HIS­TO­RIA DE TIEM­PO

Se­cre­tos y an­dan­zas de 36 años de pe­rio­dis­mo

Tiempo - - SUMARIO -

Fue el 17 de ma­yo de 1982 cuan­do los es­pa­ño­les pu­die­ron ver en los quios­cos la pri­me­ra por­ta­da de TIEM­PO, aun­que aque­lla nue­va pu­bli­ca­ción (fon­do azul ce­les­te y un re­tra­to di­bu­ja­do del lí­der de la opo­si­ción so­cia­lis­ta, Felipe Gon­zá­lez, con Pablo Igle­sias en se­gun­do tér­mino) ya les era fa­mi­liar a los lec­to­res ávi­dos de po­lí­ti­ca. Exis­tía des­de ju­nio de 1981, en for­ma de se­pa­ra­ta, en el co­ra­zón de la re­vis­ta In­ter­viú. El país vi­vía por aquel en­ton­ces los es­ter­to­res de la Tran­si­ción. Go­ber­na­ba la UCD pe­ro ya no es­ta­ba Adolfo Suárez de pre­si­den­te, ha­bía pa­sa­do más de un año del 23-F y los ciu­da­da­nos se iban acos­tum­bran­do a vo­tar: ha­bían si­do con­vo­ca­dos a las ur­nas 15 ve­ces en­tre re­fe­ren­dos y elec­cio­nes ge­ne­ra­les, re­gio­na­les, pro­vin­cia­les o mu­ni­ci­pa­les. La po­lí­ti­ca se­guía en bo­ca de to­dos y An­to­nio Asen­sio Pi­za­rro se dio cuen­ta de que aque­llo era lo que de­man­da­ba la gen­te y en­car­gó al des­apa­re­ci­do Julián La­go (fa­lle­ció en Pa­ra­guay en 2009) que for­ma­se una redacción.

El na­ci­mien­to fue muy pre­ca­rio. Ha­bía po­co di­ne­ro: ape­nas tres mi­llo­nes de pe­se­tas de in­ver­sión, unos 70.000 eu­ros al cam­bio de hoy, que da­ban pa­ra un mes de vi­da. En con­tra­par­ti­da, ha­bía mu­cha ilu­sión y un nue­vo nombre: Tiem­po de

hoy. “Tie­nen us­te­des ya un nue­vo se­ma­na­rio en sus ma­nos. Un se­ma­na­rio in­de­pen­dien­te. De in­for­ma­ción ge­ne­ral. Que na­ce sin nin­gún ti­po de hi­po­te­ca ideo­ló­gi­ca. Ni de nin­gún gru­po de pre­sión. Nues­tro úni­co com­pro­mi­so es la de­fen­sa a ul­tran­za de la Cons­ti­tu­ción del 78...”, re­su­mió La­go en su pri­me­ra Car­ta

del di­rec­tor. Es­te va­lli­so­le­tano de ape­nas 35 años lle­va­ba va­rios años vin­cu­la­do al Gru­po Zeta. Es­ta­ba en el Con­gre­so de los Dipu­tados cuan­do en­tró Te­je­ro pe­gan­do ti­ros; era un res­pe­ta­do ana­lis­ta que ha­bía ocu­pa­do la sub­di­rec­ción de El Pe­rió­di­co

de Ca­ta­lun­ya, una de las gran­des co­lum­nas so­bre las que se asen­ta­ba en­ton­ces el gru­po de me­dios de Asen­sio. Na­die co­mo él pa­ra po­ner en mar­cha un nue­vo se­ma­na­rio cu­yo ob­je­ti­vo fue, des­de el prin­ci­pio, no so­lo ha­cer­se si­tio en el quios­co sino des­ban­car de la cum­bre a la to­do­po­de­ro­sa Cam­bio 16, en un mo­men­to en el que el mer­ca­do de los se­ma­na­rios pa­re­cía mo­no­po­li­za­do por es­ta úl­ti­ma.

seis mi­nis­tros de cal­vo-so­te­lo

La­go de­jó la de­le­ga­ción del Gru­po Zeta en Ma­drid (en la ca­lle del Po­to­sí), que era don­de se ha­bía es­ta­do ela­bo­ran­do la primitiva redacción de TIEM­PO, pa­ra tras­la­dar­se a un men­gua­do pi­so en el pa­seo de la Cas­te­lla­na. La re­vis­ta se lan­zó con la hoy inima­gi­na­ble ci­fra de 400.000 ejem­pla­res. El pri­mer nú­me­ro pu­so una son­ri­sa al­go sar­dó­ni­ca en la ca­ra del en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno, Leo­pol­do Cal­vo-So­te­lo. Jun­to a las imá­ge­nes de Gon­zá­lez e Igle­sias, el ti­tu­lar era: “Si Felipe fal­ta...”. Es de­cir que, en ma­yo de 1982, aque­llos nue­vos pe­rio­dis­tas no se preo­cu­pa­ban ya de lo bien o mal que pu­die­ra ir­le al en­ton­ces je­fe del Eje­cu­ti­vo, que lle­va­ba ape­nas 14 me­ses en el car­go; lo que les preo­cu­pa­ba era quién po­dría su­ce­der al que, se­gún to­das las en­cues­tas, le iba a des­alo­jar de La Mon­cloa. Vi­sión de fu­tu­ro se lla­ma eso, por­que aque­lla pri­me­ra por­ta­da ha­bría te-

ni­do sen­ti­do tam­bién 14 años des­pués, con el fin del fe­li­pis­mo. De to­das ma­ne­ras, y por lo que pu­die­ra caer, Cal­vo-So­te­lo man­dó a seis mi­nis­tros (y si no los man­dó él, al me­nos allí es­ta­ban) a la mul­ti­tu­di­na­ria pre­sen­ta­ción del nue­vo se­ma­na­rio.

La de­fen­sa in­tran­si­gen­te de los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y la in­de­pen­den­cia del po­der po­lí­ti­co, lo ocu­pa­se quien lo ocu­pa­se, se plas­mó con una plu­ra­li­dad en las opi­nio­nes. Y la fal­ta de me­dios se com­pen­só con ima­gi­na­ción y en­tu­sias­mo, así que TIEM­PO en­se­gui­da em­pe­zó a ha­cer­se no­tar. La pri­me­ra por­ta­da con re­per­cu­sio­nes fue una de­di­ca­da a la com­pra de avio­nes F-18, una ope­ra­ción en la que des­ve­la­mos las co­mi­sio­nes que se em­bol­sa­ban unos y otros, in­clui­do al­gún pa­rien­te le­jano de la Fa­mi­lia Real. Quie­nes con­si­guie­ron la in­for­ma­ción fue­ron Carlos Yár­noz y Je­sús Ri­va­sés, quien aho­ra de­ja la re­vis­ta des­de el pues­to de di­rec­tor.

Así que cuan­do se lle­gó al nú­me­ro 10, La­go qui­so ce­le­brar la ha­za­ña de se­guir con vi­da y or­ga­ni­zó una ce­na al ai­re li­bre en el res­tau­ran­te Cu­rri­to de la Ca­sa de Cam­po. Eran cua­tro je­fes, sie­te plu­mi­llas, una fo­tó­gra­fa, sie­te en­tre ma­que­tas, di­bu­jan­tes y edi­to­res, y cin­co en­tre ad­mi­nis­tra­ti­vas, se­cre­ta­rias y el chi­co de los re­ca­dos. Unos me­ses an­tes, en ju­nio de aquel 1982, los ca­lo­res ha­bían em­pe­za­do a apre­tar y la ad­mi­nis­tra­do­ra de ori­gen ger­mano no qui­so aflo­jar el cin­tu­rón, así que re­par­tió aba­ni­cos chi­nos del to­do a cien en­tre los plu­mi­llas, pues no ha­bía pre­su­pues­to pa­ra unos sim­ples ven­ti­la­do­res.

A fi­na­les de 1982 ya es­ta­ba cla­ro que TIEM­PO era un éxi­to. Pa­re­cía in­creí­ble, pe­ro An­to­nio Asen­sio ha­bía he­cho su ter­cer pleno en ape­nas cin­co años tras los éxi­tos de In­ter­viú y El Pe­rió­di­co de Ca­ta­lun­ya. ¿Cuál fue la fór­mu­la del éxi­to? La re­vis­ta es­tu­vo aten­ta a lo que preo­cu­pa­ba en­ton­ces a la so­cie­dad. En pri­mer lu­gar, el lar­go jui­cio del 23-F, an­te cu­ya pri­me­ra sen­ten­cia (hu­bo una mi­li­tar y otra ci­vil, es­ta a ins­tan­cias del Go­bierno, que re­cu­rrió con ener­gía la pri­me­ra) se adop­tó una ac­ti­tud muy va­lien­te. Tam­bién es­ta­ban el al­tí­si­mo pa­ro y el azo­te de la en­ton­ces ac­ti­ví­si­ma ma­fia vas­ca: ETA ha­bía ase­si­na­do a 15 per­so­nas so­lo en­tre la No­che­vie­ja an­te­rior y aquel lu­nes, 17 de ma­yo, en que apa­re­ció el nue­vo se­ma­na­rio; aca­ba­ría ma­tan­do a 41, nue­ve más que el año an­te­rior y dos me­nos que el si­guien­te. Eran los lla­ma­dos años de plo­mo.

la pri­me­ra en­tre­vis­ta con la rei­na so­fía

Es­te se­ma­na­rio de­mos­tró, ade­más, una gran aten­ción a la fi­gu­ra del Prín­ci­pe, por en­ton­ces un ado­les­cen­te, pe­ro el bom­ba­zo lle­gó con la pri­me­ra en­tre­vis­ta que la rei­na So­fía con­ce­dió

a un me­dio es­pa­ñol. Fue­ron 60 pre­gun­tas que se pu­bli­ca­ron el 16 de ju­nio de 1986.

En los años ochen­ta era co­rrien­te en­viar a los pe­rio­dis­tas a los lu­ga­res más con­flic­ti­vos pa­ra que na­rra­sen de pri­me­ra mano los su­ce­sos que allí ocu­rrían. Y una de las anéc­do­tas que ha pa­sa­do de bo­ca en bo­ca en­tre los tra­ba­ja­do­res de TIEM­PO ocu­rrió en la vís­pe­ra de Na­vi­dad del 84, cuan­do man­da­ron a la fo­tó­gra­fa Que­ca Cam­pi­llo y al re­dac­tor Luis Re­yes a Ni­ge­ria, don­de ha­bían con­de­na­do a muer­te a un ma­rino es­pa­ñol. En aquel país afri­cano es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te prohi­bi­da la en­tra­da de pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros y en el pa­sa­por­te de ella fi­gu­ra­ba: “pro­fe­sión, pe­rio­dis­ta”. Que­ca, que no se que­ría per­der el via­je, ras­pó la pa­la­bra de­la­to­ra con una cu­chi­lla de afei­tar y re­es­cri­bió “mo­dis­ta”. Pe­ro se no­ta­ba mu­chí­si­mo. En­ton­ces pu­so el pa­sa­por­te abier­to so­bre la mo­que­ta y lo res­tre­gó con­cien­zu­da­men­te. Las pá­gi­nas ad­qui­rie­ron una pá­ti­na as­que­ro­sa, co­mo de ha­ber ro­da­do por me­dio mun­do. Así pu­die­ron en­trar en Ni­ge­ria, ex­pli­can­do a los po­li­cías que eran aman­tes fu­gi­ti­vos y que iban allí bus­can­do un si­tio don­de no les al­can­za­ra la ira del fic­ti­cio ma­ri­do de la fo­tó­gra­fa.

Fue una épo­ca de gran­des éxi­tos informativos, des­de el des­cu­bri­mien­to de la ma­fia po­li­cial que ase­si­nó e hi­zo des­apa­re­cer al Na­ni has­ta las re­la­cio­nes en­tre el mi­nis­tro de Eco­no­mía y Ha­cien­da Mi­guel Bo­yer e Isa­bel Preys­ler; des­de las pe­ri­pe­cias de Ruiz-Ma­teos fu­gi­ti­vo has­ta la tra­ma del ase­si­na­to del di­ri­gen­te de HB San­ti Brouard, pa­san­do por los es­ta­tu­tos se­cre­tos y las tác­ti­cas de cap­ta­ción del Opus Dei. Por eso, cuan­do TIEM­PO cum­plió su pri­mer año, la fies­ta del nú­me­ro 52 fue muy di­fe­ren­te de la del 10. Del Cu­rri­to se pa­só al Ritz, y en vez de una vein­te­na de jó­ve­nes cu­rran­tes al­re­de­dor de una me­sa de man­tel hu­bo más de 2.000 in­vi­ta­dos, con el en­ton­ces prín­ci­pe Felipe a la ca­be­za, en­tre ban­de­jas de ca­na­pés. Pe­ro las fies­tas que más gus­ta­ban en TIEM­PO no eran esas, sino las que se ha­cían en la pro­pia redacción.

El pa­dre del in­ven­to fue Ramón Sau­ló, un con­fec­cio­na­dor que ha­bía man­da­do el Gru­po Zeta des­de Bar­ce­lo­na, ce­di­do has­ta que des­pe­ga­ra la re­vis­ta. Sau­ló ejer­ció el catalanismo de for­ma en­can­ta­do­ra. Al otro la­do de la Cas­te­lla­na ha­bía una tien­da gas­tro­nó­mi­ca de su tie­rra, La Ga­rri­ga, y de vez en cuan­do Sau­ló com­pra­ba una ca­ja de ca­va y unos es­pe­tecs, y en­tre pá­gi­na y pá­gi­na pre­pa­ra­ba pan amb tu­ma­ca pa­ra to­dos.

la mu­dan­za a la ca­lle o’don­nell

Cuan­do Sau­ló re­gre­só a Bar­ce­lo­na, fue Re­yes quien se em­pe­ñó en que no se de­bía per­der esa sa­na cos­tum­bre de que un re­dac­tor in­vi­ta­se a sus com­pa­ñe­ros por­que sí. Co­mo no era ca­ta­lán sino man­che­go, se traía de Albacete va­rios ki­los de gua­rras (unas chis­to­rras de su tie­rra) y con un cam­ping gas mon­ta­ba una co­ci­na en la redacción. El olor a fri­tan­ga era lo que fal­ta­ba en el cu­chi­tril de Cas­te­lla­na y las frituras so­bre­vi­vie­ron a aque­lla épo­ca: cuan­do a los cin­co años hu­bo mu­dan­za al edi­fi­cio de la ca­lle O’Don­nell, don­de to­do Zeta se al­ber­ga­ba en sie­te plan­tas con ai­re acon­di­cio­na­do en vez de aba­ni­cos, esa co­ci­ni­lla aún se in­tro­du­jo du­ran­te años de ta­pa­di­llo. Con la lle­ga­da a O’Don­nell aca­ba­ron por pa­sar a la his­to­ria las úl­ti­mas má­qui­nas de es­cri­bir, los úl­ti­mos ti­pó­me­tros y ti­ras de Le­tra­set: apa­re­ció la in­for­má­ti­ca y el se­ma­na­rio se adap­tó, co­mo to­dos los me­dios es­cri­tos de en­ton­ces, a las que en aque­llos años eran “nue­vas tec­no­lo­gías”.

En el dé­ci­mo aniver­sa­rio de TIEM­PO ya se veía que aque­llo pro­me­tía. Hu­bo un gran con­cier­to y se vie­ron imá­ge­nes irre­pe­ti­bles. En pri­me­ra fi­la se sen­ta­ron los dos hom­bres del mo-

men­to, Ma­rio Con­de y Felipe Gon­zá­lez, y el maes­tro de ce­re­mo­nias ya era Jo­sé One­to, me­ló­mano im­pe­ni­ten­te e in­ven­tor del fle­qui­llo egip­cía­co (im­per­tur­ba­ble an­te el pa­so del tiem­po, co­mo las pi­rá­mi­des). One­to mar­có un nue­vo es­ti­lo a la re­vis­ta y su fór­mu­la de

beau­ti­ful peo­ple y es­cán­da­los po­lí­ti­cos fun­cio­nó. Fue a muer­te en los ca­sos Gue­rra, Iber­corp, Fi­le­sa, los GAL o Ma­rio Con­de. El se­gun­do di­rec­tor de la re­vis­ta sal­pi­ca­ba es­tas por­ta­das du­ras con otras más ale­gres y fes­ti­vas con per­so­na­jes muy po­pu­la­res. Las gran­des no­ti­cias de aque­lla dé­ca­da son in­con­ta­bles, pe­ro me­re­ce la pe­na des­ta­car la pu­bli­ca­ción de las car­tas de Rafi Es­co­be­do (el cé­le­bre ca­so Ur­qui­jo: un su­ce­so que es­tre­me­ció al país); los pri­me­ros y co­cham­bro­sos es­cán­da­los que su­frie­ron los ser­vi­cios se­cre­tos, con las or­gías de me­dio pe­lo del su­per­agen­te Juan Al­ber­to Pe­ro­te; la caí­da de Ma­rio Con­de; la re­ve­la­ción de có­mo fun­cio­na­ba la ma­fia de las pa­te­ras en Ma­rrue­cos; la cu­trez de los ca­sos Roldán y Dio­ni, y los la­ti­ga­zos de los pri­me­ros ca­sos de co­rrup­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del PSOE. Uno de los mo­men­tos más en­tra­ña­bles fue cuan­do One­to re­tó a la en­ton­ces mi­nis­tra Ro­sa Con­de a que iba a des­cu­brir su re­fu­gio en va­ca­cio­nes. Ella cre­yó que era im­po­si­ble, has­ta que se en­con­tró en Ma­rrue­cos, en bi­qui­ni y de fren­te con los fo­tó­gra­fos de TIEM­PO.

La re­vis­ta al­can­zó una di­fu­sión me­dia de 180.000 ejem­pla­res se­ma­na­les y One­to de­jó la di­rec­ción con unas lá­gri­mas que im­pre­sio­na­ron a la redacción, si bien no de­jó su fa­ce­ta de ar­ti­cu­lis­ta has­ta el úl­ti­mo nú­me­ro de es­ta re­vis­ta. En aquel mo­men­to, Asen­sio ne­ce­si­ta­ba en los informativos de An­te­na 3 de la mis­ma sa­bi­du­ría con la que es­te ga­di­tano ha­bía lle­va­do la re­vis­ta a lo más al­to. A One­to le su­ce­dió Pe­dro Pá­ra­mo, quien que­ría una re­vis­ta que de­ja­ra de la­do los te­mas más frí­vo­los.

Su eta­pa que­dó mar­ca­da por una ex­clu­si­va: Luis Ma­ría An­son con­fe­só una gran cons­pi­ra­ción ju­di­cial, po­lí­ti­ca y pe­rio­dís­ti­ca pa­ra des­es­ta­bi­li­zar el sis­te­ma. El an­ti­guo di­rec­tor de

Abc era uno de los con­ju­ra­dos y tras la vic­to­ria del PP de Jo­sé Ma­ría Az­nar, re­co­no­ció con to­da cla­ri­dad que sí, que ha­bía ha­bi­do un acuer­do en­tre va­rios pe­rio­dis­tas (él no lo que­ría lla­mar “cons­pi­ra­ción”: fue el úni­co) pa­ra ele­var el “lis­tón de la crí­ti­ca” en el fi­nal del fe­li­pis­mo has­ta ni­ve­les tan inau­di­tos que se lle­gó a “po­ner en pe­li­gro la es­ta­bi­li­dad del Es­ta­do”, co­mo él mis­mo re­co­no­ció. Ade­más dio los nom­bres y los ape­lli­dos, los lu­ga­res, las fe­chas y las cir­cuns­tan­cias: to­do.

Aque­lla en­tre­vis­ta, pu­bli­ca­da en el nú­me­ro 825 (sa­lió el 23 de fe­bre­ro de 1998: va­ya fe­cha), fue la más ven­di­da en la his­to­ria de TIEM­PO y pro­vo­có una cri­sis per­so­nal muy se­ria en­tre los alu­di­dos... y una es­ce­na muy di­fí­cil de ol­vi­dar, por­que a los po­cos días, a eso de la una del me­dio­día, nu­me­ro­sos ca­ma­re­ros ata­via­dos con li­brea y en­tor­cha­dos do­ra­dos in­va­die­ron la redacción y sir­vie­ron ce­re­mo­nio­sa­men­te a los ató­ni­tos pe­rio­dis­tas vian­das ex­qui­si­tas, vino ex­ce­len­te y ca­va. Fue la for­ma de ce­le­brar un éxi­to de ven­tas tan cla­mo­ro­so.

A Pá­ra­mo le to­mó el re­le­vo Agus­tín Va­lla­do­lid, quien qui­so dar otro im­pul­so a la re­vis­ta. Lo pri­me­ro que no­ta­ron los pe­rio­dis­tas fue su es­ti­lo black and black: la redacción la to­mó un equi­po de di­se­ña­do­res de di­se­ño que siem­pre iban ves­ti­dos de ne­gro y que tra­ta­ron de mo­der­ni­zar el as­pec­to de la pu­bli­ca­ción. Aque­llos tiem­pos los mar­ca­ba la irrup­ción del mó­vil y ellos lo re­su­mie­ron con una por­ta­da del ca­ba­lle­ro del Greco lle­van­do un ce­lu­lar en pe­cho. Ca­si to­dos los pe­rio­dis­tas em­pe­za­ron a te­ner te­lé­fono mó­vil y co­ne­xión a In­ter­net, tan­to en la redacción co­mo en ca­sa, y cons­ta­ta­ron que las no­ti­cias sa­lían an­tes en la pan­ta­lla del or­de­na­dor que en el pe­rió­di­co, la te-

le­vi­sión, el te­le­ti­po o in­clu­so la ra­dio. Es­ta­ba cla­ro que la Red iba a dar­le la vuel­ta a mu­chas an­ti­gua­llas.

Va­lla­do­lid de­jó la di­rec­ción en ma­nos de Je­sús Ri­va­sés, el ac­tual di­rec­tor, quien apos­tó por re­co­brar la esen­cia de TIEM­PO: ser una re­vis­ta de pres­ti­gio, con in­fluen­cia en el mun­do po­lí­ti­co, pe­ro sin des­cui­dar lo so­cial. Es­te ara­go­nés era un vie­jo co­no­ci­do de la redacción, con fa­ma de ser el úl­ti­mo re­dac­tor en sa­lir del edi­fi­cio, así que des­de el ini­cio se pro­pu­so que to­dos hi­cie­sen lo mis­mo. Él fue el úl­ti­mo di­rec­tor ele­gi­do por An­to­nio Asen­sio. Un tu­mor, con­tra el que na­da se pu­do ha­cer, se lle­vó al fun­da­dor del Gru­po Zeta el 20 de abril de 2001, de­jan­do el ti­món del gru­po de co­mu­ni­ca­ción en ma­nos de su hi­jo, An­to­nio Asen­sio Mos­bah.

apa­re­ce eva san­num

Ri­va­sés fue quien hu­bo de lle­var la re­vis­ta por los pri­me­ros pa­sos del nue­vo mi­le­nio, que vi­vie­ron la se­gun­da vic­to­ria de Az­nar, es­ta vez por ma­yo­ría ab­so­lu­ta, y la con­mo­ción mun­dial que su­pu­sie­ron los aten­ta­dos del 11-S, se­gui­dos de la irrup­ción de Al Qae­da co­mo enemi­go de to­do ser hu­mano que no com­par­tie­se su fa­na­tis­mo po­lí­ti­co-re­li­gio­so. El mun­do em­pe­za­ba a pa­re­cer­se a lo que hoy es­tá ter­mi­nan­do de ser y la re­ce­ta de Ri­va­sés pa­ra con­tar­lo fue la que de­bía ser: re­for­zar las se­ñas de iden­ti­dad de la re­vis­ta, su in­de­pen­den­cia y su ri­gor. Él mis­mo lo di­jo en la ce­le­bra­ción del nú­me­ro 1.000, que Asen­sio pa­dre no pu­do ver por muy po­co: “Bue­nos re­por­ta­jes, te­mas de in­ves­ti­ga­ción, des­cu­bri­mien­to de los pro­ta­go­nis­tas de la ac­tua­li­dad, ir más allá de la no­ti­cia y ser­vi­cio a los lec­to­res”. Y aña­dió, con­tun­den­te: “¡Y ex­clu­si­vas!”.

Va­ya si las hu­bo. Des­pués de una tem­po­ra­da de di­fi­cul­ta­des, TIEM­PO vol­vió a tri­pli­car en ven­ta de ejem­pla­res a su in- me­dia­to com­pe­ti­dor. Ra­zo­nes ha­bía: nin­gún me­dio lo­gró te­ner me­jor y más rá­pi­da in­for­ma­ción so­bre al­go que in­tere­sa­ba a to­do el mun­do, co­mo la fa­mo­sa no­via no­rue­ga del Prín­ci­pe de As­tu­rias, Eva San­num; na­die ha­bía pu­bli­ca­do los tex­tos esen­cia­les del cé­le­bre li­bro per­di­do del pro­fe­ta del na­cio­na­lis­mo vas­co, Sa­bino Ara­na, en el que se de­cían hi­la­ran­tes atro­ci­da­des so­bre Es­pa­ña y so­bre los es­pa­ño­les; y, por su­pues­to, nin­gún otro me­dio in­for­mó con tal abun­dan­cia y ri­gor so­bre lo que tra­ma­ba Al Qae­da en Eu­ro­pa... y en Es­pa­ña. Los nom­bres de al­gu­nos de los que se­rían prin­ci­pa­les cri­mi­na­les del 11-M apa­re­cie­ron en es­ta re­vis­ta por pri­me­ra vez. Y bas­tan­te an­tes de aque­lla fe­cha ho­rri­ble.

La lle­ga­da del leo­nés Je­sús Ma­ra­ña (otro ve­te­rano del Gru­po Zeta) a la di­rec­ción del se­ma­na­rio si­guió en po­cos me­ses a la vic­to­ria de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en las elec­cio­nes del 14 de mar­zo de 2004. Le to­có un mo­men­to com­pli­ca­do, por­que fue cuan­do se desató, con una vi­ru­len­cia nun­ca vis­ta en Es­pa­ña des­de los tiem­pos de la Re­pú­bli­ca, el fe­nó­meno de la pren­sa com­ba­tien­te, la pren­sa de par­ti­do o de trin­che­ra que no to­le­ra­ba ni ma­ti­ces, ni ma­ne­ras di­fe­ren­tes de ver las co­sas, ni neu­tra­li­da­des. Tan­to Ma­ra­ña co­mo su nú­me­ro dos, Ma­nuel Ri­co, se afa­na­ron por lle­var a la por­ta­da ca­sos de in­ves­ti­ga­ción que hoy si­guen en el candelero in­for­ma­ti­vo. Por ejem­plo, el pri­mer re­por­ta­je so­bre las co­rrup­te­las del ma­dri­le­ño Ca­nal de Isa­bel II apa­re­ció en TIEM­PO pa­ra in­quie­tud y su­do­res fríos de Es­pe­ran­za Agui­rre y su por en­ton­ces mano de­re­cha, Ig­na­cio Gon­zá­lez.

La par­ti­da de Ma­ra­ña y Ri­co pa­ra po­ner en mar­cha el dia­rio Pú­bli­co pro­vo­có el re­gre­so de Ri­va­sés a la di­rec­ción de la re­vis­ta y el des­em­bar­co de Ál­va­ro Nie­to co­mo sub­di­rec­tor, al que pron­to se le aña­dió la co­le­ti­lla de “al­fé­rez” por su pul­cra

or­ga­ni­za­ción de la re­vis­ta. Con ellos al fren­te, TIEM­PO in­for­mó con de­ta­lle del mi­llón de eu­ros que ga­na­ba Jai­me de Marichalar al año en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción en los que es­ta­ba, una ci­fra lla­ma­ti­va pe­ro que, al me­nos, era to­tal­men­te le­gal a di­fe­ren­cia de los te­je­ma­ne­jes de su en­ton­ces cu­ña­do, Iñaki Ur­dan­ga­rin, con el Ins­ti­tu­to Nóos. Aque­lla ex­clu­si­va fue obra de Javier Ote­ro, azo­te de co­rrup­tos y con un pun­to de ob­se­sión por los Fran­co, a los que des­nu­dó con sus pro­pie­da­des y la for­tu­na que el dic­ta­dor amasó en vi­da. De sus des­cu­bri­mien­tos han sa­li­do lue­go va­rios li­bros. Y si no que se lo pre­gun­ten al his­to­ria­dor Án­gel Vi­ñas.

Los lec­to­res tam­bién pu­die­ron de­lei­tar­se con los dia­rios per­di­dos de Ni­ce­to Al­ca­lá Zamora, el día que se cum­plían los 75 años del ad­ve­ni­mien­to de la II Re­pú­bli­ca, de la que fue el pri­mer pre­si­den­te; así co­mo el patrimonio ocul­to de Fran­cis­co Co­rrea, ca­be­ci­lla de la tra­ma Gür­tel; la reali­dad, con nom­bres y ape­lli­dos, de la ma­so­ne­ría es­pa­ño­la de la que nues­tro com­pa­ñe­ro Luis Al­go­rri es to­do un ex­per­to; o el re­por­ta­je con la rei­na Le­ti­zia en los jar­di­nes de La Zar­zue­la por su 40 cum­plea­ños en com­pa­ñía de otras fa­mo­sas es­pa­ño­las de su edad. Aquel tex­to de Ce­lia G. Lorente es de los po­cos en los que la Rei­na ha ex­pli­ca­do su día a día con fran­que­za y es­pon­ta­nei­dad.

Hay mu­chas otras no­ti­cias de re­lum­brón que ex­ce­den el es­pa­cio de es­ta breve me­mo­ria his­tó­ri­ca y en la que es­tu­vie­ron re­dac­to­res que ya de­ja­ron la re­vis­ta –Fer­nan­do Rue­da, An­to­nio Ca­sa­do, Con­sue­lo Font, Ma­ri­sa Pe­ra­les, Sil­via Ga­mo o Jo­sé Ma­ría Vals, por ejem­plo– o los que han es­ta­do has­ta el fi­nal –Cla­ra Pi­nar, Luis Cal­vo y An­to­nio Ro­drí­guez–. En el úl­ti­mo año me­re­cen una lec­tu­ra so­se­ga­da dos nú­me­ros en con­cre­to: el de los te­le­gra­mas de la em­ba­ja­da es­pa­ño­la en Was­hing­ton, en los que se ha­cía un aná­li­sis de los pri­me­ros com­pa­ses de Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca, y la por­ta­da con los gus­tos de la prin­ce­sa Leo­nor, en­tre los que cau­só fu­ror me­diá­ti­co y ci­ber­né­ti­co su pre­di­lec­ción por las pe­lí­cu­las de Ku­ro­sa­wa, una in­for­ma­ción que fue tren­ding to­pic mun­dial. Con to­do, en la vi­da dia­ria de TIEM­PO tam­bién ha ha­bi­do mu­cha ten­sión y mo­men­tos du­ros. Hu­bo com­pa­ñe­ros que es­tu­vie­ron ame­na­za­dos por ETA. Pa­ra ellos fue muy di­fí­cil so­bre­lle­var esa si­tua­ción y no ha­bía suel­do que lo com­pen­sa­se. Y en to­da redacción de no­ti­cias, co­mo en cual­quier fa­mi­lia, hay gri­tos de vez en cuan­do. Por ejem­plo, an­tes se fu­ma­ba –y se be­bía– en el pues­to de tra­ba­jo a gus­to del con­su­mi­dor, lo que con­lle­vó al­gu­nas dis­cu­sio­nes en­tre com­pa­ñe­ros.

En el mi­cro­cos­mos de la redacción, los plu­mi­llas, di­cen, son los peo­res por creer­se los más im­por­tan­tes. Pe­ro no es cier­to. La fo­to­gra­fía es par­te fun­da­men­tal en es­te ofi­cio y aquí se cap­ta­ron imá­ge­nes his­tó­ri­cas. Que­ca Cam­pi­llo fue la gran fo­tó­gra­fa de la Tran­si­ción y por sus ob­je­ti­vos pa­sa­ron asi­dua­men­te Juan Carlos I o Felipe Gon­zá­lez. Ade­más, fue una per­so­na que tra­jo gran­des ex­clu­si­vas a la redacción, así que te­nía su vena pe­rio­dís­ti­ca. Jun­to a ella des­ta­ca­ron Paco Junquera, An­to­nio Tiedra (que ame­ni­za­ba las ce­nas del cie­rre con his­to­rias in­creí­bles, tan in­tere­san­tes co­mo las com­pe­ti­cio­nes de chis­tes en­tre Carlos Bar­bie­ri y Paco Nú­ñez) o su com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas, Pe­dro Co­rro. En los úl­ti­mos años re­co­gie­ron el tes­ti­go Paco Lla­ta y Ge­ma Merino, una de las tro­ta­mun­dos de la re­vis­ta al ha­ber pa­sa­do por ar­chi­vo y do­cu­men­ta­ción, edi­ción y, por úl­ti­mo, fo­to­gra­fía.

Lue­go es­tá la sec­ción que di­se­ña las pá­gi­nas, don­de la con­sig­na de ca­da pe­rio­dis­ta es se­du­cir al di­se­ña­dor de turno. Por allí pa­sa­ron Jo­sé Luis Ma­rián, Juan Yun­que­ra, Ugo Sán­chez o

Luis Romeo. Con el de­ve­nir de los años es­ta ta­rea re­ca­yó en Ale­jan­dra C. Ira­zá­bal –to­da una di­rec­to­ra de ar­te– y Ele­na Cas­tell, quie­nes por ar­te de bir­li­bir­lo­que po­dían ha­cer que en­tra­se to­do el tex­to o, por con­tra, con­de­nar­te a re­du­cir tu re­por­ta­je has­ta de­jar­lo en la mí­ni­ma ex­pre­sión. Los ma­que­ta­do­res tam­bién pa­san sus fa­ti­gas, co­mo cuan­do se les per­dió una fo­to de por­ta­da, que era de Az­nar, y no la en­con­tra­ron has­ta seis me­ses más tar­de: se ha­bía caí­do de­trás del ra­dia­dor.

Edi­ción es el úl­ti­mo es­co­llo con el que se pe­lea el re­dac­tor. Luis Ta­ber­ne­ro fue el pri­mer ca­po y de­trás de él lle­ga­ron Luis Uri­ba­rri, Ma­ría Ro­ble­dano, Ma­ría Ci­ru­jano o Pablo Diez del Co­rral, quie­nes siem­pre su­pie­ron que eso del duen­de­ci­llo

de la im­pren­ta, que des­li­za erro­res in­com­pren­si­bles, no so­lía ser cier­to. Los edi­to­res son los que ha­cen bue­nos a más de un pe­rio­dis­ta es­tre­lla que se sue­le ol­vi­dar de que las til­des exis­ten. Pe­ro a ellos tam­bién se les pa­san al­gu­nas erra­tas. Un día, re­cuer­dan los ve­te­ra­nos, re­su­ci­ta­ron a Es­cri­vá de Ba­la­guer en un pie de fo­to.

Des­li­ces los tie­nen to­dos, so­bre to­do cuan­do tra­ba­jas a cien por ho­ra y en­ci­ma le lla­man a uno por te­lé­fono. Así su­ce­dió con la lla­ma­da de un tal Juan Carlos que fue re­bo­tan­do has­ta lle­gar al de­par­ta­men­to de sus­crip­cio­nes. Por fin, el se­ñor di­jo: “Soy Juan Carlos de Bor­bón”. Y Cha­ro le res­pon­dió: “Sí, y yo soy do­ña So­fía”. Pe­ro era el rey Juan Carlos. Y es que por una redacción pa­sa mu­cha gen­te, aun­que las que de ver­dad han man­da­do, co­mo en los mi­nis­te­rios, han si­do las se­cre­ta­rias. Y Ana Cano fue la que aten­dió las úl­ti­mas lla­ma­das. Una dig­na he­re­de­ra de las inol­vi­da­bles Mar­ga­ri­ta Vidal, Mer­che Cano, Ali­cia Gil o Luisa Fer­nan­da Con­tre­ras. Lle­ga el mo­men­to de des­pe­dir­se y dar las gra­cias a nues­tros lec­to­res por ha­ber­nos per­mi­ti­do 36 años de pe­rio­dis­mo. ¡Has­ta siem­pre!

— 1

—2

— 4

— 3

2 — Ima­gen de la redacción en 2002, con Je­sús Ri­va­sés de di­rec­tor. — 2

— 1 1 — La ter­ce­ra redacción, la que di­ri­gió Pe­dro Pá­ra­mo en­tre 1996 y 1999. 3 — La redacción, du­ran­te la fies­ta que se ce­le­bró en 2007 por los 25 años. 4 — Fo­to con­me­mo­ra­ti­va de los 30 años de TIEM­PO.

— 4 1 — An­to­nio Asen­sio Pi­za­rro (de­re­cha) jun­to a En­ri­que Tierno Gal­ván, al­cal­de de Ma­drid, du­ran­te la fies­ta de pre­sen­ta­ción del pri­mer nú­me­ro de la re­vis­ta, que tu­vo lu­gar en el ho­tel Me­liá Castilla de la ca­pi­tal. 2 — Es­ta ima­gen es de 1987, cuan­do...

— 2

— 1

—3

La pri­me­ra redacción de TIEM­PO, di­ri­gi­da en­ton­ces por Julián La­go.

1 — La redacción de TIEM­PO con los Re­yes, An­to­nio Asen­sio Mos­bah, la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, y la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Do­lors Mon­tse­rrat, el 12 de di­ciem­bre de 2016, du­ran­te la vi­si­ta de los mo­nar­cas a la redacción. 2...

— 3 3 — Úl­ti­ma por­ta­da: 26 de di­ciem­bre de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.