LOS AR­CHI­VOS SE­CRE­TOS DE FRAN­CIS­CO FRAN­CO

La re­vis­ta TIEM­PO pu­bli­có du­ran­te 18 se­ma­nas con­se­cu­ti­vas una de esas ex­clu­si­vas que cam­bian la his­to­ria: los ar­chi­vos se­cre­tos de Fran­cis­co Fran­co. Mi­les de do­cu­men­tos y de­ce­nas de fo­tos iné­di­tas has­ta en­ton­ces que fue­ron pues­tos en or­den por el pe­rio­dis

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Te­ne­mos a la vis­ta los fa­mo­sos do­cu­men­tos y me­mo­rias de Fran­co, por los que se han ofre­ci­do has­ta 500 mi­llo­nes de pe­se­tas. Apre­ta­dos en más de 200 le­ga­jos, es­tos pa­pe­les con­tie­nen el pen­sa­mien­to de Fran­co, la cla­ve de sus ap­ti­tu­des, los se­cre­tos de Es­ta­do de to­da una épo­ca y la his­to­ria en­te­ra de 40 años del ré­gi­men. Los ori­gi­na­les y los ma­nus­cri­tos, que fue­ron re­ti­ra­dos de El Pardo por sus fa­mi­lia­res, se en­cuen­tran en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. Qui­zá, los más im­por­tan­tes es­tén en el ex­tran­je­ro.

Es de su­po­ner que al­gún día to­dos ellos sean en­tre­ga­dos a los ar­chi­vos de la na­ción, pues­to que es al Es­ta­do a quien co­rres­pon­de su cus­to­dia. Las car­pe­tas a las que he­mos te­ni­do ac­ce­so, aho­ra en po­der de la Fun­da­ción Fran­cis­co Fran­co, con­tie­nen fo­to­co­pias en cu­ya re­co­pi­la­ción, or­de­na­ción y cla­si­fi­ca­ción ha tra­ba­ja­do un gru­po de ex­per­tos.

Pa­ra dar a es­tas sín­te­sis un cier­to or­den y ad­vir­tien­do que los do­cu­men­tos y apun­tes no es­tán si­tua­dos en los le­ga­jos por or­den cro­no­ló­gi­co –pues­to que te­mas del mis­mo pe­rio­do, y aun pa­pe­les re­fe­ren­tes a un mis­mo te­ma, sue­len apa­re­cer en car­pe­tas de muy ale­ja­da nu­me­ra­ción– he­mos de co­men­zar por los es­cri­tos de pu­ño y le­tra de Fran­co, que pue­den con­si­de­rar­se la ba­se o ar­ma­zón de sus me­mo­rias. An­ti­ci­pa­mos des­de aho­ra mis­mo una opi­nión pu­ra­men­te sub­je­ti­va: de los 20.000 fo­lios a los que he­mos te­ni­do ac­ce­so, los más tras­cen­den­ta­les (a nues­tro jui­cio) se re­fie­ren al te­ma de la su­ce­sión del pro­pio Fran­co.

El ca­pí­tu­lo ri­gu­ro­sa­men­te iné­di­to es el del cam­bio de ac­ti­tud que en al­gún mo­men­to se ope­ró en Fran­co, cuan­do pa­só a con­si­de­rar que, a su muer­te, en lu­gar de su­ce­der­le “el Prín­ci­pe de me­jor de­re­cho”, co­mo de­cía la ley de su­ce­sión, pu­die­ra es­ta­ble­cer­se una re­gen­cia que ejer­cie­se la je­fa­tu­ra de Es­ta­do por pe­rio­dos de diez años.

Es­to es: en el año 1959 Fran­co no que­ría oír ha­blar de que, des­apa­re­ci­do él, to­ma­se el po­der un re­gen­te. Es­to es­tá cla­ro. El 7 de mar­zo de 1959 el al­mi­ran­te Ca­rre­ro Blan­co, ins­pi­ra­dor de mu­chas su­ge­ren­cias a Fran­co y con­si­de­ra­do la emi­nen­cia gris del ré­gi­men, en­tre­gó en El Pardo uno de sus pe­rió­di­cos in­for­mes. Dos de ellos apa­re­cen en los le­ga­jos 138 y 167. Allí se lee: “Si el Rey re­co­ge los po­de­res que tie­ne S.E. es pa­ra sen­tir­se alar­ma­dos, por­que lo cam­bia­rá to­do. Hay que ra­ti­fi­car al mis­mo tiem­po [se re­fie­re a la ley de su­ce­sión] el ca­rác­ter vi­ta­li­cio de la ma­gis­tra­tu­ra de S.E. que es Cau­di­llo, más que Rey, por­que fun­da Mo­nar­quía”. “Una vez he­cho es­to, se po­drá de­cir a Don Juan, ¿acep­ta sin re­ser­vas? Si di­ce ‘no’, re­suel­to el pro­ble­ma, se pa­sa a su hi­jo. Si es­te di­ce ‘no’, se bus­ca un Re­gen­te”. Pues bien, al cos­ta­do del úl­ti­mo pá­rra­fo Fran­co es­cri­bió

“NO” en muy gran­des ca­rac­te­res. Sin em­bar­go, en el año 1962, des­pués de que se reali­zó el Con­gre­so del Mo­vi­mien­to Eu­ro­peo en Mú­nich, al que con­cu­rrie­ron per­so­na­li­da­des de la opo­si­ción mo­nár­qui­ca jun­to con re­pre­sen­tan­tes del so­cia­lis­mo y del exi­lio, Fran­co pien­sa en el es­ta­ble­ci­mien­to de una re­gen­cia; de la re­gen­cia que so­lo tres

años an­tes ha­bía mo­ti­va­do el “NO” ro­tun­do. Ello ocu­rrió, pro­ba­ble­men­te, co­mo con­se­cuen­cia de un in­for­me de fe­cha 20 de ju­nio de aquel año, que es­tá en el le­ga­jo 98, en el que se afir­ma que la asis­ten­cia a Mú­nich fue acor­da­da en Ate­nas du­ran­te reunio­nes ce­le­bra­das con mo­ti­vo de la bo­da de los prín­ci­pes Juan Carlos y So­fía. Cra­so error. En Ate­nas no se ha­bló sus­tan­cial­men­te del Con­gre­so de Mú­nich, ni hu­bo reunión al­gu­na en la que se tra­ta­ra de es­te te­ma. Don Juan de Bor­bón y, por su­pues­to, su hi­jo don Juan Carlos, eran com­ple­ta­men­te aje­nos al Con­gre­so. Los miem­bros del con­se­jo pri­va­do de don Juan que con­cu­rrie­ron a Mú­nich lo hi­cie­ron a tí­tu­lo ex­clu­si­va­men­te per­so­nal u os­ten­tan­do otras re­pre­sen­ta­cio­nes.

Pe­ro (y es­to es lo de ma­yor im­por­tan­cia), en unas no­tas ma­nus­cri­tas de Fran­co (le­ga­jo 30), ba­jo el tí­tu­lo Di­va­ga­cio­nes, se leen dos pa­la­bras muy cla­ras: “Su­ce­sión, ¿re­for­mar­la?”. Y lue­go los pá­rra­fos que trans­cri­bi­mos tex­tual­men­te: “La ca­ren­cia de arrai­go en el pueblo de la Ins­ti­tu­ción [se re­fie­re, ob­via­men­te, a la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca], la fal­ta de uni­dad en­tre los di­ver­sos sec­to­res, la exi­gen­cia de au­to­ri­dad en la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do, acon­se­jan el de­mo­rar la re­so­lu­ción en la de­sig­na­ción del Prín­ci­pe de me­jor de­re­cho y es­ta­ble­cer pa­ra un pe­rio­do de diez años la ins­ti­tu­ción de la Re­gen­cia”.

Don AL­fon­so, De re­ser­vA

Se­gui­mos co­pian­do: “En lo su­ce­si­vo, y mien­tras por Ley re­fren­da­da por el pueblo no se es­ta­blez­ca lo con­tra­rio, se se­gui­rá en el Reino el sis­te­ma de Re­gen­cia por pe­rio­dos de diez años a par­tir de su de­sig­na­ción”. “La fal­ta de uni­dad de cri­te­rio en­tre los sec­to­res mo­nár­qui­cos in­te­gra­dos en el Mo­vi­mien­to, el cla­ro des­vío li­be­ral de al­guno de los can­di­da­tos. Plan­tear­le el pro­ble­ma de la ab­di­ca­ción a don Juan y a don Jua­ni­to [se re­fie­re a don Juan Carlos, al que su fa­mi­lia y mu­chas per­so­nas lla­ma­ban -y lla­man aún- así] la iden­ti­fi­ca­ción ab­so­lu­ta con el ré­gi­men y la entrega”. Fran­co si­guió es­cri­bien­do: “Con­sul­tar a los gru­pos tra­di­cio­na­lis­tas lla­mán­do­los a la uni­dad ba­jo don Jua­ni­to... Si no, por fal­ta de acuer­do, se pue­de plan­tear lo de don Al­fon­so. Po­ner­le a prue­ba iden­ti­fi­ca­ción”.

“Sis­te­ma de Re­gen­cia por pe­rio­dos de diez años”. “Por fal­ta de acuer­do se pue­de plan­tear lo de don Al­fon­so”. ¿Cuál don Al­fon­so? ¿El pri­mo de don Juan Carlos, hoy du­que de Cá­diz, que años des­pués con­trae­ría ma­tri­mo­nio con la nie­ta del pro­pio Fran­co, Ma­ría del Car­men Martínez Bor­diú?... En es­tos ca­pí­tu­los, al lle­gar a nue­vos apor­tes do­cu­men­ta­les, vol­ve­re­mos so­bre es­te tan su­ges­ti­vo te­ma, que pu­do ha­ber cam­bia­do la his­to­ria de Es­pa­ña. Po­de­mos di­va­gar en pa­ra­le­lo con las di­va­ga­cio­nes del pro­pio Fran­co, el cual re­fle­ja sus du­das en los pá­rra­fos del es­cri­to, al sal­tar de unas hi­pó­te­sis a otras. En la men­te de Fran­co se re­ve­la el pro­pó­si­to de que don Juan fue­se eli­mi­na­do del or­den su­ce­so­rio y pa­ra con­ci­liar es-

“La ca­ren­cia de arrai­go de la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca acon­se­ja un pe­rio­do de re­gen­cia de diez años” “si el rey re­co­ge los po­de­res de su ex­ce­len­cia es pa­ra alar­mar­se, por­que lo cam­bia­rá to­do”

to con el or­den de la su­ce­sión di­nás­ti­ca, Fran­co pen­sa­ba en la ab­di­ca­ción de don Juan. Me­dian­te es­te ar­bi­trio apa­re­ce­ría don Juan Carlos co­mo “el Prín­ci­pe con me­jor de­re­cho”, lo que de­bía con­ci­liar­se, a su vez, con la “iden­ti­fi­ca­ción ab­so­lu­ta con el Ré­gi­men y la entrega”. Por al­gu­na ra­zón o in­di­cio, Fran­co sos­pe­chó que en don Juan Carlos pu­die­ra no exis­tir esa iden­ti­fi­ca­ción y de ahí que es­cri­bie­ra: “Se pue­de plan­tear lo de don Al­fon­so”.

Apa­re­ce otra sos­pe­cha en el áni­mo de Fran­co. Que no le sir­va nin­guno de los can­di­da­tos. En­ton­ces no se de­cla­ra, co­mo hi­zo don Án­gel Oso­rio en 1931, “mo­nár­qui­co sin Rey al ser­vi­cio de la

Re­pú­bli­ca”, Fran­co des­car­ta la re­pú­bli­ca y se afe­rra a la idea de la mo­nar­quía. ¿So­lu­ción?: la mis­ma de los co­ro­ne­les grie­gos al des­tro­nar a Cons­tan­tino; o sea, el nom­bra­mien­to de un re­gen­te. Fran­co tam­po­co desea que los po­de­res del re­gen­te es­tén en una so­la mano: por eso ha­bla de “la Re­gen­cia”, a la que ve co­mo una tri­lo­gía: un ca­pi­tán ge­ne­ral, un ar­zo­bis­po y un ma­gis­tra­do.

Si Fran­co se hu­bie­se de­ci­di­do por es­ta fór­mu­la, la hu­bie­se im­pues­to y es pro­ba­ble que el prín­ci­pe Juan Carlos hu­bie­se ter­mi­na­do en el exi­lio, co­mo su pa­dre don Juan. El ca­so es que no lo hi­zo, pe­ro es­tá pro­ba­do que re­fle­xio­nó y es­cri­bió so­bre ello. La his­to­ria de Es­pa­ña y la co­ro­na del ac­tual rey es­tu­vie­ron en­ton­ces pen­dien­tes de un hi­lo.

La pre­sen­cia del Prín­ci­pe en los le­ga­jos que in­te­gran el ar­chi­vo de Fran­co, em­pie­za des­de an­tes de que don Juan Carlos tu­vie­se uso de ra­zón. Es­to es, el Prín­ci­pe era un pro­ta­go­nis­ta, di­ga­mos pa­si­vo. Se le veía co­mo una pie­za cla­ve en la par­ti­da que ha­bría de ju­gar­se en el fu­tu­ro. Se es­pe­cu­la­ba con sus re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les, con las prin­ce­sas que te­nía cer­ca; una de ellas po­dría con­ver­tir­se, en su día, en la rei­na de Es­pa­ña. Se dis­cu­tía acer­ca de sus es­tu­dios. Su for­ma­ción, sus pro­fe­so­res, su en­torno.

El pro­pio Prín­ci­pe, que aún no ha­bía cum­pli­do 10 años, per­ci­bió ese te­je­ma­ne­je en torno su­yo. He aquí una car­ta ma­nus­cri­ta di­ri­gi­da por él a su pre­cep­tor Eu­ge­nio Ve­gas La­ta­pié: “Es­to­ril 3-9 de 1948. Que­ri­do Eu­ge­nio. Mu­chas gra­cias por tu car­ta, pa­re­ce que son las mis­mas que es­cri­bías cuan­do es­ta­bas ma­lo en Fri­bur­go. Pe­ro so­lo hay una di­fe­ren­cia y es que el pa­pel era blan­co. Yo es­toy muy tris­te que se ha­ya pues­to ma­lo tu pa­dre y es­pe­ro que se pon­ga pron­to bueno. Tam­bién que va­yas, si pue­des, a ha­cer una vi­si­ta a Don Ven­tu­ra. Y tam­bién a León y a Jo­sé Ma­ría Cer­ve­ra. Eu­ge­nio, ¿es ver­dad que voy a ir a Es­pa­ña en oc­tu­bre pa­ra es­tu­diar? Por­que mi­ra, to­do el mun­do me di­ce que voy a ir a es­tu­diar a Es­pa­ña. Es pa­pá que me lo ha di­cho por­que ha ha­bla­do con el Ge­ne­ra­lí­si­mo Fran­co. Y Fran­co que­ría que yo fue­se a es­tu­diar a Es­pa­ña. Sa­bes que he ido al mu­seo mi­li­tar de Lis­boa, era muy di­ver­ti­do por­que ha­bía una bom­ba que echa­ba agua pa­ra be­ber. Y tam­bién ha­bía ame­tra­lla­do­ras. Es­ta pá­gi­na te la re­ser­vo pa­ra los es­tu­dios. Aho­ra es­tu­dio tres ho­ras al día y ca­si to­dos los días no po­de­mos ni es­tu­diar tres ho­ras, siem­pre tie­ne que ser me­nos. Ha­ré to­do mi po­si­ble pa­ra es­tu­diar bien y tam-

el en­ton­ces Prín­ci­pe era vis­to co­mo una pie­za cla­ve en la par­ti­da que ha­bría de ju­gar­se en el fu­tu­ro

bién pa­ra dar­te gus­to. Un abra­zo muy fuer­te de Juan”. El bu­zón de El Pardo ac­tua­ba co­mo un em­bu­do pa­ra re­co­ger y lle­var a Fran­co to­do cuan­to se re­la­cio­na­se con don Juan Carlos. Lo mis­mo hay una pro­tes­ta for­mal del je­fe del Re­que­té de Ma­drid, Ra­fael Rivas Be­ni­to, di­ri­gi­da al mi­nis­tro Jo­sé So­lís, en­via­da por es­te al ge­ne­ral Mu­ñoz Gran­des y ren­via­da por Mu­ñoz Gran­des a Fran­co, co­mo tam­bién se en­cuen­tra la des­crip­ción de una ter­tu­lia-ce­na que tu­vo lu­gar el 27 de ma­yo de 1966 en ca­sa de Joa­quín Ga­rri­gues Wal­ker. En el pri­mer do­cu­men­to se re­cha­za la pre­sen­cia de don Juan Carlos en el des­fi­le de la Vic­to­ria y la pro­tes­ta se cen­tra en que: “Di­cho Prín­ci­pe so­lo re­pre­sen­ta a la Mo­nar­quía li­be­ral que nos em­pu­jó a de­rra­mar tan­ta san­gre”. En la ter­tu­lia de Ga­rri­gues Wal­ker (que fue, años más tar­de, uno de los mi­nis­tros de UCD) es­tu­vo pre­sen­te el Prín­ci­pe. Se cuen­ta con pe­los y se­ña­les lo que se ha­bló, des­ta­cán­do­se que hu­bo una­ni­mi­dad en un pun­to: el ré­gi­men que su­ce­die­ra a Fran­co ha­bía de ser “un Es­ta­do de De­re­cho con ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de ti­po eu­ro­peo y ac­tual”, con­cep­to con los que el Prín­ci­pe es­tu­vo de acuer­do.

En el le­ga­jo 38 apa­re­ce una car­ta de Gregorio Ma­ra­ñón Moya (hi­jo del fa­mo­so doc­tor). En ella Ma­ra­ñón cuen­ta a Fran­co que ha te­ni­do una en­tre­vis­ta en Lau­san­ne con la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia (viu­da de Al­fon­so XIII, abue­la de don Juan Carlos), y que es­ta le ha di­cho que su pa­pel era muy di­fí­cil, co­lo­ca­da en­tre su hi­jo y su nie­to. Do­ña Vic­to­ria ha­bía agre­ga­do: “De to­dos mo­dos, si las co­sas si­guen así, Ru­sia go­ber­na­rá en Eu­ro­pa. No qui­sie­ra es­tar en el pe­lle­jo de mis nie­tos, pues cuan­do sean ma­yo­res go­ber­na­rán los que hoy son sus por­te­ros y sus chó­fe­res”.

Al ter­mi­nar el cur­so 1960-61, Fran­co qui­so te­ner una en­tre­vis­ta lar­ga con Juan Carlos y se pre­pa­ró pa­ra ella me­dian­te un guión con una mez­cla de pe­da­go­gía en­tre Fe­ne­lón y Ma­quia­ve­lo.

Una de las fo­tos del ar­chi­vo per­so­nal de Fran­co pu­bli­ca­das por Tiem­po.

es­ce­na ín­ti­ma de Fran­co jun­to a su mu­jer y su hi­ja en el pa­la­cio de el pardo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.