SIN TIEM­PO

Tiempo - - SUMARIO - Por Fer­nan­do Sa­va­ter

En es­tos tiem­pos em­pon­zo­ña­dos de pos­ver­dad hay que sal­var el pe­rio­dis­mo a cual­quier pre­cio

Se ha con­ver­ti­do en tó­pi­co re­pe­tir que la pren­sa en pa­pel tie­ne los me­ses con­ta­dos. Los tó­pi­cos sue­len ser ver­da­des que fas­ti­dian a las per­so­nas in­ge­nio­sas por­que es­tán al al­can­ce de to­do el mun­do. De ahí que in­ten­ten dar la vuel­ta al tó­pi­co se­ña­lan­do ex­cep­cio­nes o ras­gos con­tra­dic­to­rios, lo cual sir­ve de po­co por­que las co­sas sue­len em­pe­ñar­se to­zu­da­men­te en ser co­mo son. Quie­nes es­cri­bi­mos en pren­sa des­de ha­ce mu­cho –me­dio si­glo, en mi ca­so– te­ne­mos una prue­ba evi­den­te del cam­bio de es­tas co­sas que tan­to nos afec­tan: an­tes un ar­tícu­lo me­dia­na­men­te po­lé­mi­co te lo co­men­ta­ban mu­chos, co­no­ci­dos y des­co­no­ci­dos, a fa­vor y en con­tra: te­nía efec­to, aun­que te ga­na­se la ani­mad­ver­sión de de­ma­sia­dos con­tem­po­rá­neos (que, por otra par­te, pa­ra eso es­tán). Des­pués, el mis­mo ar­tícu­lo po­lé­mi­co pa­só a despertar opi­nio­nes tan con­tra­pues­tas y vehe­men­tes co­mo an­tes, pe­ro so­lo en­tre los po­cos lec­to­res fie­les con que siem­pre cuen­ta uno, a sa­ber: los ami­gos y los enemi­gos (se dis­tin­guen por­que los co­men­ta­rios más ma­li­cio­sos vie­nen siem­pre de los ami­gos, que por al­go nos co­no­cen me­jor). Más tar­de hu­bo que em­pe­zar a avi­sar por SMS a los in­con­di­cio­na­les pa­ra que es­tu­vie­sen atentos ese día al pe­rió­di­co pa­ra no per­der­se el ar­tícu­lo que, etc, etc... Y en los úl­ti­mos tiem­pos sa­be­mos re­sig­na­da­men­te que nues­tra va­lio­sa co­la­bo­ra­ción no lle­ga­rá a ser co­no­ci­da más que si apa­re­ce de re­bo­te en al­gún blog o cual­quier otro es­pa­cio de la Red, fue­ra de cu­yos elo­gios o anate­mas na­die pue­de ha­cer­se la ilu­sión de exis­tir...

En una pa­la­bra, pa­ra aho­rrar tiem­po y lá­gri­mas: los dia­rios y las re­vis­tas es­tán ame­na­za­dos de muer­te sú­bi­ta por la sen­ci­lla ra­zón de que la gen­te ha de­ja­do de com­prar­los. Y por lo tan­to de leer­los, sal­vo cuan­do se en­cuen­tran las co­la­bo­ra­cio­nes que allí sue­len apa­re­cer en al­gún me­dio di­gi­tal. Cuan­do cie­rra al­gu­na pu­bli­ca­ción, mu­chas bue­nas per­so­nas lo lamentan co­mo si se tra­ta­se del se­cues­tro de una ni­ña o del ase­si­na­to de un vie­je­ci­to: no sue­len pen­sar que en su mano es­ta­ba ha­ber evi­ta­do el dra­ma, con so­lo que hu­bie­sen com­pra­do di­cha pu­bli­ca­ción en lu­gar de llo­rar en su fu­ne­ral tan sen­ti­da­men­te. Esas des­apa­ri­cio­nes son la­men­ta­bles no so­lo por el pe­que­ño (o no tan pe­que­ño) desas­tre la­bo­ral que pro­vo­can, sino so­bre to­do por­que com­pro­me­ten la con­ti­nui­dad de un ar­te ne­ce­sa­rio lla­ma­do pe­rio­dis­mo. Sin pe­rio­dis­mo des­apa­re­ce una éti­ca y una es­té­ti­ca de la in­for­ma­ción, de­can­ta­da a lo lar­go de mu­chas dé­ca­das de pro­fe­sión e in­ter­ac­tua­ción con los lec­to­res. Los ven­de­do­res ca­lle­je­ros de pos­ta­les pia­do­sas o por­no­grá­fi­cas no bas­tan pa­ra sus­ti­tuir los mu­seos que con­ser­van la his­to­ria de la plas­ma­ción su­pe­rior de la vi­da hu­ma­na... No nos equi­vo­que­mos, es el pe­rio­dis­mo co­mo ar­te de la ob­ser­va­ción e in­ter­pre­ta­ción de la reali­dad ur­gen­te lo que hay que sal­var a cual­quier pre­cio en es­tos tiem­pos em­pon­zo­ña­dos de pos­ver­dad. Los de­más ya nos las arre­gla­re­mos co­mo po­da­mos. Va­mos, di­go yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.