AN­SON DE­NUN­CIA UNA TRA­MA PA­RA ACA­BAR CON FELIPE

El nú­me­ro más ven­di­do de la his­to­ria de TIEM­PO tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta a Luis Ma­ría An­son. En una en­tre­vis­ta con San­tia­go Be­lloch, An­son con­tó có­mo un gru­po de pe­rio­dis­tas se or­ga­ni­zó pa­ra ele­var la crí­ti­ca con­tra Gon­zá­lez e im­pe­dir su re­lec­ción en 1996. C

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Luis Ma­ría An­son es el hom­bre que sa­be de­ma­sia­do. Una y otra vez re­cha­za ofer­tas pa­ra pu­bli­car sus me­mo­rias. An­son es el nue­vo aca­dé­mi­co de lo que al­gu­nos ca­li­fi­can co­mo el gé­ne­ro li­te­ra­rio del si­glo XX: el pe­rio­dis­mo. Su te­rreno na­tu­ral ha si­do y es el te­rri­to­rio de la in­for­ma­ción, una su­til y vi­go­ro­sa for­ma de po­der.

P_ ¿Echa de me­nos la ten­sión dia­ria del pe­rió­di­co?

R_ Tras quin­ce años en el Abc tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­trar en el pe­rio­dis­mo del si­glo XXI, en el mun­do de la ima­gen, el te­rreno de la no­ti­cia ins­tan­tá­nea y uni­ver­sal... Ten­go tan­to tra­ba­jo con seis ca­na­les en mar­cha, con pro­yec­tos en ple­na ex­pan­sión, que no es fá­cil en­con­trar tiem­po pa­ra nos­tal­gias. Cuan­do de­jé Efe tu­ve más pro­ble­mas de adap­ta­ción. Le de­di­qué un es­fuer­zo ab­so­lu­to y lo me­re­cía. El pe­rio­dis­mo de agen­cia es el más bo­ni­to, con di­fe­ren­cia, de to­dos los pe­rio­dis­mos po­si­bles. Es el pe­rio­dis­mo pu­ro, la no­ti­cia sin fir­ma, la ten­sión per­ma­nen­te... Mi eta­pa en Abc fue una eta­pa de cris­pa­ción real­men­te te­rri­ble. Y no fue ar­bi­tra­ria. Exis­tían po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra esa gue­rra fría. La cul­tu­ra de la cris­pa­ción exis­tió por­que no ha­bía ma­ne­ra de ven­cer a Felipe Gon­zá­lez con otras ar­mas. Ese era el pro­ble­ma. Gon­zá­lez ga­nó tres elec­cio­nes por ma­yo­ría ab­so­lu­ta y vol­vió a ga­nar la cuar­ta cuan­do to­do in­di­ca­ba que iba a per­der. Hu­bo que ele­var la crí­ti­ca has­ta ex­tre­mos que a ve­ces afec­ta­ron al pro­pio Es­ta­do. Gon­zá­lez blo­quea­ba al­go vi­tal en una de­mo­cra­cia: la al­ter­nan­cia. Si Gon­zá­lez lle­ga a ga­nar las elec­cio­nes del 96, con la bo­nan­za eco­nó­mi­ca no hu­bie­ra ha­bi­do quien lo echa­se del po­der has­ta 2004. No sa­li­mos de 40 años de Fran­co pa­ra en­trar en 30 de Gon­zá­lez. La ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción, la fuer­za po­lí­ti­ca, la ha­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria que tu­vo siem­pre Felipe Gon­zá­lez hi­zo dar­se cuen­ta a mu­chas per­so­nas, yo era una de ellas, que era pre­ci­so que con­clu­ye­ra su eta­pa. Co­mo los ata­ques a Gon­zá­lez, muy fuer­tes en el 9293, no ter­mi­na­ron con él, unos re­fle­xio­nan­do, co­mo me ocu­rrió a mí, y otros por

pura in­tui­ción, vi­mos que era ne­ce­sa­rio ele­var el lis­tón de la crí­ti­ca. En­ton­ces se bus­có ese mun­do de las irre­gu­la­ri­da­des, de la co­rrup­ción... No ha­bía otra ma­ne­ra de que­bran­tar a Gon­zá­lez. Aun así, per­dió las elec­cio­nes por me­nos de 300.000 vo­tos... Es de­cir, que es­tu­vo a pun­to de no per­der, a pe­sar de ha­ber lan­za­do con­tra él una de las ma­yo­res ofen­si­vas que se ha­yan des­en­ca­de­na­do con­tra un po­lí­ti­co. Me pre­cio de ha­ber he­cho siem­pre un pe­rio­dis­mo res­pon­sa­ble en re­la­ción a cues­tio­nes de Es­ta­do, pe­ro lle­gó un mo­men­to en que op­té por la sa­lud del sis­te­ma. No hay cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca sin un pén­du­lo po­lí­ti­co que fun­cio­ne, so­bre to­do en un país que no ha te­ni­do la pru­den­cia de mar­car lí­mi­tes al pe­rio­do de go­bierno de un lí­der”.

P_ ¿Exis­tió una cons­pi­ra­ción?

R_ Eso fue una coar­ta­da pe­rio­dís­ti­ca. Es cier­to que ha­bía gen­te que nos reunía­mos en ter­tu­lias, ha­blá­ba­mos, unos es­ta­ban de acuer­do, otros no; los que es­tá­ba­mos de acuer­do nos sen­tía­mos más iden­ti­fi­ca­dos y nos lla­má­ba­mos pa­ra co­men­tar lo que po­día ha­cer­se... pe­ro eso no es una cons­pi­ra­ción. El re­su­men es sen­ci­llo: Gon­zá­lez era un hom­bre con una po­ten­cia po­lí­ti­ca de tal ca­li­bre que era ne­ce­sa­rio lle­gar has­ta el lí­mi­te.

P_ La pren­sa ju­gó su pa­pel pre­sio­nan­do al mun­do ju­di­cial...

R_ Sin du­da. Por re­fle­xión e ins­tin­to, los me­dios reac­cio­na­ron ati­zan­do al­gu­nas si­tua­cio­nes. Ese fue el ca­so de los con­flic­tos y el pa­pel de la Jus­ti­cia. Al ati­zar el fue­go en ese sec­tor se fa­vo­re­cía la ero­sión de Felipe Gon­zá­lez... así que se hi­zo. Fue una ope­ra­ción de acoso y de­rri­bo. Al­gu­nos lo hi­ci­mos des­de el con­ven­ci­mien­to ho­nes­to de que ese era un ser­vi­cio al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Lo cier­to es que des­de una la­bor crí­ti­ca nor­mal no se con­se­guía des­alo­jar a Gon­zá­lez del po­der.

P_ Dos reunio­nes, la de Ál­va­rez-Cas­cos, Pe­dro J. Ra­mí­rez y Jor­ge Man­ri­que (abo­ga­do

de Jo­sé Ame­do) en un des­pa­cho de

El Mun­do, y la de Pe­dro J. Ra­mí­rez y Bal­ta­sar Gar­zón po­cos días des­pués se con­si­de­ran co­mo el ac­ta fun­da­cio­nal de la ex­plo­sión con­tro­la­da de los GAL...

R_ No ten­go in­for­ma­ción per­so­nal de que esas reunio­nes se ha­yan pro­du­ci­do. Lo he leí­do, des­de lue­go, pe­ro no pue­do con­fir­mar­lo. Gon­zá­lez y el PSOE reac­cio­na­ron. Lo hi­cie­ron en el mun­do eco­nó­mi­co con­tra Ma­rio Con­de, en el po­lí­ti­co, en el ju­di­cial y en el mun­do del pe­rio­dis­mo con una pre­sión que vi­ví de for­ma di­rec­ta, des­de pre­sio­nes so­bre los em­pre­sa­rios y pér­di­da de pu­bli­ci­dad pa­ra los me­dios, pa­san­do por el ata­que a al­gu­nos pro­fe­sio­na­les. La reac­ción con­tra ese acoso fue la Pla­ta­for­ma de de­fen­sa del de­re­cho a la in­for­ma­ción de los ciu­da­da­nos. Nos reunía­mos, ge­ne­ral­men­te en mi des­pa­cho, el di­rec­tor de El In­de­pen­dien­te, Pablo Se­bas­tián; Jo­sé Luis Gu­tié­rrez, de Dia­rio16; el di­rec­tor ge­ne­ral de An­te­na-3, que era Ma­nuel Mar­tín Fe­rrand; el de informativos de An­te­na-3 Ra­dio, que era An­to­nio Herrero; el di­rec­tor de El Mun­do, Pe­dro J. Ra­mí­rez... Éra­mos un gru­po con una fuer­te re­pre­sen­ta­ción en el pe­rio­dis­mo. Más tar­de crea­mos la AEPI, a la que se su­ma­ron otras per­so­nas. La gue­rra de los me­dios vie­ne de le­jos, no es nue­va. De aquel gru­po ca­si to­dos per­die­ron su me­dio o su tra­ba­jo. Fue un pro­ce­so de la­mi­na­ción. Nos sal­va­mos Pe­dro J. Ra­mí­rez en El Mun­do y yo mis­mo en Abc; An­to­nio Herrero tam­bién se li­bró, no sin an­tes ver la de­sa­pa­ri­ción de An­te­na-3 Ra­dio y en­con­trar su si­tio en la Co­pe. No fue una ba­ta­lla sin víc­ti­mas. En el es­fuer­zo por de­rri­bar a Gon­zá­lez, Gon­zá­lez se de­fen­dió bien.

P_ La cris­pa­ción pro­vo­có el fin de la eta­pa so­cia­lis­ta...

R_ A pun­to es­tu­vo de fa­llar to­do. Se acer­ca­ban las elec­cio­nes y al­guien au­to­ri­zó la pu­bli­ca­ción de una ab­sur­da en­cues­ta, pu­ro vo­lun­ta­ris­mo, que anun­cia­ba una ven­ta­ja de 15 pun­tos pa­ra el PP. Se ba­jó la guar­dia sin apre­ciar el pe­li­gro de esa ac­ti­tud. Yo te­nía da­tos que si­tua­ban la di­fe­ren­cia en tres pun­tos. To­da­vía re­cuer­do el te­rri­ble ar­tícu­lo que es­cri­bí de­nun­cian­do a Gon­zá­lez cuan­do ya el Par­ti­do Po­pu­lar can­ta­ba vic­to­ria. Al fi­nal se ga­nó por un pun­to y me­dio... Se es­tu­vo muy cer­ca del fra­ca­so.

P_ Gon­zá­lez de­nun­ció los gra­ves pe­li­gros de una crí­ti­ca que su­pe­ra­ba los lí­mi­tes de lo to­le­ra­ble...

R_ Ha­bía que ter­mi­nar con Gon­zá­lez, esa era la cues­tión. Al su­bir el lis­tón de la crí­ti­ca se lle­gó a tal ex­tre­mo que en mu­chos mo­men­tos se ro­zó la es­ta­bi­li­dad del pro­pio Es­ta­do. Eso es ver­dad. Te­nía ra­zón Gon­zá­lez cuan­do de­nun­ció ese pe­li­gro...

“La cul­tu­ra de la cris­pa­ción exis­tió por­que no ha­bía ma­ne­ra de ven­cer a Gon­zá­lez en las ur­nas” “Al ati­zar el fue­go de la Jus­ti­cia se fa­vo­re­cía la ero­sión de felipe Gon­zá­lez... así que se hi­zo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.