UNA GRAN PÉR­DI­DA

Tiempo - - SUMARIO - Por Pe­dro Pá­ra­mo

Con los se­ma­na­rios de in­for­ma­ción ge­ne­ral de los años 70 y 80 del si­glo pa­sa­do se ini­ció el lla­ma­do pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción en Es­pa­ña. Fue­ron los se­ma­na­rios los me­dios de co­mu­ni­ca­ción más in­flu­yen­tes en la res­tau­ra­da de­mo­cra­cia. En 1987, el crea­dor del Gru­po Zeta, An­to­nio Asen­sio, hi­zo di­rec­tor de TiEm­po a Jo­sé one­to, que du­ran­te do­ce años ha­bía rea­li­za­do una bri­llan­te la­bor de di­rec­ción en Cam­bio 16, otro de los gran­des se­ma­na­rios de la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca, y one­to me lle­vó a TiEm­po con otros des­ta­ca­dos pe­rio­dis­tas que ha­bía­mos tra­ba­ja­do con él en Cam­bio 16, co­mo mi­guel Ro­dri­go, Se­bas­tián moreno o Jo­sé Díaz He­rre­ra. Nue­ve años más tar­de me hi­ce car­go de la di­rec­ción de TiEm­po, cuan­do one­to se fue a An­te­na 3 co­mo di­rec­tor de informativos.

A fi­na­les de los 80 y du­ran­te los años 90 los se­ma­na­rios ya cons­ti­tuían el es­la­bón más dé­bil en la ca­de­na de pu­bli­ca­cio­nes pe­rió­di­cas. Las cua­li­da­des prin­ci­pa­les que sus­ten­ta­ban su éxi­to, el re­por­ta­je de in­ves­ti­ga­ción y la pu­bli­ci­dad en co­lor, fue­ron pau­la­ti­na­men­te asi­mi­la­das por los dia­rios, al re­for­zar sus te­chos informativos con re­dac­cio­nes más nu­me­ro­sas y con la cua­tri­cro­mía en vis­to­sos do­mi­ni­ca­les. Con to­do, la ca­li­dad y la de­di­ca­ción de los pe­rio­dis­tas que for­ma­ban nues­tra redacción per­mi­tie­ron que la di­fu­sión de TiEm­po se man­tu­vie­ra a la ca­be­za de los se­ma­na­rios a pe­sar de que en esos años apa­re­cie­ron en los quios­cos tres nue­vas re­vis­tas com­pe­ti­do­ras, al­gu­na de ellas, de vi­da muy breve, sus­ten­ta­da por el ma­yor gru­po edi­to­rial del mo­men­to.

De­bi­do a es­ta des­pro­por­cio­na­da com­pe­ten­cia los se­ma­na­rios se iban con­vir­tien­do po­co a po­co en el me­dio más fá­cil­men­te pres­cin­di­ble pa­ra los lec­to­res. La re­vis­ta ne­ce­si­ta­ba de nue­vas ideas de pro­mo­ción y en TiEm­po el pa­pel de los ad­mi­nis­tra­do­res y co­mer­cia­les ad­qui­rió una in­fluen­cia in­só­li­ta has­ta en­ton­ces. Se re­cu­rrió en­ton­ces al “pe­rio­dis­mo tómbola”, es de­cir, a re­for­zar la ven­ta de ejem­pla­res con un regalo, un li­bro, un dis­co o un ví­deo. Al­gu­nos dia­rios que se bur­la­ron cruel­men­te de aquel es­fuer­zo han aca­ba­do re­ga­lan­do pro­duc­tos al­go no tan no­bles, co­mo cu­ber­te­rías o va­ji­llas.

La in­clu­sión de aque­llos re­ga­los pro­du­jo un per­ver­so es­pe­jis­mo mo­men­tá­neo en las ven­tas: sus cos­tes se cu­brie­ron con el au­men­to de pre­cio del ejem­plar o la re­duc­ción de pá­gi­nas y con el re­cor­te de los re­cur­sos pa­ra con­se­guir in­for­ma­ción. La cre­di­bi­li­dad de la pu­bli­ca­ción al co­lo­car el ob­se­quio so­bre la por­ta­da se re­sin­tió no­ta­ble­men­te. Aun así al­gu­nas ex­clu­si­vas so­na­das, co­mo cuan­do Luis ma­ría An­son con­fe­só a San­tia­go Be­lloch la con­fa­bu­la­ción de cier­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra des­alo­jar a Felipe Gon­zá­lez de La mon­cloa –el nú­me­ro de ma­yor di­fu­sión de TiEm­po en su his­to­ria– per­mi­tie­ron a la re­vis­ta man­te­ner dig­nos ni­ve­les de cir­cu­la­ción e in­fluen­cia.

TiEm­po ha re­sis­ti­do co­mo nin­gún otro se­ma­na­rio gra­cias a la fia­bi­li­dad de sus pá­gi­nas. Su de­sa­pa­ri­ción de los quios­cos es una ca­la­mi­dad: afec­ta no so­lo a sus pe­rio­dis­tas, sino a to­da la so­cie­dad. pa­re­ce ló­gi­co que des­apa­rez­can los informativos tra­di­cio­na­les en pa­pel ba­rri­dos por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en es­tos tiem­pos en los que las in­for­ma­cio­nes de to­do ti­po cir­cu­lan con pro­fu­sión por las re­des so­cia­les. Ha­ce ca­si dos dé­ca­das se in­ten­tó de con­ver­tir TiEm­po en un me­dio di­gi­tal, pe­ro el pro­yec­to se abor­tó sin lle­gar a ex­plo­rar sus po­si­bi­li­da­des en la Red. Qui­zás no se va­lo­ró de­bi­da­men­te en­ton­ces que la esen­cia del tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co se sus­ten­ta en la cre­di­bi­li­dad que trans­mi­te, es­fuer­zo prin­ci­pal en mi eta­pa de di­rec­tor. Aho­ra qui­zás más que nun­ca, con­vie­ne re­cor­dar que la ba­se del ne­go­cio de los me­dios informativos ra­di­ca en la con­fian­za que le con­ce­dan sus lec­to­res, en la fia­bi­li­dad de sus no­ti­cias y co­men­ta­rios.

La de­sa­pa­ri­ción de la re­vis­ta de los quios­cos es una ca­la­mi­dad: afec­ta no so­lo a sus pe­rio­dis­tas sino a to­da la so­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.