ÁNI­MO COM­PA­ÑE­ROS

Tiempo - - SUMARIO - Por Agus­tín Va­lla­do­lid

Cuan­do ate­rri­cé por pri­me­ra vez co­mo di­rec­tor en la redacción de Tiem­po, el po­der se lo re­par­tían Jo­sé ma­ría Az­nar y Jor­di pu­jol, que ya acu­mu­la­ba 19 años en el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat y aún re­sis­ti­ría otros cua­tro más al fren­te del Go­vern; 23 años de ser­vi­cios a la pa­tria con un ojo siem­pre pues­to en An­do­rra. Je­sús Gil ca­va­ba su tum­ba po­lí­ti­ca pre­pa­ran­do en mar­be­lla el asal­to a la po­lí­ti­ca na­cio­nal; y Joa­quín Sa­bi­na es­ta­ba a pun­to de pre­sen­tar su so­ber­bio 19 días y 500 no­ches, y le de­cía a Se­bas­tián moreno en una en­tre­vis­ta que “la gen­te no es­pe­ra na­da por­que pien­sa que to­dos los po­lí­ti­cos, sin ex­cep­ción, son im­pre­sen­ta­bles”, o sea, lo que ve­nía di­cien­do de atrás la pro­gre­sía ar­tís­ti­ca na­cio­nal sin que por su­pues­to hi­cie­ra na­da al res­pec­to.

en aquel pri­mer nú­me­ro de mi re­cién es­tre­na­do pues­to, Fran­cis­co Um­bral, en “ma­drid 650”, la sec­ción que es­cri­bía en el se­ma­na­rio, pro­po­nía re­ga­lar­le a pi­no­chet la es­ta­tua ecues­tre de Fran­co que aún se le­van­ta­ba en Nue­vos mi­nis­te­rios, y que, una vez ago­ta­da otra de esas in­sen­sa­tas po­lé­mi­cas de las que tan­to dis­fru­ta­mos en es­te país, se re­ti­ra­ría con ri­dícu­lo di­si­mu­lo en una ma­dru­ga­da del mes de mar­zo de 2005. De Um­bral siem­pre cuen­to una de­li­cio­sa anéc­do­ta que re­cuer­da al jo­ven ham­brien­to de glo­ria de Las nin­fas, a ese ma­ra­vi­llo­so y po­lié­dri­co per­so­na­je y grandioso es­cri­tor que fue: al po­co de ser nom­bra­do di­rec­tor de Tiem­po le lla­mé pa­ra in­vi­tar­le a co­mer con el su­brep­ti­cio pro­pó­si­to de pe­dir­le que die­ra por fi­ni­qui­ta­do “ma­drid 650” y co­men­za­ra una se­rie de re­tra­tos de per­so­na­jes re­co­no­ci­bles de la vi­da pública es­pa­ño­la. me di­jo que si no me im­por­ta­ba po­día­mos que­dar dos días des­pués, apro­ve­chan­do que te­nía den­tis­ta un po­co an­tes de la ho­ra del al­muer­zo y de­ba­jo de la consulta ha­bía un res­tau­ran­te que le gus­ta­ba mu­cho, pe­ro no re­cor­da­ba el nombre. Le di­je que no se preo­cu­pa­ra, que me die­ra la di­rec­ción del odon­tó­lo­go y yo me ocu­pa­ba. el res­tau­ran­te re­sul­tó ser Za­la­caín, uno de los más ca­ros del ma­drid de aque­lla épo­ca.

Um­bral fue uno de los re­ga­los que me hi­zo Tiem­po, co­mo an­tes en

In­ter­viú lo ha­bían si­do ma­nuel Váz­quez mon­tal­bán o For­ges. Ba­jar de la quin­ta plan­ta a la ter­ce­ra en la mí­ti­ca se­de de o’ Don­nell 12, cam­biar el des­pa­cho de di­rec­tor de In­ter­viú por el de Tiem­po, no re­sul­tó fá­cil, pe­ro al mis­mo tiem­po fue, aho­ra lo pue­do con­fe­sar, una de las gran­des ale­grías de mi vi­da pro­fe­sio­nal. Ha­bía si­do co­la­bo­ra­dor de Tiem­po cuan­do so­lo era el su­ple­men­to po­lí­ti­co de In­ter­viú, y al po­co de su sa­li­da co­mo se­ma­na­rio in­de­pen­dien­te me con­tra­ta­ron co­mo co­rres­pon­sal po­lí­ti­co. en los úl­ti­mos años mis ar­tícu­los han apa­re­ci­do pun­tual­men­te en sus pá­gi­nas. Se­ma­na tras se­ma­na, sin fal­tar una.

Cuan­do es­cri­bo es­to no pue­do evi­tar el nu­do en la gar­gan­ta. Sien­to una gran pe­na. Áni­mo com­pa­ñe­ros.

Fran­cis­co Um­bral fue uno de los re­ga­los que me hi­zo TIem­pO cuan­do ate­rri­cé co­mo di­rec­tor en la redacción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.