NE­CE­SI­TA­MOS TIEM­PO

Tiempo - - SUMARIO - Por Je­sús Ma­ra­ña

Cuan­do un me­dio in­for­ma­ti­vo echa el cie­rre sue­len acu­mu­lar­se aná­li­sis so­bre las cau­sas, y en ellos abun­dan a me­nu­do los ba­lo­nes fue­ra com­bi­na­dos con unas go­tas de au­to­crí­ti­ca. Si ade­más se pi­de a ex­di­rec­to­res de la pu­bli­ca­ción dar su opi­nión, exis­te el ries­go de que ca­da cual ob­ser­ve su eta­pa co­mo in­ma­cu­la­da y exi­to­sa, un ro­sa­rio de ex­clu­si­vas y una cur­va de di­fu­sión dis­pa­ra­da. La ten­ta­ción de au­to­bom­bo es cons­tan­te en es­ta ho­gue­ra de va­ni­da­des en la que ar­de el pe­rio­dis­mo.

Por su­pues­to que los tó­pi­cos al uso es­tán car­ga­dos de ver­dad en al­gu­na me­di­da: la caí­da del pa­pel, la re­vo­lu­ción di­gi­tal, la cri­sis eco­nó­mi­ca, la aún más agu­da cri­sis pu­bli­ci­ta­ria... To­dos es­tos fac­to­res su­man, y en el ca­so de un se­ma­na­rio po­lí­ti­co y de in­ves­ti­ga­ción ya ha­ce dé­ca­das que su­frió la du­ra com­pe­ten­cia de los su­ple­men­tos de los dia­rios. Y en Es­pa­ña, que no se ol­vi­de, na­cie­ron co­jas las re­vis­tas de es­te ti­po en com­pa­ra­ción con sus pa­rien­tes de otros paí­ses. Mien­tras News­week o Ti­me siem­pre tu­vie­ron una ma­yo­ría de lec­to­res que eran sus­crip­to­res y re­ci­bían en sus ca­sas la re­vis­ta, en Es­pa­ña ha si­do muy ca­ra y len­ta la dis­tri­bu­ción de pe­rió­di­cos, que lle­ga­ban por co­rreo a un do­mi­ci­lio cuan­do el sus­crip­tor ya era el úl­ti­mo de su blo­que en co­no­cer las no­ti­cias.

To­dos los erro­res y obs­tácu­los su­man des­de el pa­sa­do le­jano has­ta el in­me­dia­to pre­sen­te si se bus­can las cau­sas de un fi­nal in­de­sea­do. Sin du­da los pe­rio­dis­tas te­ne­mos una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad por no ha­ber sa­bi­do in­ter­pre­tar en su mo­men­to el sig­ni­fi­ca­do y las po­si­bles con­se­cuen­cias de la apa­ri­ción de In­ter­net. Por ha­ber su­cum­bi­do a la pre­sión em­pre­sa­rial que da prio­ri­dad ab­so­lu­ta al re­sul­ta­do a cor­to pla­zo, aun­que los mé­to­dos pa­ra lo­grar­lo con­sis­tan en ex­ca­var, pa­la­da a pa­la­da, la tum­ba del ne­go­cio. Por­que ha­brá que es­cri­bir­lo ne­gro so­bre blan­co: el del pe­rio­dis­mo es el úni­co sec­tor que ha afron­ta­do las épo­cas de cri­sis re­cor­tan­do su úni­co va­lor, su ma­te­ria pri­ma, es de­cir la in­for­ma­ción y los pro­fe­sio­na­les que la ma­ne­jan con el com­pro­mi­so de no adul­te­rar­la. A nin­gún fru­te­ro se le ocu­rre re­flo­tar su tien­da re­nun­cian­do a la mi­tad de las fru­tas o de­jan­do en el es­ca­pa­ra­te unas cuan­tas pie­zas po­dri­das. A nin­gún pa­na­de­ro se le pa­sa­rá por la ca­be­za su­pe­rar las ba­jas ven­tas ofre­cien­do el pan más du­ro. Pe­ro en el pa­no­ra­ma me­diá­ti­co es­pa­ñol la prin­ci­pal res­pues­ta a una cri­sis com­ple­ja ha con­sis­ti­do en re­cor­tar con­te­ni­dos y re­du­cir plan­ti­llas.

Así que no nos can­se­mos de ha­cer au­to­crí­ti­ca, em­pre­sa­rios y pe­rio­dis­tas, cuan­to más arri­ba en el es­ca­la­fón y cuan­ta más pre­ca­rie­dad la­bo­ral ha­ya­mos con­sen­ti­do por aba­jo, más cul­pas de­be­ría­mos asu­mir. Pe­ro no se es­con­dan tam­po­co los gu­rús que lle­van vein­te años ex­pli­can­do lo que hay que ha­cer, fra­ca­so tras fra­ca­so, ellos que tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad tie­nen so­bre aque­lla ecua­ción tan fal­sa co­mo le­tal y tan di­fí­cil de su­pe­rar: “Co­mu­ni­ca­ción = Pe­rio­dis­mo, In­ter­net = gra­tui­dad”. Esa fór­mu­la, que hi­zo de oro a unos cuan­tos, es fá­bri­ca de ama­ri­llis­mo y de no­ti­cias fal­sas, y se car­gó (jun­to a los erro­res pro­pios) el úni­co patrimonio del buen pe­rio­dis­mo: la cre­di­bi­li­dad. En pa­pel o di­gi­tal, lo mis­mo da.

Vi­vi­mos aho­ra en ese fan­go, y en una ebu­lli­ción per­ma­nen­te. Ne­ce­si­ta­mos tiem­po pa­ra sa­lir del ba­rro, pa­ra reivin­di­car ho­nes­ta­men­te el ca­rác­ter im­pres­cin­di­ble del buen pe­rio­dis­mo en una de­mo­cra­cia sa­na. Se­pan los ciu­da­da­nos que ellos, no­so­tros, to­dos so­mos res­pon­sa­bles. Co­mo es­cri­bía Jor­di Évo­le tras anun­ciar­se el cie­rre de TIEM­Po e In­ter­viú: “Nos he­mos des­acos­tum­bra­do a pa­gar por la in­for­ma­ción”. Y la in­for­ma­ción con­tras­ta­da, útil pa­ra la co­mu­ni­dad y pa­ra con­tro­lar a los po­de­res, no es gra­tis. Co­mo la fru­ta o el pan. Ne­ce­si­ta­mos TIEM­Po.

El pe­rio­dis­mo es el úni­co sec­tor que ha afron­ta­do las cri­sis re­cor­tan­do su úni­co va­lor: la in­for­ma­ción y los pro­fe­sio­na­les *Je­sús Ma­ra­ña, di­rec­tor edi­to­rial de In­fo­li­bre, fue di­rec­tor de Tiem­po de 2005 a 2007.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.