tas cuen­tas que se­ña­lan que se acom­pa­ña el ex­trac­to, pe­ro no que­da ni ras­tro de ellos.

Exis­ten do­cu­men­tos cu­rio­sos, co­mo el que re­la­ta que Car­men Polo en­tre­gó a la lla­ma­da “Sus­crip­ción Na­cio­nal” 110.000 pe­se­tas en “bi­lle­tes pues­tos en cir­cu­la­ción por los ro­jos des­pués del Mo­vi­mien­to” y que el de­par­ta­men­to en­car­ga­do de los do­na­ti­vos ad­vier­te que los bi­lle­tes in­gre­sa­dos “no son can­jea­bles en el Ban­co de Es­pa­ña”. Es un mis­te­rio có­mo lle­ga­ron a ma­nos de Car­men Polo esos bi­lle­tes.

En el Ar­chi­vo del Pa­la­cio Real se en­cuen­tran las úl­ti­mas sa­li­das de ca­ja de la cuen­ta de la “Ca­sa de S.E. el je­fe del Es­ta­do”. En ma­yo de 1975 es­ta cuen­ta te­nía un sal­do de 12.871.796 pe­se­tas, mien­tras que el 15 de ju­nio, cer­ca ya de la muer­te del dic­ta­dor, sa­len las úl­ti­mas 375.000 pe­se­tas de la mis­ma, que que­da a ce­ro.

Imá­ge­nes de la cuen­ta de Fran­co que se con­ser­va en el Ar­chi­vo His­tó­ri­co del Ban­co de Es­pa­ña.

El pa­zo de Mei­rás, una de las pro­pie­da­des más im­por­tan­tes de la fa­mi­lia Fran­co, fru­to de un regalo tras la gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.