CAR­TA DEL PRE­SI­DEN­TE

Nos que­da el or­gu­llo de sa­ber que TIEM­PO e In­ter­viú han si­do cla­ves en el for­ta­le­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la

Tiempo - - SUMARIO - Por An­to­nio Asen­sio Mos­bah

Co­mo pre­si­den­te del Gru­po Zeta he es­cri­to en nu­me­ro­sas oca­sio­nes ar­tícu­los pa­ra ce­le­brar efe­mé­ri­des ale­gres de nues­tras ca­be­ce­ras. Aho­ra, cuan­do es­ta­mos en un mo­men­to du­ro y tris­te por el cie­rre de dos re­vis­tas em­ble­má­ti­cas pa­ra Zeta co­mo son Tiem­po e In­ter­viú, aún me sien­to más en la obli­ga­ción de es­cri­bir an­te es­te acon­te­ci­mien­to. pri­me­ro, co­mo ho­me­na­je a las dos pu­bli­ca­cio­nes, y se­gun­do, por ex­pre­sar la res­pon­sa­bi­li­dad y la pe­sa­dum­bre de una de­ci­sión inevi­ta­ble. Las ad­ver­sas cir­cuns­tan­cias a las que se es­tán en­fren­tan­do los me­dios tra­di­cio­na­les del pe­rio­dis­mo han si­do pa­ra no­so­tros, pa­ra In­ter­viú y Tiem­po, una ba­rre­ra in­sal­va­ble, pe­se al ex­tra­or­di­na­rio tra­ba­jo de las re­dac­cio­nes y la ri­gu­ro­sa y te­naz la­bor de los equi­pos de ges­tión. La im­pa­ra­ble re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, el cam­bio de mo­de­lo de ne­go­cio en la co­mu­ni­ca­ción y las nue­vas for­mas de con­su­mo de la in­for­ma­ción, con las con­si­guien­tes caí­das abru­ma­do­ras en las di­fu­sio­nes y en los in­gre­sos pu­bli­ci­ta­rios, han pues­to con­tra las cuer­das en es­pa­ña y en el mun­do los pro­to­ti­pos clá­si­cos por los que dis­cu­rría el pe­rio­dis­mo. Una preo­cu­pan­te si­tua­ción que nos obli­ga de for­ma ace­le­ra­da a bus­car ini­cia­ti­vas que se adap­ten a los nue­vos tiem­pos, ba­jo los cri­te­rios de in­de­pen­den­cia y ren­ta­bi­li­dad. en Gru­po Zeta nos que­da el or­gu­llo de sa­ber que Tiem­po e

In­ter­viú han si­do du­ran­te los úl­ti­mos cua­ren­ta años dos pu­bli­ca­cio­nes cla­ves en el for­ta­le­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la y en la mo­der­ni­dad del país, gra­cias a unos va­lo­res que na­die po­drá dis­cu­tir: su va­len­tía, plu­ra­li­dad, au­da­cia, crea­ti­vi­dad y un de­ci­di­do es­pí­ri­tu de ser­vi­cio a los de­re­chos y a las li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos des­de el ám­bi­to de la in­for­ma­ción. Y así lo han re­co­no­ci­do los cien­tos de pu­bli­ca­cio­nes y mi­les de pro­fe­sio­na­les que se hi­cie­ron eco de la im­pac­tan­te no­ti­cia del cie­rre de am­bas re­vis­tas, con­si­de­ra­das por mu­chos co­mo ver­da­de­ras le­yen­das del pe­rio­dis­mo. Lo son. Les pue­do ase­gu­rar que ese es­pí­ri­tu com­ba­ti­vo, in­con­for­mis­ta, in­de­pen­dien­te y ri­gu­ro­so, en de­fi­ni­ti­va, esos va­lo­res que for­jan el buen pe­rio­dis­mo de­mos­tra­do por In­ter­viú y Tiem­po, si­guen pre­sen­tes y van a se­guir es­tán­do­lo en el res­to de los me­dios del Gru­po y en aque­llos pro­yec­tos en los que se­gui­mos tra­ba­jan­do, pa­ra adap­tar­nos con ra­pi­dez a las nue­vas ne­ce­si­da­des del sec­tor de la in­for­ma­ción. Gra­cias de co­ra­zón a to­dos aque­llos que hi­cie­ron po­si­ble una aven­tu­ra tan efi­caz y ro­mán­ti­ca co­mo la que sim­bo­li­zan Tiem­po e In­ter­viú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.