CAR­TA DEL DI­REC­TOR

La his­to­ria con­ti­núa, sin TIEM­PO, pe­ro con pe­rio­dis­mo y pe­rio­dis­tas, un con­tra­po­der im­pres­cin­di­ble en las de­mo­cra­cias

Tiempo - - SUMARIO - Por Je­sús Ri­va­sés

Allá va la des­pe­di­da” sue­le ser la es­tro­fa fi­nal y fes­ti­va, re­pe­ti­da, de mu­chas jo­tas ara­go­ne­sas. Una ma­ne­ra de cons­ta­tar que, a pe­sar de to­do, si­gue la fies­ta y que na­da ter­mi­na cuan­do ca­lla la mú­si­ca. Po­dría, en la es­te­la de Pablo Ne­ru­da, “es­cri­bir el ar­tícu­lo más tris­te”, pe­ro no quie­ro. Si “la pa­tria es el úl­ti­mo re­fu­gio de los ca­na­llas”, co­mo ex­pli­có Sa­muel John­son, la me­lan­co­lía tam­po­co pue­de ser el al­ber­gue de los pe­rio­dis­tas. La his­to­ria con­ti­núa, aho­ra ya sin TIEM­PO, pe­ro con pe­rio­dis­mo y pe­rio­dis­tas, co­mo con­tra­po­der im­pres­cin­di­ble en so­cie­da­des li­bres y prós­pe­ras co­mo la es­pa­ño­la. El se­ma­na­rio TIEM­PO, des­pués de ca­si 36 años en la van­guar­dia del pe­rio­dis­mo es­pa­ñol, se des­pi­de. Ha si­do pro­ta­go­nis­ta di­rec­to de to­da una eta­pa de la his­to­ria de Es­pa­ña, de la que tam­bién for­ma par­te. Apa­re­ció en el mun­do analó­gi­co de la Tran­si­ción con ma­yús­cu­las, aquel pro­ce­so po­lí­ti­co exi­to­so que asom­bró al mun­do, que ci­men­tó las ba­ses del pe­rio­do más bri­llan­te y prós­pe­ro de un país va­rias ve­ces cen­te­na­rio. TIEM­PO se re­ti­ra en el con­fu­so pe­ro pro­me­te­dor es­ce­na­rio di­gi­tal de un si­glo XXI en el que el gran pe­li­gro es el “gra­tis to­tal” pa­ra la in­for­ma­ción in­de­pen­dien­te. Lo ha­ce con el or­gu­llo de de­jar un tra­ba­jo bien he­cho que se es­tu­dia en las es­cue­las de pe­rio­dis­mo y del que es un ejem­plo es­te nú­me­ro es­pe­cial y úl­ti­mo de TIEM­PO que in­clu­ye una se­lec­ción de los gran­des hi­tos informativos y ex­clu­si­vas de los 36 años del se­ma­na­rio. Que­da co­mo re­fe­ren­te pa­ra nue­vas pu­bli­ca­cio­nes y pa­ra los pe­rio­dis­tas de hoy y del fu­tu­ro, por­que ha­brá pu­bli­ca­cio­nes –en pa­pel y di­gi­ta­les– que re­co­jan el tes­ti­go de TIEM­PO y en las que ten­drán ca­bi­da pro­fe­sio­na­les co­mo los que han he­cho po­si­ble es­ta re­vis­ta. Una de­fi­ni­ción clá­si­ca di­ce que “no­ti­cia es al­go que al­guien quie­re que no se se­pa”. Ese, y nin­gún otro, es el se­cre­to del pe­rio­dis­mo y tam­bién de las de­mo­cra­cias, que sa­ben que son es­cru­ta­das per­ma­nen­te­men­te. Es lo que ha he­cho TIEM­PO du­ran­te ca­si 36 años y lo que ha­rán sus he­re­de­ros. Aho­ra, en el mo­men­to de la des­pe­di­da, tam­bién es tiem­po de agra­de­ci­mien­tos. A An­to­nio Asen­sio Pi­za­rro, el edi­tor que hi­zo po­si­ble TIEM­PO en 1982, a su hi­jo, An­to­nio Asen­sio Mos­bah, que siem­pre la de­fen­dió, in­clu­so en las cir­cuns­tan­cias más di­fí­ci­les, y so­bre to­do a to­dos los pro­fe­sio­na­les, pe­rio­dis­tas y no pe­rio­dis­tas, que han he­cho po­si­ble es­ta es­pec­ta­cu­lar aven­tu­ra du­ran­te tres de­ce­nios y me­dio. Na­da ter­mi­na, em­pie­za un nue­vo tiem­po, un fu­tu­ro que “so­lo de­pen­de de no­so­tros”, co­mo de­fen­día Karl Pop­per. So­lo te­ne­mos que ima­gi­nar­lo y ha­cer­lo reali­dad, por­que es po­si­ble y los pue­blos, aun­que a ve­ces tro­pie­zan, siem­pre avan­zan. El ma­ña­na ya ha em­pe­za­do y los pe­rio­dis­tas te­ne­mos que es­tar –y es­ta­re­mos allí– pa­ra con­tar to­do eso que al­guien no desea que se se­pa. “Allá va la des­pe­di­da”, a pe­sar de to­do ale­gre, co­mo en las jo­tas. ¡Has­ta siem­pre!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.